• Homo consciens

La crisis climática es un delito que debe ser perseguido



Fuente: Covering Climate Now - The Guardian - Por Mark Hertsgaard - junio 2021

  • Las empresas de combustibles fósiles mintieron durante décadas sobre el cambio climático, y la humanidad está pagando el precio. ¿No deberían esas mentiras ser el centro de la narrativa pública?

  • Es más que urgente que los países ricos y pobres abandonen los combustibles fósiles en favor de las energías renovables y otras prácticas climáticamente inteligentes".




Todos los habitantes de la Tierra viven hoy en la escena de un crimen.


Este crimen lleva décadas produciéndose. Vemos sus efectos en el terrible calor y los incendios forestales que se están produciendo este verano en el oeste de Estados Unidos; en las megatormentas que fueron tan numerosas en 2020 que los científicos se quedaron sin nombres para ellas; en las proyecciones globales de que el nivel del mar va a subir al menos 6 metros. Nuestra única esperanza es ralentizar este inexorable ascenso para que nuestros hijos puedan encontrar alguna forma de afrontarlo.


Este crimen ha desplazado o matado a un número incalculable de personas en todo el mundo, ha causado incontables miles de millones de dólares en daños económicos y ha devastado ecosistemas vitales y la vida silvestre. Ha afectado de forma desproporcionada a comunidades ya marginadas de todo el mundo, desde los agricultores de la costa de Bangladesh, donde la rápida subida de los mares está salando el suelo y reduciendo los rendimientos del arroz, hasta los residentes de bajos ingresos de Houston, Chicago y otras ciudades, cuyos barrios sufren temperaturas más altas que las zonas prósperas del otro lado de la ciudad.


Este crimen amenaza sobre todo a los jóvenes de hoy y pone en cuestión la propia supervivencia de la civilización. Y sin embargo, los criminales responsables de esta devastación siguen en libertad. De hecho, siguen perpetrando su crimen, e incluso ganando dinero con él, entre otras cosas porque su crimen sigue siendo desconocido para la mayoría del público.


Es suficiente para hacer hervir la sangre, especialmente si eres un padre. Mi hija acaba de cumplir 16 años y, desde que era un bebé y comencé a escribir sobre la adaptación al cambio climático, he estado pensando en el lugar más seguro en el que puede pasar su vida adulta. Los cielos anaranjados que cubren su ciudad natal, San Francisco, después de los incendios forestales sin precedentes del verano pasado fueron una señal desgarradora y exasperante de que California no será ese refugio seguro.


El crimen en cuestión son los 40 años de mentiras de la industria de los combustibles fósiles sobre el cambio climático. Podría decirse que el engaño corporativo más importante de la historia, las mentiras de la industria han tenido el efecto de embotar la conciencia pública y la acción gubernamental contra lo que los científicos dicen que es ahora una emergencia climática en toda regla. Como candidato en 2020, Joe Biden dijo que apoyaría los esfuerzos para procesar a los gigantes del petróleo por sus mentiras. Queda por ver si cumplirá esa promesa.


Los periodistas han dedicado años a documentar las pruebas de la escena del crimen. Luego, en 2015, Los Angeles Times, Inside Climate News y la Escuela de Periodismo de Columbia destaparon el caso al rastrear el vínculo del crimen con ExxonMobil, entonces la mayor petrolera del mundo.


Los registros internos mostraron que a finales de la década de 1970, los propios científicos de Exxon estaban informando a sus altos ejecutivos de que el calentamiento global provocado por el hombre era real, potencialmente catastrófico y causado principalmente por la quema de combustibles fósiles. Los activistas climáticos aprovecharon las revelaciones y lanzaron el hashtag #ExxonKnew.


Otras investigaciones descubrieron que Chevron, Shell, BP y otros gigantes del petróleo también sabían que sus productos amenazaban con hacer inhabitable el clima de la Tierra. En resumen, no era sólo que Exxon lo supiera. Todos lo sabían.


Y todos decidieron mentir al respecto.



A partir de la década de 1990, las compañías petroleras gastaron millones y millones de dólares en campañas de relaciones públicas para confundir a la prensa, al público y a los responsables políticos sobre los peligros de la quema de combustibles fósiles. Su objetivo era "reposicionar el calentamiento global como una teoría, no como un hecho", decía un documento del plan. Los grupos de fachada y los políticos amigos difunden las mentiras de las empresas. Los medios de comunicación, especialmente en Estados Unidos, se tragaron y regurgitaron esas mentiras ante un público desprevenido.


Al final, la humanidad desperdició décadas preciosas discutiendo si el calentamiento global era real en lugar de desactivar la amenaza. En lugar de iniciar una transición hacia las energías renovables, el consumo de combustibles fósiles aumentó. Más de la mitad del total de los gases de efecto invernadero que ahora recalientan el planeta se emitieron después de 1990, después de que Exxon y otros gigantes de los combustibles fósiles supieran en privado los estragos que estaban sembrando.


Exxon "podría haber acabado con el debate ficticio sobre el cambio climático ya en la década de 1980", escribió posteriormente el escritor y activista Bill McKibben. "Cuando científicos como Jim Hansen, de la NASA, concienciaron por primera vez a la opinión pública sobre el cambio climático [en 1988], piensen en lo que habría ocurrido si el director general de Exxon hubiera acudido también al Congreso y hubiera dicho que sus esfuerzos científicos internos mostraban precisamente lo mismo".


Si bien es posible que algunos sectores del público estadounidense ya conozcan el crimen de las grandes petroleras, es casi seguro que la gran mayoría de sus víctimas no lo saben. ¿Cómo podrían saberlo? El historial de mentiras de las grandes petroleras nunca formó parte de la narrativa pública sobre el cambio climático, en gran parte porque la mayoría de los medios de comunicación no lo incorporaron a su cobertura continua del cambio climático.


Los medios de comunicación también deben una disculpa al público por el mal manejo de esta historia

Las revelaciones iniciales de Exxon Knew en 2015 recibieron relativamente poca cobertura de seguimiento más allá de los medios que las publicaron. La televisión, que incluso en la era de Internet sigue siendo la principal fuente de noticias para la mayoría de la gente, ignoró por completo las revelaciones. Hubo algunas historias en la prensa económica y en los medios independientes, especialmente años después, cuando el estado de Nueva York y otros gobiernos locales comenzaron a demandar a las compañías petroleras por daños y perjuicios. Pero los medios de comunicación en su conjunto parecen haber olvidado que las mentiras climáticas de las grandes petroleras han existido.


Ya es hora de corregir estos errores. Hasta la fecha, las compañías petroleras, los ejecutivos a su cargo, los propagandistas que han empleado y los políticos que han financiado han escapado en gran medida a la culpa, y mucho menos han tenido que pagar -ya sea mediante sanciones económicas o penas de prisión- por el inmenso daño que han causado. Los medios de comunicación también le deben al público una disculpa por el mal manejo de esta historia, junto con el compromiso de hacer una cobertura mucho más aguda en el futuro.


La humanidad no puede recuperar los 40 años perdidos por las mentiras climáticas de las grandes petroleras. Ahora es más que urgente que tanto los países ricos como los pobres abandonen los combustibles fósiles en favor de las energías renovables y otras prácticas climáticamente inteligentes. Igualmente crucial es que fortalezcamos nuestras comunidades contra los temibles impactos climáticos que, debido a nuestras décadas de retraso, ya no pueden evitarse.


Todo esto costará dinero, mucho dinero. Los gobiernos del mundo discutirán desde ahora hasta la cumbre climática de la ONU de noviembre, que será decisiva, sobre quién paga cuánto. Devolver a las mentiras de las grandes petroleras el lugar que les corresponde en el centro de la historia del clima ofrecería una respuesta a ese enigma, sobre el que habría que presionar a Joe Biden: las grandes petroleras lo sabían, ¿no deberían pagar?


The Guardian está compartiendo historias en su serie de crímenes climáticos con Covering Climate Now, una colaboración global de noticias de más de 400 medios de comunicación

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram