• Homo consciens

Las cinco verdaderas conspiraciones que debes conocer...



Autor Jeremy Lent - autor de The Patterning Instict - Octubre 2020

Mientras que millones de personas están hechizadas por falsas teorías de conspiración, las verdaderas conspiraciones que están arruinando nuestro mundo siguen sin ser escuchadas. Aquí hay cinco amenazas genuinas que todo el mundo debería conocer y tomar medidas.


El mundo está inundado de un diluvio de peligrosas teorías de conspiración. La más notoria es que la extraña fantasía de QAnon postula que una red global de tráfico sexual de niños está siendo dirigida por pedófilos liberales adoradores de Satanás, cuyo complot será descubierto por el Presidente Donald Trump en un "día de ajuste de cuentas" que incluye arrestos masivos. Este surrealista engaño masivo no es el único que infecta a millones de personas en todo el mundo. A principios de este año, el video de la conspiración Plandémic se hizo viral en los medios sociales, inculcando desinformación a millones de mentes sobre Covid-19, alegando falsamente que era un engaño perpetrado por las grandes empresas para beneficiarse de la venta de vacunas en masa.


Uno de los resultados más perjudiciales de estas falsas teorías conspirativas es que ayudan a desviar la atención de la gente de las verdaderas conspiraciones que están dañando sistemáticamente a miles de millones de personas en todo el mundo, destruyendo la Tierra viva y, si no se controlan, pueden llevar a toda nuestra civilización al colapso. Estas son las conspiraciones que todo el mundo necesita conocer. A diferencia de las tonterías de QAnon y Plandemia, son reales. Los hechos sobre ellos están a la vista, pero estas letales conspiraciones se esconden a plena vista, llevando a cabo sus actividades destructivas de manera flagrante mientras millones de personas desvían su atención hacia ficciones perniciosas.


Echemos un vistazo a cinco de las conspiraciones más dañinas que existen. Mientras las consideran, les invito a reflexionar cómo es que, mientras nuestros medios de comunicación centran su atención en conspiraciones imaginarias, las reales que amenazan a cada uno de nosotros apenas se discuten.


1. La conspiración para convertir el mundo en un mercado gigante para el beneficio de la élite rica

En 1947, mientras el mundo se reconstruía a partir de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial, unas pocas docenas de ideólogos del libre mercado se reunieron en un lujoso complejo turístico suizo para formar la Sociedad Mont Pelerin, una organización dedicada a difundir la ideología del neoliberalismo en todo el mundo. Sus ideas -que el libre mercado debería dominar prácticamente todos los aspectos de la sociedad, que las regulaciones deberían ser desmanteladas y que la libertad individual debería eclipsar todas las demás consideraciones de justicia, equidad o bienestar de la comunidad- fueron consideradas fanáticas en ese momento. Sin embargo, a lo largo de tres décadas, financiados por donantes ricos, se expandieron llegando a la dominación global, estableciendo redes de académicos, empresarios, economistas, periodistas y políticos, en centros de poder globales.


Cuando la crisis de estanflación de los años 70 puso en descrédito la economía clásica keynesiana, llegó su momento de oportunidad. En 1985, con los discípulos del libre mercado Ronald Reagan y Margaret Thatcher atrincherados en el poder, iniciaron una campaña para transformar sistemáticamente prácticamente todos los aspectos de la vida en un mercado sin restricciones, donde todo pudiera ser comprado y vendido al mejor postor, sin ningún escrúpulo moral. Paralizaron los sindicatos, rompieron las redes de seguridad social, redujeron los impuestos de los ricos, eliminaron las regulaciones e instituyeron una transferencia masiva de riqueza de la sociedad en general a la élite superior. Cada vez que se producía una nueva crisis de su propia cosecha, como la Gran Recesión de 2008, aprovechaban el caos que causaban para duplicar su poder y extender su alcance aún más, llevando la ideología del mercado a dominios, como la educación, la aplicación de la ley o las reservas naturales, que antes se consideraban sacrosantos.



La conspiración neoliberal ha tenido éxito en la transferencia de riqueza masiva a la élite superior


Con el advenimiento de la pandemia Covid-19, esta conspiración ha encontrado otra oportunidad para exprimir la riqueza del grueso de la sociedad en manos de unos pocos. En los Estados Unidos, desde que comenzó la pandemia, mientras que 200.000 estadounidenses han muerto a causa del coronavirus y más de 50 millones han perdido sus empleos, la riqueza colectiva de los multimillonarios de este país se ha disparado en un 29% a 3,8 billones de dólares. Sólo Jeff Bezos podría dar a cada empleado de Amazon 105.000 dólares y seguir siendo tan rico como antes de que el coronavirus atacara.


2. Conspiración de las empresas transnacionales para convertir a miles de millones de personas en adictos

En la década de 1920, dos hombres despiadados diseñaron un plan siniestro para controlar las mentes de los americanos. ¿Su plan? Identificar las necesidades profundamente enterradas de la gente y usar mensajes sutiles para manipularlos para que hicieran lo que quisieran sin darse cuenta, incluso a costa de su salud y bienestar. Uno de ellos, Edward Bernays, era sobrino de Sigmund Freud y usó las ideas de su tío sobre el subconsciente para desarrollar sus nuevos métodos. Su objetivo era convertir a los americanos trabajadores normales en consumidores maníacos, entrenándolos para que desearan una cantidad cada vez mayor de bienes, y así convertir la energía de su vida en beneficios para las corporaciones americanas. "Debemos cambiar a América de una cultura de necesidades a una cultura de deseos", declaró el socio de Bernays, Paul Mazur. "La gente debe ser entrenada para desear, para querer cosas nuevas, incluso antes de que las antiguas hayan sido consumidas por completo. Debemos formar una nueva mentalidad. Los deseos del hombre deben eclipsar sus necesidades."


En 1928, Bernays describió con orgullo cómo sus técnicas de manipulación mental ya habían permitido a una pequeña élite controlar las mentes de la población americana:


La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un elemento importante en la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de este país.

Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran parte por hombres de los que nunca hemos oído hablar. . . . En casi todos los actos de nuestra vida diaria. . . estamos dominados por el relativamente pequeño número de personas . . . que tiran de los cables que controlan la mente del público.


Desde entonces, esta conspiración ha tenido un éxito que va más allá de los sueños de sus instigadores. Las corporaciones han perfeccionado la técnica de control mental ajustando los instintos humanos básicos que originalmente evolucionaron para apoyar el florecimiento de nuestros antepasados en las bandas de cazadores-recolectores - como el deseo de estatus o el miedo a la exclusión - para sus nefastos propósitos.


Los depredadores corporativos han aprendido que la población más valiosa para atrapar son los niños. En las siniestras palabras del director ejecutivo Wayne Chilicki, "Cuando se trata de atacar a los consumidores infantiles, en General Mills... creemos en atraparlos a tiempo y tenerlos de por vida". Los niños del Sur se convierten en adictos a la comida basura con el mismo cruel desprecio que las granjas industriales convierten sus animales en nuggets de pollo. La mitad de los niños del sur de Asia están ahora desnutridos o con sobrepeso, condicionados por la publicidad omnipresente para gastar el poco dinero que tienen en las calorías vacías de la comida basura.


Una nueva generación de controladores mentales utiliza ahora sofisticadas tecnologías de minería de datos para inyectar su poder aún más profundamente en nuestras mentes. En el Laboratorio de Tecnología Persuasiva de Stanford, de nombre ominoso, un Bernays moderno llamado B. J. Fogg ha enseñado a los empresarios a utilizar "disparadores" como los "likes" y las estadísticas de "Me gusta" para activar cortos golpes de dopamina en nuestros cerebros que literalmente nos hacen adictos a nuestras pantallas. Con los medios sociales infiltrados en todos los aspectos de la vida de muchos adolescentes, el poder de la publicidad corporativa depredadora para controlar sus mentes con fines de lucro se ha vuelto aún más formidable. En 2017, un documento filtrado reveló que Facebook se jactaba ante los anunciantes de cómo podían identificar en tiempo real cuando los adolescentes se sentían "inseguros" e "inútiles", y que serían más susceptibles de un "aumento de la confianza".


3. Conspiración para saquear el Sur Global en beneficio del Norte Global

Desde que los exploradores portugueses y españoles zarparon en el siglo XV en busca de riqueza y poder, una pequeña población de europeos blancos ha conspirado para utilizar su ventaja tecnológica para despojar, saquear y explotar el resto de la riqueza del mundo en su propio beneficio. Con el Tratado de Zaragoza en 1529, España y Portugal dividieron los continentes no europeos entre ellos para la conquista y el botín. Después de la Revolución Industrial, los países del norte de Europa se hicieron cargo de la trama de la supremacía mundial, devastando las vidas de decenas de millones de africanos encadenados sin piedad y enviados como esclavos a las colonias.


Después de la abolición del comercio de esclavos, la brutal explotación continuó a través de un sistema internacional de trabajo por contrato. Habiendo destruido su sustento en sus países de origen, los potentados europeos transportaron a más de 60 millones de trabajadores desesperados de la India, China y las islas del Pacífico a los territorios donde se les necesitaba, en lo que se denominó con frecuencia "la nueva forma de esclavitud". Este vasto esquema mundial de trata de personas fue promovido por magnates coloniales como Cecil Rhodes, quien declaró: "Debemos encontrar nuevas tierras de las que podamos obtener fácilmente materias primas y al mismo tiempo explotar la mano de obra esclava barata que está disponible de los nativos de las colonias. Las colonias también proporcionarían un vertedero para los bienes excedentes producidos en nuestras fábricas."


En tiempos más recientes, la trama continúa de diferentes maneras. Durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, los líderes del Sur Global que exigían un papel justo en el sistema económico fueron sistemáticamente depuestos en golpes de estado organizados por los militares estadounidenses, británicos y franceses. En un vasto esquema de préstamos, los países empobrecidos por el colonialismo acumularon deudas insostenibles que les fueron impuestas por los bancos del Norte Global. Cuando no pudieron pagarlas sin llevar a sus naciones a la bancarrota, fueron coaccionados a los llamados "programas de ajuste estructural" que abrieron sus mercados de trabajo y recursos naturales a un mayor saqueo por parte de las corporaciones transnacionales del Norte. El Banco Mundial, el FMI y la Organización Mundial del Comercio están controlados por unas pocas naciones ricas que establecen los términos del comercio internacional, con el resultado de que a través de una combinación de flujos financieros ilícitos, pagos de intereses de la deuda y la repatriación de beneficios, la riqueza sigue fluyendo del Sur al Norte a un ritmo de unos 3 billones de dólares al año.



La diferencia de ingresos entre el Norte y el Sur se ha cuadruplicado desde 1960. Datos del Banco Mundial.


4. Conspiración para ocultar los efectos del colapso climático para el beneficio de las empresas

Durante más de cincuenta años, los ejecutivos de los combustibles fósiles han conocido la realidad del cambio climático inducido por el hombre, pero han pasado la mayor parte de ese tiempo ocultando deliberadamente sus conocimientos y oscureciendo el debate público sobre el tema para poder obtener billones de dólares de beneficios. En 1968, el Instituto de Investigación de Stanford alertó al Instituto Americano del Petróleo -la asociación comercial nacional que representa a la industria del petróleo y el gas natural de Estados Unidos- sobre el hecho de que las emisiones de CO2 se estaban acumulando en la atmósfera, y podrían alcanzar las 400 partes por millón en el año 2000. Su informe advirtió que el aumento de los niveles de CO2 resultaría en el derretimiento de los casquetes polares, la elevación de los mares y un serio daño ambiental en todo el mundo. Los científicos de Exxon estudiaron más a fondo el tema, informando a la administración de la compañia en 1977 que había un consenso "abrumador" de que los combustibles fósiles eran responsables de los aumentos de CO2. En un memorándum interno de Exxon en 1981, los científicos dieron la alarma de que el plan de 50 años de la compañía "producirá más tarde efectos que serán de hecho catastróficos (al menos para una fracción sustancial de la población de la Tierra)".


Exxon y las otras compañías de combustibles fósiles sabían que sus acciones llevarían al colapso del clima, y en lugar de intentar resolver el problema, mintieron al público para ocultar sus fechorías. Siguiendo el ejemplo de la industria tabacalera, que ya había condenado a millones de personas a una muerte prematura mediante un cínico engaño, se embarcaron en una estrategia concertada para engañar al público pagando a falsos expertos para que publicaran artículos; recogiendo datos selectivos para respaldar conclusiones falsas; y sembrando sus propias teorías salvajes de conspiración para desviar la atención de sus delitos.


Como resultado de su complot inmoral, el mundo se enfrenta ahora a una grave emergencia climática. Si las empresas de combustibles fósiles hubieran enfrentado el problema honestamente desde el principio, podría haber habido una transición controlada a la energía renovable durante décadas, causando pocos trastornos y salvando millones de vidas gracias a la reducción de la contaminación. En cambio, ahora se necesitará una movilización mundial inmediata para evitar un aumento de 2° C de la temperatura con respecto a los niveles preindustriales. El mundo va actualmente por en camino de un aumento de más de 3° C en este siglo, con la alta probabilidad de tropezar con una cascada de puntos de inflexión que rápidamente lleve a un mundo de tres y cuatro grados, uno que se vuelva rápidamente irreconocible, con la selva amazónica convirtiéndose en un desierto abrasador; ciudades costeras inundadas por las inundaciones; superhuracanes que arranquen las ventanas de los rascacielos; persistentes sequías y hambrunas masivas en todo el mundo; y cientos de millones de refugiados climáticos desesperados.


Mientras tanto, al poner en peligro miles de millones de vidas humanas, las cuatro mayores empresas de combustibles fósiles -ExxonMobil, Royal Dutch Shell, Chevron y BP- han obtenido 2 billones de dólares de beneficios desde que comenzaron su campaña de mentiras en 1990.


5. Conspiración para hacer crecer la economía mundial indefinidamente, mientras se mata la mayor parte de la vida en la Tierra y se arriesga el colapso de la civilización.

En una nota a pie de página apenas notada en las noticias diarias, el Fondo Mundial para la Naturaleza publicó recientemente un impactante informe que revela una devastadora disminución mundial del 68% de las poblaciones animales en los últimos cincuenta años. Incluso esta triste noticia oculta más estadísticas desgarradoras, como la disminución del 84% en anfibios, reptiles y peces, o la disminución del 94% en las poblaciones animales de América del Sur.


Este es sólo el último boletín que marca la desaparición de la naturaleza al sucumbir al crecimiento implacable de la actividad económica humana en todo el mundo. Tres cuartas partes de todas las tierras han sido apropiadas para fines humanos, ya sea convertidas en tierras de cultivo, cubiertas de hormigón o inundadas por embalses. Tres cuartas partes de los ríos y lagos se utilizan para el cultivo o la ganadería, y muchos de los mayores ríos del mundo, como el Ganges, el Yangtsé o el Nilo, ya no llegan al mar. La mitad de los bosques y humedales del mundo han desaparecido, la selva amazónica por sí sola está desapareciendo a un ritmo de un acre por segundo.


Mientras tanto, se prevé que el Producto Interno Bruto mundial casi se triplique para mediados de este siglo, momento en el que se estima que 5.000 millones de personas se enfrentarán a la escasez de agua, el 95% de la tierra cultivable de la Tierra se degradará y habrá más plástico que pescado en el océano. Los principales expertos estiman que, para finales de este siglo, la mitad de los 8 millones de especies estimadas en el mundo se habrán extinguido o estarán al borde de la extinción, a menos que la humanidad cambie su forma de actuar. Un número cada vez mayor de analistas cree que estas depredaciones, combinadas con el colapso del clima, significan el probable colapso de la civilización moderna.


La causa subyacente de esta precipitada carrera hacia la catástrofe es la obsesión de nuestra sociedad por el crecimiento económico como único criterio para medir el éxito. Un peligroso mito del "crecimiento verde" propagado por los tecno-optimistas sostiene que a través de la innovación tecnológica, el PIB puede "desvincularse" del uso de los recursos y de las emisiones de carbono, permitiendo un crecimiento ilimitado en un planeta finito. Se ha demostrado que esto no es más que una fantasía: hasta ahora no ha sucedido, e incluso las hipótesis más agresivas de una mayor eficiencia conducen a un consumo insostenible de los recursos mundiales.


Entonces, ¿quiénes, en este caso, son los conspiradores? Si estás viviendo una vida normal en un país próspero, no necesitas mirar más allá del espejo. Las naciones ricas de la OCDE, con sólo el 18% de la población mundial, representan el 74% del PIB mundial, y el 10% más rico de la población es responsable de más de la mitad de las emisiones de carbono del mundo.


Los que seguimos beneficiándonos de las desigualdades de las que nos ocupa el sistema mundial, y no estamos activamente comprometidos a ponerle freno, somos como unos pocos náufragos que sobreviven en un bote salvavidas dorado que patea a otros desesperadamente luchando por la vida en el océano para proteger su propia seguridad y comodidad. Puede que no estemos activamente pateando sus nudillos, pero al permitir que este imprudente sistema de crecimiento insostenible continúe, implícitamente estamos tomando la misma decisión.


Así que, la próxima vez que alguien te diga que "investigues" su nueva teoría de la conspiración, por favor señálale las verdaderas conspiraciones que están amenazando la vida en este hermoso pero problemático planeta. La buena noticia es que, ya que son conspiraciones reales, hay algo que podemos hacer al respecto. Podemos votar a políticos que prometan deshacerse de la pesadilla neoliberal; abogar por el control de las actividades empresariales depredadoras; apoyar al Sur Global en el cambio de los términos del comercio internacional; declarar una Emergencia Climática en nuestra comunidad para revertir las emisiones de carbono; y participar activamente en el movimiento para transformar nuestra sociedad global en una Civilización Ecológica, una que se base en principios que afirmen la vida en lugar de acumular riqueza.


#crisisclimatica #crisisecologica #consumismo #crecimiento #decrecimiento #publicidad #neoliberalismo #colonialismo #extinción #colapsodelacivilizacion #civilizacionecologica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com