• Homo consciens

La mejor manera de luchar contra el cambio climático es recurrir a la naturaleza



Fuente: ONU - Por Kimberly Todd - Asesora Técnica Global, Clima y Bosques, PNUD


Las soluciones basadas en la naturaleza, como la conservación, la restauración y la gestión sostenible de los bosques y otros ecosistemas, ofrecen oportunidades enormes, sencillas y rentables para que los países aumenten la ambición de sus objetivos de las NDC, y podrían proporcionar hasta el 30% de las reducciones de gases de efecto invernadero que el mundo necesita reducir para 2030.

Casi 200 países firmaron el histórico y jurídicamente vinculante Acuerdo de París en 2015, y un sinfín de vidas y medios de subsistencia, así como especies vegetales y animales y zonas de inspiradora belleza natural, se salvarán si el mundo se une para limitar el calentamiento global por debajo de los 2ºC.


Pero cinco años después, no estamos avanzando lo suficientemente rápido.


Los cambios sociales y económicos cruciales y radicales que exige el Acuerdo de París requieren que todos los países cumplan su parte a través de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN), los planes de reducción de emisiones que se presentan cada cinco años. (Nota de Climaterra: un estudio sostiene que la probabilidad de mantenerse por debajo de 2 °C de calentamiento es del 5%)


Las soluciones basadas en la naturaleza, como la conservación, la restauración y la gestión sostenible de los bosques y otros ecosistemas, ofrecen oportunidades enormes, sencillas y rentables para que los países aumenten la ambición de sus objetivos nacionales - CDN (Contribución Determinada a Nivel Nacional), y podrían proporcionar hasta el 30% de las reducciones de gases de efecto invernadero que el mundo necesita reducir para 2030.


Aunque más del 70% de los países incluyen acciones en el sector forestal en sus objetivos, sólo el 20% incluyen objetivos medibles y sólo el 8% indican objetivos basados en los gases de efecto invernadero. Mientras los países actualizan sus CDN antes de la COP26, los bosques y las soluciones basadas en la naturaleza ofrecen un enorme potencial.


La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático pide a los países en desarrollo que reduzcan voluntariamente las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques y que conserven y gestionen de forma sostenible las reservas forestales de carbono. Estas acciones, conocidas colectivamente como REDD+, suponen una oportunidad fundamental para que los países aumenten drásticamente sus objetivos de reducción de emisiones y, al mismo tiempo, obtengan pagos por esos esfuerzos, basados en los resultados.


Tras más de 10 años de negociaciones, creación de capacidades y establecimiento de marcos institucionales y financieros con el apoyo del Programa ONU-REDD, el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) y otros, más de 65 países han demostrado su compromiso con las vías de desarrollo sostenible con bajas emisiones de carbono para el sector forestal y un número cada vez mayor ha podido optar a los pagos por la reducción de las emisiones forestales. Estos pagos basados en resultados se están pagando a través del Fondo Verde para el Clima, el Fondo del Carbono del FCPF del Banco Mundial y otras iniciativas.


Aprovechando las lecciones del apoyo del PNUD a los países en materia de REDD+, que refleja las soluciones clave basadas en la naturaleza para el sector forestal, un nuevo estudio del PNUD describe las áreas cruciales que los responsables políticos deben tener en cuenta al tratar de mejorar sus contribuciones nacionales y apoyar la implementación de las contribuciones nacionales -CDN- a través de las Soluciones basadas en la Naturaleza. Entre ellas se encuentran las características únicas del sector del uso de la tierra, como los riesgos de reversión, y contar con las herramientas y los mecanismos adecuados para responder a estas complejidades; la importancia de una fuerte coordinación interministerial; la vinculación de la financiación de REDD+ con la implementación de las Contribuciones; cómo abordar las salvaguardias sociales y medioambientales, en particular la contextualización a nivel nacional; y, por último, el aprovechamiento de los sistemas nacionales de seguimiento de los bosques de REDD+ para aplicarlos a la medición, notificación y verificación. Para mejorar las contribuciones y ampliar su aplicación a través de las soluciones naturales, es fundamental aprovechar las iniciativas y los programas nacionales existentes en el sector del uso de la tierra y los bosques. En muchos países en desarrollo con bosques, REDD+ proporciona esta base.


Liberar el poder de la naturaleza es crucial para luchar contra el cambio climático, y las soluciones basadas en la naturaleza -en particular los bosques- son clave para asegurar nuestro futuro compartido.



Más sobre el tema:

Geomimetismo: cómo imitar a la Naturaleza puede salvarnos del cataclismo climático - aquí
El mundo natural puede ayudarnos a salvarnos de la catástrofe climática - aquí
Re-salvajizar para mitigar la crisis climática urgen los científicos - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram