• Homo consciens

"Nos negamos a reconocer que hay que elegir entre salvar el planeta o salvar nuestro modo de vida"




Fuente: The Guardian - Por Greta Thunberg - 21 de octubre 2021

Al igual que otras naciones ricas, el Reino Unido es más de palabra que de acción en la crisis climática. Algo tiene que cambiar en Glasgow



El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el reciente informe del IPCC sobre la crisis climática de "código rojo" para la humanidad. "Estamos al borde del abismo", dijo.


Se podría pensar que esas palabras harían sonar algún tipo de alarma en nuestra sociedad. Pero, como tantas veces antes, esto no ocurrió. La negación de la crisis climática y ecológica es tan profunda que ya casi nadie se da por enterado. Dado que nadie trata la crisis como tal, las advertencias existenciales siguen ahogándose en una marea constante de maquillaje verde y en el flujo diario de noticias de los medios de comunicación.

Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

Y, sin embargo, todavía hay esperanza, pero la esperanza comienza con la honestidad.


Porque la ciencia no miente. Los hechos son muy claros, pero nos negamos a aceptarlos. Nos negamos a reconocer que ahora tenemos que elegir entre salvar el planeta vivo o salvar nuestro modo de vida insostenible. Porque queremos ambas cosas. Exigimos ambas cosas.


Pero la verdad innegable es que hemos dejado que sea demasiado tarde para eso. Y por muy incómoda que parezca esta realidad, esto es exactamente lo que nuestros líderes han elegido para nosotros con sus décadas de inacción. Sus décadas de bla, bla, bla.


La ciencia no miente. Si queremos mantenernos por debajo de los objetivos fijados en el acuerdo de París de 2015 -y, por tanto, minimizar los riesgos de desencadenar reacciones en cadena irreversibles que escapen al control humano-, necesitamos reducciones de emisiones anuales inmediatas y drásticas, como nunca se ha visto en el mundo. Y como no tenemos las soluciones tecnológicas que por sí solas harán algo parecido en un futuro previsible, significa que tenemos que hacer cambios fundamentales en nuestra sociedad.

Puntos de inflexión climáticos: demasiado riesgosos para apostar en contra - aquí
La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

Actualmente, vamos camino de un mundo 2,7C más cálido a finales de siglo, y eso sólo si los países cumplen todos los compromisos que han asumido. En la actualidad, no están ni siquiera cerca de hacerlo. Estamos "aparentemente a años luz de alcanzar nuestros objetivos de acción climática", citando una vez más a Guterres.


De hecho, estamos acelerando en la dirección equivocada. Actualmente se prevé que en 2021 se produzca el segundo mayor aumento de emisiones jamás registrado, y se espera que las emisiones mundiales aumenten un 16% en 2030 en comparación con los niveles de 2010. Según la Agencia Internacional de la Energía, sólo el 2% del gasto de recuperación de los gobiernos en "reconstruir mejor" se ha invertido en energías limpias, mientras que al mismo tiempo la producción y la quema de carbón, petróleo y gas se subvencionó con 5,9 billones de dólares sólo en 2020. La producción mundial de combustibles fósiles prevista para el año 2030 supone más del doble de lo que sería coherente con el objetivo de 1,5°C. Esta es la forma que tiene la ciencia de decirnos que ya no podemos alcanzar nuestros objetivos sin un cambio de sistema. Porque hacerlo requeriría romper contratos y abandonar tratos y acuerdos a una escala inimaginable, algo que simplemente no es posible en el sistema actual.


En resumen, estamos fracasando totalmente incluso en alcanzar objetivos que son completamente insuficientes en primer lugar. Y eso no es lo peor. En mi propio país, Suecia, una investigación periodística concluyó recientemente que una vez que se incluyen todas las emisiones reales de Suecia (territoriales, biogénicas, consumo de bienes importados, quema de biomasa, inversiones en fondos de pensiones, etc.), sólo un tercio del total neto se contabiliza en los objetivos climáticos del país. Es razonable suponer que esto no es sólo un fenómeno sueco.


Sin duda, el primer paso para abordar la crisis climática debería ser incluir todas nuestras emisiones reales en las estadísticas para obtener una visión global. Esto nos permitiría evaluar la situación y empezar a hacer los cambios necesarios. Pero este enfoque no ha sido adoptado -ni siquiera propuesto- por ningún líder mundial. En su lugar, todos recurren a tácticas de comunicación y relaciones públicas para que parezca que están tomando medidas.


Un ejemplo de libro de texto es el Reino Unido, una nación que produce actualmente 570 millones de barriles de petróleo y gas al año. Un país que cuenta con otros 4.400 millones de barriles de reservas de petróleo y gas por extraer de la plataforma continental. Una nación que también se encuentra entre los 10 mayores emisores de la historia. Nuestras emisiones permanecen en la atmósfera hasta mil años y ya hemos emitido cerca del 89% del presupuesto de CO2 que nos da un 66% de posibilidades de mantenernos por debajo de 1,5°C. Por ello, las emisiones históricas y el aspecto de la equidad no sólo cuentan, sino que básicamente suponen el 90% de toda la crisis


Los 20 mayores contribuyentes a las emisiones acumuladas de CO2 1850-2021, en miles de millones de toneladas, desglosados en subtotales de combustibles fósiles y cemento (gris), así como de uso del suelo y silvicultura (verde). Fuente: Análisis de Carbon Brief a partir de cifras del Global Carbon Project, CDIAC, Our World in Data, Carbon Monitor, Houghton y Nassikas (2017) y Hansis et al (2015). Gráfico elaborado por Carbon Brief mediante Highcharts.


Entre 1990 y 2016, el Reino Unido redujo sus emisiones territoriales en un 41%. Sin embargo, una vez que se incluye toda la escala de emisiones del Reino Unido -como el consumo de bienes importados, la aviación internacional y el transporte marítimo- la reducción es más bien del 15%. Y esto excluyendo la quema de biomasa, como en la planta de Drax en Selby, una central eléctrica llamada "renovable" y fuertemente subvencionada que es, según los análisis, el mayor emisor de CO2 del Reino Unido y el tercero de toda Europa. Y, sin embargo, el gobierno sigue considerando que el Reino Unido es un líder climático mundial.


Por supuesto, el Reino Unido no es ni mucho menos el único país que recurre a una contabilidad del carbono tan creativa. Es la norma. China, que es con diferencia el mayor emisor de CO2 del mundo, tiene previsto construir 43 nuevas centrales eléctricas de carbón que se suman a las 1.000 que ya están en funcionamiento, al tiempo que afirma ser un "pionero" ecológico comprometido a dejar "un mundo limpio y hermoso a las generaciones futuras". O la nueva administración estadounidense, que afirma "escuchar a la ciencia", aunque, entre otras muchas decisiones imprudentes, haya anunciado recientemente planes para abrir millones de acres para la extracción de petróleo y gas, lo que podría dar lugar a la producción de hasta 1.100 millones de barriles de petróleo crudo y 4.400 millones de pies cúbicos de gas fósil. Ser, con diferencia, el mayor emisor de la historia, así como el primer productor de petróleo del mundo, no parece avergonzar a Estados Unidos mientras afirma ser un líder climático.


La verdad es que no hay líderes climáticos. Todavía no. Al menos no entre las naciones de altos ingresos. El nivel de concienciación pública y la presión sin precedentes de los medios de comunicación que serían necesarios para que apareciera un verdadero liderazgo siguen siendo básicamente inexistentes.


La ciencia no miente, ni nos dice lo que tenemos que hacer. Pero sí nos da una idea de lo que hay que hacer. Por supuesto, somos libres de ignorar esa imagen y seguir negándola. O seguir escondiéndonos detrás de una contabilidad inteligente, lagunas y estadísticas incompletas. Como si a la atmósfera le importaran nuestros marcos. Como si pudiéramos discutir con las leyes de la física.


Como dijo Jim Skea, uno de los principales científicos del IPCC "Limitar el calentamiento a 1,5°C es posible dentro de las leyes de la química y la física, pero hacerlo requeriría cambios sin precedentes". Para que la Cop26 de Glasgow sea un éxito harán falta muchas cosas. Pero sobre todo hará falta honestidad, solidaridad y coraje.


La emergencia climática y ecológica es, por supuesto, sólo un síntoma de una crisis de sostenibilidad mucho mayor. Una crisis social. Una crisis de desigualdad que se remonta al colonialismo y más allá. Una crisis basada en la idea de que algunas personas valen más que otras y, por tanto, tienen derecho a explotar y robar la tierra y los recursos de otras personas. Todo está interconectado. Es una crisis de sostenibilidad que todos se beneficiarían de abordar. Pero es ingenuo pensar que podemos resolver esta crisis sin enfrentarnos a sus raíces.


Las cosas pueden parecer muy oscuras y sin esperanza, y dado el torrente de informes y la escalada de eventos climáticos extremos, el sentimiento de desesperación es más que comprensible. Pero debemos recordar que aún podemos darle la vuelta a la situación. Es totalmente posible si estamos dispuestos a cambiar.


La esperanza está a nuestro alrededor. Porque todo lo que realmente se necesita es un líder mundial o una nación de altos ingresos o un gran canal de televisión o un periódico importante que decida ser honesto, para tratar realmente la crisis climática como la crisis que es. Un líder que cuente todas las cifras y tome medidas valientes para reducir las emisiones al ritmo y la escala que exige la ciencia. Entonces todo podría ponerse en marcha hacia la acción, la esperanza, el propósito y el sentido.


El reloj sigue corriendo. Las cumbres siguen sucediendo. Las emisiones siguen creciendo. ¿Quién será ese líder?

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram