• Homo consciens

Geomimetismo: cómo imitar a la Naturaleza puede salvarnos del cataclismo climático






Fuente: mrmondialization.org - 22 de enero de 2021


Ante el reto de la crisis climática, a algunos les gusta imaginar el mundo después, mientras que otros proponen medidas concretas para aplicar los cambios necesarios. Tras trabajar en la relación entre los riesgos climáticos y la seguridad y dirigir la sección de ecología del medio de comunicación Le vent se lève, Pierre Gilbert publicó Géomimimétisme : réguler le changement climatique grâce à la nature, publicado por Les Petits Matins. Con un prólogo del economista y director de investigación del CNRS, Gaël Giraud, este libro propone muchas formas concretas de regular el cambio climático a través de la naturaleza. Lejos de la fantasía tecnológica que vende el sistema de mercado, todas estas prácticas se inspiran en mecanismos naturales de captura de carbono. Fuimos a conocer al autor.


Sr. Globalización: ¿Por qué ya no basta con reducir nuestras emisiones para hacer frente al desafío climático?

Pierre Gilbert: Todo el mundo está de acuerdo en que no nos mantendremos en una trayectoria por debajo de los 2 grados de calentamiento global simplemente reduciendo nuestras emisiones a cero. La razón es la inercia del CO2, que permanece en la atmósfera durante unos cien años, pero también las emisiones residuales. Por tanto, además de esta reducción esencial, debemos secuestrar masivamente los gases de efecto invernadero.


En la actualidad, el 70% de las emisiones proceden de los combustibles fósiles y el 30% del cambio de uso del suelo (deforestación, urbanización y agricultura industrial). La eliminación de los combustibles fósiles es, pues, una palanca importante para limitar el cambio climático, pero el 30% restante es también muy estratégico. Aquí es donde entra en juego la geomimética, que puede almacenar carbono inspirándose en la naturaleza.



Sr. Globalización: Antes de que veamos esto, ¿qué opina del otro principio que se puede utilizar para secuestrar carbono: la geoingeniería?


Pierre Gilbert: La geoingeniería incluye todas las técnicas artificiales que permiten modificar el clima, como hacer rebotar los rayos del sol en los aerosoles para enfriar la atmósfera o sembrar nubes para hacer llover. La geoingeniería que he estudiado más a fondo tiene que ver con el secuestro de CO2. Hay una serie de prácticas. Por ejemplo, las aspiradoras podrían filtrar el aire para extraer el CO2 con gran energía, comprimirlo y luego almacenarlo en capas geológicas estables, como antiguas bolsas de gas natural o petróleo.


Esto requiere una infraestructura colosal, y si estas técnicas se aplicaran a gran escala para regular el clima, requerirían una enorme cantidad de energía. Al final, además de los peligros de la alteración incontrolada de los ciclos naturales, estos diferentes métodos plantean muchos más problemas de los que resuelven, y no abordan la biodiversidad ni otros objetivos de desarrollo sostenible. Es un capricho técnico.


Sr. Globalización: ¿Cómo se explica que la geoingeniería ocupe tanto espacio en la literatura científica?


Pierre Gilbert : Esto se explica en parte por la influencia de los grupos de presión, financiados por los magnates del petróleo, así como por ciertos mecenas de Silicon Valley, como Bill Gates. Los grupos petroleros, como BP y Shell, ya habían financiado durante años a los grupos de presión escépticos del clima con el objetivo de ganar tiempo produciendo estudios sesgados para destilar la duda. El riesgo con el espejismo tecnológico de la geoingeniería es, una vez más, perder el tiempo. Si de momento hay pocos prototipos y, por lo tanto, pocas posibilidades de que estas diferentes técnicas lleguen a buen puerto, el principal peligro es hacer creer a los responsables políticos que podremos salir adelante y, por lo tanto, que no es urgente cambiar el modelo.


Sr. Globalización: Así que la solución para usted es la geomimética, un principio que es exactamente lo contrario de la geoingeniería. ¿En qué consiste este conjunto de prácticas?

Pierre Gilbert: La geomímesis consiste en primer lugar en observar y constatar que la naturaleza es la más eficiente en términos de termodinámica. Durante 3.500 millones de años de evolución, la selección natural ha favorecido a las especies que consumen un mínimo de energía para obtener la máxima eficiencia. Esto es exactamente lo que la humanidad necesita hoy en día, por lo que el biomimetismo es necesario a todos los niveles. Y el biomimetismo aplicado al clima significa reproducir los ecosistemas que transforman el CO2 en materia orgánica. Todos estos sumideros naturales de carbono, al ser protegidos, reforzados y reproducidos en su complejidad, forman la geomimética.


Se trata, pues, de potenciar la capacidad de la naturaleza para absorber el CO2 de forma sostenible, preservando y reproduciendo ecosistemas complejos. Al final, estas prácticas permiten hacer dos cosas: conciliar el clima y la biodiversidad, porque es la biodiversidad la que hace que los sumideros naturales de carbono sean saludables, y conciliar la mitigación y la adaptación al cambio climático, porque es posible secuestrar el carbono a la vez que se hacen más resistentes los entornos naturales.


Sr. Globalización: Cuando pensamos en la captación de carbono, pensamos directamente en los árboles. ¿Es suficiente hoy en día plantar árboles para limitar el cambio climático?

Pierre Gilbert: No es suficiente, pero la reforestación, que debe ir acompañada de la prevención de la deforestación, sigue siendo una de las principales palancas de la geomímesis. Actualmente, se calcula que un aumento del 30% de la superficie de los bosques permitiría absorber unos 30 años de CO2 al ritmo actual. Se trata de un objetivo técnicamente viable.


Pero la reforestación no significa simplemente plantar árboles. Debemos evitar absolutamente los monocultivos, por ejemplo. La silvicultura a gran escala, tal y como se practica en muchos países y especialmente en Francia, crea bosques que se convierten en desiertos biológicos. Se les rocía regularmente con plaguicidas porque no son muy resistentes a los parásitos, son muy secos y por ello son las primeras víctimas de los incendios. Por tanto, estos sumideros artificiales de carbono no son en absoluto sostenibles. Al reforestar, debemos plantar una mezcla de especies locales y adaptadas al cambio climático para reforzar la resistencia de los bosques.


Sr. Globalización: ¿No es difícil conciliar el imperativo de la reforestación con la creciente necesidad de tierras agrícolas para alimentar a una población cada vez mayor?

Pierre Gilbert: Hoy en día, el aumento de la necesidad de tierras agrícolas se explica en gran medida por el creciente consumo de productos cárnicos. En Francia, el 80% de la superficie de cereales se destina a la alimentación del ganado. Si reducimos nuestro consumo de productos cárnicos en el orden de magnitud indicado por el IPCC, es decir, en dos tercios, liberaremos mucha tierra. Tierras que pueden destinarse a la horticultura, al cultivo de cereales o a la reforestación. Esta liberación también puede compensar el pequeño descenso del rendimiento debido a la conversión a la agroecología.


Sr. Globalización: La agricultura industrial es la fuente de considerables emisiones, vinculadas a los combustibles fósiles, al transporte de alimentos y a toda una serie de mecanismos, detallados en el libro, que agotan el suelo al tiempo que liberan carbono a la atmósfera. ¿Cómo puede responder la agroecología a estos retos?

Pierre Gilbert: La agricultura representa actualmente el 10% de las emisiones de la humanidad. Pero en lugar de emitirlos a la atmósfera, este sector podría secuestrar el carbono en el suelo. Para ello, hay que generalizar la agroecología. Por ejemplo, cuando plantamos setos y árboles en el campo, transformamos los suelos agrícolas, que suelen ser emisores, en sumideros de carbono. La reintegración de la ganadería en los sistemas agrícolas también permite recrear los ciclos de nutrientes entre los cultivos y los animales, practicando un equilibrio agrosilvopastoral entre la ganadería, la agricultura y los árboles.


Cubrir los suelos agrícolas y evitar el arado también ayuda a combatir el cambio climático. Una parcela cubierta de plantas durante todo el año tiene una producción de biomasa un 40% mayor que un campo que se deja desnudo durante una parte del año, que no puede transformar los rayos del sol en materia orgánica. Otra práctica agroecológica, más conocida en los países asiáticos, se refiere al cultivo del arroz, que es altamente emisor de metano tal y como se practica en la actualidad. Como el arroz crece en el agua, las plantas que mueren caen al agua donde son degradadas por bacterias que producen metano. Así que una solución es modificar el sistema de cultivo de arroz para que pueda prescindir del agua y conformarse con un humedal, lo que produciría menos metano.


Sr. Globalización: Además de los bosques, hay otro tipo de entorno que puede secuestrar eficazmente el carbono: los humedales. ¿Por qué desempeñan un papel climático importante?

Pierre Gilbert: Los humedales corresponden al 3% de la superficie terrestre y, sin embargo, representan el 30% del carbono almacenado en los suelos. En estos entornos (pantanos, turberas, manglares), cuando las plantas mueren, acaban en aguas muy pobres en oxígeno donde no pueden transformarse en CO2. Por lo tanto, esta materia orgánica se transforma esencialmente en carbono, que se acumula mucho más rápido que en otros lugares.


En todo el mundo, estos humedales han sido desgraciadamente desecados para dar paso a nuevas parcelas agrícolas. Como resultado, el carbono almacenado allí ha sido expuesto al oxígeno, y parte de él ha sido liberado de nuevo a la atmósfera como CO2. Se trata de un fenómeno preocupante en Indonesia, donde la exposición de los numerosos humedales, deforestados para plantar palmeras, es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero del país. En este caso, la geomímesis consistiría, por tanto, en proteger estos entornos y devolver al agua los antiguos humedales.


Sr. Globalización: Otra cuestión clave para reducir las emisiones es el deshielo del permafrost. ¿Cómo puede la geomimética limitar este fenómeno?

Pierre Gilbert: El permafrost se derrite con 70 años de antelación. Por lo tanto, debemos intentar frenar este deshielo en la medida de lo posible. Los trabajos de Sergueï Zimov proponen reintroducir manadas de herbívoros, como renos, bisontes o yaks, para conseguirlo. En el Pleistoceno, estos animales estaban mucho más presentes. Junto a los mamuts, raspaban la nieve en busca de alimento, exponiendo así el suelo al gélido aire ambiente. Este frío enfriaba los dos primeros metros de suelo en dos o tres grados, lo que permitía al permafrost sobrevivir al verano. Por tanto, la reintroducción masiva de rebaños en la tundra siberiana y canadiense podría limitar el deshielo del permafrost.


Sr. Globalización: El último medio del que se habla en su libro es el océano. ¿Qué hace que los océanos sean un poderoso aliado en la lucha contra el cambio climático?

Pierre Gilbert: La mitad de la biomasa producida en la Tierra cada año está formada por el fitoplancton. Al igual que las plantas, estos organismos transforman el CO2 en materia orgánica que luego es consumida por toda la cadena alimentaria oceánica. Cuando mueren, el fitoplancton, al igual que todos los animales que se alimentan de él, caen al fondo del océano, donde alimentan a la fauna de las profundidades. Parte de esta materia orgánica será degradada por bacterias que la convierten en metano, dada la escasez de oxígeno en profundidad. Bajo esta presión y temperatura, este gas no puede ascender y, por tanto, cristalizará en hidrato de metano, una forma estable que puede permanecer tal cual durante miles de años.


Todas las especies, desde los peces más pequeños hasta los grandes cetáceos, desempeñan un papel en el ciclo del carbono oceánico. Cuanta más vida marina tengamos, más rápido se acelera este fenómeno de bombeo biológico. Las ballenas, por ejemplo, son especialmente importantes como verdaderos gusanos oceánicos. Al sumergirse y salir a la superficie constantemente, mezclan capas de agua que permiten el crecimiento del plancton. Y cuando defecan en la superficie, sus excrementos ricos en nutrientes crean floraciones de plancton que absorben carbono.


Sr. Globalización: ¿Cómo podemos estimular estos mecanismos a través de la geomímesis y luchar contra las amenazas que la actividad humana supone para los océanos?

Pierre Gilbert: En primer lugar, es esencial luchar contra la sobrepesca industrial, que destruye el 80% de las poblaciones de peces del mundo. Pero además de dejar en paz a los animales marinos, también podemos cultivar algas. Las grandes algas, sobre todo el kelp, crecen entre 5 y 10 veces más rápido que las plantas terrestres porque no están sujetas a las mismas leyes. La instalación de granjas de algas, que por supuesto no reproduciría los errores de la agricultura industrial, podría tener así varios usos.


Estas algas almacenan principalmente carbono, pero también atraen a los peces. Por tanto, podríamos imaginar una pesca razonada y local en estas zonas, basada en el modelo de explotaciones silvícolas-ganaderas. Las algas pardas son también muy ricas en aceite, que constituye el 50% de su masa. Por tanto, podrían transformarse en biocombustibles, con el fin de preservar los suelos agrícolas de la tierra. Además, las algas también contribuyen a enfriar, oxigenar y desacidificar los entornos marinos y, por tanto, ayudan a combatir los demás males a los que están sometidos los océanos.


Sr. Globalización: La mayor parte de las soluciones propuestas por la geomimética sólo pueden lograrse mediante una movilización masiva de los ciudadanos, del sector privado, pero también y sobre todo de los poderes públicos. Aunque las políticas nacionales son indispensables, usted también pide que se refuerce el multilateralismo. ¿Por qué es esencial?

Pierre Gilbert: Actualmente atravesamos una crisis del multilateralismo, pero el multilateralismo climático es uno de los últimos lugares donde los Estados siguen dialogando. Se acerca la COP26, que será la más importante desde la COP21. El reto será revisar al alza las ambiciones climáticas de todos los países y, potencialmente, hacer que este acuerdo sea legalmente vinculante. Para garantizar que no se trata de una simple limitación de fachada, es importante que la ONU conserve el poder coercitivo necesario para controlar sobre el terreno que los Estados respetan sus compromisos y sancionar si es necesario, incluso con medidas de represalia comercial.


Esto requiere repensar el multilateralismo, dándole un nuevo poder. Algunos países deben ser capaces de mostrar el camino y dar impulso a este movimiento. En mi opinión, Francia puede desempeñar ese papel, con su amplia red diplomática y sus diplomáticos que tienen fama de ser los arquitectos de los acuerdos climáticos. Hemos traído los derechos humanos al mundo, y ahora deberíamos ser capaces de traer los derechos humanos y los derechos de la naturaleza al mundo.


Sr. Globalización: La geomímesis incluye prácticas que son, por definición, a largo plazo. En su opinión, ¿es relevante ante la emergencia climática?

Pierre Gilbert: Sí, porque si desplegamos la geomímesis a gran escala a partir de mañana, volveremos a cebar muy rápidamente la bomba de CO2. Dentro de cinco años, los bosques plantados hoy alcanzarán una tasa de captura de CO2 muy elevada. Lo mismo ocurre con los humedales, cuyos mecanismos de acumulación se reanudarán en pocos años. La conversión a la agroecología también puede ser muy rápida. Se calcula que un país como Francia puede cambiar totalmente a un modelo agroecológico en 10 años. Es cierto que algunas técnicas tardarán más tiempo. Es el caso de la repoblación forestal de las zonas áridas, que debe hacerse gradualmente para ser eficaz, y de la reintroducción de rebaños en la tundra, por ejemplo. Pero eso no significa que no debamos empezar ahora.


Sr. Globalización: ¿Cómo ve el futuro? ¿Es usted optimista?

Pierre Gilbert: Creo que con la geomímica y una salida rápida y ambiciosa de las energías de carbono, es probable que podamos mantenernos por debajo de la marca de los 2 grados de calentamiento. Por eso soy optimista de cara al futuro, porque cuanto más conocemos las técnicas que permiten la descarbonización, más comprendemos que todo está en manos de la política. Un gobierno realmente ambicioso en materia climática, que movilice todo el poder público y diplomático hacia estos objetivos, puede cambiar las cosas. Podría hacer una transición rápida, además de crear un cambio a nivel internacional.


Por supuesto, esto implica una reconstrucción ecológica y un esfuerzo sin precedentes, pero ahora sabemos cómo aplicar la sobriedad y la eficiencia energética. Simplemente hay que romper la camisa de fuerza ideológica neoliberal que impide a los poderes públicos dotarse de medios para salir del corto plazo. Esto no impide que tengamos claro que nuestras condiciones de vida se degradarán irremediablemente en muchos aspectos, pero no es una conclusión inevitable, porque la naturaleza es resistente y tiene la capacidad de recuperarse muy rápidamente.


Entrevista realizada por Raphaël D.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram