top of page
  • Homo consciens

Una startup dice que ha empezado a hacer geoingeniería



Fuente: MIT technologyreview.com -Por James Templearchivar - 24 de diciembre de 2022

  • Una startup dice que ha empezado a liberar partículas en la atmósfera, en un esfuerzo por alterar el clima.

  • Make Sunsets ya está intentando obtener ingresos por geoingeniería, una medida que probablemente provoque críticas generalizadas.



Una startup afirma haber lanzado globos meteorológicos que podrían haber liberado partículas reflectantes de azufre en la estratosfera, cruzando potencialmente una controvertida barrera en el campo de la geoingeniería solar.


La geoingeniería se refiere a los esfuerzos deliberados por manipular el clima reflejando más luz solar hacia el espacio, imitando un proceso natural que se produce tras las grandes erupciones volcánicas. En teoría, rociar azufre y partículas similares en cantidades suficientes podría aliviar el calentamiento global.


No es técnicamente difícil liberar estos compuestos en la estratosfera. Pero la mayoría de los científicos (aunque no todos) se han abstenido de realizar experimentos al aire libre, incluso a pequeña escala. Y no está claro que ninguno haya inyectado materiales en esa capa específica de la atmósfera en el contexto de la investigación relacionada con la geoingeniería.


Esto se debe en parte a que se trata de un tema muy controvertido. Se sabe poco sobre el efecto en el mundo real de esas intervenciones deliberadas a gran escala, pero podrían tener efectos secundarios peligrosos. Los impactos también podrían ser peores en unas regiones que en otras, lo que podría provocar conflictos geopolíticos.


Algunos investigadores que llevan mucho tiempo estudiando esta tecnología están profundamente preocupados por el hecho de que la empresa Make Sunsets parezca haber seguido adelante con los lanzamientos desde un emplazamiento en México sin ningún compromiso público ni escrutinio científico. Ya está intentando vender "créditos de refrigeración" para futuros vuelos de globos que podrían transportar mayores cargas útiles.


Varios investigadores con los que habló MIT Technology Review condenaron el esfuerzo por comercializar la geoingeniería en esta fase inicial. Algunos inversores y clientes potenciales que han revisado las propuestas de la empresa afirman que no se trata de un esfuerzo científico serio ni de un negocio creíble, sino más bien de un reclamo de atención diseñado para avivar la polémica en este campo.


Luke Iseman, cofundador y consejero delegado de Make Sunsets, reconoce que el proyecto es en parte empresarial y en parte una provocación, un acto de activismo de geoingeniería.


Espera que, al avanzar en este controvertido terreno, la startup ayude a impulsar el debate público y a hacer avanzar un campo científico que se ha enfrentado a grandes dificultades para llevar a cabo experimentos de campo a pequeña escala en medio de las críticas.


"Bromeamos con que esto es en parte una empresa y en parte una secta", afirma.


Iseman, anteriormente director de hardware en Y Combinator, dice que espera ser puesto en la picota tanto por los críticos de la geoingeniería como por los investigadores del campo por dar ese paso, y reconoce que "hacerme parecer el villano de Bond va a ser útil para ciertos grupos." Pero afirma que el cambio climático es una amenaza tan grave, y que el mundo ha actuado con tanta lentitud para atajar el problema subyacente, que ahora se requieren intervenciones más radicales.


"En mi opinión, es moralmente incorrecto que no lo hagamos", afirma. Lo importante es "hacerlo lo más rápido y seguro que podamos".


Salvajemente prematuro

Pero los expertos en la materia creen que estos esfuerzos son prematuros y podrían tener el efecto contrario al esperado por Iseman.


Janos Pasztor, director ejecutivo de la Carnegie Climate Governance Initiative, escribió en un correo electrónico: "El estado actual de la ciencia no es lo suficientemente bueno... como para rechazar o aceptar, y mucho menos aplicar" la geoingeniería solar. La iniciativa reclama la supervisión de la geoingeniería y otras tecnologías que alteran el clima, ya sea por parte de gobiernos, acuerdos internacionales u organismos científicos. "Seguir adelante con la aplicación en esta fase es una muy mala idea", añadió, comparándola con la decisión del científico chino He Jiankui de utilizar CRISPR para editar el ADN de embriones mientras la comunidad científica aún debatía la seguridad y la ética de tal medida.


Shuchi Talati, académico residente en la American University que está creando una organización sin ánimo de lucro centrada en la gobernanza y la justicia en la geoingeniería solar, afirma que las acciones de Make Sunset podrían hacer retroceder el campo científico, reduciendo la financiación, mermando el apoyo gubernamental a la investigación fiable y acelerando los llamamientos a restringir los estudios.


El comportamiento de la empresa refuerza el temor de que un actor "deshonesto" sin conocimientos particulares de la ciencia atmosférica o de las implicaciones de la tecnología pueda decidir unilateralmente geoingeniería del clima, sin ningún tipo de consenso sobre si está bien hacerlo o cuál debería ser la temperatura media global adecuada. Esto se debe a que es relativamente barato y técnicamente sencillo de hacer, al menos de forma rudimentaria.


David Victor, politólogo de la Universidad de California en San Diego, advirtió de esta posibilidad hace más de una década. Un "Greenfinger, autoproclamado protector del planeta... podría forzar una gran cantidad de geoingeniería por su cuenta", dijo, invocando al personaje Goldfinger de una película de James Bond de 1964, más recordado por asesinar a una mujer pintándola de oro.


Algunos observadores se apresuraron a establecer paralelismos entre Make Sunsets y un incidente de hace una década en el que un empresario estadounidense vertió al parecer cien toneladas de sulfato de hierro en el océano, en un esfuerzo por generar una floración de plancton que podría ayudar a las poblaciones de salmón y absorber dióxido de carbono de la atmósfera. Los críticos dicen que violó las restricciones internacionales sobre lo que se conoce como fertilización con hierro, inspiradas en parte por un creciente número de propuestas comerciales para vender créditos de carbono por ese trabajo. Algunos creen que, posteriormente, frenó los esfuerzos de investigación sobre el terreno.


Pasztor y otros subrayaron que los esfuerzos de Make Sunset ponen de relieve la urgente necesidad de establecer una supervisión de amplia base y unas normas claras para la investigación responsable en geoingeniería y ayudar a determinar si debe haber licencia social para seguir adelante con los experimentos o más allá, y en qué condiciones. Como informó por primera vez MIT Technology Review, la administración Biden está desarrollando un plan federal de investigación que guiaría la forma en que los científicos proceden con los estudios de geoingeniería.


Lanzamiento de globos

Según la descripción del propio Iseman, los dos primeros lanzamientos de globos fueron muy rudimentarios. Dice que ocurrieron en abril en algún lugar del estado de Baja California, meses antes de que Make Sunsets se constituyera en sociedad en octubre. Iseman dice que bombeó unos gramos de dióxido de azufre en globos meteorológicos y añadió lo que estimó que sería la cantidad adecuada de helio para llevarlos a la estratosfera.


Esperaba que estallaran bajo presión a esa altitud y liberaran las partículas. Pero no está claro si eso ocurrió, dónde acabaron los globos o qué impacto tuvieron las partículas, porque no había ningún equipo de control a bordo de los globos. Iseman también reconoce que no solicitaron ninguna aprobación de las autoridades gubernamentales ni de las agencias científicas, ni de México ni de ningún otro lugar, antes de los dos primeros lanzamientos.


"Esto estaba firmemente en el territorio de los proyectos científicos", dice, y añade: "Básicamente, era para confirmar que podía hacerlo".


Un libro blanco de 2018 planteó la posibilidad de que un grupo ambiental, humanitario o de otro tipo pudiera usar este simple enfoque de globo para llevar a cabo un esquema de geoingeniería distribuido y de bricolaje.


En el trabajo futuro, Make Sunsets espera aumentar las cargas útiles de azufre, añadir equipos de telemetría y otros sensores, eventualmente pasar a globos reutilizables y publicar datos después de los lanzamientos.


La empresa ya está intentando obtener ingresos de los efectos refrigerantes de futuros vuelos. Ofrece a la venta "créditos de enfriamiento" de 10 dólares por liberar un gramo de partículas en la estratosfera, suficientes, afirma, para compensar el efecto de calentamiento de una tonelada de carbono durante un año.


"Lo que quiero es enfriar la estratosfera lo más rápido posible y de forma responsable durante el resto de mi vida", afirma Iseman, añadiendo más tarde que en 2023 liberarán tanto azufre como "podamos conseguir que los clientes nos paguen" por él.


La empresa afirma que ha conseguido 750.000 dólares de financiación de Boost VC y Pioneer Fund, entre otros, y que sus primeros inversores también han comprado créditos de refrigeración. Las empresas de capital riesgo no respondieron a las preguntas de MIT Technology Review antes del cierre de esta edición.


Una idea terrible

Talati se mostró muy crítico con las afirmaciones científicas de la empresa, subrayando que nadie puede vender de forma creíble créditos que pretendan representar un resultado tan específico por gramo, dada la gran incertidumbre existente en esta fase de la investigación.


"Lo que pretenden conseguir con ese crédito es la totalidad de lo que ahora mismo es incierto sobre la geoingeniería", afirma.


Kelly Wanser, directora ejecutiva de SilverLining, una organización sin ánimo de lucro que apoya los esfuerzos de investigación sobre los riesgos climáticos y las posibles intervenciones, se mostró de acuerdo.


"Desde el punto de vista empresarial, los efectos y riesgos del enfriamiento reflexivo no pueden cuantificarse actualmente de forma significativa, lo que convierte la oferta en una forma especulativa de 'crédito basura' que probablemente no tenga valor para los mercados de crédito climático", escribió en un correo electrónico.


Talati añade que es hipócrita que Make Sunsets afirme que está actuando por motivos humanitarios, mientras avanza sin comprometerse significativamente con el público, incluidos aquellos que podrían verse afectados por sus acciones.


"Están violando el derecho de las comunidades a decidir su propio futuro", afirma.


David Keith, uno de los mayores expertos mundiales en geoingeniería solar, afirma que la cantidad de material en cuestión -menos de 10 gramos de azufre por vuelo- no representa ningún peligro medioambiental real; un vuelo comercial puede emitir unos 100 gramos por minuto, señala. Keith y sus colegas de la Universidad de Harvard llevan años trabajando para sacar adelante un experimento estratosférico a pequeña escala conocido como SCoPEx, que se ha retrasado repetidamente.

  • Harvard crea un panel asesor para supervisar un proyecto de geoingeniería solar - aquí

  • Una empresa de Bill Gates tiene como objetivo rociar polvo en la atmósfera para bloquear el sol - aquí

Pero afirma que le preocupa cualquier intento de privatizar tecnologías básicas de geoingeniería, como patentarlas o vender créditos por las emisiones, porque "el desarrollo comercial no puede producir el nivel de transparencia y confianza que el mundo necesita para tomar decisiones sensatas sobre su despliegue", como escribió en una entrada anterior de su blog.


MAS SOBRE GEOINGENIERIA

  • La aterradora política de la geoingeniería - aquí

  • Ciencia ficción para continuar con el sistema - aquí

  • Algunos dicen que podemos salir de la crisis climática con geoingeniería. NO les crea - aquí

  • Por qué la geoingeniería sigue siendo un peligroso sueño tecno-utópico - aquí

  • El "Sugar Daddy" de la geoingeniería - aquí

  • ¿Podrían los proyectos de geoingeniería ayudar a enfrentar el cambio climático? - aquí

  • La naturaleza no es una máquina: la tratamos así por nuestra cuenta y riesgo - aquí

  • Por qué la geoingeniería sigue siendo un peligroso sueño tecno-utópico - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page