• Homo consciens

Debemos ver la unidad de humanidad y naturaleza para solucionar la crisis climática



Fuente: The Conversation - 17 de septiembre de 2019

Autora: Heather Alberro - Profesora asociada/candidata a doctora en Ecología Política, Universidad de Nottingham Trent


Desde el transporte y la vivienda hasta la producción de alimentos y la moda, nuestra civilización está impulsando el colapso climático y ecológico.


No es casualidad que casi todos los sectores de la industria estén contribuyendo al declive del planeta. Hay una cuestión más profunda que subyace en el malestar que envuelve a los ecosistemas del planeta, y sus orígenes se remontan a mucho antes de la revolución industrial. Para estar realmente en armonía con el mundo natural, debemos volver a ver a la humanidad como parte de él.


Aunque se trata de una historia variada y compleja, la separación generalizada de los seres humanos de la naturaleza en la cultura occidental puede remontarse a unos cuantos acontecimientos históricos clave, empezando por el auge de los valores judeocristianos hace 2000 años. Antes de ese momento, dominaban los sistemas de creencias con múltiples dioses y espíritus de la tierra, como el paganismo. Por lo general, consideraban que lo sagrado se encontraba en toda la naturaleza y que la humanidad estaba completamente inmersa en ella.


 

¿En qué creen los paganos? - BBC

Aunque el paganismo abarca un amplio espectro de ideas, el reconocimiento de la naturaleza como algo divino resume las creencias de la mayoría.

La profunda consciencia del mundo natural y del poder de lo divino en el ciclo continuo de la vida y la muerte.

 

Como argumentó el historiador Lynn White, estos valores sentaron las bases del antropocentrismo moderno, un sistema de creencias que enmarca a los humanos como algo separado y superior al mundo no humano. De hecho, quienes tienen creencias literales en la Biblia tienden a expresar una preocupación mucho mayor por cómo la degradación del medio ambiente afecta a los humanos que a los animales.


A principios del siglo XVII, el padre francés de la filosofía moderna, René Descartes, planteó el mundo como una división esencial entre el reino de la mente y el de la materia inerte. Como únicos seres racionales, Descartes consideraba a los humanos totalmente separados y superiores a la naturaleza y a los animales no humanos, a los que consideraba meras máquinas sin mente que debían ser dominadas y explotadas a voluntad. La obra de Descartes influyó enormemente en la configuración de las concepciones modernas de la ciencia y de las identidades humana y animal en la sociedad occidental.

Demostración fisiológica con vivisección de un perro. Emile-Edouard Mouchy, pintura al óleo, 1832.René Descartes consideraba un "absurdo fracaso humano" comparar las almas de los humanos y las de los "brutos" no humanos.

White y la filósofa Val Plumwood fueron de los primeros en sugerir que son estas actitudes las que causan las crisis medioambientales del mundo. Por ejemplo, cuando hablamos de "recursos naturales" y poblaciones de peces", estamos sugiriendo que el tejido de la Tierra no tiene ningún valor aparte de lo que nos proporciona. Eso nos lleva a explotarlo de forma temeraria.


Según Plumwood, la oposición entre la razón y la naturaleza también legitimó la subyugación de grupos sociales que llegaron a estar estrechamente asociados con la naturaleza: las mujeres, la clase trabajadora, los colonizados y los indígenas, entre ellos.


La vida como un entramado

Estudiosos como Timothy Morton y Bruno Latour nos recuerdan que considerar el mundo natural como algo separado de los humanos no sólo es éticamente problemático, sino empíricamente falso. Los microorganismos de nuestros intestinos ayudan a la digestión, mientras que otros componen parte de nuestra piel. Los polinizadores, como las abejas y las avispas, ayudan a producir los alimentos que comemos, mientras que los organismos fotosintéticos, como los árboles y el fitoplancton, proporcionan el oxígeno que necesitamos para vivir, absorbiendo a su vez el dióxido de carbono que expulsamos.

Un ajuste de cuentas para nuestra especie: Timothy Morton el filósofo profeta del Antropoceno - aquí
Holobionte -Invadido por criaturas alienígenas: después de todo, no eran hostiles - aquí

En el Antropoceno, vemos cada vez más cómo los destinos de la humanidad y la naturaleza están entrelazados. Los gobiernos y las empresas han desarrollado tal control sobre los sistemas naturales que explotan que están desestabilizando la química fundamental del sistema climático mundial. Como resultado, el calor inhóspito, la subida de los mares y los fenómenos meteorológicos cada vez más frecuentes y extremos convertirán a millones de personas y animales en refugiados.


Reconectando los puntos

La buena noticia es que la percepción de separación de la naturaleza no es universal entre los habitantes del planeta. Los sistemas de creencias australianos, amerindios y otros innumerables sistemas de creencias indígenas suelen presentar a los no humanos como parientes con un valor intrínseco que hay que respetar, en lugar de objetos externos que hay que dominar o explotar.

Thich Nhat Hanh: "Interser" es un verbo mucho más adecuado que ser - aquí
INTERSER - aquí

Las filosofías y religiones orientales, como el budismo zen, también relacionan a la humanidad con la naturaleza, subrayando que no existe un yo independiente y que todas las cosas dependen de otras para su existencia y bienestar. Por ejemplo, Bután, fuertemente influenciado por el budismo mahayana, ha consagrado la resiliencia ecológica en su constitución. Al exigir que al menos el 60% de la nación permanezca cubierta de bosques, el país es uno de los dos únicos del mundo que absorbe más carbono del que emite. El progreso no se mide por el PIB, sino por el índice de "felicidad nacional bruta", que prioriza el bienestar humano y ecológico sobre el crecimiento económico ilimitado.


Por supuesto, la integración con la naturaleza también existe en el mundo occidental. Pero los sistemas socioeconómicos globales que nacieron en esta región se basaron en la explotación del mundo natural para obtener beneficios. Transformar estas formas de trabajar tan arraigadas no es tarea fácil.


Llevará tiempo, y la educación es la clave. Los libros de texto y los cursos de educación superior de todas las disciplinas perpetúan sistemáticamente las relaciones destructivas con la naturaleza. Hay que rediseñarlos para orientar a los que van a entrar en el mundo laboral hacia el cuidado del medio ambiente.


Sin embargo, para lograr un cambio fundamental y generalizado en las visiones del mundo, tenemos que empezar desde pequeños. Prácticas como escribir un diario de la naturaleza en los primeros años de la escuela primaria -en el que los niños registran sus experiencias del mundo natural de forma escrita y artística- pueden cultivar el asombro y la conexión con el mundo natural.


Las escuelas deberían aprovechar todas las oportunidades del plan de estudios y del tiempo de juego para contar a los niños una nueva historia de nuestro lugar en el mundo natural. El economista y filósofo Charles Eisenstein aboga por una narración global de la "Tierra viva" que no considere a la Tierra como una roca muerta con recursos que explotar, sino como un sistema vivo cuya salud depende de la salud de sus órganos y tejidos: sus humedales, bosques, hierbas marinas, manglares, peces, corales, etc.


Según esta historia, la decisión de talar o no un bosque para el pastoreo de ganado no se sopesa simplemente con la contabilidad del carbono -que nos permite compensar el coste instalando paneles solares-, sino con el respeto por el bosque y sus habitantes.


Un mundo así puede parecer impensable. Pero si usamos nuestra imaginación ahora, dentro de unas décadas podríamos encontrar a nuestros nietos creando la historia en la que queremos que crean.


Más sobre ZEN – INTERSER - ESPIRITUALIDAD

  • Thich Nhat Hanh: "Interser" es un verbo mucho más adecuado que ser - aquí

  • INTERSER - aquí

  • El Zen y el arte de proteger el planeta - aquí

  • Thich Nhat Hanh: Más allá del medio ambiente - aquí

  • INTERSER - aquí

  • Thich Nhat Hanh: "Interser" es un verbo mucho más adecuado que ser - aquí

  • Thich Nhat Hanh: Enamorarse de la Tierra - aquí

  • Thich Nhat Hanh: Más allá del medio ambiente - aquí

  • Las rosas y la basura INTERSON - aquí

  • Thich Nhat Hanh "No ego" - aquí

  • Thich Nhat Hanh: sobre la falta de acción ante la destrucción del planeta - aquí


Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram