• Homo consciens

¿Por qué no tenemos más miedo al calentamiento global?

Actualizado: mar 19





Fuente: Independent - Por Natasha Preskey - febrero de 2021

A diferencia de las noticias sobre un apuñalamiento o un incidente terrorista, la información sobre los peligros de la crisis climática puede dejarnos fríos. Natasha Preskey pregunta a los psicólogos del clima por qué



"No espero morir de vieja", me dice Margaret Klein Salamon con naturalidad. Esta psicóloga clínica reconvertida en activista del clima me habla por teléfono desde un parque de Nueva York, donde está paseando a su perro. "Es difícil saber exactamente cómo se van a desarrollar las cosas", continúa esta mujer de 35 años. Sin embargo, Salamon está segura de que no estará presente para sucumbir a causas naturales, gracias a la creciente emergencia climática. "¿Dentro de cincuenta años, cuando tenga 85? No, no lo espero".


El trabajo diario de Salamon consiste en ayudar a poner en contacto a quienes sienten pena, miedo y ansiedad por la crisis climática con personas afines a través de sesiones de grupo guiadas en línea, tal es el peso de la emoción que están experimentando. Pero muchas personas de la población en general, fuera de estos grupos de terapia, pueden tener dificultades para conjurar emociones fuertes sobre el cambio climático, incluso si creen en la ciencia y no niegan lo que está sucediendo. De hecho, para un gran número de personas, "el medio ambiente" no es más que otra frase en un titular que no es lo suficientemente atractiva como para hacer clic.


Una investigación de YouGov publicada en 2019 descubrió que solo el 27% de los británicos situaba el cambio climático entre los tres principales problemas a los que se enfrenta el país, con el Brexit en primer lugar (67%) y la salud en segundo lugar (32%). Una encuesta realizada por el Pew Research Center en 26 países también reveló que los habitantes de ocho países, entre ellos Francia, Italia y Rusia, consideraban el terrorismo como la amenaza internacional más acuciante, por delante del cambio climático. En Estados Unidos y Japón, los ciberataques procedentes de otros países se consideraron la mayor causa de preocupación.


¿Por qué? Si el 2020 fue el año más caluroso de la historia. El año anterior, 33 personas murieron en los incendios forestales de Australia, que también mataron o perjudicaron a más de tres mil millones de animales. La destrucción de los hábitats naturales está a punto de provocar más y más pandemias.


Según un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), si no cumplimos los objetivos del Acuerdo de París y mantenemos el calentamiento global en un máximo de 1,5 grados, 10 millones de personas más perderán sus hogares por la subida de los mares. Sólo este mes, casi 80 personas han muerto o sido heridas en una tormenta de invierno en Texas, un fenómeno meteorológico extraño que, según los científicos, está relacionado con el calentamiento del Ártico, ya que empuja el aire frío del polo norte hacia el sur. ¿Qué pasa con la desaparición de la humanidad como resultado de la crisis climática que, de alguna manera, no nos asusta lo suficiente?


No es que no estemos asustados, dice Caroline Hickman, psicoterapeuta y profesora de trabajo social en la Universidad de Bath, a The Independent. De hecho, afirma que quienes creen en el cambio climático -pero no sienten el miedo- probablemente se defienden gracias a una respuesta automática de su cerebro.


"Cuando nos enfrentamos a una amenaza, se desencadena una defensa contra la ansiedad que esa amenaza generará en nosotros", explica. "Ocurre de forma automática y fuera de la conciencia, de forma inconsciente. Y entonces entramos en un modo defensivo de fundamentalmente lucha, huida o congelación".


"Las personas que parecen no estar asustadas están, en realidad, aplicando todas sus defensas, no están permitiendo que esa ansiedad penetre", continúa Hickman, que forma parte de la Alianza de Psicología del Clima.


Además de reprimir las emociones difíciles sobre el cambio climático, Salamon afirma que muchas personas no son conscientes de lo que está en juego y del coste humano que conlleva la emergencia climática.


"No quiero sonar despiadada, pero la gente no puede emocionarse demasiado por los osos polares", dice, y añade que puede ser difícil que la gente se vea afectada emocionalmente por cosas que suceden geográficamente lejos de ellos, o que van a suceder en el futuro. En cambio, estamos programados para reaccionar a los acontecimientos que tenemos delante, como el desarrollo de un incidente terrorista o el ataque a alguien.


Nuestros cerebros están programados para buscar "evidencias de amenaza", dice Hickman, utilizando el ejemplo de un hombre de las cavernas que se enfrenta a un tigre de dientes de sable o a un hombre con una lanza y hace una evaluación rápida sobre cuál podría combatir más fácilmente. "Seguimos siendo fundamentalmente animales bastante básicos desde el punto de vista psicológico", explica. "¿Hacia dónde vas a correr?"


La gente puede comprometerse con una "narrativa de lucha" en torno a algo como el Covid-19, que tiene soluciones que podemos observar que surten efecto, dice. "'Cuando venzamos esto, cuando volvamos a la normalidad, la vacuna vencerá esto, podemos luchar contra esto'", dice Hickman, invocando el lenguaje que utilizan los políticos para hablar de la pandemia. "Eso nos da esta sensación de que tenemos agencia, tenemos poder, podemos hacer algo sobre esto. Y es inmediato".


Por ejemplo, la gente es testigo de que el número de casos de coronavirus disminuye después de seguir las restricciones -hay una acción directa y una consecuencia en tiempo real-, pero es poco probable que vea la recompensa inmediata de tomar decisiones de estilo de vida en torno a la sostenibilidad, explica. "Si se deja de volar, o de conducir, o se recicla el plástico, no se ve la reacción inmediata del impacto que tiene en la amenaza mayor, que es la emergencia climática", dice Hickman. "Así que todo el circuito de retroalimentación nos da información que dice que no estás haciendo ninguna diferencia".


Nuestra percepción de la amenaza que supone el cambio climático también está sesgada por la forma en que se nos presenta, dice Salamon, quien señala que las historias sobre el clima a menudo no se escriben de forma tan "visceral" como las noticias sobre apuñalamientos o casos de coronavirus.


La gente no recibe la historia completa


"La gente no está entendiendo la historia completa, que es que el sistema alimentario va a colapsar. La civilización va a colapsar", dice. "Miles de millones de personas van a morir, tú podrías morir, tu familia podría morir, lo que está en juego no podría ser mayor. Pero eso no se oye".


Aunque las consecuencias pueden ser "absolutamente horripilantes", continúa Salamon, 2 grados de calentamiento global y la pérdida de los osos polares pueden sonar "distantes" de manera que no evocan la respuesta justificada.


Acontecimientos poco frecuentes, como el terrorismo, que suponen un riesgo de muerte instantánea para la mayoría de la gente, inspiran respuestas mucho más emocionales en muchos de nosotros. Las ideas de proximidad son clave en este caso, dice el Dr. Patrick Kennedy-Williams, psicólogo clínico y codirector de Climate Psychologists.


"El terrorismo, por su propia naturaleza, está diseñado para crear un impacto generalizado, aunque muy personal, en la gente. Se supone que debes pensar: 'ese podría ser yo, ese podría ser mi hijo'", explica. "El problema con el cambio climático es que la distancia de sus impactos directos sobre la mayoría de nosotros es todavía demasiado abstracta para comprometerse".


Además de hacer una evaluación individual del riesgo personal, también utilizamos las reacciones de nuestros compañeros para calibrar el miedo que deberíamos sentir. Salamon afirma que esto puede conducir a lo que se conoce como ignorancia pluralista.


"Los humanos evaluamos el riesgo socialmente, no racionalmente", me dice. "¿Por qué sabíamos que el coronavirus era grave? Bueno, los medios de comunicación nos lo dijeron y además todo el mundo empezó a actuar de forma diferente. Y la gente está muy influenciada por eso. Si tus amigos y tu familia se lo toman en serio, probablemente tú te lo tomes en serio. Si no lo hacen, probablemente no lo harás".


Según la Dra. Kennedy-Williams, la probabilidad de que tus compañeros se tomen en serio las cuestiones medioambientales, y de que te sientas próximo a la amenaza del cambio climático, puede verse afectada por factores como tu edad y si ya te ha afectado directamente (por ejemplo, como resultado de un desastre natural).


Las otras amenazas y presiones que ya existen en otras partes de su vida también son un factor, dice Megan Kennedy-Woodard, psicóloga especialista en coaching climático y codirectora de Climate Psychologists. La socioeconomía, la cultura y la educación son factores importantes que hay que tener en cuenta al observar cómo las personas se comprometen con las cuestiones ecológicas.


"Nos enfrentamos a una gran variedad de públicos que reciben información sobre el cambio climático", afirma. "Para algunos, simplemente hay otras cuestiones que requieren una acción urgente, como "¿De dónde va a salir la próxima comida de mi hijo?" o "¿Llegaremos a pagar el alquiler este mes?".


Aunque reconocer la realidad de la amenaza a la que nos enfrentamos es clave para pasar a la acción, la psicóloga señala que, en cierto punto, la ansiedad climática puede llegar a ser "demasiado grande" para permitirnos actuar de forma útil.


"Queremos que la gente encuentre el equilibrio entre su bienestar mental y una acción sostenible comprometida", explica. "Hay un dicho que dice: 'Cuando te comas un elefante, dale un mordisco cada vez', y esta es la mentalidad que necesitamos".


Tener el grado adecuado de miedo es un equilibrio complicado. Combatir la apatía climática es un requisito innegociable, pero si nos permitimos sentir constantemente el tipo de miedo de alta adrenalina que experimentaríamos, por ejemplo, al presenciar un crimen, podemos acabar siendo poco útiles en la lucha contra el cambio climático.


Más sobre el tema:
La psicología de la negación del cambio climático: una visión existencialista - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com