• Homo consciens

Lovelock: "Disfruta de la vida mientras puedas: en 20 años el calentamiento global será un desastre"



Fuente: The Guardian - Por Decca Aitkenhead - 1 Mar 2008

El inconformista de la ciencia del clima cree que la catástrofe es inevitable, que la compensación de carbono es una broma y que la vida ética es una estafa. ¿Y qué haría él?


En 1965, los ejecutivos de Shell querían saber cómo sería el mundo en el año 2000. Consultaron a una serie de expertos, que especularon sobre aerodeslizadores impulsados por fusión y "todo tipo de cosas tecnológicas fantasiosas". Cuando la petrolera preguntó al científico James Lovelock, éste predijo que el principal problema en el año 2000 sería el medio ambiente. "Entonces empeorará hasta tal punto que afectará seriamente a su negocio", dijo.


"Y por supuesto", dice Lovelock, con una sonrisa 43 años después, "eso es casi exactamente lo que ha ocurrido".


Desde mediados de los años 60, Lovelock ha estado haciendo predicciones desde su laboratorio unipersonal en un viejo molino de Cornualles, cuya precisión constante le ha hecho ganarse la reputación de ser uno de los científicos independientes más respetados -aunque inconformista- de Gran Bretaña. Trabajando en solitario desde los 40 años, inventó un dispositivo que detectaba los CFC, que ayudó a detectar el creciente agujero en la capa de ozono, e introdujo la hipótesis Gaia, una teoría revolucionaria según la cual la Tierra es un superorganismo autorregulado. Inicialmente ridiculizada por muchos científicos como una tontería new age, hoy esa teoría constituye la base de casi toda la ciencia del clima.


Durante décadas, su defensa de la energía nuclear horrorizó a sus colegas ecologistas, pero recientemente un número cada vez mayor de ellos se ha acercado a su forma de pensar. Su último libro, La venganza de Gaia, predice que en 2020 el clima extremo será la norma, causando una devastación global; que en 2040 gran parte de Europa será sahariana y partes de Londres estarán bajo el agua. El informe más reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) utiliza un lenguaje menos dramático, pero sus cálculos no están a un millón de kilómetros de los suyos.


Como la mayoría de la gente, mi pánico al cambio climático sólo es comparable a mi confusión sobre lo que debería hacer al respecto. Por eso, un encuentro con Lovelock se parece un poco a una audiencia con un profeta. En una oficina llena de libros, papeles y artilugios con diales y cables, este hombre de 88 años expone sus ideas con una convicción tranquila e inquebrantable que puede resultar desconcertante. Más alarmante incluso que sus apocalípticas predicciones sobre el clima es su absoluta certeza de que casi todo lo que intentamos hacer al respecto es erróneo.


El día que nos reunimos, el Daily Mail ha lanzado una campaña para librar a Gran Bretaña de las bolsas de plástico de la compra. La iniciativa se inscribe cómodamente en el canon actual de las ideas ecológicas, junto al consumo ético, la compensación de emisiones de carbono, el reciclaje, etc., que se basan en el cálculo de que los ajustes individuales del estilo de vida pueden salvar el planeta. Esto es, según Lovelock, una fantasía engañosa. La mayoría de las cosas que nos han dicho que hagamos pueden hacernos sentir mejor, pero no cambiarán nada. El calentamiento global ha superado el punto de inflexión y la catástrofe es imparable.


"Es demasiado tarde para ello", dice. "Tal vez si hubiéramos seguido rutas como esa en 1967, podría haber servido de algo. Pero no tenemos tiempo. Todas estas cosas verdes estándar, como el desarrollo sostenible, creo que son sólo palabras que no significan nada. Mucha gente me dice que no se puede decir eso, porque no nos da nada que hacer. Yo digo que, por el contrario, nos da mucho que hacer. Sólo que no el tipo de cosas que uno quiere hacer".


Descarta enérgicamente las ideas ecológicas, una por una. "¿Compensación de carbono? Ni se me ocurriría. Es una broma. ¿Pagar dinero para plantar árboles y pensar que estás compensando el carbono? Probablemente estás empeorando las cosas. Es mucho mejor donar a la organización benéfica Cool Earth, que da el dinero a los pueblos autóctonos para que no talen sus bosques".


¿Intentan él y su mujer limitar el número de vuelos que toman? "No, no lo hacemos. Porque no podemos". Y el reciclaje, añade, es "casi seguramente una pérdida de tiempo y energía", mientras que tener un "estilo de vida verde" equivale a poco más que a "grandes gestos ostentosos". Desconfía de la noción de consumo ético. "Porque siempre, al final, resulta ser una estafa... o si no lo era al principio, se convierte en una".


De forma un tanto inesperada, Lovelock admite que la campaña de las bolsas de plástico del Correo parece, "a primera vista, algo bueno". Pero resulta que se trata en gran medida de una respuesta táctica; considera que es simplemente una reorganización más de las tumbonas del Titanic, "pero he aprendido que no tiene sentido provocar una pelea por todo". Guarda sus argumentos para lo que considera la falsa promesa más vacía de todas: las energías renovables.


"Nunca se va a obtener suficiente energía del viento para hacer funcionar una sociedad como la nuestra", dice.


"¡Molinos! Oh, no. No hay manera de hacerlo. Puedes cubrir todo el país con esas malditas cosas, millones de ellas. Una pérdida de tiempo". (Nota de Climaterra: para una revisión de la transición energética véase "A través del ojo de una aguja: Una perspectiva eco-heterodoxa de la transición a energías renovables" - aquí y luego al final del artículo hay más links).


Todo ello con un aire de benigna maravilla ante la intratable estupidez de la gente. "Lo veo con todo el mundo. La gente sólo quiere seguir haciendo lo que hace. Quieren que todo siga igual. Dicen: 'Oh sí, va a haber un problema más adelante', pero no quieren cambiar nada".


Lovelock cree que el calentamiento global es ya irreversible, y que nada puede evitar que grandes partes del planeta se vuelvan demasiado calientes para habitarlas, o que se hundan bajo el agua, lo que provocaría migraciones masivas, hambrunas y epidemias. Gran Bretaña se va a convertir en un bote salvavidas para los refugiados de la Europa continental, así que en lugar de perder el tiempo con los aerogeneradores tenemos que empezar a planificar cómo sobrevivir. Para Lovelock, la lógica es clara. La brigada de la sostenibilidad está loca al pensar que podemos salvarnos volviendo a la naturaleza; nuestra única oportunidad de sobrevivir no vendrá de menos tecnología, sino de más. (Nota de Climaterra: para una visión opuesta, véase aquí la opinión de Vandana Shiva )


Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

La energía nuclear, argumenta, puede resolver nuestro problema energético; el mayor reto será la alimentación. "Quizá se sinteticen los alimentos. No lo sé. La sintetización de alimentos no es una idea loca y visionaria; se puede comprar en Tesco's, en forma de Quorn. No es tan bueno, pero la gente lo compra. Se puede vivir con ello". Pero teme que no inventemos las tecnologías necesarias a tiempo, y espera que "alrededor del 80%" de la población mundial desaparezca en 2100. Los profetas han predicho el Armagedón desde el principio de los tiempos, dice. "Pero esto es lo real".


Ante dos versiones del futuro -la acción preventiva de Kyoto y el apocalipsis de Lovelock- ¿a quién debemos creer? Algunos críticos han sugerido que la disposición de Lovelock a ceder en la lucha contra el cambio climático se debe más a la vejez que a la ciencia: "La gente que dice eso de mí no ha llegado a mi edad", dice riendo.


Pero cuando le pregunto si atribuye las predicciones contradictorias a las diferencias en la comprensión científica o a la personalidad, dice: "Personalidad".


Hay algo más que una pizca de controversia en su trabajo, y parece una coincidencia poco probable que Lovelock se convenciera de la irreversibilidad del cambio climático en 2004, en el mismo momento en que el consenso internacional se acercaba a la necesidad de una acción urgente. ¿No son sus teorías impulsadas, al menos en parte, por una afición a la herejía?


"¡Ni un poco! ¡Ni un poco! ¡Todo lo que quiero es una vida tranquila! Pero no puedo dejar de notar cuando suceden cosas, cuando sales y encuentras algo. A la gente no le gusta porque les trastoca las ideas".


Pero la sospecha parece confirmarse cuando le pregunto si le ha resultado gratificante ver que muchas de sus advertencias sobre el cambio climático han sido refrendadas por el IPCC. "¡Oh, no! De hecho, ahora estoy escribiendo otro libro, estoy a un tercio de su recorrido, para intentar dar los siguientes pasos adelante".


Los entrevistadores suelen comentar la discrepancia entre las predicciones catastrofistas de Lovelock y su buen humor. "¡Pues yo soy alegre!", dice sonriendo. "Soy optimista. Va a suceder".


La humanidad se encuentra en un periodo exactamente igual al de 1938-9, explica, cuando "todos sabíamos que algo terrible iba a ocurrir, pero no sabíamos qué hacer al respecto". Pero una vez iniciada la segunda guerra mundial, "todo el mundo se entusiasmó, le encantaron las cosas que podía hacer, fueron unas largas vacaciones... así que cuando pienso ahora en la crisis inminente, pienso en esos términos". Un sentido de propósito: eso es lo que quiere la gente".


A veces me pregunto por las credenciales de Lovelock como profeta. A veces parece menos lúcido con visión científica que dispuesto a ver la versión del futuro que buscan sus prejuicios. Socialista de joven, ahora está a favor de las fuerzas del mercado, y no está claro si su política es hija o padre de su ciencia. Su hostilidad a las energías renovables, por ejemplo, se expresa en términos sorprendentemente euroescépticos de irritación con las subvenciones y los burócratas. Pero luego, cuando habla de la Tierra -o de Gaia- lo hace en los términos científicos más puros.


"Ha habido siete catástrofes desde que el ser humano llegó a la Tierra, muy similares a la que está a punto de ocurrir. Creo que estos acontecimientos siguen separando el trigo de la paja. Y al final tendremos un humano en el planeta que realmente lo entienda y pueda vivir con ello adecuadamente. Esa es la fuente de mi optimismo".


¿Qué haría Lovelock ahora, le pregunto, si fuera yo? Sonríe y dice: "Disfrutar de la vida mientras puedas. Porque, si tienes suerte, pasarán 20 años antes de que te toque el ventilador".


MÁS SOBRE GAIA Y LOVELOCK

Lovelock: "La biosfera y yo estamos en el último 1% de nuestras vidas" - aquí

Bruno Latour: Gaia 2.0 ¿Pueden los humanos añadir algún nivel de autoconciencia a la autorregulación de la Tierra? - aquí

¿Es la Tierra un organismo? - aquí

Bruno Latour: "Esta es una catástrofe global que ha venido desde adentro" - aquí

El gran retorno de la hipótesis de Gaia - aquí

Gaïa vive su momento #MeToo - aquí

Cómo James Lovelock introdujo a Gaia al mundo - aquí

Lovelock: Gaia puede destruir a los humanos antes de que nosotros destruyamos la Tierra - aquí

Captura de carbono: 2 visiones del mundo, 2 paradigmas tecnológicos, 2 sistema económicos, 2 futuros - aquí

La ciencia del clima da credibilidad a la teoría de Gaia - aquí



Los problemas de la transición energética

  • "Minas, minerales y "energía verde": una revisión de la realidad" aquí

  • "Golpe de realidad a la transición energética: el coste material de la "tecnología limpia" aquí

  • Una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales" - aquí

  • Los costos ocultos de la minería para la transición energética - aquí

  • A través del ojo de una aguja: Una perspectiva eco-heterodoxa de la transición a energías renovables - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí

  • Los costes ocultos de la energía solar fotovoltaica - aquí

  • Por qué usar metales raros para limpiar el planeta es una solución de muy alto precio - aquí

  • La presión sobre el agua, un aspecto olvidado de la transición energética - aquí

  • Materiales usados para construir un generador de energía eólica - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram