• Homo consciens

La COP26 es un circo y los payasos están al mando



Fuente: Bill McGuire - 10 de noviembre de 2021

La traición en Glasgow significa que el peligroso cambio climático es ahora inevitable


Había grandes esperanzas en el período previo a la COP26, pero también había un poco de miedo; miedo a que nuestra última y mejor oportunidad para hacer frente a la emergencia climática fracasara. Ahora parece que el miedo estaba bien justificado, ya que todo indica que, la que posiblemente sea la reunión más importante de la historia de la humanidad, ha fracasado estrepitosamente a la hora de afrontar el reto de reducir las emisiones como exige la ciencia del clima.


Cuando la COP26 abrió sus puertas hace casi dos semanas, estaba claro que era necesario hacer algo especial si queríamos tener alguna posibilidad de evitar un colapso climático catastrófico y generalizado. Para que hubiera alguna posibilidad de mantener el aumento de la temperatura media mundial (desde la época preindustrial) por debajo del límite de 1,5º, las emisiones de gases de efecto invernadero debían reducirse en un 45% para 2030. En lugar de ello, iban a aumentar un 16% para esa fecha.


Figura: Trayectorias que tienen que seguir las emisiones para 1.5ºC y 2ºC y que representa - aquí


Sólo unos recortes de emisiones profundos y vinculantes podrían lograrlo, y la esperanza y la expectativa era que la COP lo cumpliera. En lugar de ello, se nos han lanzado unos cuantos trozos que no tendrán prácticamente ningún impacto en nuestras posibilidades de evitar un futuro peligroso, de Tierra invernadero. Se ha prometido, con razón, revertir la deforestación, reducir las emisiones de metano y, en el caso de algunos actores menores, eliminar gradualmente el carbón. Sin embargo, ninguno de ellos es vinculante y, por lo tanto, todos valen apenas el papel en el que están escritos.


No obstante, los compromisos se han tenido en cuenta en el último análisis de la prestigiosa Climate Action Network, y los resultados no son fáciles de leer. De hecho, suponen al menos un paso atrás con respecto al Acuerdo Climático de París de 2015, que pretendía mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 1,5°, con un límite superior de 2°C. Después de la COP26, parece que estaremos en camino de un aumento de 2,4°C si se cumplen las promesas de acción hasta 2030, o un aumento de 2,7°C si se siguen las políticas actuales.



De acuerdo con las promesas hechas en Glasgow, las emisiones aumentarán un 13,7% en 2030, el doble de lo necesario para tener una oportunidad de mantenerse a un lado de la barrera de los 1,5ºC. Este es el panorama más sombrío y demuestra que evitar un cambio climático peligroso es, a todos los efectos, imposible. Y tampoco tendremos que esperar mucho. Es probable que sólo pasen entre cinco y diez años antes de que nos estrellemos contra la barrera de los 1,5°C, y que los 2°C sólo se produzcan entre 10 y 20 años después. Así pues, la relevancia del lejano objetivo de cero emisiones en 2050 no tiene sentido.

En la actual trayectoria: 1.5°C para 2030 y 2°C para 2040 - aquí
¿Cuándo se cruzarán los diferentes niveles de temperatura? 1.5°, 2°, 3°C - aquí

Mientras salgo temprano de Glasgow, no con el mejor ánimo, tengo que decir que los negociadores -que han estado encerrados en las salas de reuniones de la zona azul, casi completamente aislados del resto de nosotros- siguen trabajando. Es posible que se saquen algo de la manga en los últimos días de la COP26, pero yo diría que las posibilidades de llegar a un acuerdo de última hora que nos mantenga por debajo de un aumento de 1,5ºC son minúsculas.


En desesperación, Alok Sharma, el presidente de la COP26, ha dicho que todos los delegados son bienvenidos a reunirse con él, y que deben venir "armados con la moneda del compromiso". Francamente, ahora que estamos al borde del abismo, el compromiso es lo último que necesitamos.


(Nota de Climaterra: Alok Sharma, dedicó toda su carrera política a promover el fracking, bloquear la regulación de los contaminadores de carbono y socavar el cero neto, hasta el año pasado)



Bill McGuire es profesor emérito de Riesgos Geofísicos y Climáticos en la UCL y fue uno de los autores del Informe SREX del IPCC sobre el cambio climático y los fenómenos extremos. Su último libro, Skyseed, es un eco-thriller sobre la ingeniería climática que sale mal. Bill fue delegado en la COP26 con WordForest.Org

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram