• Homo consciens

¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa

Actualizado: 23 ago



'Dadme el control de la moneda de un país y no me importará quién hace las leyes' - Mayer Amschel Rothschild


Para Climaterra - Por Carolina Flynn - Agosto 2022

Agradecimiento especial a Luis Lafferriere, Contador Público y Profesor universitario en Economía Política de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) y de la Universidad Nacional del Litoral (Argentina) por los comentarios realizados.


Es indiscutible que la hegemonía estadounidense se basa, además de en su poderío militar y económico, en la presencia dominante de su moneda en la economía global, es decir en el monopolio de la "fabricación" de dólares de la Reserva Federal.


El dólar es y ha sido la principal moneda de reserva y de referencia del mundo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando se decide adoptarla como divisa internacional durante los Acuerdos de Bretton Woods. La adopción se realizó bajo la condición de que la Reserva Federal la respaldara con oro pero a partir de 1971 este requerimiento se abandona. Desde ese momento el dólar se convirtió en una moneda fíat (moneda por decreto) respaldada por el gobierno estadounidense y sin valor intrínseco.


Gráfico 1 - Fuente: FMI : A pesar del declive, el dólar es la moneda preponderante en las reservas de los países.
Gráfico 2 - Figura: Participación del euro y el dólar en los pagos internacionales.


Y en una sociedad materialista como la nuestra, es decir una sociedad donde el sentido vital del ser humano se reduce a alcanzar el bienestar material, al que se asocia con la felicidad, es indudable que, el que tiene el poder de decidir cuándo, cuánto y cómo imprimirlo (ya sin ningún tipo de restricciones al no requerirse respaldo), y además puede echar mano a su creación cuando las cosas se ponen difíciles, tendrá una ventaja considerable con respecto a los demás agentes económicos.


Un tema central para entender el sistema en el que todos somos jugadores obligados, es conocer en manos de quiénes están esas decisiones, esto es de aumentar o disminuir la oferta monetaria de dólares.


La respuesta obvia es que está en manos del poderoso banco central de Estados Unidos, el Sistema de la Reserva Federal. Es la Fed, cómo se la conoce popularmente, quién decide la cantidad de dólares que habrá en circulación. Pero la Fed no es un ente público gubernamental (sí, leyó bien) sino un consorcio público-privado, en donde tienen participación:

  • la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal como el aspecto público del sistema,

  • y 12 Bancos de la Reserva Federal en los 12 distritos, por la parte privada. Según la Ley de la Reserva Federal de 1913, cada uno de estos 12 bancos son propiedad de sus bancos comerciales miembros, los que originalmente aportaron el capital para mantenerlos en funcionamiento. Pero estos 12 bancos no tienen igual peso, por lejos el Banco de la Reserva Federal de Nueva York es el más importante por cantidad de activos (aquí y aquí ) y por peso político dado que es desde donde se aplica la política monetaria de Estados Unidos con influencia global, es el único de los 12 bancos regionales de la Reserva Federal que cuenta con una mesa de operaciones con contacto directo con Wall Street, y tiene un lugar permanente en el FOMC, Comité de Mercado abierto Federal1.

Por otro lado, y para licuar aún más el poder público sobre esta institución, la Fed es autónoma, es decir opera independientemente del gobierno federal estadounidense y por lo tanto no recibe órdenes ni de la Casa Blanca ni del Congreso estadounidense. Recién con la crisis del 2008, y luego del millonario salvataje al sector financiero, se consiguió que el poder legislativo realizara una auditoria ex-post a ciertas actividades de la Fed.


Es más, esas mismas Reservas Federales propiedad de los bancos miembros en sus distritos, regulan a esos mismos bancos.


 

Para entender la Organización del Sistema de la Reserva Federal

Gráfico 3

Figura: Organización del Sistema de la Reserva Federal

Junta de Gobernadores: 7 miembros elegidos por el Presidente de EEUU y confirmados por el Senado.

FOMC - Comité del Mercado abierto Federal: los 7 miembros de la Junta de Gobernadores más el presidente de la Reserva Federal de Nueva York más 4 de los 12 Presidentes de los Bancos de la Reserva Federal. El FOMC es el principal órgano de la política monetaria de los Estados Unidos.

Bancos de la Reserva Federal: 12 bancos operando 25 sucursales y 9 oficinas adicionales. Cada Banco tiene 9 directores:

3 Clases A que representan a la Banca;

3 Clases B - que representan al público, elegidos por los Bancos comerciales miembros de tamaños grande, medianos y pequeños.

Y 3 Clase C elegidos por la Junta de Gobernadores que representan al público.

Los directores de cada Banco eligen un Presidente, un Vice Presidente cuya elección y salario es aprobada por la Junta de Gobernadores.

Los salarios de los empleados de los bancos también son aprobados por la Junta de Gobernadores.

Bancos comerciales miembros: 3400 bancos (en el año 1999). Se clasifican por tamaño grandes, medianos y pequeños y así cada uno de ellos elige un Director Clase A y Clase B en cada Banco de la Reserva Federal.

Consejo Federal de asesoramiento: Asesora a la Junta de Gobernadores. Está conformado por 12 miembros, uno por cada distrito. y son elegidos por los Directores de cada Banco de la Reserva Federal.

 

El impacto de las decisiones de la Fed

Este consorcio que opera en una confusa esfera pública-privada y que no responde a órdenes del gobierno, y cuya constitución y elecciones de sus miembros no es muy transparente 2, es, no sólo el que tiene a su cargo la supervisión de las instituciones bancarias y financieras de Estados Unidos, sino el que termina decidiendo aspectos claves de la economía global al decidir la política monetaria de la moneda hegemónica internacional, bajando o aumentar las tasas de interés.


Esta simple decisión genera una cadena de impactos que terminan afectando el empleo mundial, los presupuestos de los hogares, los presupuestos de los países (se encarece su deuda) los tipos de cambio y por ende la competitividad misma de las industrias del mundo. Es decir sus decisiones impactan en la vida cotidiana de los habitantes del globo. No nos equivocaríamos en decir que es una de las instituciones más poderosas del mundo. Y no precisamente una sobre la que tengamos alguna incidencia los ciudadanos.


Tampoco no nos equivocaríamos si dijéramos que los que forman parte de ella, los bancos comerciales estadounidenses que integran los 12 Bancos del Sistema de la Reserva Federal, suelen quedar a salvo de cualquiera de estos impactos y beneficiarse mucho de sus decisiones.


El tema de la Fed y el dinero fiduciario es un tema muy complejo, así que nos abocaremos aquí, sólo a la cuestión de su propiedad y los beneficios o conflictos de intereses para quiénes la integran y cómo esto impacta globalmente.


¿Quiénes son los dueños de la Fed de Nueva York?

Uno de los mayores indicadores del nivel de opacidad de una institución de semejante influencia global, es la falta de información sobre qué participación accionaria tienen los más de 70 bancos comerciales miembros de la Fed de Nueva York.


El número de acciones, se basa en un porcentaje del capital y el superávit de cada banco miembro. Pero hasta hace poco, que porcentajes tenían cada uno, era una información no revelada. Y hoy cuesta mucho encontrarla. No está en la página web de la Reserva, ni en wikipedia, ni en artículos de los medios tradicionales.


Pero en febrero de 2020, la publicación Institutional Investor presentó un requerimiento de acceso a la información pública a la Fed de Nueva York, preguntando por las participaciones en el capital social de sus miembros desde 2007 a 2018, una información básica de transparencia que debería ser pública y al alcance de cualquiera.


Y la Fed respondió.

  • En 2018 el "Citibank, era la institución número 1 de la lista, con 87,9 millones de acciones del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, es decir, el 42,8% del total.

  • El accionista número 2 era JP Morgan Chase Bank, con 60,6 millones de acciones, lo que equivale al 29,5% del total. En otras palabras, los dos bancos juntos controlaban casi tres cuartas partes del capital social del banco regional más importante del Sistema de la Reserva Federal.

  • A partir de Citibank y JP Morgan, se produce una fuerte caída de las participaciones. El banco Morgan Stanley posee 4,8 millones y su filial Morgan Stanley Private Bank 2,8 millones de acciones, lo que supone una participación combinada del 3,7% en la Fed de Nueva York.

  • Goldman Sachs Bank USA poseía 8,3 millones de acciones, lo que equivale al 4% del total, y Bank of New York Mellon tenía 7,2 millones de acciones, o el 3,5%.


Algunos de los grandes tenedores son filiales de bancos extranjeros:

  • HSBC Bank USA, parte de HSBC Holdings PLC, con sede en Londres, poseía 12,6 millones de acciones, o el 6,1% del total de la Fed.

  • El Deutsche Bank Trust Co. Americas era propietaria de 1,7 millones de acciones, y Deutsche Bank Trust Company de 60.678 acciones, para una participación combinada del 0,87%.

  • Mizuho Bank (USA), una filial de Mizuho Financial Group, con sede en Tokio, poseía 819.344 acciones.

  • Industrial & Commercial Bank of China tenía 221.278 acciones.

Hay decenas de propietarios más pequeños, desde el Bank of Cattaraugus, que poseía 180 acciones, hasta el Cayuga Lake National Bank, con 375.

Gráfico 4

Sin embargo, el hecho de que dos bancos posean casi el 75% del capital de la Reserva Federal de Nueva York constituye una señal de alarma. Y esta concentración no ha cambiado mucho desde la crisis financiera: en 2007, JP Morgan poseía el 41,7% de las acciones de la Fed de Nueva York y Citibank el 36,6%, un 78,3% en total. De hecho tampoco es una sorpresa dada la preeminencia del mismo grupo de actores desde su conformación en 1913 (téngase en cuenta que en sus inicios el Citibank era el The National City Bank of New York, que en 1895 ya era el banco más grande de Estados Unidos.) Es decir los actores principales prácticamente no se han modificado desde los inicios de la Fed, más allá de algunos cambios de nombres.


Cuadro: Los 15 mayores bancos de Estados Unidos en 2022 por activos, según las últimas cifras de la Reserva Federal.

Gráfico 5

Pero si queremos ir hacia el fondo de la cuestión, la siguiente pregunta que nos deberíamos hacer es:


¿Quiénes constituyen el núcleo accionario de estos bancos?


Si presionan en los links verán que la composición accionaria del Citi y del JP Morgan, y de casi todos los grandes bancos (Morgan Stanley, Goldman Sachs, HSBC Holdings PLC, Wells Fargo, Bank of America, Deutsche Bank Trust Company, Mizuho Financial Group) la integran unas muy pocas empresas financieras, con un llamativo denominador común: Vanguard Group, State Street Corporation, BlackRock, JP Morgan, Goldman Sachs....


A continuación presentamos la situación accionaria a julio de 2022 de ambos bancos mayoritarios de la Fed de Nueva York. Si se suman las participaciones institucionales y de fondos mutuos de Vanguard estas alcanzan casi un 16%, adicionando las de Blackrock llegan a casi un 25% de participación y con State Street un 30%.

Gráfico 6 - Fuente Yahoo Finance - Holders

Pero hay que tener en cuenta que los demás accionistas de los bancos del Gráfico 6, tienen también como accionistas mayoritarios a estos dos gigantes y a State Street (puede hacer la prueba en Yahoo Finance poniendo el nombre en el buscador). Por lo tanto la influencia de Blackrock, Vanguard va más allá del 25%.


Y se intenta seguir entendiendo quién es el dueño de Blackrock, de Vanguard, de State Street, de Morgan Stanley, de Berkshire Hathaway, del Bank of New York Mellon , verá una telaraña de intermediarios en la que se repiten ¡los mismos nombres!, en la que todos son accionarios de todos y qué en algunos casos esa información no aparece (por ejemplo en el caso de Vanguard).


Por lo tanto, es realmente un núcleo muy reducido el que ejerce el control real sobre el sistema bancario del país norteamericano. Y del mundo.


Para que tengamos una idea del poder de estos titanes financieros, si sumamos las tenencias de activos en manos de Blackrock y Vanguard, estarían alcanzando un estimado de 20 a 25 billones de dólares, igualando los 23 billones de dólares del PBI de EEUU, la primera economía mundial3, y representando más del 20% del PBI mundial.


Y estos mismos fondos son también los accionistas principales de las corporaciones que dominan la economía mundial. Pensemos en lo que significaría en la valuación de esas empresas (que son gigantes, es cierto, pero no al lado de estos fondos de inversión) que Blackrock, Vanguard o State Street decidan vender su participación. Los grados de libertad de sus CEOs no son muy grandes.


No hace falta entender mucho de economía para darse cuenta que cualquier intento de hacer algo nuevo y distinto de lo que propone el sistema (ya sea a nivel individual o social) o generar una política que pueda perjudicar sus intereses, es sin excepción neutralizada por estos gigantes financieros.


Es decir que es el mismo diseño institucional y político-económico que hemos acordado globalmente (o nos fue impuesto), la implementación misma de la política monetaria por parte de la Fed realizada a través del sector bancario, es el que termina dando al sector financiero un poder estructural real que, luego de décadas de liberalización de capitales y flujos financieros termina sobrepasando a cualquier poder nacional e internacional.



Pero, ¿importa la propiedad de las acciones?

Ya vimos la influencia global de la Fed y su política monetaria pero nos queda por ver cuáles son las consecuencias de que sea determinada, al menos en parte, por bancos privados con intereses propios. ¿Qué peso tienen esos actores? ¿funcionan los mecanismos para que las decisiones que se tomen tengan cómo objetivo el bien público?


En primer lugar, según la reglamentación, la cantidad de acciones no desempeña ningún papel explícito en el complejo sistema electoral (otra de las cosas no muy transparentes del sistema) que determina la composición del consejo de administración de la Fed. Cada banco, independientemente de la posesión de acciones sólo tiene un voto para elegir a los directores del banco federal (su única responsabilidad como accionista). Y las acciones de la Reserva Federal tampoco pueden negociarse o ponerse en en garantía. Eso sí, cobran dividendos.


Pero los bancos accionistas como miembros de la Junta, claramente, tienen la enorme ventaja de la intervención directa en la política monetaria, es decir en la decisión de aumentar o bajar las tasas de interés y en la de aumentar o restringir la cantidad de dólares en circulación a través de la compra o venta de valores (generalmente bonos del gobierno) lo que les va a repercutir directamente en sus resultados. Además de contar con información clave y de antemano para tomar sus decisiones de inversión.


Durante los últimos años la Fed ha hecho ambas cosas.


Por un lado ha implementado tasas de interés muy bajas. De hecho, vienen bajando desde los años 80 y recientemente llegaron a estar en menos del 1% por muchos años.


Gráfico 7: Tasa efectiva de los fondos federales. Fuente: https://fred.stlouisfed.org/series/FEDFUNDS

Y por el otro lado, dado que las tasas ya no podían bajarse más, ha hecho uso de la otra herramienta de expansión monetaria, denominada flexibilización cuantitativa, la compra de bonos del tesoro. Y masivamente. De un mercado enorme la Fed tiene el 38% de los bonos del Tesoro a 10 y 30 años. Pero además, la mesa de operaciones de la Fed de Nueva York poseía el 25% de todos los vencimientos de la deuda del Tesoro en circulación.


Esto significa que se ha creado una demanda artificial de estos instrumentos, que ha permitido tipos de interés mucho más bajos de lo que habrían sido de otro modo.

Gráfico 8 - Balance de la Reserva Federal
  • Creación de dólares desde 2008 a 2022

  • Flexibilización cuantitativa 1 - 2008 a 2010: se crearon 1.4 billones de dólares

  • Flexibilización cuantitativa 2 - 2011 - 2012: se crearon 0.56 billones de dólares

  • Flexibilización cuantitativa 3- 2013 -2015: se crearon 1.7 billones de dólares

  • Flexibilización cuantitativa 4 - 2019 - 2022: se crearon 4.9 billones de dólares

Gráfico 8 b - La Fed y el Banco Central europeo, y la creación masiva de dinero.

Es decir se ha venido promoviendo una política monetaria muy expansiva desde la crisis del 2008. Desde ese momento hasta el 2020 los dólares en circulación se duplicaron y del 2020 hasta la fecha hubo un aumento de casi el 40%.


Gráfico 9: Oferta de dinero M2 desde 1960 a 2022 - https://fred.stlouisfed.org/series/WM2NS


Este dinero barato ha generado a nivel global:

Gráfico 10: Deuda global - Primer trimestre de 2022

1-Un aumento del endeudamiento tanto de privados cómo de los estados.

  • En 2014, la consultora McKinsey calculó que la deuda mundial ascendía a 199 billones de dólares, el 287% del PIB mundial

  • En 2022, pandemia de por medio, la deuda mundial alcanzó la cifra récord de 305 billones de dólares, el 348% del PIB global.

  • En el caso de EE.UU., la deuda ($30 billones) en relación con el PIB ha alcanzado una proporción del 130% (en el 2000 representaba el 57% del PBI). Pero la deuda total, incluida la de los privados es de $90 billones, más del 350% del PBI.

  • En el pasado, los salarios aumentaban con el aumento de productividad, lo que permitía aumentar el gasto y, por tanto, la demanda y el crecimiento. En las últimas décadas, en cambio, la demanda (y, por tanto, el crecimiento) depende cada vez más de un mayor endeudamiento. En consecuencia, los hogares de muchos países están muy endeudados. En 2015, la deuda de los hogares como porcentaje de su ingreso familiar alcanzó el 150% en el Reino Unido, el 110% en Estados Unidos, el 203% en Australia y el 292% en Dinamarca. Una gran parte de esto se debe a los préstamos hipotecarios. Y tengamos en cuenta el grave impacto que supondría una subida en las tasas de interés de las hipotecas.

  • El endeudamiento, en síntesis, ha llegado a definir la economía mundial misma en la búsqueda del crecimiento a través de la promoción del gasto para apuntalar la demanda global mundial 4.

Una página muy interesante para chequear la deuda de los países en tiempo real es https://www.usdebtclock.org/world-debt-clock.html y para chequear la deuda de Estados Unidos es https://www.usdebtclock.org/

Gráfico 11: Rentabilidad del S&P 500 frente a la inflación en los últimos 10 años*.

2- El mercado alcista más largo de la historia del mercado bursátil estadounidense; alza que empezó justamente con los inicios de esta política monetaria expansiva, en la crisis financiera en 2009 y duró 11 años, hasta que la pandemia del COVID-19 le puso fin. En este periodo, el índice S&P 500, tuvo ganancias de más del 400%.


En el gráfico 12 puede verse las intervenciones de la Fed aumentando la liquidez con la línea azul y la evolución del índice bursátil S&P 500 en la roja. La trayectoria de ambas sugiere que el repunte del mercado no estuvo impulsado tanto por los fundamentos de las empresas y sus perspectivas futuras, como por el respaldo de liquidez provista por la Reserva Federal.

Gráfico 12 - Balance Fed vs Indice bursátil S&P

Es decir que lo que hemos estado viendo en las últimas décadas es una economía impulsada por la deuda y la capitalización de los mercados financieros que fue posible por la generosa política de la Fed (que ellos integran) de creación de dinero.


Nada de libre mercado, sino un mercado manipulado para el provecho de unos pocos. Y por eso no puede sorprendernos la concentración de ingreso y riqueza que crece año a año.


3 - Una burbuja financiera de casi todo lista para explotar en cualquier momento: inmuebles, criptomonedas, bolsa... Y ya sabemos quiénes van a estar haciendo negocios cuando esto suceda.


Y entonces ¿Quiénes se terminaron beneficiando de las políticas de la Fed? ¿el público o el sector financiero?


Los principales beneficiarios de la política de más de una década de tasas bajas y del proceso de crear dinero electrónicamente de la Fed (flexibilización cuantitativa) que se usa para comprar activos financieros y bonos del Estado que son vendidos por los bancos comerciales y las instituciones financieras, han sido: los bancos y las entidades financieras, que han visto aumentar su liquidez, el precio de los bonos, y las ganancias en el mercado de acciones.


Los ingresos de los bancos desde 2010 a 2022, tuvieron un aumento del 26%:

A continuación se presenta la evolución de los ingresos trimestrales netos de los bancos estadounidenses desde 1985 a 2022, cómo puede verse no han parado de incrementar sus ganancias salvo en las crisis autoinflingidas del 2008 y del 2019 y luego en la crisis de la pandemia que veremos luego.


Gráfico 13 - Ingreso Neto Bancos EEUU

Es interesante compararlo con una serie discontinuada de la misma fuente donde los ingresos netos eran considerablemente superiores:



En un artículo del Finantial Times de enero de 2020 se mostraba que los mayores bancos habían duplicado sus beneficios desde 2009.


Gráfico 14 - 10 años en el sistema bancario estadounidense - Activos, empleados, Beneficios, ROE

Por otra parte los fondos de inversión más grandes, como Blackrock, Vanguard, (que resultan ser como ya vimos los accionistas principales de las entidades bancarias), han visto duplicar sus ingresos en 10 años y aumentar enormemente los activos bajo gestión.


Blackrock

Blackrock - Activos totales bajo gestión

2008 - 1er trimestre de 2022

Fuente: Statista

Vanguard - Activos totales bajo gestión

1975 - 1990 - 2005 - 2021

Gráfico 17 - Activos gestionados por Vanguard








Y por otro lado, este dinero creado de la nada y puesto en el mercado de crédito a tasas bajísimas y jugado en el casino financiero, luego es utilizado en la economía real y utilizado para comprar bienes reales. Por eso, este mismo sector que ha visto crecer los fondos que manejan y su influencia en toda la economía mundial con este enorme esquema Ponzi financiero está ahora comprando metales como plata y oro y han visto aumentar su participación en la economía real (desde la participación accionaria en las empresas más importantes, compra de bienes raíces, (y aquí), tierras agrícolas (y aquí) etc).


Y obviamente están en una posición muy favorable para hacer uso de esos recursos para comprar empresas en problemas, inmuebles, deuda en default, etc, cuando la subida de los tipos de interés dificulte el pago. De hecho el mayor propietario de inmuebles familiares y comerciales de Estados Unidos, Blackstone (¿adivine de quien es?) prepara una cifra récord de 50.000 millones de dólares para hacer "inversiones oportunas" en el sector inmobiliario durante la próxima crisis. Es decir cuando las familias no puedan pagar sus hipotecas, ahí estarán ellos para comprarlas a precio de remate.


La profundización de la financiarización de la economía global

Toda esto que estamos describiendo, esta inyección monumental de dinero, sin ninguna dirección explícita hacia el sector productivo (o real) lo que hizo, fundamentalmente, es continuar y profundizar la tendencia de inflar al sector financiero con respecto al sector de la economía real, valorizando capitales en la esfera financiera, sin un acompañamiento paralelo del crecimiento de la producción y el comercio, cuando en realidad las finanzas no generan riquezas reales por sí mismas sino a costa de extraer del sector productivo parte de los excedentes generados, y de saquear a toda la sociedad de la riqueza acumulada.


Es lo que se denomina la financiarización de la economía, un proceso por el que los mercados financieros, las instituciones financieras y las élites financieras adquieren una mayor influencia y participación sobre la política económica y el funcionamiento de las economías nacionales e internacionales. Y finalmente, una influencia sin precedentes en nuestra vida cotidiana.


La investigación ha demostrado que la financiarización ha aumentado la desigualdad, ha frenado la inversión en la producción "real", ha aumentado las presiones sobre los hogares y los individuos endeudados y ha provocado un declive en las instituciones democráticas, cómo no puede ser de otra forma ante tanto desbalance económico).


Según el Instituto de Economía Levy y el Instituto Transnacional los principales efectos de la financiariazación son:

  • elevar la importancia del sector financiero en relación al sector real;

  • transferir ingresos del sector real al sector financiero;

  • avance de la aplicación de criterios e incentivos financieros en toda las esfera de la vida cotidiana: industria, pensiones, naturaleza, materias primas;

  • aumentar la desigualdad de ingresos;

  • aumentar el estancamiento salarial;

  • mayor inestabilidad global;

  • aumento de la deuda y de las presiones sobre los hogares y países endeudados;

  • afectación de la democracia debido a la gran injerencia de las instituciones financieras en la vida pública.

Para que tengamos una idea de el enorme crecimiento de este sector, desde los inicios de la financiarización en los años 70 y 80:

  • en 1990, el valor de los activos financieros mundiales era de 56 billones de dólares, el 263% del PIB mundial,

  • y en el 2010, esa cifra alcanzó la asombrosa cifra de 219 billones de dólares, el 316% del PBI global.


https://www.tni.org/en/publication/financialisation-a-primer#Q2
Gráfico 18 - Activos financieros globales 1980-2010 - Fuente Trasnational Institute - En gris el PBI global, en verde los activos financieros globales

Los mercados financieros no solo han crecido en términos absolutos, sino que también se han expandido en términos relativos: el valor de las transacciones financieras mundiales superó rápidamente al de los negocios y el comercio de producción "real" (véase el gráfico anterior).

  • Por ejemplo, en 1973, la relación entre el valor de las transacciones de divisas y el comercio mundial era de 2:1;

  • En 2004 esta relación llegó a ser de 90:1.

  • En 2017, el valor total del comercio mundial era de 17,88 billones de dólares al año y las transacciones de divisas de 5,1 billones de dólares al día.


Así, llegados a 2022, el Balance mundial del dinero mundial, arroja los siguientes números en relación a los activos no tangibles (en gran parte digitales)

  • Capitalización bursátil - 122 billones

  • Capitalización del mercado de Fortune 500: 22,6 billones

  • Capitalización del mercado de criptomonedas: 2-3 billones

  • Mercado de derivados: estimado en más de 1 trillón de dólares.

Estas enormes cantidades de dinero han promovido, como ya lo vimos antes, que los mercados de valores se desvincularan de la economía real. La dinámica bursátil, con la disponibilidad infinita de liquidez ya no tiene que ver con facturación, beneficios o el futuro crecimiento de las empresas, y lo que propicia entonces es un aumento en la brecha de riqueza entre los ricos y pobres.

https://www.berlin-pm.com/de/gedanken-zum-markt/artikel/stock-markets-are-decoupling-from-the-real-economy.html
Gráfico 19: Los mercados de valores se están desvinculando de la economía real
  • En rojo crecimiento acumulado del índice bursátil S&P 500

  • En verde crecimiento acumulado del PBI real

  • En azul crecimiento de las ventas del S&P 500

Fuente: Berlin Management Portfolio





¿Y cómo le fue al resto de la gente?

Ya vimos cómo le fue al sector financiero, veamos ahora lo que sucedió con el resto de la gente. Porque al fin y al cabo la promesa neoliberal era la del efecto derrame. Todas estas políticas se vienen realizando con el argumento de hacer crecer la economía y beneficiar a la gente, a los que están más abajo.


Sin embargo, cuando uno mira los estudios de distribución de ingresos, lo que ha sucedido durante todas estas últimas décadas es todo lo contrario: una llamativa profundización de la desigualdad.


En el caso de EE.UU vemos que:

  • el 10% de la población más rica (12.9 millones de familias) tienen el 76% de la riqueza.

  • El 40% de las familias que están en el medio (51.5 millones de familias) tienen el 22% de la riqueza.

  • Y el 50% más pobre (64.3 millones de familias) el 1% de la riqueza.

Gráfico 20 - Concentración de la riqueza EEUU - 2019

Y a nivel global la situación no es muy distinta:

Gráfico 21 - Inequidad de ingresos y riqueza en 2021

En la figura se muestra la participación en el ingreso y en la riqueza. Cómo puede verse:

  • el 1% más rico tiene el 38% de la riqueza mundial;

  • el 10% más rico el 76% de la riqueza mundial;

  • el 40% del medio el 22% y

  • el 50% más pobre de la población mundial tiene el 2% de la riqueza mundial


¿Qué significa esto en la práctica? Que al menos el 70% de la población mundial vive con 1.90 dólares por día o menos.


Y esta concentración no es nueva, se viene produciendo desde hace décadas. El gráfico 22 nos muestra cómo a nivel mundial, en unos pocos años, del 2010 al 2015, el 1% más rico va creciendo en su participación en la riqueza global mientras que el 99% restante pierde participación.

Gráfico 22 - Participación en la riqueza mundial 2010-2015


El mismo fenómeno se repite en EEUU. De 1983 a 2016:

  • El sector de ingresos altos pasó de tener el 60% a tener el 79% de la riqueza;

  • El sector de ingresos medios pasó de tener el 32% al 17% de la riqueza;

  • Y el de ingresos bajos del 7% a 4%





Gráfico 23 - Participación en la riqueza EEUU - 1983 - 2001 - 2016

El resultado de cada política implementada ante cada nueva crisis terminó con los más ricos siendo más ricos. Nunca nos salimos de este patrón.


Durante la pandemia por ejemplo, se produjo la transferencia de riqueza más rápida de la historia. En ese tiempo la Fed creó 4.9 billones de dólares nuevos en su programa de flexibilización cuantitativa (ver gráfico 8), y los billonarios terminaron con 5 billones más en sus manos, pasando de un valor combinado de 8 billones a 13,1 billones. De hecho durante este período, se creó un nuevo multimillonario cada 30 horas.


Pero cuánto más rico más suerte: los 10 hombres más ricos vieron duplicar su riqueza, pasando de 700.000 a 1,5 billones de dólares, poseyendo más riqueza que el 40% de la humanidad. Los ingresos del 99% de la la humanidad, en cambio, empeoraron.


Los trabajadores, en cambio, perdieron 3.7 billones en la pandemia.


Como puede verse del efecto derrame nada.


Otra cosa que viene creciendo es la brecha entre lo que ganan los CEO y los trabajadores. Los CEO de las 350 principales empresas estadounidenses ganaron una media de 18,9 millones de dólares en 2017. Esto supone una proporción de 312-1 sobre el trabajador medio de sus sectores. Y un gran cambio desde 1965, cuando la proporción era de sólo 20-1. Pero un estudio de hace un año muestra que la brecha se amplió a 670 veces más! Esto también es debido a la financiarización de los sueldos mediante la inclusión de acciones y bonos como parte de las retribuciones.

https://www.vox.com/policy-and-politics/2018/8/16/17693198/ceo-pay-gap-income-inequality
Gráfico 24 - Brecha en la compensación de CEO y asalariados - Ratio - 1965 a 2017

¿Nos puede sorprender esta situación? Conociendo quiénes son los que deciden estas políticas, es lógico que este fuera el resultado.


De hecho, el sector financiero ha consolidado todo el poder para decidir las reglas, y para hacerlas cumplir -o no- según su criterio.



Capitalismo de rescate

Otra ventaja con la que cuentan estos gigantes bancarios y financieros es que, cuando la situación es difícil, siempre tienen acceso a la imprenta de dólares y a préstamos a tasas muy convenientes, y no importa la solvencia con la que cuenten. Más que una ventaja es artilugio tramposo de los adalides de la libre competencia. Pueden tomar grandes riesgos y si aciertan ganar en grande y si les va mal siempre tienen a la autoridad monetaria (¡que son ellos mismos! para que los rescate. O a la justicia (cómo sucedió con los bonos argentinos comprados por Blackrock a precio de remate en el default y después cobrados a valor nominal por orden judicial).


Es decir que juegan pero con una red de contención. Red de contención que no existe para el resto del mercado, para el que se aplica las reglas darwinianas de la supervivencia del más apto.


La Fed funciona entonces como un cártel bancario. Quedó muy claro, para el que prestó atención, durante la crisis financiera de 2007-08 y más recientemente (y con mucho menos prensa) en el 2019 previo a la crisis del coronavirus.


Crisis del 2008

Recordemos que en el otoño de 2008, las principales instituciones financieras estaban en graves problemas en todo el mundo porque había explotado una burbuja inmobiliaria, y amenazaba con hacer caer a todo el sistema financiero internacional. Los bancos estaban comprometidos no sólo con los préstamos de esa burbuja, sino también en una compleja maraña de derivados. Cuando la burbuja empezó a desinflarse, amenazaba con hacer caer al sistema financiero internacional.


En este contexto, los gobiernos de todo el mundo y especialmente la Fed, se apresuraron a salvar a sus mayores instituciones financieras del colapso.


En el salvataje se incluyó a instituciones que habían tomado riesgos irresponsables, e incluso habían llevado a cabo esquemas fraudulentos. ¿Cómo lo hizo? Les compró directamente los activos financieros respaldados por hipotecas basura inyectando liquidez en el sistema financiero. También compró bonos del Tesoro.


¿De dónde salió el dinero? Se creó. Esa es -cómo sabemos- la naturaleza de la banca central en todo el mundo. La novedad en este caso es que la gran cantidad de dinero que la Fed creó en esa crisis no tenía precedentes. (Véase de el gráfico 8 y 9).


Para que tengamos una referencia, hasta 2008, la Fed había creado un total neto de 800.000 millones de dólares, en los meses posteriores a la crisis financiera, esa cifra casi se triplicó hasta alcanzar casi 2,4 billones de dólares.


Gráfico 25 - Base Monetaria total EEUU - 2002 -2022

Figura: Desde el 2008, con la crisis financiera inmobiliaria, las cifras no han hecho más que aumentar. En abril de ese año la base monetaria era de 830.000 millones de dólares. Luego del estallido de la burbuja, por las hipotecas subprime, la cifra se ubicó en 1,7 billones de dólares, un registro inédito hasta entonces. Fuente- Criptonoticias


Bajo una fuerte presión del Congreso de Estados Unidos, se llevó a cabo una auditoría parcial de la Reserva Federal, la primera desde que fuera creada y unos años después, en enero de 2011 se hicieron públicos sus resultados: "se verifica que se asignaron más de 16 billones de dólares a corporaciones y bancos de primer nivel internacional, supuestamente para la "asistencia financiera" durante y después de la crisis de 2008" dice Forbes. La auditoría -continúa diciendo-, "apenas tuvo repercusión en los principales medios de comunicación, aunque los resultados son, sin duda, de interés periodístico".


Esto -el secretismo, la falta de transparencia e información- es una de las principales características de la situación en la que nos encontramos. Hay muy poca responsabilidad de las instituciones financieras y gubernamentales, apañada por muy poca indagación periodista. Todo queda en la oscuridad, lejos del conocimiento del público.


Como cuenta Valentin Katasonov, "la Fed, actuando sin publicidad, distribuyó préstamos (casi sin intereses) a varios bancos por más de 16 billones de dólares. Los dueños del dinero se distribuyeron préstamos a sí mismos, es decir, a aquellos bancos que son los principales accionistas de la Reserva Federal".


A continuación la lista de las instituciones beneficiarias de los préstamos entre 2007 y 2010 según la auditoría pública de la GAO (US Government Accountability Office):

Gráfico 26

Fuente: GAO, página 131

Tengamos en cuenta -una vez más- la composición accionaria de los bancos rescatados, la que puede verse presionando en cada link: Citigroup, Morgan Stanley, Bank of America, Barclays, Goldman Sachs, Royal Bank of Scotland, Deutsche Bank, UBS, BNP Paribas, Wells Fargo, Dexia, Wachovia, Dresdner Bank, Societe Generale,


Varios de los beneficiarios de los préstamos de la Fed no son bancos estadounidenses, sino extranjeros: no nos equivocamos si suponemos que estos son los accionistas extranjeros de la Fed.


El Citigroup por ejemplo, la institución coin más participación en la Fed, fue la más beneficiada, fue insolvente durante gran parte del tiempo en que la Fed lo inundó con préstamos baratos (frecuentemente inferiores al 1%) durante dos años (según la ley, la Fed no puede conceder préstamos a una institución insolvente). Cuando el mercado no le prestaría dinero ni siquiera a tipos de interés de dos dígitos. Según la Government Accountability Office -GAO, el monto total prestado ascendió a 2,5 billones de dólares sólo para algunos de estos programas de préstamos de la Fed. (Véase la página 131 del estudio de la GAO aquí).


Pero hay otras estimaciones del monto del rescate de la Fed al sistema financiero. Por ejemplo, el Working Paper No. 698, del Instituto Levy realizado por James Felkerson de la Universidad de Missouri concluye que el rescate de la Reserva Federal superó los 29 billones de dólares.


Para variar, esta nueva crisis fue la excusa para una transferencia de riqueza enorme al mismo núcleo financiero de siempre (recuerde quienes son los accionistas de estos bancos). Mientras los operadores y ejecutivos de los megabancos eran recompensados con bonos multimillonarios, casi 9 millones de personas perdieron sus empleos y al menos 10 millones perdieron sus hogares. En cuatro años, 46,5 millones de estadounidenses vivían en la pobreza. Pero además se aceleró el ritmo de la desigualdad de ingresos. Los ingresos del 5% más rico se recuperaron rápidamente y desde entonces han crecido al ritmo más rápido. Por el contrario, los ingresos del 20% inferior cayeron, en términos reales, y apenas recuperaron el terreno perdido.


Transferencia de ingresos de la crisis del 2008 - Gráfico 27

Pero esta no fue la última vez que entre los accionistas de la Fed, las instituciones financieras más importantes del mundo, se distribuyeran cantidades enormes de dinero, y que no fuera reportado por los medios de comunicación.


Nuevos préstamos masivos en 2019, previo a la pandemia

A principios de 2022, la Reserva Federal dio a conocer silenciosamente (ningún medio importante lo reportó) los nombres de los bancos que habían recibido 19,87 billones de dólares en préstamos acumulados en el último trimestre de 2019 hasta marzo de 2020, en el marco de sus operaciones de préstamo repo de emergencia para una crisis de liquidez aún no explicada de forma creíble. Entre los mayores prestatarios se encontraban JP Morgan Chase, Goldman Sachs y Citigroup, tres de los bancos de Wall Street que estuvieron en el centro de la crisis de las hipotecas subprime y de los derivados en 2008 y que hicieron caer la economía estadounidense.


https://wallstreetonparade.com/2022/01/nomura-jpmorgan-and-goldman-sachs-received-a-cumulative-8-trillion-from-the-feds-emergency-repo-loans-in-fourth-quarter-of-2019/
Gráfico 28 - Fuente: https://wallstreetonparade.com/2022/01/nomura-jpmorgan-and-goldman-sachs-received-a-cumulative-8-trillion-from-the-feds-emergency-repo-loans-in-fourth-quarter-of-2019/

El hecho de que préstamos enormes acabaran yendo a parar a bancos extranjeros, así como a Goldman Sachs y JPMorgan Securities, sugiere que se trató de un problema de derivados, potencialmente desencadenado por la crisis del Deutsche Bank en aquel momento.


Para el cuarto trimestre de 2019, según los datos que publicó dos años después, esos préstamos llegaron a 19,87 billones de dólares . Sólo seis casas comerciales recibieron el 62% de ese dinero, como se ilustra en el siguiente gráfico.



  • Federated 27.750 millones de dólares

  • JPMorgan 24.800 millones de dólares

  • Morgan Stanley 19.550 millones de dólares

  • UBS 17.300 millones de dólares

  • Wells Fargo 15.500 millones de dólares

  • BlackRock 11.980 millones de dólares

Dicen Pam Martens and Russ Martens en Wall Street on parade que "La Reserva Federal ha montado una verdadera carrera de obstáculos para evitar que el público se entere que sólo seis grandes empresas de Wall Street recibieron la mayor parte de los préstamos de su mecanismo de financiación de emergencia conocido como Money Market Mutual Fund Liquidity Facility (MMLF).


Esas revelaciones de la Fed, deberían haber sido titulares de primera plana en los periódicos y en todos los principales medios de noticias de negocios. En cambio, hubo un silencio informativo global. La publicación Wall Street on parade alertó a varios periodistas y medios y la respuesta fue el silencio.


Crisis del coronavirus 2020-2022

Esta nueva crisis y los confinamientos masivos, pusieron la máquina de creación de dólares a toda marcha. Como se muestra en el gráfico 8 se crearon 4.9 billones de dólares. Del 2020 hasta la fecha hubo un aumento de casi el 40% de la oferta monetaria de dólares.


La excusa fue el sostenimiento de la economía, pero el resultado -como vimos- fue el de siempre: los ricos se hicieron más ricos, La transferencia de ingresos a los más ricos fue récord.


Y cuando suban las tasas?

En 2022, y debido a la inflación récord que gran parte de las economías occidentales están sufriendo, la Fed y el Banco Europeo están subiendo las tasas de interés. Esto, en una economía global endeudada a niveles récord va a ser devastador (recordemos que la deuda mundial alcanzó 305 billones de dólares, el 348% del PIB global) y puede generar un efecto dominó, con problemas para pagar las hipotecas de los hogares, la deuda de las empresas y la de los gobiernos.


De más está decir que estas elites financieras no perderán la oportunidad de comprar a precios de remate todo lo que puedan (viviendas, empresas, bonos de deuda, etc) para generar otro proceso más de desposesión de las mayorías.


Es un juego en el que ellos deciden y en el que siempre ganan: cuando hay fuerte liquidez y las tasas de interés son bajas, consiguen retornos altos a través de los mercados financieros y la revalorización de los activos (que como vimos sigue a la política monetaria de la Fed). Así, acumulan capital que será utilizado en momentos de tasas altas y restricciones de liquidez para adquirir bienes a precios mucho más bajos. La misma oportunidad se la da el masivo endeudamiento que se genera con las tasas bajas y la imposibilidad de pago cuando suben. Ya sabemos, además, que nunca les puede ir mal porque la Fed (que son ellos mismos) los rescata.


El sistema mundial está conformado entonces para servir los intereses del sistema financiero hiper concentrado global.


Es shockeante entender el enorme poder real que un puñado de instituciones tienen sobre nuestra vidas. Bancos, fondos de inversión, personas jurídicas que operan bajo nombres de fantasía pero que, no debemos olvidar, pertenecen a personas físicas, de carne y hueso.


Bajo la fachada del mito de una economía de mercado y libre competencia, y de que somos ciudadanos libres de gobiernos democráticos, se ha montado un diseño institucional paralelo donde una elite financiera, ha logrado una concentración de riqueza y de poder real sin parangón.


¿Hasta cuando? hasta que lo permitamos. Mientras permanezcamos ignorantes a que los dados están cargados seguiremos prestándonos al juego.



NOTAS

1 - Desde la fundación del sistema de la Reserva Federal, el Banco de la Reserva de Nueva York ha sido el lugar desde donde se aplica la política monetaria en Estados Unidos, aunque la política es decidida por el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). Es el único Banco de la Reserva con un puesto permanente en el Comité, y su presidente es elegido tradicionalmente como vicepresidente del Comité.

El Banco de la Reserva Federal de Nueva York actúa como agente de mercado del Sistema de la Reserva Federal (ya que alberga la Mesa de Negociación del Mercado Abierto y gestiona la Cuenta de Mercado Abierto del Sistema),[2] es el único agente fiscal del Departamento del Tesoro de EE.UU., el portador de la Cuenta General del Tesoro y el custodio de la mayor reserva de almacenamiento de oro del mundo.

La Cuenta de Mercado Abierto del Sistema (SOMA) es una cartera de valores gestionada por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, que mantiene los activos que ha adquirido mediante operaciones de mercado abierto (OMO) en el curso de la ejecución de la política monetaria. A través de las operaciones de la SOMA, el Sistema de la Reserva Federal influye en los tipos de interés y en la cantidad de reservas del sistema bancario de EE.UU. Los ingresos de los activos de la SOMA también proporcionan financiación para las actividades de la Reserva Federal, que no son financiadas por el Congreso.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) da instrucciones al Banco de la Reserva de Nueva York sobre cómo debe utilizar el SOMA para apoyar la política monetaria.

2 -

Nadie se enriquece con las acciones de la Fed de Nueva York. Las acciones pagaron durante mucho tiempo un dividendo del 6%. Pero ese pago se modificó en 2016; ahora, los miembros con más de 11.229 millones de dólares en activos, como Citibank y JPMorgan, reciben el menor de los dividendos del 6% o el alto rendimiento de la tasa de subasta del Tesoro a 10 años más reciente: 1,62% a principios de este año.

Dividendos.

(1) Después de que todos los gastos necesarios de un Banco de Reserva hayan sido pagados o provistos, los accionistas de un Banco de Reserva tendrán derecho a recibir un dividendo sobre el capital social pagado de

(i) en el caso de un banco con activos totales consolidados de más de $11,229,000,000, la menor de las tasas anuales iguales al alto rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años subastada en la última subasta realizada antes del pago de dicho dividendo y una tasa anual del 6 por ciento, o

(ii) en el caso de un banco con activos totales consolidados de 11.229.000.000 de dólares o menos, un tipo anual del 6 por ciento.

(2) El dividendo de acuerdo con el párrafo (e)(1) de esta sección se ajustará para reflejar el período desde la última fecha de pago de dividendos hasta la fecha actual de pago de dividendos de acuerdo con la base de prorrateo de dividendos.

3 - Aunque si se toma el PBI -PPA por paridad de poder de compra, China ya ha sobrepasado a Estados Unidos como primera economía mundial.

4 - Según Luis Laferriere, Licenciado en Economía y Profesor universitario en economía política en Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) y de la Universidad Nacional del Litoral (Argentina) "El proceso de endeudamiento descrito debe considerar que el endeudamiento en los EE.UU. es una consecuencia de otros procesos previos, y que apunta a la búsqueda de promover el gasto ante la necesidad de apuntalar la demanda global mundial. Cuando se inicia la crisis del modelo fordista-keynesiano (fines de los años ’60, principios de los ’70), ante la caída tendencial de la tasa de ganancia en los países centrales, se desatan grandes reacciones, que buscan recuperar las ganancias. Entre las más importantes están: el vuelco de parte de los capitales excedentes hacia actividades especulativas (más que nada financieras), la reestructuración de la producción de las grandes corporaciones a escala mundial (produciendo partes de un bien en diferentes países aprovechando las ventajas de cada uno), la revolución de nuevas tecnologías para aumentar la productividad del trabajo, y la aplicación de las políticas neoliberales en reemplazo de las keynesianas predominantes hasta entonces (que van a buscar transferir ingresos de los sectores de menores recursos hacia los sectores más concentrados). Fue tan exitosa esa reacción, que no sólo cambió el capitalismo y el mundo en un par de décadas, sino que recuperaron las ganancias en un puñado muy reducido de grandes corporaciones y fondos de inversión. Pero generó un nuevo problema: sobre-acumulación de capacidad productiva y mercados agonizantes. En ese contexto, la economía de los EEUU cumplió un rol esencial como locomotora de la demanda global mundial, con un creciente déficit de su balanza comercial. Y esa demanda global se apoyó en políticas que promovieron un mayor gasto público y un mayor consumo privado, potenciado por el desarrollo y la multiplicación del crédito y del endeudamiento. Es entonces ese endeudamiento una consecuencia de la crisis del capitalismo mundial, que fue posponiendo el desenlace abierto de la crisis de sobre-acumulación de capitales, con sucesivas burbujas especulativas potenciadas por el aumento de la emisión monetaria de la Fed, pero sin solucionar el problema de fondo. Pero esa política fue funcional no sólo a la reacción frente a la causa de la crisis, sino a la estrategia de solución a favor de las más grandes corporaciones y las mayores concentraciones de capital, favoreciendo una centralización de capitales que alcanza niveles siderales (en paralelo a una concentración de las riquezas planetarias en el 1% de la población mundial)."



Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram