• Homo consciens

¿Cómo sería si tratáramos el cambio climático como una verdadera emergencia?



Fuente: Current Affairs - Por Jason Hickel - 15 noviembre 2021

Si aceptamos los hechos del cambio climático, también tenemos que aceptar los cambios radicales necesarios para afrontarlo.



A medida que el polvo se asienta en la COP26, la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, los resultados no parecen buenos. A pesar de un aluvión de promesas que acaparan los titulares, los compromisos nacionales no nos acercan al objetivo de 1,5 grados del Acuerdo de París. Según Climate Action Tracker, el 73% de las promesas existentes de "cero neto" son débiles e inadecuadas, "sólo palabras lindas para la acción climática". Además, sigue existiendo una enorme brecha entre las promesas, que son bastante fáciles de hacer, y las políticas reales, que son las que realmente cuentan. Se puede prometer todo lo que se quiera, pero lo que necesitamos es acción. En este momento, las políticas gubernamentales existentes nos precipitan hacia un calentamiento de 2,7 grados en las próximas décadas.


¿Qué pasará con nuestro mundo en estas condiciones? Cuando las temperaturas se acerquen a los 3 grados, es probable que desaparezca entre el 30 y el 50% de las especies. Más de 1.500 millones de personas se verán desplazadas de sus regiones de origen. El rendimiento de los cultivos básicos se reducirá considerablemente, lo que provocará interrupciones en el suministro de alimentos a nivel mundial. Gran parte de los trópicos se volverán inhabitables para los seres humanos. Un mundo así no es compatible con la civilización tal y como la conocemos. El statu quo es una marcha a la muerte. Nuestros gobiernos nos están fallando, fallando a toda la vida en la Tierra.


Por todo ello, vale la pena preguntarse: ¿Cómo sería si tratáramos la crisis climática como una verdadera emergencia? ¿Qué haría falta para mantener el calentamiento global en no más de 1,5 grados? La intervención más importante es la que hasta ahora ningún gobierno ha estado dispuesto a tocar: limitar el uso de combustibles fósiles y reducirlo, con un calendario anual vinculante, hasta que la industria esté prácticamente desmantelada a mediados de siglo. Eso es todo. Esta es la única forma segura de detener el colapso climático. Si queremos que se actúe de verdad, esto debería ser lo más importante de nuestra agenda.


La rapidez con la que hay que actuar depende de cada país. Los países ricos son responsables de la abrumadora mayoría del exceso de emisiones que están causando el colapso climático.


Figura: Responsabilidad en el colapso climático. Paper: aquí


También tienen niveles de uso de energía muy superiores a los de otros países, y muy por encima de lo que se requiere para satisfacer las necesidades humanas, y la mayor parte del excedente se desvía para dar servicio a la expansión corporativa y al consumo de las élites. Cero para 2050 es un objetivo medio mundial. Un enfoque de reparto justo requeriría que los países ricos eliminaran la mayor parte del uso de combustibles fósiles a más tardar en 2030 o 2035, para dar a los países más pobres más tiempo para la transición. Dejemos que esto se asimile.


El cambio climático es menos en una batalla entre naciones que entre ricos y pobres - aquí

Suena a la vez dramático pero también muy obvio. Los combustibles fósiles representan las tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero, y tienen que desaparecer. Una nueva campaña, respaldada por 100 premios Nobel y varios miles de científicos, reclama un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles para hacer precisamente eso: un acuerdo internacional para acabar con los combustibles fósiles en un calendario justo y vinculante. ¿Por qué, entonces, los políticos son tan reacios a dar este paso necesario?


En parte, porque son demasiado cobardes para enfrentarse a las empresas de combustibles fósiles y a su ejército de grupos de presión, que luchan con uñas y dientes para impedir incluso las amenazas más moderadas a sus beneficios. Y en parte porque se han creído la historia -promovida con ahínco por los multimillonarios y otros interesados en mantener el statu quo, incluidas las propias empresas de combustibles fósiles- de que se desarrollará la tecnología para absorber suficiente carbono de la atmósfera como para que podamos seguir quemando combustibles fósiles durante el resto del siglo. Este es el engaño que hay detrás de las promesas de "cero neto". Por supuesto, la eliminación de carbono tendrá que desempeñar un papel, pero los científicos han advertido, en repetidas ocasiones, que es inviable a escala y muy arriesgada: si por cualquier razón falla, estaremos encerrados en una trayectoria de alta temperatura de la que será imposible escapar.



Figura: Emisiones de CO2 vs captura de CO2 en los últimos 50 años

Según el IPCC, mantenerse por debajo de los 2 °C de calentamiento global -en consonancia con el objetivo mínimo fijado por el acuerdo de París de 2015- implica una suposición de que succionaremos 730.000 millones de toneladas métricas de carbono de la atmósfera este siglo. Esta estupenda cantidad equivale a unas veinte veces el total de las emisiones anuales actuales de todo el uso de combustibles fósiles (Nota: emitimos 36.000 millones al año).



Lo difícil es que, una vez que aceptamos esta realidad, tenemos que afrontar el hecho de que reducir los combustibles fósiles lo suficientemente rápido como para evitar la catástrofe significa cambiar fundamentalmente la economía. Y quiero decir fundamentalmente.


Piénsalo. Imaginemos que el próximo año reducimos el uso de combustibles fósiles en un 10%. Y al año siguiente lo reducimos otro 10%. Y así el año siguiente y el siguiente. Incluso si dedicamos todo lo que tenemos a construir nuestra capacidad de energía renovable y a mejorar la eficiencia energética -lo que debemos hacer con urgencia- no hay manera de que podamos cubrir toda la brecha. La verdad es que los países ricos van a tener que arreglárselas con menos energía. Mucho menos.

Los costes ocultos de la energía solar fotovoltaica - aquí
Los costes ocultos de la minería del cobalto - aquí

¿Cómo podemos gestionar este escenario? Bueno, en la economía actual sería un puro caos. El precio de la energía se dispararía. La gente no podría permitirse los bienes esenciales. Las empresas se hundirían. El desempleo aumentaría. El capitalismo -que depende del crecimiento perpetuo para mantenerse a flote- es estructuralmente incapaz de sostener esa transición.


Afortunadamente, hay otra manera. Es posible mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados, pero requiere que pasemos al modo de emergencia. Y requiere que seamos sinceros con nosotros mismos sobre la realidad de lo que tiene que cambiar. Nada de cuentos de hadas.


En primer lugar, tenemos que nacionalizar la industria de los combustibles fósiles y las empresas energéticas, poniéndolas bajo control público, como cualquier otro servicio esencial o utilidad. Esto nos permitirá reducir la producción y el uso de los combustibles fósiles de acuerdo con los calendarios basados en la ciencia, sin tener que luchar constantemente contra el capital fósil y su propaganda. También nos permite protegernos contra el caos de los precios, y racionar la energía allí donde más se necesita, para mantener los servicios esenciales.


Al mismo tiempo, tenemos que reducir las partes menos necesarias de la economía para reducir el exceso de demanda de energía: Los todoterrenos, los aviones privados, el transporte aéreo comercial, la carne industrial, la moda rápida, la publicidad, la obsolescencia planificada, el complejo industrial militar, etc. Tenemos que centrar la economía en lo que es necesario para el bienestar humano y la estabilidad ecológica, en lugar de en los beneficios empresariales y el consumo de las élites.

Dejar la carne vacuna liberaría el territorio combinado de EE.UU, Canadá y China - aquí

En segundo lugar, tenemos que proteger a las personas estableciendo una base social firme, una garantía social. Tenemos que garantizar la sanidad pública universal, la vivienda, la educación, el transporte, el agua y la energía e Internet, para que todos tengan acceso a los recursos que necesitan para vivir bien. Y a medida que la producción industrial innecesaria se ralentiza, necesitamos acortar la semana laboral para repartir la mano de obra necesaria de forma más equitativa, e introducir una garantía de empleo climático para asegurar que todo el mundo tenga acceso a un medio de vida decente, con una renta básica para aquellos que no puedan trabajar o que decidan no hacerlo. Este es el pan de cada día de una transición justa.

La semana laboral de cuatro días reduciría la huella de carbono - aquí
Las ventajas económicas de una jornada laboral de cinco horas - aquí

¿Cómo se paga una garantía social? Cualquier gobierno que tenga soberanía monetaria puede financiarla emitiendo la moneda nacional; piense en la flexibilización cuantitativa, pero esta vez para las personas y el planeta. Esto es válido para todos los países de renta alta, aunque para los países de la UE habría que hacerlo de forma coordinada. Lo crucial es que para evitar cualquier riesgo de inflación, también hay que reducir el poder adquisitivo de los ricos. Y eso nos lleva al siguiente punto clave.


En tercer lugar, tenemos que poner impuestos a los ricos. Como ha señalado Thomas Piketty, recortar el poder adquisitivo de los ricos es la forma más poderosa de reducir el exceso de uso de energía y las emisiones. Esto puede parecer radical, pero piénsalo: es irracional -y peligroso- seguir apoyando a una clase que consume en exceso en medio de una emergencia climática. No podemos permitirles que se apropien de la energía de una forma tan amplia como para que cualquiera pueda necesitarla razonablemente.


Figura: Diferencia de emisiones entre el 1% más rico, el 10% más rico, el 40% de ingresos medios y el 50% más pobre.

La linea violeta es la que marca un gasto equitativo de carbono de 2.1tn equivalentes de CO2 que es compatible con un presupuesto de carbono para no exceder 1.5ºC de temperatura. Actualmente como puede observarse, el 1% más rico emite 74 tn anuales, el 10% más rico 23 tn, el 40% de ingresos medianos aproximadamente 6 tn y el 50% más pobre 0.7 tn.








¿Cómo podemos hacerlo? Un enfoque sería introducir un impuesto sobre la riqueza. Hacerlo lo suficientemente duro como para que los ricos se vean incentivados a vender los activos que exceden las necesidades reales. También podemos introducir una política de ingresos máximos, de forma que todo lo que supere un determinado umbral se vea sometido a un tipo impositivo del 100%. Además de reducir el exceso de consumo en la cima, este enfoque reducirá la desigualdad y eliminará el poder oligárquico que contamina nuestra política.


En cuarto lugar, necesitamos una movilización pública masiva para alcanzar nuestros objetivos ecológicos. Tenemos que aumentar nuestra capacidad de energía renovable, ampliar el transporte público, aislar los edificios y regenerar los ecosistemas. Esto requiere inversión pública, pero también requiere trabajo. Hay mucho trabajo por hacer, y no se hará solo. Aquí es donde entra la garantía de empleo climático. La garantía de empleo asegurará que cualquier persona que lo desee pueda formarse para participar en los proyectos colectivos más importantes de nuestra generación, realizando un trabajo digno, socialmente necesario y con un salario digno.


Por último, necesitamos un compromiso firme con las reparaciones climáticas. Los países ricos han colonizado la atmósfera para su propio enriquecimiento, mientras infligen la mayoría de los costes al Sur global. Esto es un acto de robo, un robo del patrimonio atmosférico del que todos dependemos, y debe ser reparado. Tenemos que apoyar a nuestros hermanos y hermanas del Sur, que ya soportan el peso abrumador de una catástrofe que no han contribuido a crear. Esto debería incluir una política de condonación de la deuda, para que los países más pobres ya no se vean obligados a dedicar sus limitados recursos a satisfacer las demandas de los grandes bancos y puedan, en cambio, centrarse en satisfacer las necesidades de la gente. Y las tecnologías renovables deberían transferirse gratuitamente a los países que no pueden permitírselas fácilmente, con exenciones de patentes si es necesario, para facilitar la transición energética más rápida posible a nivel mundial.


¿Cómo sería un mundo así? Nuestro cinismo y miedo se fundirían en esperanza y solidaridad. Sentiríamos la emoción y la camaradería de formar parte de algo grande, algo transformador, algo conjunto. Habría mucha menos producción innecesaria de mercancías, y muchos menos trabajos de mierda. Nuestra sociedad sería más igualitaria y la pobreza sería cosa del pasado. Nuestra economía se organizaría en torno a las necesidades humanas y la resiliencia, en lugar de en torno a la acumulación interminable de capital. Y lo que es más importante, las emisiones disminuirían rápidamente, año tras año, en una dramática ruptura con el fracaso de las últimas décadas. Nuestro planeta comenzaría a sanar.


Sin embargo, es poco probable que ningún gobierno esté dispuesto a tomar las medidas necesarias por sí solo, por miedo a las desventajas. Algunos países progresistas podrían hacerlo, y eso iluminaría el camino. Pero, en última instancia, necesitamos una acción coordinada, y por eso es tan importante el Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles. Sabemos que la única manera de que los gobiernos se deshagan de las armas nucleares es que todos se pongan de acuerdo para hacerlo juntos. Lo mismo ocurre con los combustibles fósiles.


Así es como detenemos el colapso del clima. Pero no ocurrirá por sí solo. Pedir educadamente a la clase dirigente que actúe no va a ser suficiente. Requerirá una lucha extraordinaria contra aquellos que se benefician prodigiosamente del statu quo, como lo han hecho todos los movimientos que han cambiado el mundo, desde el movimiento por los derechos civiles hasta el movimiento anticolonial. Requiere hacer el duro trabajo de organización comunitaria, construyendo solidaridades de pared a pared lo suficientemente fuertes como para resistir los ataques políticos. Requiere forjar alianzas entre el movimiento ecologista y el movimiento obrero, y a través de las fronteras nacionales, suficientes para llevar a cabo acciones de huelga coordinadas. Esta década es el eje de la historia. No podemos permitirnos el lujo de sentarnos y esperar a ver qué pasa. Tenemos que conquistar el poder político allí donde podamos, o de lo contrario obligar a los titulares a cambiar de rumbo.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram