top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Un nuevo 9/11: el escenario está preparado



Fuente: The Philosophical Salon - POR FABIO VIGHI- 23 de octubre de 2023

MAS ARTICULOS DEL AUTOR:

  • Se subestima fatalmente el apetito totalitario del capitalismo de crisis - aquí

  • Economía senil: la ontología de la burbuja y la atracción de la gravedad - aquí

  • Prolegómenos hacia un capitalismo franciscano - aquí

  • Un sistema en soporte vital: nueva fase capitalista de manipulación y violencia autoritaria - aquí

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí

No es de extrañar que los medios de comunicación occidentales hayan calificado unilateralmente los atentados del 7 de octubre de Hamás como un "nuevo 11-S". Por supuesto, se refieren a la historia oficial sobre el 11-S, indeleblemente impresa en su aterradora iconografía (que tiende a excluir la respuesta desatada por Estados Unidos en Oriente Medio durante las dos décadas siguientes, una prolongada operación de asesinato en masa conocida como "guerra global contra el terror"). Lo que la etiqueta "nuevo 11-S" debería evocar, de hecho, es lo contrario de lo que implican los medios: que desde el 11 de septiembre de 2001, las emergencias globales se han desplegado con un diabólico sentido de la oportunidad para que la proverbial lata (la bancarrota del sistema económico global) se patee más adelante en el camino.


Figura - VOX - La gran mayoría de los muertos en la guerra del terror no fueron estadounidenses. Cada figura humana representa 500 personas. Los azules son estadounidenses. Fuente: University of Brown - Los costos de la guerra.


Si buscamos una pista de lo que podría haber instigado la iteración más reciente de la crisis palestino-israelí, podríamos empezar con el discurso de Joe Biden del 11 de octubre: "Cuando vuelva el Congreso vamos a pedirles que tomen medidas urgentes para financiar las necesidades de seguridad de nuestros socios críticos". Como era de esperar, las arcas estadounidenses se están ampliando. El 19 de octubre, en un discurso en horario de máxima audiencia desde el Despacho Oval, Biden fue explícito: "Hamás y Putin representan amenazas diferentes, pero tienen esto en común: ambos quieren aniquilar por completo una democracia vecina... Siguen adelante. Y el coste y las amenazas para Estados Unidos y el mundo siguen aumentando". De ahí la petición de miles de millones en paquetes de seguridad de emergencia para Ucrania e Israel (así como seguridad fronteriza con México y otras "crisis internacionales"). Casi parece que nos están vendiendo dos guerras por el precio de una.


Covid, Ucrania, Israel. A nivel fundamental, no pueden dejar de parecer emergencias intercambiables lanzadas con precisión de relojería. El denominador común de la metanarrativa de crisis en crisis, que Covid inauguró por todo lo alto, es que los apuros mundiales requieren financiación: una racha continua de liquidez (sobre todo dólares estadounidenses) que se supone que tiene prácticamente el mismo efecto en los mercados de bonos sometidos a fuertes tensiones que el Quantitative Easing de los bancos centrales. Por eso el juego de palabras "la guerra es la cura para el Covid" da en el clavo (aunque siempre podría revertirse en lo contrario). Las crisis geopolíticas se convierten literalmente en armas para atraer dinero mágico hacia el ahora y retrasar el próximo colapso del sistema financiero. Incluso la amenaza de la expansión de las guerras y la actividad terrorista tiene el poder de convocar dinero de la nada (al tiempo que bombardea a las masas con visiones apocalípticas que les empujan suavemente a someterse a la "única autoridad policial" que puede proporcionar seguridad). Sin embargo, desde un punto de vista financiero, sólo se trata de desesperadas estrategias temporales que se suceden en un absurdo crescendo de violencia y destrucción reales.


En Occidente, estamos volviendo al viejo libro de jugadas de la "guerra contra el terrorismo", como se ha demostrado recientemente en Francia y Bélgica. El director del FBI, Christopher Wray, ha emitido ahora una advertencia oficial sobre el aumento del terrorismo en suelo estadounidense. De hecho, la resurgente amenaza del "terror yihadista" se anunció meses antes de los atentados del 7 de octubre. Por ejemplo, en mayo de 2023, el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, visitó Estados Unidos pidiendo más colaboración de los servicios de inteligencia contra el "terrorismo islámico", al que, con increíble poder de previsión, calificó como "la principal amenaza en Europa". Una advertencia repetida casi textualmente en julio por la ministra del Interior del Reino Unido, Suella Braverman, que "identificó el terrorismo islámico como la principal amenaza interna del Reino Unido", advirtiendo de que "los extremistas podrían utilizar la inteligencia artificial para planear atentados terroristas más sofisticados". Por eso, la expansión bélica de Ucrania a Oriente Próximo, con el regreso del sangriento "terrorismo islámico", fue siempre una previsible candidata al premio "Próxima Crisis". El déjà vu de un déjà vu.


Si adoptamos el punto de vista moral, la verdad del acontecimiento puede resumirse con las palabras de Amira Hass escribiendo en el diario israelí Haaretz el 10 de octubre: "En pocos días, los israelíes han vivido lo que los palestinos han vivido como algo rutinario durante décadas, y siguen viviendo: incursiones militares, muerte, crueldad, niños asesinados, cadáveres apilados en la carretera, asedio, miedo, ansiedad por los seres queridos, cautiverio, ser objeto de venganza, fuego letal indiscriminado tanto contra los que participan en los combates (soldados) como contra los que no (civiles), posición de inferioridad, destrucción de edificios, vacaciones o celebraciones arruinadas, debilidad e impotencia ante hombres armados todopoderosos y humillación lacerante. ' De un modo similar, pero políticamente más prudente, Slavoj Zizek argumentó que "Hamás y la línea dura israelí son dos caras de la misma moneda. La elección no es entre una facción de línea dura u otra; es entre los fundamentalistas y todos aquellos que todavía creen en la posibilidad de una coexistencia pacífica".


Por muy políticamente motivada que esté, la crítica moral siempre corre el riesgo de convertirse en un idealismo insípido, pasando por alto la diferencia elemental entre opresores y oprimidos (o dominación y exclusión): Palestina lleva mucho tiempo siendo reducida a un campo de concentración por un Estado colonizador que, históricamente, actúa como un puesto avanzado de la política exterior estadounidense. Aunque algunos podrían argumentar que el gobierno de extrema derecha de Netanyahu ha sido un enorme quebradero de cabeza para la administración Biden, el dirigente israelí ha recibido, no obstante, el apoyo incondicional de Estados Unidos (y de todos los gobiernos occidentales): simpatía, armas y dólares. Joe Biden está proporcionando a Netanyahu el más sofisticado apoyo militar, más que suficiente para lo que el propio líder israelí ha llamado ominosamente "una larga guerra". Además, Estados Unidos ha vetado la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para pausar las hostilidades. El simple hecho de la cuestión lo resume Miranda Cleland: "En lugar de exigir un alto el fuego inmediato, la administración Biden está trabajando activamente para seguir dando cobertura a las atrocidades israelíes en Gaza". Cobertura que también es probable que ayude a Netanyahu a conservar la legitimidad política a pesar de su procesamiento por tres cargos de corrupción.


Además de observar que ambas formas de extremismo son erróneas, debemos subrayar que el genocidio perpetrado actualmente en Gaza encapsula el "corazón de las tinieblas" del fundamentalismo occidental. Sólo en la última década, numerosos ataques contra palestinos han causado miles de víctimas, la mayoría civiles. Y, sin embargo, de alguna manera, es el terrorismo de Hamás el que debemos sentirnos moralmente obligados a condenar en primer lugar, antes incluso de que se nos permita entrar en cualquier debate.


En última instancia, cualquier crítica a la matanza masiva en curso que plantee dos bandos igualmente equivocados se articula desde una posición de proximidad al capital, asumiendo secretamente (de forma idealista) que los gestores funcionales del capital son capaces de restaurar algún tipo de orden. Lo que este punto de vista no tiene en cuenta es el escenario opuesto: que el papel de estos acontecimientos es ayudar a los que están en el poder a preservar el modelo socioeconómico criminal que tan lealmente representan. La crítica moral, en otras palabras, tiende a ignorar cómo las matanzas masivas se cuecen en el pastel capitalista (implosivo). El capital es totalmente indiferente a la cantidad de dolor que inflige a la humanidad, y también lo son sus cínicos agentes. Como impulso anónimo, el capital es la repetición ciega de su aplastante ley de movimiento, que describe cada vez más no sólo la compulsión interna hacia la obtención de beneficios, sino también la determinación externa de las condiciones de posibilidad de estos últimos, incluyendo 1) la fabricación/manipulación de emergencias globales, para ser lanzadas cuando más se necesitan; y 2) la represión autoritaria de la disidencia, desde la criminalización de los "anti-vaxxers" hasta la represión de las voces pro-Palestina. Consciente o inconscientemente, las "élites" son la expresión antropomórfica de férreos imperativos sistémicos. Cada vez más presionado por el imparable declive económico, el Occidente democrático revela una vez más sus verdaderos colores, con la ayuda de un variopinto grupo de animadores intelectuales que, lamentablemente, incluye a "izquierdistas" de todas las tendencias.



Fuente: Reuters - segundo trimestre de 2021.

  • La deuda mundial alcanzó un nuevo récord de casi 300 billones de dólares.

  • La deuda como porcentaje del PBI está en 353%.



Los vigilantes de la "teoría de la conspiración" tan de moda hoy en día ignoran convenientemente no sólo que conspirar es un hecho histórico común a todas las sociedades, sino especialmente que el poder de la máquina social del capital es ipso facto conspirativo. La mentira y la propaganda están incrustadas en el modus operandi de nuestro "sistema". La historia moderna está inscrita a priori en una narrativa social objetivada, "cosificada" y programada para recrear sus propias condiciones de posibilidad, cueste lo que cueste. Hegel escribió célebremente que "la historia del mundo [...] es razón autocausada y autorrealizada"[i] Pero este proceso autocausado -que el capital encarna a la perfección como la "autovalorización del valor"- no tendría lugar sin la dirección encubierta de las clases dominantes, por muy aburridas, delirantes, chapuceras o incluso contraproducentes que resulten sus acciones. Más concretamente, hoy la agencia en cuestión responde a la necesidad de apuntalar, o incluso reiniciar, los presupuestos financieros/monetarios del sistema. En este sentido, la agencia subjetiva es indistinguible de la violencia sistémica, al igual que el capital es indistinguible de sus planificadores sociópatas. La actual guerra contra las "teorías de la conspiración" tiene un extraño parecido con la guerra contra las "herejías" en la Europa medieval[ii] Su principal propósito ideológico es silenciar el pensamiento crítico, estigmatizando cualquier pregunta o creencia que entre en conflicto con la narrativa oficial.


El principal defecto de los enfoques moralistas sobre Ucrania y Gaza es que pierden de vista la contradicción sistémica clave: el hecho de que vivimos en una era de emergencias globales compulsivas, que no se puede permitir que se detengan. Desde la perspectiva de la reproducción de nuestro universo hiperfinanciarizado, la guerra y la destrucción apenas pueden evitarse, ni siquiera pausarse. La inercia implosiva del capital exige cada vez más violencia y engaño masivo. Aunque este punto de vista no pretende pasar por alto las características desiguales, autocontradictorias y azarosas de la historia humana, no deja de subrayar el creciente apetito de barbarie de nuestra civilización en decadencia. El verdadero y muy urgente problema al que nos enfrentamos -tanto filosófica como políticamente- es cómo intervenir en lo ineluctable; cómo concebir intervenciones que no queden atrapadas en la espiral mortal de la implosión socioeconómica, caracterizada por la omnipresente gestión de la percepción y el perverso espectáculo de las falsas banderas.


En los medios alternativos, el paralelismo entre el ataque terrorista del 7 de octubre con el 11 de septiembre tiende a basarse en su común "síndrome de Frankenstein". Al igual que Estados Unidos fue golpeado por su propia "criatura de laboratorio" alimentada por la CIA, Israel se enfrenta ahora al contragolpe de un "monstruo" que los servicios de inteligencia de Tel Aviv han fomentado durante décadas, inicialmente con vistas a debilitar a la secular OLP (Organización para la Liberación de Palestina) de Yasser Arafat. Aunque este razonamiento es plausible, no deja de ser intrascendente si no desarrollamos el contexto más profundo. La niebla bélica alimentada por los medios de comunicación oculta el motivo oportunista elemental que subyace al conflicto: la guerra y las matanzas masivas pretenden expandirse para que también pueda expandirse la creación de liquidez. La ilusión de una economía financierizada y endeudada se va a mantener viva con más sacrificios de "animales humanos", por citar al ministro de Defensa israelí Yoav Gallant (la ironía es que, de hecho, todos los seres humanos son, estrictamente hablando, "animales humanos", ¡sólo que algunos son más iguales que otros!)


El capitalismo siempre ha sido una "empresa bélica". Sus autocomplacientes gestores funcionales nunca han dudado en enviar a millones de personas al matadero para satisfacer las necesidades del sistema, y las suyas con él. ¿Hemos olvidado ya el apasionado vínculo entre las élites corporativas angloamericanas y la Alemania nazi? JP Morgan & Co., Standard Oil, General Motors, Ford, Harrison Brown, Vickers-Armstrong y muchos otros gigantes del "mundo libre" occidental financiaron el resistible ascenso de Hitler al poder y siguieron invirtiendo en la Alemania nazi durante toda la Segunda Guerra Mundial (sobre todo a través del Banco de Pagos Internacionales, con sede en Basilea)[iii] Autobahns, Stukas que bombardeaban en picado, submarinos, Zyklon B, campos de exterminio, etc. - todos exhiben huellas occidentales. Estos banqueros, inversores y consejeros delegados no eran sólo manzanas podridas en busca de beneficios fáciles: había más propósito en sus acciones. El mismo propósito devastador oculto en el Tratado de Versalles que, como profetizó Thorstein Veblen ya en 1920, era "un farol diplomático" destinado a fomentar el radicalismo en Alemania mientras se perdonaba a propósito a los "propietarios ausentes" del país (su "establishment imperial"), reinstaurando así un "régimen reaccionario" y preparando "la continuación de la empresa bélica"[iv]. [iv] No podemos comprender el carácter destructivo de la modernidad si la desconectamos de la voluntad sustancial del capital como desorden social compulsivo. En palabras de Marx: El capitalista no es más que el capital personificado. Su alma es el alma del capital" que "tiene una única fuerza motriz, el impulso de valorizarse a sí mismo"[v].


¿Podemos siquiera empezar a imaginar el potencial destructivo del actual "capitalismo de emergencia"? La arquitectura social del sistema productor de mercancías -que, como escribió Walter Benjamin hace más de un siglo, es realmente un culto religioso que, como tal, exige sacrificios humanos- experimenta un malestar tan terminal que sólo la brutal carnicería de las "guerras justas" puede ocultar la quiebra de su modus operandi. Las "guerras justas" del Occidente democrático actúan como escudos moralistas contra los "enemigos" que Occidente ha alimentado o producido conscientemente mediante una opresión implacable. Nunca faltan esos "enemigos", precisamente porque la opresión nunca ha cesado. Pero aún más crucial es que estas guerras son imanes para la creación de crédito. Se desencadenan deliberadamente para que cantidades cada vez mayores de liquidez puedan salir de las pantallas de los ordenadores y entrar en el sistema. En este sentido, no debemos perder de vista el hecho de que, hoy más que nunca, los líderes políticos, las organizaciones militares, la inteligencia y las fuerzas de contrainteligencia que coordinan los juegos de guerra están todos más o menos "cotizados" como mercancías en el mercado del capital.


A 18 de octubre de 2023, la cantidad total de dólares estadounidenses en circulación en todo el mundo es de 2,324 billones de dólares, mientras que la deuda nacional de Estados Unidos es de 33 billones de dólares y subiendo. Incluso intuitivamente, esto por sí solo debería explicar por qué una crisis de liquidez en toda regla está sobre nosotros, lo que significa que más deuda debe ser prestada exponencialmente a la existencia. Además, cuando aumentas el coste de la deuda sin tener los fondos para pagarla, inevitablemente vas a tener que fabricar razones para crear liquidez sintética a través del banco central como "prestamista de última instancia", al menos para cubrir el servicio de esa deuda. Esta es, pues, la paradoja de nuestro tiempo: una economía basada en la deuda que necesita más deuda (y razones para generarla) para pretender que puede mantenerse en pie. Como ya he comentado en anteriores artículos de este blog, el crecimiento real actual nunca podrá alcanzar a la deuda, ya que se ve cada vez más exprimido por la productividad tecnológica, mientras que los ingresos fiscales no tienen nada que ver con el crecimiento. En la actualidad, ningún otro acontecimiento en este mundo genera más efectivo para el sistema que la guerra (incluida la farsa de las guerras epidemiológicas). Siempre se pueden conjurar fondos como paquetes para "conflictos humanitarios". Por cierto, esto significa que el riesgo de los mercados financieros -especialmente agudo para los mercados de bonos- puede medirse ahora no sólo en monedas fiduciarias, sino también en vidas humanas.


Fuente: Ycharts - Dólares en circulación al 18 de octubre de 2023


La coreografía del Show de Truman que nos rodea fue montada para que no nos demos cuenta de que el sistema es ahora permanentemente insolvente; es decir, al borde de un tsunami de llamadas al margen que aniquilaría de un plumazo al sector financiero y a la economía real. Por esta razón, la única demanda real que importa hoy es la demanda de medidas monetarias de emergencia, a saber, la magia (masivamente inflacionista) de montones de dinero electrónico para ser bombeado en la arquitectura financiera para posponer una congelación de liquidez catastrófica cuyo potencial devastador, sin embargo, estas inyecciones sólo empeoran. Porque pueden estar seguros de que, por mucha "ayuda humanitaria" que se cree, nunca será suficiente.


Mientras tanto, nos adentramos en aguas verdaderamente turbulentas. Es probable que las rutas marítimas se vean afectadas por la expansión del conflicto en Oriente Medio, lo que significa que el comercio y las materias primas (incluida la energía) corren el riesgo de sufrir cuellos de botella, un acelerador para una recesión mundial que golpea el corazón de la propia economía real. Al igual que con Covid, esto acabará obligando a los bancos centrales a imprimir y respaldar para tapar las enormes grietas del sistema. El presidente del Banco Mundial, Ajay Banga, ya está calificando esta guerra de "shock económico global". Además, los crecientes déficits presupuestarios y los costes del servicio de la deuda hace tiempo que empezaron a hacer daño. Sin malas noticias, es probable que los tipos se mantengan más altos durante más tiempo, y sin embargo, cuanto más tiempo se mantengan altos, más probable será un evento crediticio. El viernes anterior al nuevo 11 de septiembre, las pérdidas en activos mantenidos hasta su vencimiento de los bancos estadounidenses habían batido el récord histórico de 400.000 millones de dólares. Se trata de "pérdidas no realizadas", es decir, activos mantenidos en los balances de los bancos hasta su vencimiento que, según los tipos de interés actuales, generan pérdidas aún no contabilizadas. Quizá esto tenga algo que ver con que "los grandes bancos recortan silenciosamente miles de empleados"; quizá haya una conexión entre los despidos masivos de Bank of America y sus monumentales 131.600 millones de dólares en pérdidas no realizadas. Pero lo que realmente importa es que todo un ecosistema financiero colateralizado con bonos del Tesoro está ahora expuesto a un mega ajuste de margin call o llamada de márgen de un billón de dólares. Y quizás esto tenga algo que ver con el momento de este nuevo 11-S.


Gaza, como Donbás, era una bomba de relojería a punto de estallar. ¿No es legítimo preguntarse cómo Israel, un Estado basado literalmente en la inteligencia y la seguridad (Mossad y Shin Bet), no vio a los soldados de Hamás entrar en su territorio por tierra, mar y aire (con parapentes)? La historia de la fácil irrupción de Hamás en el "sistema de seguridad sin parangón" de Israel (sin ser visto, sin obstáculos, sin respuesta ni alarma) sonará a muchos tan absurda como otras historias oficiales que nos han contado en los últimos tiempos, y en cualquier caso desde el 22 de noviembre de 1963. Por supuesto, tal ataque no tiene por qué ser una falsa bandera completa. Siendo más realistas, se puede permitir que tenga lugar, o facilitarlo. Pero independientemente de cómo ocurriera, la cuestión es que nos quedamos con el caos y la desestabilización, que cuando miramos el panorama general no puede dejar de parecer gestionada.


Lo que es primordial para el correcto funcionamiento ideológico del escenario de emergencia es, por supuesto, la impactante representación del horror, que funciona como punto de acolchado que mantiene unidas las intrincadas capas de toda la narración. La historia oficial debe condensarse en una única imagen de repulsión indescriptible, cuyo propósito inmediato es despejar el terreno para cualquier oposición a la legitimidad de una represalia "proporcionada". Para entender el uso ideológico del horror podríamos remitirnos a la definición de lo sublime que Immanuel Kant dio a finales del siglo XVIII en la Crítica del Juicio: una experiencia estética sobrecogedora que trasciende nuestras formas sensibles y capacidades intelectuales. Ya se trate de los aviones que se estrellaron contra las torres gemelas, de los asesinatos por decapitación del Isis, de los camiones del ejército italiano que transportaban a las víctimas de Covid-19 "mientras los crematorios estaban llenos", de la matanza de ucranianos en Bucha o de la masacre del kibutz israelí "con 40 niños decapitados", nos enfrentamos a lo que podríamos llamar OVNIs, Objetos Mediáticos No Identificados. Ya sean verdaderos, parcialmente verdaderos o falsos, su misión es captar el horror alucinante de lo real, "superando así todo estándar de Sentido"[vi] El poder traumático del horror sin forma e inimaginable -como la "noticia" sobre los 40 bebés israelíes decapitados, que flotó en la infosfera y luego se retiró inmediatamente- no reside tanto en conmovernos, sino, como lo sublime kantiano, en obligarnos a suspender el juicio crítico y aceptar la versión oficial. A este respecto, me viene a la mente una cita atribuida a Malcolm X: Si no tienes cuidado, los periódicos te harán odiar a los oprimidos y amar a los opresores".



***Muchas gracias a Todd Smith, Michael Marder y Geraint Evans por sus comentarios al borrador de este artículo.



Notas:

[i] Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Filosofía del derecho (Oxford: Oxford University Press, 2008), p. 200.

[ii] Véase David Coady, "Conspiracy Theory as Heresy", en Educational Philosophy and Theory, 55:7, 2021, págs. 756-759.

[iii] Véase Adam Lebor, Tower of Basel: The Shadowy History of the Secret Bank that Runs the World (Nueva York: PublicAffairs, 2014).

[iv] Thorstein Veblen (1920), "Review of John Maynard Keynes, The Economic Consequences of the Peace", en Political Science Quarterly, 35, pp. 467-472.

[v] Karl Marx, El Capital. Crítica de la economía política. Volume One (Londres y Nueva York: Penguin), p. 342.

[vi] Immanuel Kant, Crítica del juicio, trad. J. H. Bernard (Londres: Macmillan, 1914), p. 110.


Más artículos sobre este tema:

  • Sembrando el caos y la división para seguir empujando la fase autoritaria del capitalismo - aquí

  • Blackrock y Vanguard podrían ser dueños de casi todo en 2028 - aquí

  • Quiénes son los dueños del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ

  • Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de las empresas armamentísticas? - aquí

  • ¿Quién maneja la publicidad, el motor del sistema? - aquí

  • Filantro-washing: Los filantrocapitalistas duplicaron sus fortunas en la última década - aquí

  • ¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - AQUÍ

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí

  • TECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí


Entradas recientes

Ver todo

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page