top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Emanuele Coccia: Metamorfosis, la continuidad de la vida

Actualizado: 19 ene

Coccia es reconocido actualmente como una de las voces más originales del pensamiento filosófico contemporáneo, en el cruce entre la filosofía y una etología generalizada de la vida.


 

"En el comienzo éramos todas y todos el mismo viviente. Hemos compartido el mismo cuerpo y la misma experiencia. Las cosas no han cambiado tanto desde entonces. Hemos multiplicado las formas y las maneras de existir, pero todavía hoy somos la misma vida. Desde hace millones de años, esta vida se transmite de cuerpo en cuerpo, de individuo en individuos, de especie en especies, de reino en reino. Desde luego, ella se desplaza, se transforma, pero la vida de cualquier ser vivo no comienza con su propio nacimiento: es mucho más antigua.


Consideremos nuestras existencias. Nuestra vida, lo que imaginamos como la que hay de más íntimo e incomunicable en nosotros, no viene de nosotros, no tiene nada de exclusivo ni personal: nos fue transmitida por otro, animó otros cuerpos, otras parcelas de materia distinta a la que nos alberga. Durante nueve meses, la inapropiabilidad e inasignabilidad de la vida que nos anima y nos despierta fueron una evidencia física, material. Fuimos el mismo cuerpo, los mismos humores, los mismos átomos que nuestra madre. Somos esa vida, que comparte el cuerpo de otro, prolongada y dirigida a otra parte.


El aliento de otro se prolonga en el nuestro, la sangre de otro circula en nuestras venas, el ADN que otro nos dio esculpe y cincela nuestro cuerpo. Si nuestra vida comienza mucho antes de nuestro nacimiento, también se termina mucho después de nuestra muerte. Nuestro aliento no se agota en nuestro cadáver: alimentará a todos los que encuentren en él una Cena sagrada.


Nuestra humanidad tampoco es un producto originario y autónomo. También es la prolongación y la metamorfosis de una vida anterior. Más precisamente, es una invención que algunos primates -otra forma de vida- supieron extraer de su propio cuerpo -de su aliento, de su ADN, de su manera de vivir- para hacer existir de otra manera la vida que los habitaba y los animaba. Son ellas y ellos quienes nos transmitieron esta forma -y quienes a través de la forma humana continúa viviendo en nosotros-. Los primates mismos, de hecho, también son una experimentación, una apuesta lanzada por otras especies, por otras formas de vida. La evolución es una mascarada que se despliega en el tiempo y no en el espacio; que permite a cualquier especie, de era en era, portar una máscara nueva en relación a la especie que la engendro, y a las hijas e hijos, no dejarse reconocer por ni reconocer más a sus padres. Y, sin embargo, a pesar de ese cambio de mascara, especies-madres y especies-hijas son una metamorfosis de la misma vida. Cada especie es un mosaico de pedazos sacados de otras especies. Nosotros, las especies vivientes, jamás hemos dejado de intercambiar piezas, líneas órganos, y lo que cada uno de nosotros es, lo que llamamos “especie”, es solo el conjunto de las técnicas de cada ser vivo tomó prestado de los otros. A causa de esta continuidad en la transformación toda especie comparte con centenares de otras una infinidad de rasgos. El hecho de tener ojos, orejas, pulmones, una nariz, sangre caliente, lo compartimos con millones de otros individuos, con miles de otras especies -y en todas esas formas somos humanos solo parcialmente. cada especie es la metamorfosis de todas las que la precedieron. Una misma vida que se improvisa un cuerpo nuevo y una forma nueva con el fin de existir de manera diferente.


Es la significación mas profunda de la teoría darwiniana de la evolución, aquella que la biología y el discurso público no quieren oír: las especies no son sustancias, no son entidades reales. Son “juegos de vida” (en el mismo sentido en que para el discurso se habla de “juegos de lenguaje”), configuraciones inestables y necesariamente efímeras de una vida que ama transitar y circular de una forma a la otra. Todavía no hemos extraído todas las consecuencias de la intuición darwiniana: afirmar que las especies están vinculadas por una relación genealógica no significa simplemente que los vivientes constituyen una gran familia o un clan. Significa, sobre todo, establecer que la identidad de cada especie es puramente relativa: si los monos son los padres y los hombres los hijos, solo somos humanos por y de cara a los monos, así como cada uno de nosotros no es hija o hijo en sentido absoluto, sino solamente en relación con su madre y su padre. Toda identidad especifica define exclusivamente la formula de la continuidad -y de la metamorfosis- con las otras especies.


Estas consideraciones se aplican también al conjunto de los vivientes. No hay ninguna oposición entre lo viviente y lo no-viviente. Todo viviente está en continuidad no solamente con lo no-viviente, sino que también es su prolongación, su metamorfosis, su expresión más extrema.


La vida es siempre la reencarnación de lo no-viviente, el bricolaje del mineral, el carnaval de la sustancia telúrica de un planeta -Gaia, la Tierra- que no cesa de multiplicar sus rostros y sus modos de ser en la partícula mínima de su cuerpo dispar, heteróclito. Cada yo es un vehículo para la Tierra, un navío que permite que el planeta viaje sin desplazarse."



MAS DE EMANUELE COCCIA

Emanuele Coccia:"Las plantas demuestran que vivir juntos no es una cuestión comunitaria ni política" - aquí

¡Aprendamos a aceptar la parte vegetal que hay en nosotros! - aquí 


MAS SOBRE NEUROBIOLOGÍA DE LAS PLANTAS

Stefano Mancuso: El futuro es vegetal - aquí

Stefano Mancuso: "Se puede anestesiar a las plantas" - aquí



MAS SOBRE LAS PLANTAS

  • Descubren que las plantas enseñan a sus descendientes a adaptarse al cambio climático - aquí

  • Nunca subestime la inteligencia de los árboles - aquí 

  • Pensar como un árbol. Los bosques como holobiontes - aquí 

  • Escuchando a los árboles madre - aquí 

  • La naturaleza no es una máquina: la tratamos así por nuestra cuenta y riesgo - aquí 

  • Cómo cultivar mundos habitables: Diez pasos (no tan fáciles) para la vida en el Plantropoceno - aquí 

  • Holobionte -Invadido por criaturas alienígenas: después de todo, no eran hostiles - aquí 

  • ¿Las plantas son políticas? - aquí 

  • Dusan Kazic: Post-Producción: un mundo sin producción es posible de imaginar - aquí 

  • Robin Wall Kimmerer: Las bayas silvestres y una economía de la abundancia - aquí

  • Cómo cultivar mundos habitables: Diez pasos (no tan fáciles) para la vida en el Plantropoceno - aquí 

  • Pensar como un árbol. Los bosques como holobiontes - aquí 

  • La magia del musgo y lo que nos enseña sobre el arte de la atención a la vida en todas las escalas - aquí 

  • Para pensarlo - Las plantas de porotos muestran signos de intención, dicen los científicos - aquí 

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page