top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

¿Un mundo en el que tu jefe espía tus ondas cerebrales? Ese futuro está cerca



Fuente: The Guardian - Por Hamilton Nolan - 9 de febrero de 2023

Nota de Climaterra: La lucha actual y de los próximos años/décadas es y será la del control de la población. En un mundo muy volátil, con múltiples crisis (climática, ecológica, social, energética, de confianza en las instituciones) y sin que al sistema le quede mucho para dar, las estructuras de poder van a redoblar la apuesta para eliminar las voces disidentes (como le pasa al físico español Antonio Turiel, a los que cuestionan la guerra de Ucrania, a los científicos que cuestionaron las vacunas), penalizar las protestas, centralizar el poder, extender los tentáculos de la vigilancia y el control del capital (con la excusa de nuestra seguridad, salud, bienestar, etc.) reduciendo derechos y libertades individuales. Y si no ofrecemos resistencia irán por todo: en agenda ya tienen la identidad digital, los pasaportes digitales y la moneda digital, que si se implementan, la vida humana se volverá, aún más, una distopia.


A continuación el artículo de The Guardian sobre un paso más en ese sentido:

 

El reptiliano Foro Económico Mundial de Davos, donde los amos del universo se reúnen para felicitarse por su benévola dictadura, alberga muchas ideas siniestras. Compartir las últimas ideas siniestras con los líderes empresariales es, en esencia, la razón de ser del evento. Este año, uno de los debates más espeluznantes de todos se desarrolló bajo el disfraz del progreso y la productividad.


Nita Farahany, profesora de la Universidad de Duke y futurista, hizo una presentación en Davos sobre neurotecnología que está creando "transparencia cerebral", algo que antes se asociaba más con una bala en la cabeza. Las nuevas tecnologías, que según Farahany se están implantando en lugares de trabajo de todo el mundo, pueden resultar casi igual de destructivas. Incluyen una variedad de sensores portátiles que leen los impulsos eléctricos del cerebro y pueden mostrar el grado de fatiga, si uno está concentrado en la tarea que tiene entre manos o si la atención se desvía. Según Farahany, miles de empresas ya han conectado a estos dispositivos a trabajadores que van desde maquinistas de tren a mineros, en nombre de la seguridad laboral. Pero de lo que realmente estamos hablando es de la vigilancia del lugar de trabajo.


Ya no bastará con aparentar que se trabaja duro: las propias ondas cerebrales podrían revelar que se está holgazaneando.

Farahany imagina un futuro próximo en el que todos los oficinistas llevarían un pequeño dispositivo que registraría constantemente su actividad cerebral, creando un registro omnipotente de sus pensamientos, atención y energía que el jefe podría estudiar a su antojo. Ya no bastaría con aparentar que se trabaja duro: las propias ondas cerebrales podrían revelar que se está holgazaneando.


Farahany reconoce que podría haber inconvenientes: "Si se hace mal, podría convertirse en la tecnología más opresiva que jamás hayamos introducido a gran escala". Sin embargo, parece más entusiasmada con la promesa de la tecnología para las empresas, afirmando con bastante mojigatería que el "bossware" de vigilancia en el lugar de trabajo que existe hoy en día tiende a enfadar a los empleados "incluso cuando mejora sus vidas". También presentó una diapositiva en la que se mostraba que nueve de cada diez empleados afirman perder el tiempo en el trabajo todos los días, y opinó que, después de todo, tal vez hubiera "buenas razones" para que los empresarios quisieran vigilar a todo el mundo. Este es el tipo de lógica que tiene sentido para las personas cuyo trabajo consiste en volar a Suiza para asistir a conferencias internacionales en lugar de, por ejemplo, trabajar en una gasolinera.


Farahany es una persona muy inteligente. Pero su entorno profesional puede haberla inducido a creer falsamente que las empresas no cometerán los actos más atroces imaginables con tal de obtener un dólar más de beneficio. Sostiene que estas tecnologías ofrecen ventajas prometedoras para que las personas mejoren sus propias experiencias en el trabajo, y que siempre que "tomemos la decisión de utilizarlas bien", y operemos desde un principio de partida de "libertad cognitiva" para proteger la elección individual, el futuro de la vigilancia en el lugar de trabajo puede ser uno en el que tanto los trabajadores como las empresas salgan fortalecidos gracias a la lenta evolución de nuestros cerebros hacia mecanismos cibernéticos, conectados y medidos.


Me temo que esa sensación fundamental de optimismo es tremendamente ingenua. No hace falta ser futurista para adivinar cómo irá esto. El "bossware" es habitual hoy en día, en forma de tecnologías menos llamativas pero igualmente invasivas de todo tipo: qué teclean los trabajadores, qué miran, cuánto tiempo están "inactivos" en sus teclados, cómo conducen, dónde se detienen, cuándo pisan el freno, cuán de directa es la ruta que siguen. Una base de datos de bossware de Coworker.org descubrió que ya se utilizan más de 550 productos en los lugares de trabajo. Se mire donde se mire, los trabajadores son rastreados, vigilados, medidos, puntuados, analizados y penalizados por programas informáticos, supervisores humanos e inteligencia artificial, con el objetivo de exprimir hasta el último céntimo de productividad de las defectuosas y frágiles unidades de trabajo de carne y hueso que, lamentablemente, deben ser utilizadas como empleados hasta que los robots adquieran un poco más de destreza manual. El colmo es que, en la mayoría de los casos, las personas que soportan la vigilancia cobran mucho menos que las que la ejercen.


Todo esto plantea la pregunta: ¿qué compra exactamente su empleador cuando le da un cheque? Para los jefes, la respuesta es sencilla: "Todo". Un principio básico del capitalismo es que el empresario es dueño del empleado. Los últimos cientos de años de progreso humano pueden leerse como una lenta batalla de la humanidad para liberarse de este derecho de pesadilla. Durante siglos, por supuesto, los empresarios han sido dueños de las personas. Incluso después de verse obligados a renunciar a la esclavitud, intentaron mantener el mayor grado posible de control. Las empresas del carbón eran propietarias de las casas en las que vivían sus trabajadores. La Cámara de Comercio es dueño de los políticos locales que crean las políticas públicas que rigen las ciudades donde viven los trabajadores. Y durante mucho tiempo se consideró rutinario despedir y poner en la lista negra a cualquier trabajador que hiciera cosas molestas en su tiempo libre, como "hablar de comunismo" u "organizar un sindicato". La suma total de las leyes de derechos civiles, las leyes de derechos laborales y las regulaciones corporativas de todo el siglo pasado no han sido suficientes para erradicar la firme convicción de las empresas de que, cuando te dan un salario, te están comprando la vida entera.


Así las cosas, resulta evidente que conceder a las empresas la capacidad de controlar nuestras ondas cerebrales no es tanto una pendiente resbaladiza como una autopista de sentido único hacia el panóptico. Incluso si dejamos a un lado las oportunidades obvias que esto proporciona a las empresas para deprimir indebidamente los salarios y construir casos para despedir a activistas laborales, la normalización de esta tecnología representa un encogimiento del espacio de los humanos y un crecimiento del espacio para el capital. El tiempo diario que nos pertenece a nosotros y no al trabajo disminuye aún más. El espacio en el que puedes ser una persona en lugar de una unidad económica se hace más pequeño. Lo que las empresas nunca discuten es el hecho de que, una vez que les permitimos reclamar este tiempo y este espacio y estos datos como suyos, nunca jamás querrán volver a cedérnoslos.


En Davos, Farahany dijo que la neurotecnología en el lugar de trabajo "tiene una posibilidad distópica". Pero no es una afirmación lo bastante rotunda. En ausencia de una regulación estricta, tiene una certeza distópica. Esperar a ver cómo acaba todo esto es una idea muy peligrosa. El mayor error que se puede cometer con las distopías es suponer que nunca se hacen realidad.


MAS SOBRE NUEVA FASE CAPITALISTA DE MANIPULACION Y CONTROL AUTORITARIO


  • Sobre la fusión secreta y en curso de Sillicon Valley y las agencias de inteligencia de EEUU - aquí

  • Un sistema en soporte vital: nueva fase capitalista de manipulación y violencia autoritaria - aquí

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí


MAS SOBRE GLOBALIZACION Y CORPORACIONES

  • ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí

  • Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de las empresas armamentísticas? - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - AQUÍ

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí

  • Blackrock, Vanguard,State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí

  • ¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí

  • TECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí






1 Comment


UnoGeeks Training
UnoGeeks Training
Mar 21

Thanks for the informative article. Unogeeks is the top Oracle Integration Cloud Training Institute, which provides the best <a href="https://unogeeks.com/oracle-integration-cloud-training"> Oracle Integration Cloud (OIC) Training </a>

Like

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page