• Homo consciens

La conferencia sobre el clima termina con un progreso decepcionante




Fuente: The Guardian - Diciembre 2019

Acuerdo parcial en la COP25 de que los países deben ser más ambiciosos para cumplir los objetivos de París


Las conversaciones sobre el clima en Madrid han concluido con un acuerdo parcial para pedir a los países que propongan objetivos más ambiciosos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con el fin de cumplir los términos del acuerdo de París de 2015.


Pocos países asistieron a las conversaciones de este año con planes actualizados para alcanzar los objetivos de París, aunque la UE finalmente acordó su objetivo a largo plazo de alcanzar emisiones netas nulas para 2050. Los expertos dicen que se necesitan reducciones de emisiones más ambiciosas a nivel mundial si se quiere cumplir con el compromiso de París de mantener el calentamiento global por debajo de los 2C.


La ronda de conversaciones anuales de la ONU de este año se centró en cuestiones técnicas específicas, como el funcionamiento de los mercados mundiales del carbono, un medio por el cual los países pueden intercambiar sus éxitos en la reducción de emisiones con otros países que no han reducido sus propias emisiones con la suficiente rapidez.



Al mediodía del domingo, más de 40 horas después de la fecha límite de las conversaciones, el acuerdo al respecto estaba aún muy lejos y la cuestión tendrá que resolverse el año que viene.


Se temía que se dejara de lado la cuestión más importante de la futura reducción de emisiones, pero una "coalición de alta ambición" compuesta por la UE y muchos países en desarrollo más pequeños presionó para que se aprobara una resolución en la que se pidiera a todos los gobiernos que formularan planes nacionales más firmes sobre la reducción de emisiones de carbono.


Lo lograron parcialmente, y ahora esperan ejercer presión política -desde dentro de las conversaciones, en reuniones entre bastidores en las capitales del mundo, y en el mundo exterior desde la sociedad civil- sobre todos los gobiernos para que vuelvan a comprometerse con el acuerdo de París de 2015 en 2020 a través de actualizaciones de sus planes climáticos nacionales.


Será una tarea difícil, a juzgar por las escenas de la conferencia de Madrid de dos semanas de duración.


No se esperaba ningún avance importante en la reunión de este año, conocida como COP25, pero los observadores esperaban al menos ver un espíritu de cooperación y la voluntad de seguir adelante con el objetivo del acuerdo de París de mantener los aumentos de temperatura a no más de 2ºC.


Ninguna de estas expectativas se cumplían mientras las conversaciones proseguían en la madrugada del domingo. Los países "pobres" se enfadaron cada vez más por lo que consideraban una intransigencia por parte de algunas de las naciones más "ricas", mientras que la UE y una coalición de países en desarrollo instaron a otros a presentar planes más ambiciosos para combatir el cambio climático.


En las últimas horas, los cansados negociadores discutieron sobre la redacción de las disposiciones relativas a "pérdidas y daños", por las que los países en desarrollo esperan recibir ayuda financiera para los estragos a los que se enfrentan a causa de la crisis climática. Se culpó a Estados Unidos por negarse a aceptar las demandas de los países en desarrollo en el marco de lo que se conoce en la jerga de las Naciones Unidas como el Mecanismo Internacional de Varsovia (WIM).


Un funcionario del Departamento de Estado de los EE.UU. dijo: "El gobierno de Estados Unidos es el mayor donante de ayuda humanitaria del mundo. El WIM debería ser un espacio constructivo para catalizar la acción en la amplia gama de temas de pérdidas y daños. Una conversación divisiva sobre la culpa y la responsabilidad no ayuda a nadie".


Brasil mantuvo el acuerdo sobre una disposición que permite a los gobiernos comerciar con créditos de carbono. Insistió en que sus sumideros de carbono -principalmente los bosques, incluida la Amazonia- debían tenerse en cuenta para sus objetivos de reducción de emisiones, al mismo tiempo que también vendía créditos de carbono derivados de la conservación de los bosques a otros países para que los tuvieran en cuenta en sus objetivos de emisiones. Otros países dijeron que esto era una doble contabilidad y que socavaría el sistema de comercio de carbono.


Los gobiernos discutieron estos puntos durante dos semanas sin prestar mucha atención oficial a la cuestión más amplia y urgente de cómo los países pueden acelerar sus planes para reducir el dióxido de carbono en la próxima década. Los manifestantes fuera y dentro de los pasillos señalaron advertencias científicas cada vez más severas y el fracaso del mundo hasta ahora en la reducción de los gases de efecto invernadero. Las investigaciones publicadas durante las conversaciones mostraron que las emisiones han aumentado en un 4% desde que se firmó el acuerdo de París en 2015, y que se necesitarán recortes de más del 7% por año en la próxima década para evitar niveles peligrosos de calefacción.


Los países más pobres del mundo, y los más vulnerables al caos climático, salieron muy decepcionados y pidieron que se adoptaran más medidas el año próximo.


Sonam Wangdi, presidente del Grupo de Países Menos Adelantados, dijo: "Esta COP no fue capaz de cumplir con nuestras expectativas al suscitar la ambición de abordar las preocupaciones de nuestra gente y de los jóvenes de todo el mundo. En este momento en que los países deben hacer mejoras transformadoras en sus metas de reducción de emisiones para el 2020 que nos pongan en la senda de limitar el calentamiento a 1.5C".


Wangdi señaló los problemas que ya se ven en algunas de las naciones más pobres.


"Nuestra gente ya está sufriendo los impactos del cambio climático. Nuestras comunidades en todo el mundo están siendo devastadas. Las emisiones globales deben reducirse drástica y urgentemente para limitar los impactos adicionales, y el apoyo financiero debe incrementarse para que nuestros países puedan abordar mejor el cambio climático y sus impactos".


Jamie Henn, director de estrategia del grupo de presión 350.org, dijo: "El nivel de desconexión entre lo que esta COP debería haber propuesto y lo que está en camino de proponer es espantoso y es una señal de que los fundamentos mismos del acuerdo de París están siendo sacudidos. Un puñado de países han secuestrado el proceso y mantienen al resto del planeta como rehén".


Mohamed Adow, director de Power Shift Africa, un centro de estudios sobre el clima y la energía, dijo: "Este es un resultado desastroso y profundamente angustiante, el peor que he visto en mi vida. En un momento en el que los científicos hacen cola para advertir sobre las terribles consecuencias de que las emisiones sigan aumentando y los escolares salen a la calle por millones, lo que tenemos aquí en Madrid es una traición a la gente de todo el mundo. Es vergonzoso y los gobiernos simplemente no están haciendo su trabajo de proteger el planeta".


La más destacada de esas jóvenes manifestantes, Greta Thunberg, tuiteó una foto de sí misma en el camino a casa después de la conferencia del sábado por la noche.


La falta de progreso deja al Reino Unido, como copatrocinador de las conversaciones del próximo año, con una montaña diplomática que escalar en los próximos 10 meses. En Glasgow, a principios de noviembre próximo, los países se reunirán de nuevo con el objetivo de reforzar sus compromisos de reducción de emisiones en el marco del Acuerdo de París.


Sin estos refuerzos, los compromisos actuales ponen al mundo en el camino de alcanzar al menos 3C de temperatura, lo que según los científicos, significaría un desastre.


#COP25 #ONU #carbono #decepcion #CO2 #EstadosUnidos #Australia #Brasil #mercadodecarbono #GretaThunberg

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com