• Homo consciens

El engaño del crecimiento económico infinito



Fuente: Scientific American - Por Chirag Dhara, Vandana Singh el 20 de junio de 2021

Incluso las tecnologías "sostenibles", como los vehículos eléctricos y los aerogeneradores, se enfrentan a límites físicos inalcanzables y suponen graves costes medioambientales


El vehículo eléctrico (VE) se ha convertido en uno de los grandes símbolos modernos de un mundo despierto a los profundos retos de la insostenibilidad y el cambio climático. Tanto es así que bien podemos imaginar que la respuesta de la computadora Deep Thought (Pensamiento Profundo) actual a la Vida, el Universo y Todo podría ser plausiblemente "EV". Pero, como seguramente habría preguntado Douglas Adams, si los vehículos eléctricos son la respuesta, ¿cuál es la pregunta?


Imaginemos el VE "perfecto": con energía solar, eficiente, fiable y asequible. Pero, ¿es sostenible? Los VE alimentados por energías renovables pueden contribuir a reducir la huella de carbono del transporte. Sin embargo, la medida de la sostenibilidad no es simplemente la huella de carbono, sino la huella material: la cantidad agregada de biomasa, minerales metálicos, minerales de construcción y combustibles fósiles utilizados durante la producción y el consumo de un producto. El peso aproximado de una tonelada métrica de un vehículo eléctrico está constituido por materiales como metales (incluidas las tierras raras), también aquí, plásticos, vidrio y caucho. Por lo tanto, un aumento global de la demanda de vehículos eléctricos supondría un incremento de la demanda de cada uno de estos materiales.


Cada etapa del ciclo de vida de cualquier producto manufacturado tiene un coste medioambiental: la destrucción del hábitat, la pérdida de biodiversidad y la contaminación (incluidas las emisiones de carbono) desde la extracción de las materias primas, la fabricación/construcción, hasta su eliminación. Así pues, la creciente huella material global es la razón fundamental de la doble crisis climática y ecológica.


La huella material global ha crecido al mismo ritmo que el aumento exponencial de la economía global (PIB) desde la revolución industrial. Esto se debe, en gran medida, al consumo atroz de los superricos en un sistema socioeconómico fundado en el crecimiento sin límites. ¿Podemos resolver este conflicto fundamental entre la búsqueda del crecimiento ilimitado y la consiguiente destrucción del medio ambiente?



INTRODUZCAMOS LA TECNOLOGÍA

La innovación tecnológica y la mejora de la eficiencia se citan a menudo como vías para desvincular el crecimiento del uso de materiales del crecimiento económico. Aunque la tecnología tiene sin duda un papel crucial en la transición hacia un mundo sostenible, está limitada por principios físicos fundamentales y consideraciones económicas pragmáticas.


Los ejemplos abundan. La eficiencia de los motores de los aviones ha mejorado poco durante décadas, ya que hace tiempo que funcionan cerca de su eficiencia máxima teórica. Del mismo modo, la eficiencia de las células fotovoltaicas tiene un límite duro de alrededor del 35% debido a las propiedades físicas de los semiconductores que las constituyen; en la práctica, pocas superan el 20% por razones económicas y pragmáticas. La generación de energía de los grandes parques eólicos está limitada a aproximadamente un vatio por metro cuadrado como una simple pero absolutamente inevitable consecuencia física de los efectos de la estela. El asombroso aumento exponencial de la potencia de cálculo de las últimas cinco décadas terminará aproximadamente en 2025, ya que es físicamente imposible hacer mucho más pequeños los transistores del chip del ordenador, que ya tienen aproximadamente el 5% del tamaño del coronavirus.


Ya sean principios de la física clásica, cuántica o del estado sólido, o de la termodinámica, cada uno de ellos impone limitaciones diferentes pero inexorables a las soluciones tecnológicas. Básicamente, los principios físicos que han permitido increíbles saltos tecnológicos en el último siglo también los limitan inevitablemente. Podríamos considerar que el reciclaje extensivo de materiales compensaría los límites de eficiencia. El reciclaje es crucial; sin embargo, mientras que el vidrio y los metales pueden reciclarse casi indefinidamente sin perder calidad, materiales como el papel y el plástico sólo pueden reciclarse unas pocas veces antes de degradarse demasiado.


Además, el propio reciclaje puede ser un proceso que requiere mucha energía y materiales. Incluso si se pudieran romper las leyes físicas (no es posible) para lograr un reciclaje con una eficiencia del 100%, la demanda añadida por el imperativo del crecimiento económico requeriría necesariamente materiales vírgenes. El punto clave es que la eficiencia está limitada por la física, pero no hay un límite de suficiencia en la construcción socioeconómica de la "demanda".


Por desgracia, la situación es aún más grave. Se exige que el crecimiento económico sea exponencial; es decir, que el tamaño de la economía se duplique en un periodo determinado. Como se ha mencionado anteriormente, esto ha impulsado un aumento correspondiente de la huella material. Para entender la naturaleza del crecimiento exponencial, consideremos el VE. Supongamos que tenemos suficiente litio (fácilmente extraíble) para las baterías necesarias para alimentar la revolución del VE durante otros 30 años. Ahora supongamos que la minería de aguas profundas proporciona cuatro veces la cantidad actual de estos materiales. ¿Estamos cubiertos para 120 años? No, porque la actual tasa de crecimiento del 10% de la demanda de litio equivale a duplicar la demanda cada siete años, lo que significa que sólo tendríamos suficiente para 44 años. En efecto, causaríamos una devastación incalculable, quizá irreversible, de los ecosistemas marinos para comprarnos unos años más de suministro de materias primas.


El crecimiento exponencial acaba inevitablemente con todo lo que es finito. Para un virus, ese recurso finito es la población humana y en el contexto del planeta son sus recursos físicos.


La inferencia ineludible es que es esencialmente imposible desvincular el uso de materiales del crecimiento económico. Y esto es exactamente lo que ha ocurrido. Wiedmann et al., 2015 hicieron un cuidadoso recuento de la huella material, incluida la del comercio internacional, para varias naciones. En el período 1990-2008 cubierto por el estudio, ningún país logró una desvinculación planificada y deliberada de toda la economía durante un período de tiempo sostenido. Las afirmaciones del Norte Global en sentido contrario ocultan la deslocalización sustancial de su producción, y la devastación ecológica asociada, hacia el Sur Global.


Las recientes propuestas de explotación minera exoplanetaria ecocida y de aguas profundas son una consecuencia nada sorprendente de un paradigma de crecimiento que se niega a reconocer estas verdades incómodas.



¿QUÉ ES LA SOSTENIBILIDAD?

Estas observaciones nos llevan a una condición mínima natural para la sostenibilidad: todas las curvas de uso de recursos deben aplanarse simultáneamente y todas las curvas de contaminación deben extinguirse simultáneamente. Es esta perspectiva de los recursos la que nos permite ver por qué los vehículos eléctricos pueden ayudar a compensar las emisiones de carbono, pero siguen siendo totalmente insostenibles bajo el paradigma del crecimiento ilimitado.



LA VERDADERA CUESTIÓN

Hemos argumentado que el vínculo inextricable entre el consumo material y el PIB hace que el paradigma del crecimiento infinito sea incompatible con el mantenimiento de la integridad ecológica. Así, aunque los vehículos eléctricos constituyen una respuesta parcial a la cuestión climática, dentro del paradigma actual sólo agravarán las crisis antropogénicas más amplias relacionadas con el consumo insostenible de recursos.


La verdadera cuestión es la siguiente: ¿cómo podemos pasar a paradigmas económicos alternativos basados en la conciliación del bienestar humano equitativo con la integridad ecológica?






Chirag Dhara es físico del clima e investigador asociado en el Instituto Indio de Meteorología Tropical.


Vandana Singh es profesora de física en la Universidad Estatal de Framingham y trabaja en la pedagogía climática transdisciplinar.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram