• Homo consciens

El suelo del Ártico "literalmente se derrumba" en medio de un abrupto deshielo


Foto: Siberian Times - A mediados de octubre, en el ártico ruso, la nieve empieza a asentarse en grandes extensiones de Siberia y en los Urales. El hecho de que los incendios de turba y los incendios forestales estén activos hasta mediados de octubre hace que la temporada 2021 sea una de las más largas de la historia.


Fuente: Al Jazeera - Por Jack Losh - 27 de octubre de 2021

Los expertos afirman que es necesario reducir las emisiones globales ahora para limitar la liberación de potentes gases de efecto invernadero procedentes del deshielo del permafrost.



Los científicos advierten cada vez más que el deshielo del Ártico podría empujar al planeta a un círculo vicioso de calentamiento incontrolado, ya que las vastas reservas de carbono en el suelo que se está descongelando liberan potentes gases de efecto invernadero.


Durante miles de años, el permafrost -suelo congelado durante dos o más años seguidos- ha mantenido la materia vegetal y animal muerta encerrada en las profundidades de la tundra. Se calcula que estos antiguos restos suman hasta 1.600.000 millones de toneladas de carbono orgánico, casi el doble de lo que hay actualmente en la atmósfera terrestre.


Esta bóveda helada, que cubre una cuarta parte del hemisferio norte, se está descongelando por el aumento de las temperaturas, los grandes incendios forestales y las olas de calor sin precedentes en Siberia y otras regiones del extremo norte. A su vez, esto está transformando el sumidero de carbono del Ártico en una fuente de gases de efecto invernadero.


Entre esos gases se encuentra el metano, un gas hasta 34 veces más potente que el dióxido de carbono (CO2) a la hora de atrapar el calor en la atmósfera de la Tierra durante un periodo de 100 años. A lo largo de 20 años, puede ser 86 veces más potente. También está el óxido nitroso, cuyo potencial de calentamiento es aproximadamente 300 veces mayor que el del CO2 en un periodo de 100 años.


Esto está creando un peligroso bucle de retroalimentación en el que las actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles y la cría de ganado, calientan la atmósfera, lo que hace que el permafrost se descongele y libere más gases de efecto invernadero.


Esto provoca más calentamiento, más descongelación y más emisiones, amenazando con provocar los peores impactos del cambio climático mucho más rápido de lo previsto.

El permafrost amenaza los objetivos climáticos globales - aquí

"Es probable que esto se acelere debido a la escala del calentamiento que estamos viendo en el Ártico", dijo a Al Jazeera Rachael Treharne, ecóloga del Ártico en el Centro de Investigación Climática Woodwell, que estudia el impacto del descongelamiento del permafrost y los incendios forestales en el cambio climático.


"Ya estamos ante cambios irreversibles".


No podemos controlar la naturaleza

Las advertencias se producen en vísperas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, o COP26, que muchos consideran la última oportunidad para evitar una catástrofe medioambiental mundial.


En la conferencia, que se celebrará en Glasgow (Escocia) del 31 de octubre al 12 de noviembre, se podrían elaborar planes para reducir las emisiones de carbono.


El Ártico ya se ha calentado más de 2°C por encima de su media preindustrial, y se prevé que las temperaturas sigan aumentando.


Estas latitudes septentrionales se están calentando a un ritmo que duplica la media mundial debido a la rápida pérdida de hielo marino, que sustituye una superficie blanca muy reflectante por el negro azulado del mar, que absorbe mucho calor.


Los científicos se han visto sorprendidos por el hecho de que el aumento de las temperaturas que favorece el deshielo del permafrost se esté produciendo unos 70 años antes de lo previsto.

El permafrost ártico se está derritiendo a niveles que no se esperaban hasta 2090 - aquí

El potencial contaminante del permafrost comienza cuando las condiciones más húmedas y cálidas del suelo en proceso de descongelación hacen que los microbios produzcan dióxido de carbono o metano al alimentarse de la materia orgánica en descomposición del suelo pantanoso y antes duro.


La descongelación del lecho rocoso agrava este problema. A medida que aumentan las temperaturas y cambian las presiones, los depósitos congelados de metano y otros hidrocarburos que se producen de forma natural en el interior del permafrost se convierten en gas, que puede liberarse a través de grietas a la atmósfera.

La tierra en el Ártico ruso estalla "como una botella de champán - aquí

"Podemos controlar más o menos la quema de combustibles fósiles mediante decisiones políticas y regulaciones económicas", afirma Dmitry Zastrozhnov, profesor y geólogo del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Estatal de San Petersburgo que estudia la liberación de metano de las zonas calcáreas de Siberia. "Pero no podemos pedir al permafrost que deje de liberar metano. No podemos controlar la naturaleza".


Los científicos también han detectado la liberación acelerada de estos potentes gases de efecto invernadero en el Océano Ártico, frente a la costa siberiana del norte de Rusia.


Conocidos como hidratos, los cristales formados por moléculas de gas metano atrapadas entre moléculas sólidas de agua se colapsan al aumentar las temperaturas. A continuación, se vierten a la atmósfera tras alcanzar la superficie en forma de burbujas.


Descongelamiento abrupto

La creciente frecuencia y gravedad de los incendios forestales en el Ártico y las regiones boreales emiten grandes cantidades de carbono, no sólo por la combustión, sino también por someter al permafrost a un mayor deshielo.

Siberia está en llamas - de nuevo, y este año los incendios forestales empezarón temprano - aquí
El permafrost arde con cientos de incendios forestales en la región más fría del mundo - aquí
Las temperaturas del suelo alcanzan 48ºC en el Círculo Polar Ártico -aquí

El año pasado, estos incendios sin precedentes liberaron un 35% más de CO2 que en 2019, que a su vez fue el récord anterior de emisiones de incendios forestales en el Ártico.


Estos incendios se produjeron en medio de una ola de calor siberiana que batió récords, ya que las temperaturas alcanzaron un máximo de 38°C -la temperatura más alta jamás registrada en el Círculo Polar Ártico- en una ciudad que, más de un siglo antes, había registrado la temperatura más fría del hemisferio norte. Al mismo tiempo, el hielo marino del Ártico se redujo a su segundo nivel más bajo registrado.


Estos problemas se ven agravados por una serie de procesos conocidos colectivamente como "deshielo abrupto", que provocan la aparición de cicatrices en el paisaje del Ártico.


La descongelación del permafrost denso como el hielo puede desencadenar un hundimiento gradual o incluso un amplio colapso del suelo, exponiendo el permafrost profundo a una mayor descongelación y liberando aún más carbono a la atmósfera.


Descubrir el ritmo y la cantidad de descongelación del permafrost es clave para comprender la rapidez y la importancia de reducir las emisiones causadas por el hombre. Un trabajo publicado en 2018 descubrió que el descongelamiento abrupto impulsa la liberación de carbono antiguo hasta un 190% en comparación con el descongelamiento gradual.


"No tenemos que esperar 200 o 300 años para obtener estas grandes liberaciones de carbono del permafrost", dijo Katey Walter Anthony en la Universidad de Alaska, quien dirigió el estudio. "Dentro de mi vida, de la vida de mis hijos, debería estar aumentando".


Crisis humanitaria

A principios de este año, los investigadores advirtieron que estos procesos de emisión de gases no se tienen plenamente en cuenta en las proyecciones globales, lo que significa que esas proyecciones son probablemente demasiado bajas, lo que hace más difícil que el mundo frene el cambio climático.

El permafrost amenaza los objetivos climáticos globales - aquí
La emisión de carbono del permafrost ártico subestimada en un 14% - aquí

Esto reduce en gran medida la cantidad de gases de efecto invernadero que los seres humanos pueden emitir para limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales, un objetivo clave del Acuerdo de París de 2015 sobre el clima.


"Es urgente incorporar los últimos datos científicos sobre las emisiones de carbono procedentes del deshielo del permafrost y los incendios forestales del norte", afirman los autores del estudio.


El problema es que se trata de procesos extremadamente complejos, que ocurren en una de las regiones más grandes y remotas del mundo. La clave es un mejor escrutinio y colaboración.


"Tenemos que invertir más en sistemas de vigilancia y combinar todos los esfuerzos de las distintas disciplinas para entenderlo mejor y modelizarlo", dijo el geólogo Zastrozhnov.


Además del impacto global, cuatro millones de personas viven en el Ártico. Estas comunidades locales están en la punta de un paisaje cambiante, enfrentándose a más desprendimientos de tierra, cursos de agua interrumpidos e infraestructuras dañadas.


El mercurio se filtra desde el permafrost derretido a los ríos y se acumula en la cadena alimentaria. Los depósitos de petróleo se filtran a medida que la tierra cede. Las comunidades se ven obligadas a desplazarse mientras se producen estragos en las fuentes tradicionales de alimentos, clave para el bienestar de los pueblos indígenas que han coexistido con este hábitat único durante miles de años.


"Estamos asistiendo a una crisis humanitaria", dijo Treharne. "El suelo se está derrumbando literalmente bajo sus pies. Estamos subestimando la urgencia de lo que tenemos que hacer".

Más del 40% de los edificios del ártico ruso empiezan a desmoronarse - aquí

A pesar de la promesa de las instalaciones de captura de carbono que eliminan las emisiones de la atmósfera -e incluso la repoblación de los ecosistemas de la Edad de Hielo para frenar el deshielo-, los expertos dijeron que una solución supera a todas las demás. "El deshielo del permafrost es como un enorme camión que va ganando velocidad, y tiene una distancia de frenado", dijo Treharne. "Aunque reduzcamos el calentamiento, el permafrost va a seguir respondiendo a ese pico de temperatura y bombeando carbono. Si queremos minimizar las emisiones de carbono del permafrost, tenemos que reducir las emisiones globales ahora".

El renacimiento del mamut lanudo - aquí
¿Cuánto empeorará el cambio climático con el deshielo del permafrost ártico? - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram