• Homo consciens

Por qué la geoingeniería sigue siendo un peligroso sueño tecno-utópico


Fuente: Down to Earth - Por Avantika Goswami - Diciembre de 2020


La geoingeniería se ha desplazado constantemente en las últimas décadas desde los márgenes hacia la corriente principal del discurso climático.


Mientras que experimentos pasados como LOHAFEX (un experimento de fertilización con hierro en el océano para ver si el hierro puede causar la floración de algas y atrapar el dióxido de carbono de la atmósfera) y SPICE (un proyecto de investigación que pretendía evaluar la viabilidad de inyectar partículas en la estratosfera desde un globo atado para gestionar la radiación solar) fueron detenidos, otros proyectos de diversa envergadura han surgido recientemente en un esfuerzo por deshacer el daño causado por el cambio climático antropogénico.


La geoingeniería es una intervención deliberada y a gran escala realizada en los sistemas naturales de la Tierra para revertir los impactos del cambio climático, según el Programa de Geoingeniería de Oxford. Se trata de técnicas para manipular físicamente el clima global para enfriar el planeta.


Estas técnicas se dividen principalmente en tres categorías: Gestión de la radiación solar (SRM), eliminación del dióxido de carbono (CDR) y modificación del clima.


Las tecnologías específicas incluyen la geoingeniería solar o el "oscurecimiento del sol" mediante la pulverización de sulfatos en el aire para reflejar la luz del sol en el espacio; la fertilización de los océanos o el vertido de hierro o urea para estimular el crecimiento del fitoplancton y así absorber más carbono; el aclaramiento de las nubes o la pulverización de agua salada para hacerlas más reflectantes, etc.


Las tecnologías CDR, como la captura y el almacenamiento de carbono (CCS), la captura directa en el aire (DAC) y la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS), que se proponen como medio para alcanzar las emisiones "netas cero" a mediados de siglo, son también un método de geoingeniería, ya que implican una intervención deliberada en el ciclo natural del carbono.


China ha puesto en marcha uno de los mayores programas de modificación del clima del mundo para aumentar artificialmente la lluvia, con planes para ampliar su capacidad hasta cubrir casi el 60% del país en 2025.


La Universidad de Cambridge creó el año pasado el Centro para la Reparación del Clima con el fin de desarrollar nuevos métodos de SRM y de abrillantamiento de nubes; el gobierno australiano ha estado probando este año el abrillantamiento de nubes marinas para enfriar las temperaturas del agua cerca de la Gran Barrera de Coral.


Publicaciones de prestigio como el New York Times abogan por la geoingeniería solar como medio para que "la humanidad tenga más tiempo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero".


Los que se oponen a la geoingeniería tienen numerosos argumentos sólidos. La conocida escritora y defensora del clima Naomi Klein ha advertido del peligro de "alejar aún más a nuestros ecosistemas de la autorregulación".


Según ella, los planes de geoingeniería "no hacen nada para cambiar la causa subyacente del cambio climático, la acumulación de gases que atrapan el calor", es decir, desvían la atención de la necesidad de reducir drásticamente las emisiones brutas, lo cual es posible con la voluntad política y la movilización de recursos adecuadas.


Advirtió que realizar pruebas de geoingeniería es una falacia, ya que estos métodos deben desplegarse a una escala lo suficientemente grande como para impactar en el sistema climático global para estar seguros de su eficacia. Pero eso no sería una prueba de geoingeniería; en realidad sería llevar a cabo la geoingeniería, lo cual es un riesgo inimaginablemente grande para tomar sin conocer las consecuencias potencialmente dañinas de tal despliegue a escala planetaria.


Y algunas de estas consecuencias ya se conocen. La geoingeniería solar, por ejemplo, altera los regímenes de lluvias que pueden perturbar la agricultura y el suministro de agua.


La inyección de aerosoles de sulfato en la estratosfera sobre el Ártico para imitar las nubes de los volcanes, por ejemplo, puede alterar los monzones en Asia y aumentar las sequías, sobre todo en África, poniendo en peligro las fuentes de agua y alimentos de dos mil millones de personas, según Silvia Ribeiro, directora para América Latina del grupo ETC.


Y estos son sólo los posibles efectos secundarios de la propuesta de gestión de la radiación solar más investigada; las propuestas menos conocidas podrían ser peores, dijo.


La idea de que haya algunos ganadores y otros perdedores, es decir, beneficios climáticos en algunas regiones y duras repercusiones en otras, cruza todos los límites de la justicia climática, ya que los países que sufren suelen estar en el Sur Global. Estos son los países que históricamente son los menos responsables del cambio climático.


Razones para oponerse a la geoingeniería - aquí

También hay preocupaciones geopolíticas, como sugiere un informe de 2017 del Grupo ETC y la Fundación Heinrich Böll. Si los gobiernos llegan a tener el control de cambiar el curso de las tormentas potencialmente dañinas, los desvíos que dirigen las tormentas hacia otros países pueden ser vistos como actos de guerra.


La manipulación del clima podría tener la misma función geopolítica que las armas nucleares: Incluso antes de que se despliegue la geoingeniería, puede ser utilizada como una amenaza que probablemente incite a tomar contramedidas, según Ribeiro.


Los debates en torno a la geoingeniería han llegado a las raíces más profundas de nuestro conflicto con la naturaleza: ¿tenemos derecho a gestionar y manipular la naturaleza? Los partidarios de la geoingeniería sugieren que ya hemos intervenido bastante en los sistemas naturales, sobre todo desde los albores del capitalismo industrial.


Es probable que el carbono que ya hemos emitido se quede, y que el cambio climático sea aún más rápido de lo previsto anteriormente. Y en lugar de dejarlo en manos de multimillonarios como Bill Gates, que en última instancia son actores privados que no rinden cuentas y buscan la maximización de los beneficios, los partidarios dicen que deberíamos combinarlo con un programa de descarbonización profunda. Esto ayudaría a poner en marcha un "proceso de limpieza" que aceleraría nuestro regreso a un entorno más habitable.


Holly Jean Buck, investigadora postdoctoral de la Universidad de California en Los Ángeles, y autora del libro ¿Has It Come to This? The Promises and Perils of Geoengineering on the Brink, plantea algunos argumentos importantes para utilizar la captura industrial de carbono como una extensión de la descarbonización.


Según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente sobre la brecha de emisiones en 2020


"A pesar de un breve descenso de las emisiones de dióxido de carbono provocado por la pandemia de la nueva enfermedad del coronavirus (COVID-19), el mundo sigue abocado a un aumento de la temperatura superior a los 3°C en este siglo, muy por encima de los objetivos del Acuerdo de París de 2015 de limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2 °C y perseguir los 1,5 °C".


Las emisiones previstas para 2030 dejan al mundo en la senda de un aumento de 3,2 °C este siglo, incluso si se aplican plenamente todas las contribuciones incondicionales determinadas a nivel nacional. Los niveles de ambición del Acuerdo de París deben triplicarse aproximadamente para la vía de los 2 °C y quintuplicarse como mínimo para la vía de los 1,5 °C.


Buck argumenta que la ventana para frenar el calentamiento a 2°C mediante una rápida mitigación sin el uso de tecnologías de emisiones negativas se está cerrando rápidamente. Para finales de siglo, los escenarios de 1,5°C o 2°C prevén la extracción de 10.000 millones de toneladas (10Gt) al año.


A modo de comparación, los niveles actuales de emisiones son de unos 40.000 millones de toneladas de CO2 al año. Por lo tanto, 1,5°C significa no sólo eliminar esos 40.000 millones de toneladas, sino trabajar para extraer otros 10.000 millones más para ser negativos en términos netos. Esto requeriría multiplicar por mil los esfuerzos actuales de captura y secuestro de carbono.


Los científicos coinciden en que no se puede confiar en las soluciones climáticas naturales, como los sumideros forestales, para la escala de mitigación necesaria. Por ello, Buck aboga por una aplicación socialmente justa de las tecnologías de CDR Carbon Dioxide Removal (Remoción del CO2), como la captura industrial de carbono con secuestro geológico, especialmente la DAC (direct air capture) que confiere "emisiones negativas".


Mientras que la CCS (captura y el almacenamiento de carbono) en fuentes puntuales de emisiones, como las centrales eléctricas de cemento y carbón, puede considerarse que da a los contaminadores licencia para contaminar más, y la BECCS (bioenergía con captura y almacenamiento de carbono) crea competencia por la tierra utilizada para la producción de alimentos, la DAC (direct air capture) puede eliminar el carbono a escalas significativas para el clima.


Buck también sugiere que, en lo que respecta a las infraestructuras, la construcción de CCS (captura y el almacenamiento de carbono) con DAC (direct air capture) o BECCS (bioenergía con captura y almacenamiento de carbono) ofrecería puestos de trabajo con un conjunto de competencias similares a las de la industria del petróleo y el gas, siempre que se hiciera un esfuerzo por reciclar a los trabajadores en este campo similar.


Para ampliarlas, estas tecnologías requieren una fuerte regulación por parte de los estados y países, financiación para la investigación y fuertes incentivos políticos para su maduración. Y lo que es más importante, tienen que ser conducidas como un servicio público. Dejadas a los caprichos de las grandes empresas privadas de combustibles fósiles, se utilizan para mejorar la recuperación de petróleo y extraer más petróleo, o simplemente no se les da prioridad, como demostró esta innovadora investigación sobre las operaciones de LaBarge de Exxon.


Las tendencias mundiales de la CCS (captura y el almacenamiento de carbono) también apuntan a un crecimiento lento en ausencia de una intervención estatal suficiente, y esa financiación y regulación públicas han sido un requisito para la ampliación de cualquier nueva tecnología, desde la energía solar hasta las vacunas.


La geoingeniería no puede tratarse como un deus ex machina mágico para escapar del aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI), mientras se acepta el punto de vista derrotista de que la rápida descarbonización es imposible.


Tampoco puede tratarse como una licencia para seguir emitiendo más GEI sin cambiar los actuales patrones de consumo y producción. Las tecnologías específicas que pueden ayudarnos a lograr emisiones negativas deben ser financiadas públicamente (obviamente a través del desvío de los subsidios a los combustibles fósiles) y administradas democráticamente para asegurar que sirven al interés público. Y sólo pueden actuar como complemento de la reducción de las emisiones de GEI en todos los sectores, no como sustituto.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram