• Homo consciens

Culpar a la superpoblación permite a los ricos librarse de la crisis climática que están alimentando



Fuente: The Guardian - Por George Monbiot - 26 de agosto de 2020

El aumento del consumo de los ricos tiene un impacto medioambiental mucho mayor que la tasa de natalidad en los países más pobres



Cuando el mes pasado se publicó un importante estudio en el que se demostraba que la población mundial probablemente alcanzará su punto máximo y luego se desplomará mucho antes de lo que la mayoría de los científicos habían supuesto, imaginé ingenuamente que los habitantes de las naciones ricas dejarían por fin de culpar del crecimiento demográfico a todos los problemas medioambientales del mundo. Me equivoqué. En todo caso, parece haber empeorado.


La semana que viene, el movimiento BirthStrike -fundado por mujeres que, al anunciar su decisión de no tener hijos, pretenden centrar nuestras mentes en el horror del colapso medioambiental- se disolverá, porque su causa ha sido secuestrada con tanta virulencia y persistencia por los obsesivos de la población. Los fundadores explican que habían "subestimado el poder de la 'superpoblación' como forma creciente de negación del colapso climático".


Es cierto que, en algunas partes del mundo, el crecimiento de la población es uno de los principales impulsores de determinados tipos de daños ecológicos, como la expansión de la agricultura a pequeña escala en las selvas tropicales, el comercio de carne de animales silvestres y la presión local sobre el agua y la tierra para la vivienda. Pero su impacto global es mucho menor de lo que muchos afirman.


La fórmula para calcular la huella ambiental de las personas es sencilla, pero muy mal entendida: Impacto = Población x Riqueza x Tecnología (I = PAT). La tasa global de crecimiento del consumo, antes de la pandemia, era del 3% anual. El crecimiento de la población es del 1%. Algunos suponen que esto significa que el aumento de la población tiene un tercio de la responsabilidad del aumento del consumo. Pero el crecimiento de la población se concentra abrumadoramente en las personas más pobres del mundo, que apenas tienen Riqueza o Tecnología para multiplicar por la Población. El uso extra de recursos y las emisiones de gases de efecto invernadero causados por el aumento de la población humana son una fracción ínfima del impacto del crecimiento del consumo.


Sin embargo, se utiliza ampliamente como explicación general del deterioro del medio ambiente. El pánico al crecimiento de la población permite a los principales responsables del impacto del aumento del consumo (los ricos) culpar a los menos responsables.

Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico - aquí

En el Foro Económico Mundial de Davos de este año, la primatóloga Jane Goodall, patrocinadora de la organización benéfica Population Matters, dijo a los contaminócratas reunidos, algunos de los cuales tienen huellas ecológicas miles de veces mayores que la media mundial: "Todas estas cosas de las que hablamos no serían un problema si hubiera el tamaño de la población que había hace 500 años". Dudo que alguno de los que asintieron y aplaudieron estuviera pensando "sí, necesito urgentemente desaparecer".


En 2019, Goodall apareció en un anuncio de British Airways, cuyos clientes producen más emisiones de gases de efecto invernadero en un solo vuelo que muchos de los habitantes del mundo en un año. Si tuviéramos la población mundial de hace 500 años (unos 500 millones), y si estuviera compuesta por la media de los pasajeros de avión del Reino Unido, nuestro impacto medioambiental sería probablemente mayor que el de los 7.800 millones de personas que viven hoy.


Figura: Emisiones de CO2 acumuladas desde 1850 a 2021, per cápita - aquí


Goodall no propuso ningún mecanismo por el que su sueño pudiera hacerse realidad. Este podría ser el atractivo. La propia impotencia de su llamamiento tranquiliza a quienes no quieren el cambio. Si la respuesta a la crisis medioambiental consiste en desear la desaparición de otras personas, más vale que nos rindamos y sigamos consumiendo.


El excesivo énfasis en el crecimiento de la población tiene una historia sombría. Desde que los clérigos Joseph Townsend y Thomas Malthus escribieron sus tratados en el siglo XVIII, la pobreza y el hambre no se han achacado a los salarios de hambre, la guerra, el mal gobierno y la extracción de riqueza por parte de los ricos, sino a las tasas de reproducción de los pobres. Winston Churchill achacó la hambruna de Bengala de 1943, que él mismo contribuyó a provocar con la exportación masiva de arroz de la India, a que los indios "se reproducían como conejos". En 2013, Sir David Attenborough, también patrocinador de Population Matters, culpó erróneamente de las hambrunas en Etiopía a "demasiada gente para tan poca tierra", y sugirió que el envío de ayuda alimentaria era contraproducente.


Otro de los patrocinadores de la organización benéfica, Paul Ehrlich, cuyas predicciones erróneas sobre la hambruna masiva contribuyeron a provocar el actual pánico demográfico, argumentó en una ocasión que Estados Unidos debía "coaccionar" a la India para que "esterilizara a todos los varones indios con tres o más hijos", condicionando la ayuda alimentaria a esta política. Esta propuesta era similar al brutal programa que Indira Gandhi introdujo más tarde, con el apoyo financiero de la ONU y el Banco Mundial. La ayuda extranjera del Reino Unido estaba financiando la cruda y peligrosa esterilización en la India en fecha tan reciente como 2011, con el argumento de que esta política ayudaba a "luchar contra el cambio climático". Algunas de las víctimas de este programa alegan que fueron obligadas a participar. Al mismo tiempo, el gobierno del Reino Unido destinaba miles de millones de libras de ayuda al desarrollo de plantas de carbón, gas y petróleo, en India y otros países. Culpaba a los pobres de la crisis que estaba ayudando a provocar.


El maltusianismo se desliza fácilmente hacia el racismo. La mayor parte del crecimiento demográfico mundial se produce en los países más pobres, donde la mayoría de la gente es negra o morena. Las potencias coloniales justificaron sus atrocidades fomentando un pánico moral sobre los pueblos "bárbaros" y "degenerados" que "superaban" a las "razas superiores". Estas afirmaciones han sido revividas hoy por la extrema derecha, que promueve teorías conspirativas sobre la "sustitución de los blancos" y el "genocidio blanco". Cuando los blancos acomodados transfieren erróneamente la culpa de sus impactos ambientales a la tasa de natalidad de los morenos y negros, mucho más pobres, su señalamiento refuerza estas narrativas. Es intrínsecamente racista.

El 1% más rico causa el doble de emisiones de CO2 que el 50% más pobre - aquí
El 10% más rico produce la mitad de las emisiones globales de carbono - aquí

La extrema derecha utiliza ahora el argumento de la población para impugnar la inmigración en Estados Unidos y el Reino Unido. Esto también tiene una herencia espeluznante: el pionero conservacionista Madison Grant promovió, junto con su trabajo medioambiental, la idea de que la "raza superior nórdica" estaba siendo "superada" en Estados Unidos por "tipos de raza inútiles". Como presidente de la Liga de Restricción de la Inmigración, ayudó a diseñar la cruel Ley de Inmigración de 1924.


Pero, dado que el crecimiento de la población tiene algunos impactos ecológicos genuinos, ¿cómo distinguimos la preocupación proporcionada por estos daños de la desviación y el racismo? Bien, sabemos que el mayor determinante de la disminución de las tasas de natalidad es la emancipación femenina y la educación. El mayor obstáculo para la emancipación femenina es la pobreza extrema. Su efecto lo sufren de forma desproporcionada las mujeres.


Por ello, una buena forma de decidir si las preocupaciones demográficas de alguien son auténticas es examinar su historial de campañas contra la pobreza estructural. ¿Se han opuesto a las deudas imposibles que deben pagar los países pobres? ¿Han luchado contra la evasión fiscal de las empresas, o contra las industrias extractivas que drenan la riqueza de los países más pobres, sin dejar casi nada, o contra el sector financiero que procesa en Gran Bretaña el dinero robado en el extranjero? ¿O simplemente se han sentado a observar cómo la gente sigue encerrada en la pobreza, y luego se han quejado de su fertilidad?


Dentro de poco, este pánico reproductivo desaparecerá. Las naciones pronto se pelearán por los inmigrantes: no para excluirlos, sino para atraerlos, ya que la transición demográfica deja a sus poblaciones envejecidas con una base fiscal cada vez menor y una escasez de trabajadores clave. Hasta entonces, debemos resistir los intentos de los ricos de demonizar a los pobres.




Nota adicional de Climaterra: El problema poblacional no puede tratarse aisladamente del problema del consumo. Los países con mayores tasas de natalidad son generalmente los de muy bajas emisiones per cápita"




Entre los 10 países con menores emisiones se encuentra Burundi, que con sólo 0,027 toneladas tiene las emisiones per cápita más bajas de todos los países. La cifra es tan baja que, de hecho, a menudo se redondea a cero. En comparación, la media alemana, estadounidense y saudí genera la misma cantidad de CO2 que 359, 583 y 719 burundeses respectivamente.


Haciendo una serie de supuestos razonables para varios países sobre las tasas de fertilidad y las futuras emisiones de carbono per cápita, los investigadores estiman que el legado de carbono de la mujer promedio en los Estados Unidos es de 18.500 toneladas de CO₂ mientras que el de una mujer de Bangladesh es de sólo 136 toneladas.


Como contraparte, Bill Gates emitió nada menos que 1.600 toneladas de CO2 en 2017. Según el estudio de Stefan Gössling, voló 59 veces, la mayor parte del tiempo en su jet privado, un Bombardier BD-700, y voló 343.000 km.



Figura: la linea violeta es la que marca un gasto equitativo de carbono de 2.1tn equivalentes de CO2 que es compatible con un presupuesto de carbono para no exceder 1.5ºC de temperatura. Actualmente como puede observarse, el 1% más rico emite 74 tn anuales, el 10% más rico 23 tn, el 40% de ingresos medianos aproximadamente 6 tn y el 50% más pobre 0.7 tn.



Pero dado que todos hemos sido creados iguales, ¿Cómo sería y que implicaría la igualdad de derechos sobre el carbono?


Ahora tenemos parte de la respuesta. El último Informe sobre la Brecha de Emisiones de las Naciones Unidas incluye el siguiente gráfico, que muestra que para mantener el rumbo hacia un aumento medio de la temperatura global de 1,5 grados centígrados, el promedio de las emisiones de la biosfera de cada ser humano en la Tierra, en las condiciones más probables, debe ser de 2,1 toneladas de equivalentes de dióxido de carbono (tCO2e) por año, para 2030



Más artículos sobre el tema:

Aviones privados, mansiones y superyates: la enorme huella de carbono de los multimillonarios - aquí
Población y medio ambiente: lo que hacemos en el shopping importa más que lo que hagamos en la cama - aquí
Los responsables: emisiones de CO2 per cápita acumuladas desde 1850 a 2021- aquí
Extinguir la riqueza extrema: es la única manera de evitar el colapso climático - aquí
El cambio climático es menos en una batalla entre naciones que entre ricos y pobres - aquí
La acción climática debe ser justa - aquí
Estados Unidos produce las mismas emisiones de carbono que 89 países del Sur Global - aquí
La era de la desigualdad de las emisiones de carbono - aquí
Una minoría de viajeros frecuentes "causa la mayor parte del daño climático de la aviación" - aquí
El 1% de las personas causa la mitad de las emisiones de la aviación mundial - aquí
"Colonizando la Atmósfera": los países occidentales impulsan la crisis climática - aquí
Desigualdad de emisiones: existe un abismo entre ricos y pobres a nivel mundial - aquí
La injusticia global de la crisis climática - aquí


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram