top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

BAUDRILLARD: Pornografía de guerra



Fuente Liberation - por Jean BAUDRILLARD - 19 de mayo de 2004


World Trade Center: el electroshock del poder, la humillación infligida al poder, pero desde el exterior. Con las imágenes de las cárceles de Bagdad, es peor: es la humillación, igual de mortal simbólicamente, que la potencia mundial se inflige a sí misma, los estadounidenses en este caso, el electroshock de la vergüenza y la mala conciencia. Así es como se relacionan los dos acontecimientos.


En ambos casos, se produjo una violenta reacción en todo el mundo: en el primer caso, un sentimiento de asombro; en el segundo, un sentimiento de repulsión.


En el caso del 11 de septiembre, las imágenes estimulantes de un gran acontecimiento, en el otro las imágenes degradantes de algo que es lo contrario de un acontecimiento, un no acontecimiento obscenamente banal, la degradación, atroz pero banal, no sólo de las víctimas, sino de los guionistas aficionados de esta parodia de la violencia. Lo peor de todo es que se trata de una parodia de la violencia, una parodia de la guerra misma, en la que la pornografía se convierte en la forma última de la repugnancia de una guerra impotente para ser simplemente guerra, para matar simplemente, y que se agota en un reality-show ubuesco e infantil, en un simulacro desesperado de poder.


https://es.wikipedia.org/wiki/Tortura_y_abuso_de_prisioneros_en_Abu_Ghraib
Tortura y abuso de prisioneros en Abu Ghraib

Estas escenas ilustran un poder que, llegado a su punto extremo, ya no sabe qué hacer consigo mismo, con un poder que ahora no tiene objeto, ni finalidad, ni enemigo plausible, ni impunidad total. Todo lo que puede hacer es infligir humillaciones gratuitas y, como sabemos, la violencia que infligimos a los demás es siempre la expresión de la violencia que nos infligimos a nosotros mismos, así que todo lo que puede hacer es humillarse, degradarse y negarse a sí mismo en una especie de perversa implacabilidad. La ignominia, la falta, es el síntoma último de un poder que ya no sabe qué hacer consigo mismo.


El 11 de septiembre fue como una reacción global de todos aquellos que ya no saben qué hacer con este poder mundial, y que ya no lo soportan. En el caso de los abusos infligidos a los iraquíes, es aún peor: es la propia potencia la que ya no sabe qué hacer consigo misma y ya no puede soportarse, salvo para parodiarse a sí misma de forma inhumana.


Estas imágenes son tan mortíferas para Estados Unidos como las del World Trade Center en llamas. Sin embargo, Estados Unidos no tiene la culpa, y no tiene sentido culpar a los estadounidenses: la máquina infernal se descontrola en actos suicidas. De hecho, los estadounidenses están abrumados por su propio poder. Ya no tienen los medios para conjurarlo. Y nosotros formamos parte de ese poder. Es todo Occidente cuya conciencia culpable cristaliza en estas imágenes, es todo Occidente el que está detrás de la risa sádica de los soldados estadounidenses, al igual que es todo Occidente el que está detrás de la construcción del muro israelí.


Esa es la verdad de estas imágenes, de lo que están cargadas: el exceso de un poder que se designa a sí mismo como abyecto y pornográfico. Verdad, no veracidad. Porque, a partir de ahí, carece de sentido saber si son verdaderas o falsas. Ahora y siempre no sabemos nada de las imágenes. Sólo cuenta su impacto, en la medida en que están inmersas en la guerra. Ya no hacen falta periodistas "empotrados"; son los propios soldados los que están inmersos en las imágenes, gracias a la tecnología digital. Ya no representan, ya no implican distancia, percepción o juicio. Ya no se trata de representación, ni de información en sentido estricto, por lo que la cuestión de si deben producirse, reproducirse, distribuirse o prohibirse, o incluso la cuestión "esencial" de si son verdaderas o falsas, es "irrelevante".


Para que las imágenes fueran realmente informativas, tendrían que ser diferentes de la guerra. Hoy, sin embargo, se han convertido exactamente en tan virtuales como la guerra, por lo que su violencia específica se añade a la violencia específica de la guerra. Es más, en virtud de su omnipresencia, en virtud del actual dominio global de lo todo visible, las imágenes, nuestras imágenes actuales, se han vuelto sustancialmente pornográficas, por lo que abrazan espontáneamente el rostro pornográfico de la guerra.


En todo esto, y particularmente en el último episodio iraquí, hay una justicia inmanente en la imagen: quien apuesta por el espectáculo perecerá por el espectáculo. ¿Quieres el poder a través de las imágenes? Entonces perecerás por la imagen.


Los estadounidenses lo están experimentando amargamente, y seguirán haciéndolo. Y ello a pesar de todas las evasivas "democráticas" y de una desesperada pretensión de transparencia en respuesta a la desesperada pretensión de poder militar. ¿Quién ha cometido estos actos y quién es el verdadero responsable? ¿Superiores militares? ¿La naturaleza humana, bestial como sabemos, "incluso en democracia"? El verdadero escándalo ya no es la tortura, sino la traición de los que sabían y no dijeron nada (¿o de los que lo revelaron?). En cualquier caso, toda la violencia real se desvía hacia la cuestión de la transparencia, ya que la democracia intenta restaurar su virtud revelando sus vicios.


Aparte de todo eso, ¿cuál es el secreto de estas abyectas escenografías? Una vez más, más allá de todos los vericuetos estratégicos y políticos, son una respuesta a la humillación del 11 de septiembre, y quieren responder con una humillación aún peor, mucho peor que la muerte. Por no hablar de los bonetes, que ya son una forma de decapitación (a la que corresponde oscuramente la decapitación del estadounidense), por no hablar del hacinamiento y de los perros, la desnudez forzada es en sí misma una violación. En el cuento Allah Akhbar, de Patrick Dekaerke, el emisario de la CIA Franck hace desnudar al árabe, le obliga a ponerse un liguero y unas medias de rejilla y, por último, le hace sodomizar por un cerdo, mientras hace fotos que envía al pueblo y a todos sus parientes. De este modo, el otro hombre es exterminado simbólicamente. Aquí es donde vemos que el objetivo de la guerra no es matar o ganar, es abolir al enemigo, abolir (según Canetti, creo) la luz de su cielo.


Y, de hecho, ¿qué es lo que queremos que confiesen esos hombres, cuál es el secreto que queremos arrancarles? Sencillamente, en nombre de qué, en virtud de qué, no temen a la muerte. Se trata de los celos profundos y de la venganza de la "muerte cero" contra los que no la temen, en nombre de la cual se les infligirá algo peor que la muerte... La desvergüenza radical, el deshonor de la desnudez, el despojamiento de todos los velos, es siempre el mismo problema de transparencia: arrancar los velos a las mujeres o encapuchar a los hombres para hacerlos aparecer más desnudos, más obscenos... Toda la mascarada que corona la ignominia de la guerra culmina en este disfraz, en la imagen más feroz (la más feroz para América) porque es la más fantasmal y la más "reversible", de este prisionero amenazado de electrocución que se ha vuelto enteramente encapuchado, miembro del Ku Klux Klan, crucificado por sus compañeros de prisión. Aquí, América se ha electrocutado realmente.


  • Sembrando el caos y la división para seguir empujando la fase autoritaria del capitalismo - aquí

  • BAUDRILLARD: del consumismo, la hiperrealidad y la guerra. - aquí

  • Zygmunt Bauman: Sobre el supuesto"Progreso moral" moderno - aquí

  • Gabor Maté: La sociedad capitalista nos provoca malestar físico y mental - aquí

  • Gabor Maté: La cultura tóxica que nos ofrece una sociedad materialista - aquí


MAS ARTICULOS SOBRE EL TEMA:


  • No somos intrínsecamente egoístas, estamos programados para trabajar juntos - aquí

  • La cultura tóxica que nos ofrece una sociedad materialista - aquí

  • La lucha por la identidad en una sociedad basada en el mercado - aquí

  • Cómo la vida se convirtió en una terrible competencia sin fin - aquí

  • ¿Está la gente cada vez más adicta, ansiosa y solitaria? - aquí

  • ¿Y si la competencia no es tan "natural" como pensamos? - aquí

  • Jacques Ellul: "La propaganda no pretende elevar al hombre, sino hacerlo servir"- aquí

  • ¿Está la gente cada vez más adicta, ansiosa y solitaria? - aquí

  • ¿Quién maneja la publicidad, el motor del sistema? - aquí

2 Comments


Juan
Juan
Nov 02, 2023

Mucha paja mental baudrillard! Quiero dar otra visión y quizá me vaya del tema pero me gusta pensar lo que hay detrás de la imágen, de lo aparente. Algunos parlamentos como el de Japón, cuestionaron la verosimlitud del 9/11, a mi criterio y en base a mi información y discernimiento, fue operación de bandera.

En esos años hubo una moda: Las primaveras árabes, financiadas por la Open society, fundación de Soros. Por ejemplo en Libia, país con el más alto nivel de ingresos de toda Africa, voltearon a su dictador, pero antes, los insurgentes fundaron un banco central propiedad de los banqueros multinacionales, se entende? además Libia contaba con petróleo, el aquífero del nubia, banco central con reservas en oro, etc…

Like
Homo consciens
Homo consciens
Nov 18, 2023
Replying to

De acuerdo! pero Baudrilliard vio algunas cosas muy claramente bastante antes que muchos. Lo del Simulacro por ejemplo. Leíste el post de Castells (En el claroscuro del caos), el último que publiqué? creo que va en el sentido que decís. EN el de tomar, cada uno de nosotros la responsabilidad de nuestras vidas y no estar siempre pidiendo un "orden" desde afuera. Muy interesante.

Te dejo este párrafo de otro artículo que hemos publicado: "La conjuration des imbéciles" es el título de un breve ensayo de Jean Baudrillard publicado en Libération el 7 de mayo de 1997. Reflexionando sobre el éxito político del Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen, Baudrillard arremete contra el moralismo conformista de la izquierda. Dos preguntas de ese…


Like

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page