• Homo consciens

Anna Tsing: "Imaginemos un arte de vivir en las ruinas del capitalismo"



Fuente: Ladn - Por NASTASIA HADJADJI - 14 de octubre de 2020

Ante la crisis, tendremos que replantearnos nuestro estilo de vida. Entre las estrategias de supervivencia y la búsqueda de alianzas inesperadas, la antropóloga Anna Lowenhaupt Tsing defiende la idea de un arte de vivir que hace frente a las ruinas del capitalismo.


Virus, hongos, bacterias. Estos organismos vivos saben cómo prosperar en entornos precarios y devastados. ¿Y si nos inspiráramos en ellos para forjar un nuevo arte de vivir, adaptado a la condición inestable de nuestro tiempo? Esta es la propuesta de la antropóloga estadounidense Anna Lowenhaupt Tsing, autora del aclamado ensayo Le champignon de la fin du monde, sobre la posibilidad de vivir en las ruinas del capitalismo (Editions La Découverte, 2017).


¿Cómo vivir en un mundo de incertidumbre radical donde las crisis se multiplican?

Anna Lowenhaupt Tsing: Es muy posible vivir en las ruinas del capitalismo. Pero para ello necesitamos un cambio radical de perspectiva. Tenemos que cultivar un nuevo tipo de agudeza, una nueva sensibilidad y, sobre todo, aprender a encontrar aliados en lugares inesperados, donde nunca se nos habría ocurrido mirar. Las plantas, los animales y los microorganismos son aliados potenciales. Creo, por ejemplo, que un organismo tan humilde como un hongo puede ser un aliado formidable. Para entenderlo, tenemos que mirarlos con atención, deshaciéndonos de nuestra visión supremacista. Los humanos no son entidades insulares. La vida es una red de interdependencias y colaboraciones, a menudo sin estabilidad. Por eso me interesan las ecologías de la perturbación, las especies que conviven en entornos inciertos. Estas cohabitaciones no son necesariamente colaborativas, pueden tener lugar sin armonía, pero forman nuevos ensamblajes, alianzas inesperadas. Esta es la vida en las ruinas.


La historia de esta vida en las ruinas fue el tema de su ensayo El hongo del fin del mundo. Sobre la posibilidad de vivir en las ruinas del capitalismo.

A. L. T.: Efectivamente, en ese ensayo ya escribía sobre el tiempo de la incertidumbre. Nuestra época se caracteriza por el hecho de que no sabemos realmente lo que pasará mañana. Nos damos cuenta de la dimensión fundamentalmente precaria de la vida humana, pero también de la vida de los animales y las plantas. Así que quería contar la historia de esta época en la que todas las grandes narrativas en torno a la noción de progreso se están derrumbando. Narrativas como "la economía debe estar en perpetuo crecimiento", "la disminución de la biodiversidad hará sitio a nuevas especies" o "para que nuestros sistemas sean más eficientes debemos desarrollarlos a gran escala". Durante mucho tiempo hemos confiado en estas narrativas para nuestro desarrollo, creyendo en serio que estos sistemas mejorarían nuestras vidas. En realidad, nos han puesto en grave riesgo. Como resultado de la creciente intervención humana, el mundo actual está en su mayoría en ruinas. Y tenemos que aprender a vivir de la mejor manera posible en este mundo tan convulso.


¿Qué nos dice el hongo matsutake sobre el capitalismo globalizado?

A. L.T.: El matsutake es un organismo raro. Lo llamo el "hongo del fin del mundo" porque prospera en bosques industriales abandonados y en lugares devastados por la actividad humana. Y su presencia permite que florezca una economía, ya que el matsutake alimenta un mercado global. Este tipo de disposición forma lo que yo llamo la "tercera naturaleza". Este término se refiere a todos aquellos organismos que prosperan dentro del capitalismo, sin haber sido producidos conscientemente por él. Las mutaciones de ciertos virus también pueden considerarse un ejemplo de la tercera naturaleza. En mi opinión, tenemos que aprender a "vivir con" estos organismos, en lugar de intentar erradicarlos.


Creo que aprendiendo a reconocer la tercera naturaleza, a apreciarla en su diversidad pero también en su extrañeza, también nosotros podemos vivir en las ruinas. Solía decir que la especie humana tiene que encontrar su camino a través del desastre. Tenemos que desarrollar nuevas estrategias de supervivencia en colaboración, buscando estos aliados inesperados y siendo conscientes de que estos conjuntos se recomponen constantemente. Son radicalmente inestables.


"Ha llegado el momento de aceptar el relato sensible de historias terribles que son el resultado de una observación rigurosa. - Anna L. Tsing

Las situaciones de crisis nos hacen reflexionar sobre los procesos de resiliencia. ¿Debe leerse su libro como un manifiesto a favor de la resiliencia de las especies, o es una interpretación errónea?

A. L. T.: Mi objetivo no es ser ni sombría ni optimista, sino observar con agudeza. Me encantó la acogida que tuvo mi libro. Sin embargo, me ha sorprendido la forma en que se ha interpretado. El libro se leyó como un manifiesto de resiliencia y el matsutake se convirtió en un símbolo de lo que puede prosperar en las ruinas, a pesar del daño que hacemos a los ecosistemas. Pero mi intención no era presentar un futuro feliz. Creo que ha llegado el momento de aceptar el relato sensible de historias terribles que son el resultado de una observación rigurosa.


Contar bellas historias que describen realidades trágicas es el núcleo del nuevo proyecto que dirijo con un centenar de científicos, antropólogos, diseñadores y artistas de todo el mundo. Lo llamamos Atlas Feral. El antropoceno más que humano. La pregunta central que nos hacemos es: ¿cómo podemos vivir mejor en las ruinas? Y tratamos de dar varios ejemplos de mecanismos de supervivencia colectiva, de nuevas composiciones que surgen del enredo. Invitamos a las personas a desarrollar su sentido de la observación, interesándose de nuevo incluso por los detalles más insignificantes. Porque es en estos intersticios donde nacen colaboraciones inesperadas.



¿Puede ilustrar esta idea de "colaboración inesperada", de nuevas estrategias de alianzas inestables?

A. L. T.: El antropólogo Jacob Doherty, por ejemplo, trabajó en los sistemas de recogida de residuos en los vertederos abiertos de Kampala, Uganda. Para el Atlas Feral, se propuso contar la historia de una especie de ave migratoria que, debido al cambio climático, se ha instalado en estos vertederos. Las autoridades locales odian a esta ave y están desesperadas por erradicarla, en parte porque produce muchas heces. Pero resulta que el pájaro es, en realidad, un aliado de los excavadores de contenedores y de los trabajadores del vertedero. Precisamente porque se alimenta de los restos de la basura orgánica, los trabajadores pueden clasificar los residuos más fácilmente, ya que las partes metálicas son más visibles una vez retirados los restos orgánicos. En este vertedero de Kampala, hombres, mujeres y pájaros forman un nuevo tipo de alianza en el corazón de la ruina.


Pero algunas de las historias que contamos no son positivas. La antropóloga Kate Brown lleva varios años investigando las diversas consecuencias de la catástrofe de Chernóbil en los ecosistemas circundantes. Resulta que esta zona produce ahora la mayor parte de los arándanos silvestres que comemos en Europa y Norteamérica. También aquí han surgido colaboraciones inesperadas en el corazón de los bosques radiactivos, entre una especie vegetal, el arándano, y un contexto económico que ha favorecido el establecimiento de canales de recolección y distribución. Un montaje de los productores permitió eludir las normas europeas mezclando frutas radiactivas con otras más sanas.


Estos ejemplos nos muestran que la globalización da lugar a situaciones que pueden ser tanto fructíferas como desastrosas. Para abrirnos paso entre las ruinas, tenemos que empezar a buscar ahora aliados inesperados, formar nuevas estrategias de supervivencia e inventar nuevas colaboraciones; sin olvidar que nuestros planes no funcionarán como habíamos previsto. Tenemos que aceptar la incertidumbre y "vivir con el desorden", según mi propia expresión. Tenemos que aceptar la incertidumbre y "vivir con el desorden", como dice mi colega y amiga, la antropóloga Donna Harraway.




 

MAS SOBRE EL TEMA:

  • Donna Haraway: Necesitamos desarrollar prácticas no atrapadas por la productividad - aquí

  • La permaeconomía: la vida nos ayudará si la ayudamos a ayudarnos - aquí

  • Zoom en la Redirección Ecológica: el método que nos invita a abandonar las tecnologías zombi - aquí

  • Thich Nhat Hanh: sobre la falta de acción ante la destrucción del planeta - aquí

  • "La colapsología nos ciega: cuando unos mundos se derrumban, nacen otros" - aquí

  • La naturaleza: un fabuloso laboratorio técnico y ético - aquí

  • Alessandro Pignocchi: Es urgente repensar nuestra relación con el mundo vivo y con los no humanos - aquí

  • ¡Aprendamos a aceptar la parte vegetal que hay en nosotros! - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram