• Homo consciens

Qué significa para el clima el plan de China de emisiones netas cero para 2060?



Fuente: The Guardian - Por Barbara Finamore - Octubre 2020

Aunque el país es un gran contaminador, lidera el mundo en las tecnologías limpias que podrían hacer esto factible.


Cuando me mudé por primera vez a China en 1990, el invierno significaba carbón. En el momento en que Pekín encendió el sistema de calefacción municipal, nuestras caras se cubrieron de hollín. La gente almacenaba carbón suelto en enormes pilas fuera de sus casas para calentar y cocinar. Podía ver a lo lejos las chimeneas de cuatro grandes centrales eléctricas de carbón y la mayor fábrica de acero del país. La adicción de China a este combustible fósil hacía que la perspectiva de un país dedicado a la lucha contra el cambio climático pareciera fantasiosa.


Ahora, en lo que tal vez sea la noticia más importante del año 2020, China ha dado un paso adelante por sí misma como líder en materia de clima. El 22 de septiembre, el Presidente Xi Jinping anunció en un discurso en vídeo ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que China se propondría ser "neutral en materia de carbono" antes de 2060, el primer objetivo a largo plazo de Beijing. Al hacerlo, se une a la Unión Europea, el Reino Unido y docenas de otros países en la adopción de objetivos climáticos de mediados de siglo, tal como lo exige el acuerdo de París.


Y no es demasiado pronto. China es actualmente responsable del 28% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, más que los Estados Unidos y la Unión Europea juntos. En la práctica, el hecho de ser "carbono neutral" significa que China tendrá que reducir sus emisiones de carbono hasta en un 90%, y compensar el resto mediante sistemas naturales o tecnologías que absorben más carbono de la atmósfera del que emiten. Si tiene éxito, este esfuerzo por sí solo reducirá entre 0,2°C y 0,3°C las proyecciones de calentamiento global, lo que convierte a la promesa de Xi en el mayor compromiso climático del mundo hasta la fecha.



Alcanzar esta meta será una empresa colosal para una nación que aún depende en gran medida de los combustibles fósiles. China quema la mitad del carbón del mundo y sigue construyendo nuevas centrales eléctricas de carbón, aunque cada vez son menos económicas e innecesarias. También quema carbón directamente en fábricas que producen la mitad del acero y el cemento del mundo. Un aspecto notable de mis días llenos de smog en Beijing fue la virtual ausencia de coches - las calles estaban llenas de bicicletas. Desde entonces, China se ha convertido en el mayor mercado mundial de automóviles, así como en el mayor importador de petróleo crudo del mundo.


Figura- Inversiones en renovablesen 2019 en billones de dólares- Fuente Statista


Pero aquí está la paradoja: también lidera el mundo en las tecnologías limpias que hacen factibles los planes de Xi. China es, con mucho, el mayor inversor, productor y consumidor de energía renovable. Uno de cada tres paneles solares y turbinas de viento en el mundo están en China. También es el hogar de casi la mitad de los vehículos eléctricos de pasajeros del mundo, el 98% de sus autobuses eléctricos y el 99% de sus vehículos eléctricos de dos ruedas. El país lidera la producción de baterías para alimentar los vehículos eléctricos y almacenar la energía renovable en las redes eléctricas. Para 2025, sus instalaciones de baterías tendrán casi el doble de capacidad que el resto del mundo combinado.



El impulso de la energía limpia y las economías de escala de China han reducido el costo otrora exorbitante de estas tecnologías hasta el punto de que están amenazando a sus competidores de combustibles fósiles en todas partes. Los proyectos de energía solar fotovoltaica a gran escala y los proyectos eólicos en tierra son ahora la forma más barata de generación de nueva energía para al menos dos tercios de la población mundial. Pronto será más barato construir nuevas plantas solares y eólicas que continuar operando las plantas de carbón existentes. El coste de los coches y autobuses eléctricos sigue bajando, y serán tan baratos como sus alternativas contaminantes en los próximos cinco años.


Para alcanzar la neutralidad de carbono, China necesitará acelerar rápidamente todo lo que ha hecho hasta ahora. Debe duplicar su inversión anual en energía solar y triplicar o cuadruplicar su inversión en energía eólica. También tendrá que canalizar enormes esfuerzos hacia el desarrollo de la próxima generación de tecnologías costosas pero potencialmente transformadoras, como el hidrógeno verde, el almacenamiento de energía y la energía eólica marina. China ya está en una carrera con la UE para tomar la delantera en este aspecto. Estos esfuerzos transformarán nuestra lucha mundial contra el clima ayudando a que las tecnologías climáticas esenciales de próxima generación estén disponibles y sean asequibles en todos los países.


¿Podemos confiar en estas ambiciosas promesas? Creo que sí. China tiene un historial de promesas insuficientes y excesos en el cumplimiento de sus compromisos climáticos. ¿Podemos confiar en estas ambiciosas promesas? Es muy poco probable que Xi hubiera hecho el anuncio él mismo en un foro internacional tan importante a menos que estuviera apoyado por pruebas sólidas de que el objetivo es alcanzable. El calendario también se diseñó claramente para aprovechar la falta de liderazgo de los Estados Unidos en materia de clima a nivel internacional, y tal vez para evitar la presión de una nueva administración estadounidense para actuar en materia de clima. Pero no debemos olvidar que las palabras de Xi también estaban destinadas al consumo interno. Esto envía una poderosa señal interna a todos en China de que abordar el cambio climático es una prioridad máxima.


El gobierno central de China tiene algunas ventajas incorporadas sobre la UE y los Estados Unidos. Tiene la capacidad de planificar la industria a largo plazo, respaldada por inversiones masivas y políticas de apoyo. Puede ordenar, y lo hará, a cada gobernador provincial y alcalde de una ciudad que desarrolle sus propios planes climáticos a largo plazo.


Pero el gobierno central puede esperar una fuerte resistencia de muchos de los poderosos intereses creados cuya cooperación es más necesaria. Los gobiernos locales, que siguen dependiendo de la economía de los combustibles fósiles para crear puestos de trabajo y obtener ingresos fiscales, continúan construyendo nuevas centrales de carbón a un ritmo alarmante, a pesar de los esfuerzos del gobierno central por ralentizar la construcción. La industria energética de China está pidiendo aún más carbón, mientras que la State Grid Corporation, la mayor empresa de servicios públicos del mundo, se ha resistido durante mucho tiempo a las reformas cruciales del sector energético. La golpeada economía china también les da más fuerza a quienes piden más proyectos de estímulo con alto contenido de carbono.


Aunque las noticias de las Naciones Unidas pueden haber sido rápidamente ahogadas por acontecimientos notables en otras partes del mundo, representan un paso gigantesco para evitar los impactos más catastróficos del colapso del clima mundial. Se trata de un cambio drástico con respecto a hace 30 años, cuando observé de primera mano cómo los representantes de China y otros 40 países en desarrollo elaboraban una estrategia de negociación que los liberaría de toda obligación vinculante.


Al igual que otros países que han hecho promesas similares, China debe ahora desarrollar planes y políticas de aplicación detallados. El próximo 14º plan quinquenal (2021-25) es un lugar crítico para empezar. Tras cuatro años de inacción y regresión de la otra superpotencia mundial, el anuncio de Xi debería dar el tan necesario impulso a las negociaciones internacionales sobre el clima. El planeta no merece nada menos.


Barbara Finamore es directora senior del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales y es la autora de Will China Save the Planet?


#cambioclimático #china #crisisclimatica #carbon #energiarenovables #emisionescero #carbononeutralidad

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com