• Homo consciens

Apocalipsis climático



El catálogo del caos planetario es interminable. Es más visible hoy que ayer, y los cambios que están en marcha se están acelerando. No hay un límite mágico por el que crucemos a un mundo perdido, cuando el planeta se vuelve inhabitable. Pero estamos en un viaje en esa dirección.


Fuente: Rolling Stone - Por JEFF GOODELL - Agosto 2020


No soy una persona religiosa, o alguien que ve mensajes escritos en las nubes, pero si lo fuera, podría creer que la Madre Naturaleza está tratando de decirle algo al Presidente Donald Trump en este momento. California está ardiendo, un huracán de categoría 4 con vientos de 150 millas por hora acaba de azotar la costa de Luisiana, y se informa de casi 180.000 muertos por un brote viral que es sólo un presagio de lo que un científico llama "una nueva era pandémica" impulsada en parte por nuestro clima cambiante y la destrucción gratuita de los ecosistemas. Pero en la víspera del gran discurso de Trump para aceptar la nominación republicana, si la Madre Naturaleza tuviera voz, imagino que diría algo así: Presta atención a mí, imbécil, o tú, y todas las generaciones futuras, lo lamentarán.


Pero eso no es lo que la Madre Naturaleza está diciendo. La Madre Naturaleza (una frase trillada pero, de alguna manera, todavía útil que se remonta a los griegos) no dice las cosas directamente. No le importa nada Trump, o su reelección, o tú o yo, o la costa de Louisiana, o las majestuosas sequoias de la costa de California. Ella opera con las frías y descuidadas leyes de la física y la química. En el vasto espacio - tiempo, nuestra magnífica Tierra es una colección aleatoria de moléculas, una mota de polvo que vuela en los vientos de 150 millas por hora del huracán Laura.


A pesar de lo que dice Mike Pence, no hay milagros en América, ni en ningún otro lugar. Los humanos estamos solos. Si la arruinamos, es culpa nuestra.


Y, por supuesto, lo estamos arruinando. Estamos calentando el planeta tan rápido que grandes partes de él serán inhabitables a finales de siglo. Estamos amplificando las tormentas como el huracán Laura - es la tormenta más fuerte que ha golpeado la costa de Louisiana desde 1856 - y convirtiendo a la costa del Golfo en una galería de tiro - ¿qué ciudad será la próxima en ser golpeada? ¿Nueva Orleans? ¿Houston? ¿Tampa? ¿Miami? Todas ellas están viviendo en tiempo prestado. Y no son sólo los huracanes: Cuando Groenlandia se derrita y la Antártida caiga en el Océano Antártico, se verán inundados por la subida del mar, como prácticamente todas las demás ciudades bajas del mundo. Los ricos se apiñarán detrás de los muros del mar; los pobres huirán o se ahogarán.


Estamos talando las selvas tropicales, destruyendo los pulmones del planeta, y empujando a los animales -y los virus que transportan- a nuevos lugares, aumentando los riesgos de derrame en los seres humanos. ¿Crees que el coronavirus, con una tasa de mortalidad de alrededor del uno por ciento (dependiendo del grupo de riesgo), es malo? Espera hasta que el virus Nipah, con una tasa de mortalidad del 50 por ciento o más, se transforme de una manera que permita la transmisión asintomática. Espera hasta que la Fiebre Hemorrágica de Crimea-Congo, que actualmente es transmitida por las garrapatas Hyalomma y causa sangrado similar al del Ébola por todos los orificios, encuentre una manera de saltar a las garrapatas asiáticas de cuernos largos, una especie invasora que ya se está propagando salvajemente por los EE.UU. Si eso sucede, saldrás a caminar por el bosque, y una semana después, estarás sangrando por la nariz, las encías y el trasero.


Cuanto más caliente se pone el planeta, más rápido se quema. A principios de este año, los incendios forestales en Australia ardieron a través de 72.000 millas cuadradas y mataron varios miles de millones de animales. Ahora, California y Colorado están en llamas (N.T: Sudamérica está arrasada por incendios también). Como Zeke Hausfather, un científico del clima del Breakthrough Institute recientemente tweeteó, "Un aspecto revelador de los incendios forestales de California es que el número de incendios realmente ha disminuido mientras que el área promedio quemada ha aumentado más del triple. Son las condiciones cambiantes - combustibles más secos de un clima cambiante, mayor carga de combustible de la supresión de incendios - las que tienen la culpa."


En algunas partes de California, la temporada de incendios es ahora 50 días más larga que en 1979. Los estudios del oeste de los Estados Unidos sugieren que hoy en día se quema alrededor de un 40 por ciento más de superficie que en un mundo en el que las condiciones climáticas se mantuvieron como en la década de 1980.


Podría seguir. Podría hablarles de la lenta muerte de la Gran Barrera de Coral. Podría hablarles de las olas de calor marinas que están transformando radicalmente los ecosistemas submarinos y devastando las poblaciones de peces y los medios de vida de los pescadores. Podría contarles mi reciente visita a la Antártida, donde fui testigo del lento colapso del Glaciar Thwaites: un trozo de hielo del tamaño de Florida, que, si cae en el océano, podría elevar el nivel del mar en 3 metros.


El catálogo del caos planetario es interminable. Es más visible hoy que ayer, y los cambios que están en marcha se están acelerando. No hay un límite mágico por el que crucemos a un mundo perdido, cuando el planeta se vuelve inhabitable. Pero estamos en un viaje en esa dirección.


Por suerte, hay señales de que estamos despertando a los riesgos que enfrentamos. Encuestas recientes muestran que el número de americanos que se sienten apasionados por el cambio climático está aumentando bruscamente. El Green New Deal, un marco de políticas que por primera vez enmarca la crisis climática en todas sus dimensiones humanas, es cada vez más popular y ayudó a dar forma al ambicioso plan climático de Joe Biden. Las emisiones mundiales de dióxido de carbono siguen aumentando, pero sólo a la mitad de la tasa de la década de 2000. El carbón, el combustible fósil más intensivo en CO2, alcanzó su punto máximo en 2013 y ha estado en caída libre desde entonces. En muchas partes del país, la electricidad generada a partir de energía limpia es más barata que los combustibles fósiles. Los escenarios de pesadilla en los que las emisiones globales se triplican para finales de siglo son cada vez más improbables.


Y estamos empezando a adaptarnos. En muchas ciudades se están plantando bosques urbanos para ofrecer sombra del calor. Las ciudades costeras están cambiando las leyes de zonificación para alentar a la gente a construir en zonas menos propensas a las inundaciones. Y en lugares como Paradise, California, que se quemó hasta los cimientos en 2018, los funcionarios de la ciudad están haciendo planes para reconstruir de manera que se reduzcan en gran medida los riesgos de incendio.


Pero aún así, la escala y la ambición de nuestras acciones no se acercan a lo necesario. Para evitar lo peor de la crisis climática, necesitamos llegar a cero emisiones para el 2050. Mejores leyes de zonificación no van a salvar a las ciudades costeras, sino que deben ser reimaginadas por completo. Debemos considerar la crisis climática como una cuestión de justicia racial y ambiental, ya que, al igual que la pandemia, no afecta a todos por igual, y las generaciones de racismo estructural y pobreza deben ser abordadas con la misma energía y ambición que dedicamos a la reducción de la contaminación del carbono.


Tal vez sea un fracaso de la imaginación humana para entender lo que se avecina. Tal vez es un fracaso de la democracia y de los medios de comunicación (incluyendo a escritores como yo). Después de todo, en este momento decisivo de la crisis climática, en un momento en que la mayoría de los científicos están de acuerdo en que es la última oportunidad de salvar un clima estable, Estados Unidos eligió un presidente que ve a la ciencia como una iglesia para perdedores, y que cree que la crisis climática es un engaño perpetuado por los chinos.


La crisis climática no fue creada por Trump. Fue creada por las naciones industrializadas de Occidente que quemaron combustibles fósiles para construir ciudades, luchar en guerras y enriquecerse. Durante mucho tiempo, fuimos felizmente ignorantes de las consecuencias de ese aluvión de combustibles fósiles. Pero ahora no lo somos. Y ahora estamos en un punto en el que cada tonelada de CO2 que arrojamos a la atmósfera crea un mundo más caliente, más arriesgado y más peligroso. Y al hombre que podría sacarnos de esto, que podría comenzar un viaje de redención de carbono, no le importa nada.


Tal vez el verdadero mensaje que la Madre Naturaleza está enviando con estas tormentas e incendios en medio de la Convención Nacional Republicana no es para Trump, sino para nosotros. Y dice esto: Puedes tener cuatro años más de Trump, o puedes tener un planeta habitable. Pero no puedes tener ambos.


#crisisclimatica #crisisecologica #pandemia #eventosextremos #huracan #incendios #antartida #artico #deshielo #olasdecalor

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com