• Homo consciens

¿Cómo podría ser un buen plan de recuperación ecológico?




Fuente: The Guardian - Por Fiona Harvey

¿Qué deben hacer los gobiernos de todo el mundo para que las economías dejen de utilizar combustibles fósiles?


¿Cómo es una recuperación verde? Esa es la pregunta que los gobiernos de todo el mundo están considerando al decidir cómo alinear sus paquetes de rescate económico por valor de 12 mil millones de dólares para hacer frente a la pandemia del coronavirus con sus obligaciones en virtud del acuerdo climático de París.


Se espera que el Reino Unido anuncie un plan de recuperación de 10 puntos esta semana, y los observadores han advertido que si carece de ambición, podría socavar los objetivos del mundo de limitar el catastrófico colapso climático.


Mientras que algunos países -en particular la UE, y especialmente los Estados miembros Francia y Alemania- han hecho hincapié en el impulso de un crecimiento económico bajo en carbono, dando prioridad a la energía renovable, el transporte ecológico, la restauración de la naturaleza y otros proyectos beneficiosos para el medio ambiente, otros -incluidos Rusia, Arabia Saudita y Turquía- no lo han hecho.


Un análisis de The Guardian ha revelado también que en algunos países -como Corea del Sur, los Estados Unidos y China- la parte ecológica de un paquete de rescate económico nacional ha sido superada por los elementos de alto carbono, incluidos los rescates para las empresas de combustibles fósiles o las industrias de alto consumo de carbono, como las aerolíneas.


Hay muchos enfoques posibles para una recuperación ecológica, pero los economistas y asesores han identificado un conjunto de medidas clave que están a disposición de la mayoría de los gobiernos en alguna forma, que ayudaría a que las economías nacionales dejaran de utilizar combustibles fósiles y pasaran a un nivel más bajo en carbono y generaran rápidamente nuevos empleos, para compensar las pérdidas de puestos de trabajo resultantes de la pandemia y los cierres patronales.


Los objetivos que los países han fijado hasta ahora en cuanto a la reducción de los gases de efecto invernadero ascienden a sólo un 15% del esfuerzo necesario para cumplir el acuerdo de París, según la Agencia Internacional de la Energía. Fatih Birol, director ejecutivo de la agencia, advirtió: "Hay una enorme brecha aquí. Definitivamente no es una cifra muy alentadora. El bajo crecimiento económico [como el causado por la pandemia] no es una estrategia de bajas emisiones - necesitamos las políticas adecuadas para tener un crecimiento económico y al mismo tiempo reducir las emisiones". Necesitamos una recuperación ecológica".


La AIE ha estimado que se podrían crear 9 millones de nuevos empleos a nivel mundial en el próximo año si los países siguen un camino de recuperación verde.


Eficiencia energética

Pocos países son tan buenos en eficiencia energética como deberían serlo, después de años de combustible relativamente baratos. Las casas antiguas pueden tender a tener corrientes de aire, y en climas fríos muchos dependen de los combustibles fósiles para la calefacción. En los países más cálidos, la mejora del aire acondicionado podría reducir las temperaturas en 0,4C para finales de siglo, mediante la reducción de los gases refrigerantes y del dióxido de carbono.


Medidas simples como el aislamiento de los techos y las paredes, la sustitución de las ventanas, el paso a fuentes de calor con bajo contenido de carbono, como las bombas de calor o los sistemas de calefacción urbana, y la modernización de los equipos de aire acondicionado en los países cálidos, pueden producir grandes beneficios y, al mismo tiempo, ahorrar dinero al reducir el uso de energía. Pero los costos iniciales y los inconvenientes de las obras de construcción disuaden a los propietarios, mientras que los inquilinos tienen aún menos incentivos. Esto significa que en la mayoría de los países se necesita la intervención del gobierno, ya sea para regular y obligar a las personas y las empresas a realizar mejoras, o para proporcionar subsidios para hacerlas más atractivas.


Este trabajo es muy intensivo en mano de obra y produce rápidos rendimientos, por lo que los economistas lo consideran como una de las mejores herramientas para una recuperación ecológica.


Infraestructura de recarga de vehículos eléctricos

El transporte es una fuente creciente de emisiones de carbono y una de las principales causas de la contaminación atmosférica que se cobra 4,5 millones de vidas al año en todo el mundo. El cambio a los vehículos eléctricos reduciría estos problemas drásticamente, y los costos de los vehículos eléctricos han bajado rápidamente en los últimos años. Ya los costos de vida de los vehículos eléctricos son menores que los de los coches de combustible fósiles debido a los menores costos de combustible.


Un factor que frena la adopción de los vehículos eléctricos es la falta de estaciones de recarga. La construcción de redes de recarga conectadas a la red será esencial, y esta labor también requiere mucha mano de obra, con una mezcla de trabajo de alta y baja calificación, y proporcionaría beneficios a largo plazo en las ciudades.



Despliegue de la banda ancha

Los confinamientos en todo el mundo han provocado una explosión en las videoconferencias este año. Sin embargo, las bajas velocidades de la banda ancha siguen siendo un problema para muchos, sobre todo en las zonas rurales, donde es más costoso desplegar los cables de alta velocidad necesarios. El suministro de una infraestructura de banda ancha ayudaría a más personas a trabajar desde sus casas, proporcionaría una ayuda social a las zonas aisladas y reduciría la necesidad de viajar. La tecnología existe pero necesita ser desplegada. Los incentivos gubernamentales o los gravámenes sobre las facturas podrían pagarla, ya que el costo para las personas que esperan una mejor conexión suele ser elevado.


Restauración de la naturaleza

El cultivo de árboles es una de las principales formas de abordar la crisis climática, y proporciona una manera de contrarrestar nuestra actual destrucción de paisajes vitales y hábitats de vida silvestre. Otras formas de restauración de la naturaleza proporcionan beneficios similares, desde rehumedecer las turberas hasta rejuvenecer los suelos agotados. Las soluciones basadas en la naturaleza para la crisis climática han recibido escasa atención en el pasado, pero existe un creciente movimiento en todo el mundo para restaurar los paisajes y cosechar los beneficios de carbono que ello conlleva. Estos proyectos pueden proporcionar empleos en las zonas rurales y una alternativa a la agricultura intensiva.


Creación de resiliencia en la infraestructura y las defensas contra las inundaciones

Algunos de los impactos del colapso climático son ahora inevitables, y algunos ya son evidentes, por lo que los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero deben ir acompañados de medidas para aumentar nuestra resistencia a los climas extremos. Se necesitarán cambios en la infraestructura como las redes de transporte, comunicaciones, agua y energía, para que puedan sobrevivir a las inundaciones, las olas de calor y la sequía. Los planes de protección contra las inundaciones, incluidos los ríos y los diques, también deben ser una prioridad para los países de todo el mundo que probablemente sufran mayores precipitaciones y tormentas más feroces.


Remodelación de ciudades

La ausencia de tráfico en las carreteras durante el cierre impulsó a los habitantes urbanos de todo el mundo a reimaginar la vida sin coches contaminantes, ya que de repente los cielos se despejaron, los pájaros cantaron y la naturaleza volvió a las calles desiertas. Caminar y andar en bicicleta es mucho más fácil cuando hay menos coches, o cuando el tráfico motorizado se gestiona mejor. Las ciudades han aprovechado el inesperado paréntesis para rediseñar las calles para fomentar el caminar y el andar en bicicleta. Las obras de construcción de carreteras que dan prioridad al transporte con bajas emisiones de carbono proporcionarían puestos de trabajo listos para la pala en muchos centros urbanos, así como beneficios para la salud a largo plazo y un medio ambiente más seguro.


Red eléctrica

Más electricidad renovable, de fuentes a veces intermitentes, significará que se necesita una revisión de la red eléctrica en muchos países. La actualización de la tecnología de la red inteligente también puede ayudar a equilibrar la carga, reducir la demanda en momentos clave y ahorrar energía en general, así como reducir los costos para las empresas de energía. Los consumidores también pueden ser equipados con medidores inteligentes para ayudarles a gestionar su demanda y reducir su propio uso de energía.


Energía renovable

La energía solar y eólica ha bajado drásticamente de precio en los últimos años, haciéndolas ahora competitivas o incluso más baratas que la electricidad de combustibles fósiles en muchos países. Este año ha habido un crecimiento récord en la generación de electricidad renovable, a pesar de la crisis de Covid-19.


En los países en desarrollo, los paneles solares o los parques eólicos podrían transformar la vida de los 600 millones de personas que carecen de acceso a la electricidad, y una rápida expansión podría eliminar la necesidad de los planes de construcción de centrales eléctricas de carbón que algunos reactivaron en respuesta a la pandemia. En los países ricos, la instalación de paneles solares proporcionaría puestos de trabajo y reduciría las facturas de energía de los hogares. En las regiones menos soleadas, el viento puede ser una opción más barata: el Reino Unido está tratando de abastecer a todos los hogares con energía eólica marina, según los planes dados a conocer por el primer ministro Boris Johnson en octubre.


Reciclaje, uso de recursos y basura

Si las máscaras son probablemente el símbolo perdurable de 2020, también son la más reciente fuente de residuos de plástico, con miles de toneladas de barbijos desechados que se suman ahora al azote del plástico que llena nuestros mares y ensucia las calles. Ahora es un buen momento para que las sociedades de todo el mundo reconsideren la forma en que tratamos nuestros residuos.


La tecnología de reciclaje ha mejorado, haciendo que los plásticos sean más fácilmente reciclables que antes, y para otros materiales reciclables como el metal el principal problema en el mundo desarrollado ha sido el de la recolección. El reciclaje puede ser rentable, y proporciona puestos de trabajo cualificados y semicualificados en una industria a largo plazo y estable, lo que lo convierte en otro objetivo para la recuperación verde. Recoger basura impide que llegue a las vías fluviales y al mar, donde puede dañar la vida silvestre.


El hidrógeno, la captura y el almacenamiento de carbono, la energía nuclear

Además de invertir en tecnologías probadas como la energía renovable y la eficiencia energética, los países deberían invertir ahora en nuevas formas de energía y que necesiten inversión para ampliar su escala, dice Birol de la AIE. El hidrógeno es el más importante de ellos, con la promesa de un combustible de bajo carbono que puede sustituir al gas natural, y puede proporcionar la respuesta al problema del transporte marítimo.


Sin embargo, todavía se necesitan incentivos gubernamentales en esta etapa del desarrollo de la tecnología, y los países de todo el mundo están considerando cómo capitalizar el potencial del combustible.


También es probable que la captura y el almacenamiento de carbono sean necesarios para cumplir los objetivos de emisiones mundiales, aunque todavía hay dudas sobre cómo pagarlos. La tecnología podría utilizar una infraestructura similar a la de la extracción de petróleo existente, proporcionando una ruta para una "transición justa" de los puestos de trabajo de alto a bajo carbono en la industria de los combustibles fósiles.


#soluciones #cambioclimatico #crisisecologica #capturadecarbono #hidrogeno #reciclaje #recuperacioneconomica #energiasrenovables

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com