• Alejandro T

Una remera, desde cultivar el algodón hasta la basura. El verdadero costo de la moda rápida



Fuente: The Conversation – Autor: Mark Sumner – Diciembre de 2020.


Con muchas tiendas cerradas debido a las restricciones de la pandemia, el Black Friday 2020 podría haber sido diferente de las frenéticas compras de años pasados. Pero una cosa permaneció igual: el implacable ritmo de la moda rápida. Los ambientalistas criticaron a un minorista del Reino Unido por vender un vestido por 8 peniques en línea. (menos de 11 centavos de dólar)


¿Cuáles son los costos de hacer prendas tan baratas? Bueno, considera una prenda de vestir que todos llevamos en algún momento - la camiseta. Como el vestido de 8p, las camisetas pertenecen a una industria responsable del 10% de las emisiones globales de CO₂.


Dependiendo de la marca de la camiseta que estés usando, podrías estar contribuyendo a estas emisiones y a una larga lista de otros daños ambientales y sociales. Pero para entender realmente estos impactos, necesitamos explorar la cadena de suministro que los crea.



Hilar un hilo


La mayoría de las camisetas están hechas de algodón, que es cultivado en 80 países por 25 millones de agricultores que produjeron un total de 25,9 millones de toneladas de fibra entre 2018 y 2019. El cultivo convencional del algodón consume el 6% de los plaguicidas del mundo, aunque sólo utiliza el 2,4% de las tierras del mundo. Estos productos químicos controlan plagas como el gusano rosa de la bolilla de algodón, pero también pueden envenenar a otros animales silvestres y a las personas. Los agricultores tienden a utilizar grandes cantidades de fertilizantes sintéticos para maximizar la cantidad de algodón que cultivan, lo que puede degradar el suelo, contaminar los ríos y agravar la crisis climática.


Más del 70% de la producción mundial de algodón proviene de granjas de regadío y se necesitan una piscina olímpica y media de agua para cultivar una tonelada de algodón. Tu camiseta podría haber usado 7.000 litros de agua sólo para cultivar el algodón del que está hecha. Eso es mucha agua para una camiseta, especialmente si se considera que el algodón es un cultivo que tiende a crecer en regiones plagadas por la sequía. El agricultor puede tener sólo de 10 a 20 litros de agua al día para lavar, limpiar y cocinar.


Pero los impactos negativos sólo comienzan con el cultivo de las fibras. El algodón tiene que ser hilado, proceso que utiliza mucha energía y es la segunda fuente de contaminación de carbono en el ciclo de de vida de la camiseta, después del proceso de teñido.


El hilo de algodón se teje entonces en la tela hace la camiseta. Globalmente, este proceso genera un estimado de 394 millones de toneladas de CO₂ por año.


Toques finales


A continuación, se añade color a la tela. Esto se puede hacer de muchas maneras diferentes, pero todas dependen del agua dulce, que puede contaminarse con fibras diminutas o productos químicos perjudiciales para los animales y las plantas. En algunos casos, esta agua se descarga directamente en el medio ambiente sin tratamiento. En Camboya, por ejemplo, donde la ropa constituye el 88% de la producción industrial, la industria textil es responsable del 60% de la contaminación del agua.


El proceso de teñido utiliza mucha energía para calentar el agua, ya que la mayoría de las reacciones de teñido se producen a 60°C o más. El tejido coloreado tiene que ser lavado y secado para prepararlo para la etapa final: la fabricación de prendas de vestir. En total, se necesitan unos 2,6 kg de CO₂ para producir una camiseta, lo que equivale a conducir 14 km en un automóvil de pasajeros estándar.


El transporte de la camiseta a tu casa representa menos del 1% de las emisiones totales de la prenda. Pero una vez allí, consume energía, agua y productos químicos. Lavar, planchar y secar la ropa representa un tercio del impacto climático total de la ropa. La ropa sintética, hecha de materiales como el poliéster, genera diminutas fibras plásticas cuando se lava, que eventualmente fluyen hacia los ríos y el mar. Las investigaciones sugieren que los tejidos sintéticos son responsables de hasta el 35% de todos los microplásticos que contaminan el océano.


Lamentablemente, el número medio de veces que una prenda se usa antes de ser desechada es cada vez menor. En el Reino Unido, más de 40.000 millones de libras (53.000 millones de dólares) de ropa se encuentran en el fondo de los armarios. Cuando se vacían, 350.000 toneladas de ropa terminan en los vertederos cada año. A menudo estas prendas aún tienen mucha vida si se les da la oportunidad - el 90% de la ropa donada es adecuada para los estantes de las tiendas de caridad del Reino Unido. Pero esto depende de que los consumidores salven la ropa vieja del basurero.



Cambiar la ropa


Es un mito que la ropa de moda rápida es necesariamente de mala calidad. Muchas marcas crean productos duraderos, algunos duran el doble que los equivalentes de las marcas de diseño que son hasta diez veces más caros.


Un número creciente de empresas están tratando de minimizar el impacto ambiental de su ropa. Algunas marcas del Reino Unido han comenzado a abastecerse de algodón que dependa menos de los pesticidas y los fertilizantes sintéticos y consuma menos agua. Se puede cultivar suficiente algodón de alta calidad para satisfacer la demanda actual con mucha menos agua y pesticidas.


La técnica de teñido por lotes de almohadillas frías, utiliza hasta un 50% menos de agua, energía y productos químicos que los procesos estándar y produce muchos menos residuos. Iniciativas voluntarias, como el Plan de Acción de Ropa Sostenible, están tratando de establecer estándares mínimos de calidad en toda la industria.


Tú también puedes marcar la diferencia. Comprar de marcas responsables es un buen comienzo, y sólo lavar la prenda cuando realmente la necesita. Una vez que terminas con tu ropa, regalarla a organizaciones benéficas de ropa les ofrece una segunda vida y hace que la moda en general sea mucho más verde.


Consejo de Climaterra:

O mejor aún, sumate a la moda de segunda mano que viene creciendo en muchas partes del mundo y que hasta empresas de primera línea están incorporando en sus tiendas. "En menos de diez años, el consumo de ropa de segunda mano superará al de la moda rápida (Fast Fashion)", afirma Katell Pouliquen, redactora jefe de la revista ELLE y coautora con Nathalie Dolivo del libro Rétro-cool, una oda al vintage publicado el pasado mes de noviembre.


Esperamos que sabiendo más sobre el gran esfuerzo y los recursos que se destinan a la confección de nuestra ropa pueda ayudar a la gente a tomar mejores decisiones también. Antes de tirar la ropa vieja, recuerda el largo y costoso viaje que tu camiseta hizo desde el algodón hasta el armario, y piénsalo de nuevo.

Más sobre el tema:

  • La sociedad del desperdicio - aquí

  • Ni siquiera consumimos lo que producimos, lo destruimos - aquí

  • Nuestra sección Consumismo tiene muchas notas sobre la temática - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com