• Homo consciens

Erwin Schrödinger: ¿En que consiste mi yo?



Erwin Schrödinger; fue un físico y filósofo austríaco, nacionalizado irlandés, que realizó importantes contribuciones en los campos de la mecánica cuántica y la termodinámica.​ Recibió el Premio Nobel de Física en 1933 por haber desarrollado la ecuación de Schrödinger, compartido con Paul Dirac.​ Tras mantener una larga correspondencia con Albert Einstein propuso el experimento mental del gato de Schrödinger que mostraba las paradojas e interrogantes a los que abocaba la física cuántica.

Extracto del libro - Cuestiones cuánticas - Editorial Kairós


 

Para la filosofía, la dificultad real estriba en la multiplicidad espacial y temporal de individuos observadores y pensantes. Si todos los fenómenos tuvieran lugar en el seno de una única conciencia, toda la situación sería sumamente sencilla. Podríamos partir entonces de algo dado, de un simple dato, y no tendríamos así que enfrentarnos a una dificultad de tanta magnitud como la que tenemos de hecho entre manos.


No me parece posible resolver esta dificultad lógicamente, a través de un pensamiento riguroso, puramente intelectual. Pero resulta sumamente fácil expresar la solución con palabras, de este modo: la pluralidad que percibimos es solamente una apariencia, no es real. La filosofía vedántica, para la que esta afirmación constituye un dogma fundamental, ha intentado explicarla a través de diversas analogías; una de las más atractivas es la de un cristal tallado con multitud de caras, que reflejando alrededor cientos de pequeñas imágenes de un único objeto existente situado frente a él, no lo multiplica sin embargo en modo alguno. Los intelectuales de nuestros días no estamos acostumbrados a admitir una analogía fundada en imágenes como argumento en favor de una intuición filosófica; necesitamos fundarnos en deducciones lógicas. Pero, en contra de esto, tal vez le resulte posible al pensamiento lógico descubrir al menos esto: que intentar captar o comprender el fundamento de los fenómenos a través del pensamiento lógico probablemente resulta imposible, ya que el propio pensamiento lógico, de por sí, forma parte de los fenómenos y está absolutamente implicado en ellos; podemos preguntarnos si, en ese caso, seguimos estando obligados a no tratar de formarnos una imagen alegórica de la situación, en base a la imposibilidad de probar la exactitud de su correspondencia con la realidad. En un buen número de casos, el pensamiento lógico puede conducirnos hasta un cierto punto, dejándonos luego en la estacada. Cuando nos hallamos ante un área que es imposible de alcanzar directamente a través de esa forma de pensamiento, pero a la que éstas parecen apuntar y conducir, podemos conseguir acceder a ella aprovechando la convergencia de tales líneas de pensamiento hacia su núcleo central, en vez de pararnos ante el hecho de que estas líneas se extingan cada una de hecho antes de llegar a él. Este procedimiento puede ayudarnos valiosamente a completar la imagen que tenemos del mundo, y no deberíamos juzgar su valor de acuerdo con los criterios rigurosos, absolutamente inequívocos, de que habíamos partido. De hecho, la ciencia ha acudido a este procedimiento en cientos de casos, y hace tiempo que semejante proceder se considera justificado.


Más tarde intentaremos ofrecer algún apoyo en favor de la concepción vedántica, señalando sobre todo determinadas líneas del pensamiento moderno que convergen hacia ella. Pero, primero, permítaseme ofrecer una breve descripción imaginativa de una experiencia que puede también conducir a ella. La situación concreta que se describe a continuación podría ser sustituida por cualquier otra con idéntico resultado; no tiene otro objetivo que hacernos ver que hay situaciones que necesitan ser experimentadas, y para las que no nos resulta suficiente un puro conocimiento conceptual.


Supongamos que estoy sentado en un tronco junto a un sendero en una región de alta montaña. Estoy rodeado de laderas cubiertas de hierba, de las que emergen aquí y allí abruptamente algunas rocas; en la ladera opuesta del valle diviso un pedregal entreverado escasamente de arbustos de abedules. A ambos lados del valle, la vegetación trepa en pendientes escarpadas hasta alcanzar la línea de pastos donde cesa el arbolado; enfrente, remontándose desde las honduras del valle, se yergue poderoso un pico, de cuya cumbre desciende un glaciar entre suaves hondonadas cubiertas de nieve y agudas aristas rocosas, que en este momento acarician, tiñéndolas de un suave color rosa, los últimos rayos del sol poniente, destacándose todo ello en maravilloso contraste sobre el fondo azul, pálido y transparente, del cielo.


Según la forma ordinaria que tenemos de ver las cosas, todo eso que estoy viendo ha estado ahí durante miles de años antes de ahora, obviando algunos cambios sin importancia. Dentro de algún tiempo, no mucho, yo habré dejado de existir, y esos bosques, esas rocas y ese cielo seguirán estando ahí más o menos igual durante miles de años después de que yo haya desaparecido.


¿Qué es lo que me ha sacado de la nada de un modo tan repentino, a fin de gozar por tan corto rato de un espectáculo al que resulto absolutamente indiferente? Las condiciones que han permitido que yo exista son casi tan antiguas como las rocas que contemplo. Durante miles de años, me han precedido otros hombres que se han esforzado, han sufrido, han engendrado, y otras mujeres que han parido a sus hijos con dolor. Tal vez hace cien años estuvo aquí mismo sentado otro hombre, y como yo, estuvo mirando a esa luz feneciente reflejarse en el glaciar, sintiéndose entre nostálgico y sobrecogido en su corazón. Como yo, había sido engendrado por un hombre y había sido parido por una mujer. Había sentido penas y breves alegrías en su vida, como yo mismo. ¿Era alguien distinto de mí? ¿No era tal vez yo mismo? ¿En que consiste mi yo? ¿Qué condiciones fueron necesarias para que lo concebido esta vez fuera yo, justamente yo y no otro?¿Qué significado científico claramente inteligible puede realmente corresponder a ese "otro"? Si mi madre hubiese vivido con otra persona distinta de mi padre y hubiese tenido de él un hijo, y mi padre hubiese hecho otro tanto ¿habría yo llegado a ser? ¿O es que acaso vivía yo ya en ellos, y en los padres de mis padres, y así sucesivamente, desde hace miles de años? E incluso si fuera así, ¿por qué yo no soy mi hermano, o por qué mi hermano no es yo, o no soy yo alguno de mis primos lejanos? ¿Qué es lo que justifica el que nos empeñemos tan obstinadamente en descubrir esa diferencia -la diferencia entre mi propio yo y los demás- cuando objetivamente lo que hay en todos es la misma cosa?


Al pensar y ver las cosas de esta manera, es posible que de pronto caigamos en la cuenta de la profunda verdad que alberga la convicción básica del Vedanta: no es posible que esa unidad de conocimiento, de sentimiento y de decisiones a la que llamamos el propio yo haya saltado de la nada al ser en un momento dado hace apenas un poco de tiempo; más bien, ese conocimiento, sentimiento y decisión son en lo esencial eternos, inmutables y numéricamente unos y los mismos en todos los seres humanos, más aún, en todos los seres dotados de sensibilidad. Pero no en el sentido de que cada uno de nosotros sea una parte o una porción de un ser infinito y eterno, o un aspecto o modificación del mismo, como en el panteísmo de Spinoza. Porque entonces seguiríamos topándonos con la misma pregunta embarazosa: ¿Qué parte o qué aspecto soy yo? ¿Qué es lo que objetivamente me diferencia de los demás? No es eso, sino que, por inconcebible que resulte a nuestra razón ordinaria, todos nosotros -y todos los demás seres conscientes en cuanto tales- estamos todos en todos. De modo que la vida que cada uno de nosotros vive no es meramente una porción de la existencia total, sino que en cierto sentido es el todo; únicamente, que ese todo no se deja abarcar con una sola mirada. Eso es lo que, como sabemos, expresa la fórmula mísitca sagrada de los brahmines, que es no obstante tan clara y tan sencilla: Tat twan asi, eso eres tú- O también, lo que significan expresiones cómo: "Yo estoy en el este y en el oeste, yo estoy encima y debajo, yo soy el mundo entero".


Podemos, pues, tumbarnos sobre el suelo estirarnos sobre la Madre Tierra con la absoluta certeza de ser una sola y misma cosa con ella y ella con nosotros. Nuestros cimientos son tan firmes e inconmovibles como los suyos; de hecho, mil veces más firmes y más inconmovibles. Tan seguro como que mañana seré engullido por ella, con igual seguridad volverá a darme de nuevo a luz un día para enfrentarme a nuevos trabajos y padecimientos. Y no solamente "un día": ahora, hoy, cada día, me da a luz continuamente, no ya una vez, sino miles y miles de veces, lo mismo que me va devorando miles de veces cada día. Porque eternamente, y siempre, no existe más que ahora, un único y mismo ahora; el presente es lo único que no tiene fin.


MAS SOBRE FISICA CUANTICA

El universo mental - aquí

MAS SOBRE ZEN – INTERSER - ESPIRITUALIDAD

INTERSER - aquí

El Zen y el arte de proteger el planeta - aquí

Thich Nhat Hanh: Más allá del medio ambiente - aquí

INTERSER - aquí

Thich Nhat Hanh: "Interser" es un verbo mucho más adecuado que ser - aquí

Thich Nhat Hanh: Enamorarse de la Tierra - aquí

Thich Nhat Hanh: Más allá del medio ambiente - aquí

Thich Nhat Hanh: "Interser" es un verbo mucho más adecuado que ser - aquí

Thich Nhat Hanh: sobre la falta de acción ante la destrucción del planeta - aquí

Las rosas y la basura INTERSON - aquí

Thich Nhat Hanh "No ego" - aquí

Carta de amor de Thich Nhat Hanh a la Tierra - aquí

5 razones para meditar - aquí

Convertirse en un Ecosattva - aquí

La oportunidad en la adversidad - aquí

Aprender a ver en la oscuridad en medio de la catástrofe: Joanna Macy- aquí

Fuimos hechos para este momento - aquí

Dalai Lama: Pensar globalmente: Una tarea universal - aquí

Thomas Berry: LA ERA ECOZOICA - aquí

La oportunidad en la adversidad - aquí

Unir mente, materia y vida - aquí

Nuestro reto es trascender nuestra herencia evolutiva - aquí

Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram