• Homo consciens

Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo



Fuente: The Converstation - 10 de mayo de 2017

Autores - Jan Fichtner - Investigador postdoctoral en Ciencias Políticas, Universidad de Ámsterdam

Eelke Heemskerk - Profesor asociado de Ciencias Políticas , Universidad de Ámsterdam

Javier García-Bernardo - Candidato a doctor, Universidad de Ámsterdam


NOTA DE CLIMATERRA: En realidad State Street también es propiedad de Vanguard y de Blackrock, y Blackrock es propiedad de Vanguard....y de Vanguard no sabemos. (Puede presionar los links para ver las composiciones accionarias)


Se está produciendo un cambio fundamental en la inversión bursátil, y los efectos derivados están a punto de tener un impacto dramático en la América corporativa.


En el pasado, los particulares y las grandes instituciones invertían sobre todo en fondos de inversión de gestión activa, como los de Fidelity, en los que los gestores de fondos seleccionan acciones con el objetivo de ganarle al mercado. Pero desde la crisis financiera de 2008, los inversores se han decantado por los fondos indexados (o de gestión pasiva), en donde los que los gerencian básicamente compran acciones de todas las empresas de un determinado índice bursátil, como el S&P 500.


La magnitud del cambio es asombrosa: de 2007 a 2016, los fondos de gestión activa han registrado salidas de fondos de aproximadamente 1.200.000 millones de dólares, mientras que los fondos indexados tuvieron entradas de más de 1.400.000 millones de dólares.


En el primer trimestre de 2017, en los fondos indexados ingresaron más de 200.000 millones de dólares, el mayor valor trimestral registrado.



¿Democratización del mercado?

Este cambio, posiblemente el mayor de la historia en materia de inversiones, se debe en gran parte a los costes mucho más bajos de los fondos indexados.


Los fondos de gestión activa analizan el mercado, y sus gestores están bien pagados por su trabajo. Pero la gran mayoría no son capaces de ganarle sistemáticamente al índice.


Entonces, ¿por qué pagar entre el 1% y el 2% de comisiones cada año por los fondos activos cuando los fondos indexados cuestan una décima parte de eso y ofrecen el mismo rendimiento?


Algunos observadores han alabado esta evolución como la "democratización de la inversión", porque ha reducido considerablemente los gastos de los inversores.


Pero otros efectos de este cambio sísmico distan mucho de ser democratizadores. Una diferencia crucial entre el sector de los fondos activos y el de los fondos indexados es que el primero está fragmentado, formado por cientos de gestores de activos diferentes, tanto pequeños como grandes.


En cambio, el sector de los fondos indexados, de rápido crecimiento, está muy concentrado. Está dominado por sólo tres gigantescos gestores de activos estadounidenses: BlackRock, Vanguard y State Street - lo que llamamos los Tres Grandes.




Dejando a un lado la reducción de las comisiones, el auge de los fondos indexados ha supuesto una concentración masiva de la propiedad de las empresas. Juntos, BlackRock, Vanguard y State Street tienen casi 11 billones de dólares en activos bajo gestión (NOTA DE CLIMATERRA: 5 años después de haberse escrito este documento los 3 fondos manejan 22 billones de dólares en activos, y son los accionistas mayoritarios en más del 96% de las empresas del S&P500). Eso es más que todos los fondos soberanos juntos y más de tres veces la industria mundial de fondos de cobertura.


En un paper publicado recientemente, nuestro proyecto de investigación CORPNET trazó un mapa exhaustivo de la propiedad de los Tres Grandes. Descubrimos que las Tres Grandes, en conjunto, se han convertido en el mayor accionista del 40% de todas las empresas que cotizan en bolsa en Estados Unidos.



Figura 1: Red de propiedad de las Tres Grandes en las empresas estadounidenses que cotizan en bolsa. (Véase nuestro documento para la explicación de los colores). Fichtner, Heemskerk y García-Bernardo (2017)


En 2015, estas 1.600 empresas estadounidenses tenían unos ingresos combinados de unos 9,1 billones de dólares, una capitalización de mercado de más de 17 billones de dólares y empleaban a más de 23,5 millones de personas.


En el S&P 500 -el índice de referencia de las mayores empresas estadounidenses- la situación es aún más extrema. Juntos, los Tres Grandes son el mayor accionista individual en casi el 90% de las empresas del S&P 500, incluyendo Apple, Microsoft, ExxonMobil, General Electric y Coca-Cola. Este es el índice en el que invierte la mayoría de la gente. (NOTA DE CLIMATERRA: en 2022 los 3 fondos son los accionistas mayoritarios en más del 96% de las empresas del S&P500).




Figura 2: Estadísticas sobre la propiedad de las Tres Grandes en las empresas estadounidenses que cotizan en bolsa. Fichtner, Heemskerk y García-Bernardo (2017)


El poder de los inversores pasivos

Con la propiedad de las empresas viene el poder de los accionistas. BlackRock argumentó recientemente que legalmente no era el "propietario" de las acciones que posee, sino que actúa como una especie de custodio de sus inversores.


Eso es un tecnicismo que deben resolver los abogados. Lo que es innegable es que las Tres Grandes ejercen los derechos de voto vinculados a estas acciones. Por lo tanto, tienen que ser percibidos como propietarios de facto por los ejecutivos de las empresas.


De hecho, estas empresas han declarado públicamente que pretenden ejercer su influencia. William McNabb, presidente y consejero delegado de Vanguard, dijo en 2015 que "En el pasado, algunos han asumido erróneamente que nuestro estilo de gestión predominantemente pasivo sugiere una actitud pasiva con respecto al gobierno corporativo. Nada más lejos de la realidad".


Cuando analizamos el comportamiento de voto de las Tres Grandes, descubrimos que lo coordinan a través de departamentos centralizados de gobierno corporativo. Esto requiere un esfuerzo importante porque técnicamente las acciones están en manos de muchos fondos individuales diferentes.


Por lo tanto, sólo tres empresas ejercen un enorme poder potencial sobre las empresas estadounidenses. Sin embargo, resulta interesante comprobar que las tres grandes empresas votan a favor de la dirección en aproximadamente el 90% de las votaciones de las juntas generales anuales, mientras que votan mayoritariamente en contra de las propuestas patrocinadas por los accionistas (como las peticiones de presidentes independientes de los consejos de administración).


Una de las interpretaciones es que BlackRock, Vanguard y State Street son reacios a ejercer su poder sobre las empresas. Otros se preguntan si los tres grandes quieren realmente este poder de voto, ya que buscan principalmente minimizar los costes.


Se puede ver un video explicativo en inglés aquí

¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ

Monopolio corporativo estadounidense

¿Cuáles son las consecuencias futuras de la propiedad en común -sin precedentes- de las Tres Grandes?


La investigación es aún incipiente, pero algunos economistas ya sostienen que esta concentración de poder accionarial podría tener efectos negativos sobre la competencia.


A lo largo de la última década, numerosas industrias estadounidenses han pasado a estar dominadas por sólo un puñado de empresas, desde la aviación hasta la banca. Las tres grandes, vistas en conjunto, son prácticamente siempre el mayor accionista de los pocos competidores que quedan en estos sectores.


Este es el caso de American Airlines, Delta y United Continental, así como de los bancos JPMorgan Chase, Wells Fargo, Bank of America y Citigroup. Todas estas empresas forman parte del S&P 500, el índice en el que invierte la mayoría de la gente.


Sus CEO son probablemente muy conscientes de que las Tres Grandes son el accionista dominante de su empresa y lo tendrían en cuenta a la hora de tomar decisiones. Por lo tanto, podría decirse que las aerolíneas tienen menos incentivos para bajar los precios porque hacerlo reduciría los beneficios globales de las Tres Grandes, su propietario común.


De este modo, las Tres Grandes pueden estar ejerciendo una especie de "poder estructural" emergente sobre gran parte de la América corporativa.


Lo hayan buscado o no, las Tres Grandes han acumulado un extraordinario poder accionarial, y siguen haciéndolo. Los fondos indexados son un negocio de escala, lo que significa que en este momento los competidores tendrán muchas dificultades para ganar cuotas de mercado.


En muchos aspectos, el auge de los fondos indexados está convirtiendo a BlackRock, Vanguard y State Street en algo parecido a empresas de servicios públicos de bajo coste con una posición casi monopolística. Ante semejante concentración de propiedad y, por tanto, de poder potencial, cabe esperar que en los próximos años aumenten las demandas de un mayor escrutinio regulador del nuevo "consejo de administración permanente de facto" de las empresas estadounidenses.


MAS SOBRE GLOBALIZACION Y CORPORACIONES


  • ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - AQUÍ

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí

  • ¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí

  • TECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram