top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Varoufakis: La Era del Tecnofeudalismo, la muerte del capitalismo


Fuente: Yanis Varoufakis - @yanisvaroufakis - Enero 2024

Dondequiera que nos volvamos, somos testigos del triunfo del capital. El capital se ha impuesto en todas partes: en los almacenes, las fábricas, las oficinas, las universidades, los hospitales públicos, los medios de comunicación... en el espacio, pero también en el microcosmos de la ingeniería genética. Entonces, ¿cómo me atrevo a afirmar que el capitalismo ha sido asesinado? ¿Por quién? La respuesta deliciosamente irónica es que el capitalismo fue asesinado por su propia mano... ¡por el capital!


Si estoy en lo cierto, la cuestión no es lo que la IA nos hará en el futuro, sino lo que ya ha ocurrido: El capital se volvió tan dominante que mutó en una variante tan tóxica que, como un estúpido virus, acabó con su huésped, el capitalismo, sustituyéndolo por algo mucho, mucho peor.

Este nuevo capital mutante, que mató al capitalismo, vive en la proverbial nube, así que llamémoslo capital nube.


¿Qué es el capital nube? ¿Qué lo hace tan diferente?


El capital nube, por supuesto, no vive realmente en la nube. Vive en la Tierra, compuesto por máquinas conectadas en red, granjas de servidores, torres de telefonía móvil, software, algoritmos basados en inteligencia artificial y, por supuesto, vive en el fondo de nuestros océanos, donde descansan incontables kilómetros de cables de fibra óptica.


A diferencia del capital tradicional, desde las cañas de pescar hasta las máquinas de vapor de la Revolución Industrial, pasando por los modernos robots industriales de hoy en día, que son medios de producción, el capital nube no produce nada: son máquinas fabricadas para modificar el comportamiento humano.


Eso es lo que es Alexa de Amazon o el Asistente de Google o Siri de Apple: Es un medio de modificación del comportamiento. Es una máquina, una pieza de capital, a la que entrenamos para que nos entrene para que determine aquello que queremos. Y, una vez que lo queremos, la misma máquina en red nos lo vende, directamente, prescindiendo de los mercados.


Por si fuera poco, la misma maquinaria consigue que sostengamos con nuestro trabajo voluntario y gratuito la enorme red de máquinas de modificación del comportamiento a la que pertenece. La sostenemos cuando publicamos reseñas, valoramos productos, subimos vídeos, despotricamos, hacemos fotos... ayudamos a reproducir el capital nube sin recibir un céntimo por nuestro trabajo. En esencia, nos ha convertido en sus siervos de la nube.


Mientras tanto, en las fábricas y los almacenes, donde los proletarios asalariados trabajan en condiciones cada vez más precarias, los mismos algoritmos que modifican nuestro comportamiento y nos venden productos directamente, esos algoritmos se despliegan, normalmente mediante dispositivos digitales atados a las muñecas de los trabajadores, para hacer que los proletarios, los trabajadores de los almacenes, de las fábricas trabajen más rápido, para dirigirlos y controlarlos en tiempo real.


Empecé diciendo que, miremos donde miremos, tropezamos con el triunfo del capital. Pero es el capital nube el verdadero vencedor. Es asombroso cómo desempeña, a la vez, cinco funciones que solían estar más allá de las capacidades del capital:

  • El capital nube capta nuestra atención.

  • Fabrica nuestros deseos.

  • Nos vende, directamente, fuera de los mercados tradicionales, lo que va a saciar los deseos que nos ha hecho tener.

  • Impulsa el trabajo proletario dentro de los centros de trabajo.

  • Y obtiene de nosotros, sus siervos de las nubes, un trabajo masivo y gratuito.


¿Es sorprendente que los propietarios de este capital-nube -llamémosles nubistas- tengan un poder de extracción hasta ahora inimaginable? ¿Para extraer plusvalías gigantescas de los proletarios; cantidades incalculables de trabajo gratuito de casi todo el mundo; y rentas de nube alucinantes de los capitalistas vasallos, de los vendedores? ¿Es de extrañar que sean mucho más poderosos de lo que Henry Ford o Rupert Murdoch podrían ser jamás?


"Espera", te oigo decir. "¿Es Jeff Bezos realmente diferente a Henry Ford? ¿No son todos ellos una especie de capitalistas monopolistas? ¿Monopolistas?" No, Amazon.com no es una empresa capitalista monopolista.


En el momento en que entras en Amazon.com ¡has salido del capitalismo por completo! Por supuesto, el lugar está lleno de compradores y vendedores. Así que, sí, es una enorme plataforma comercial, pero no, ¡no es un mercado! Un hombre llamado Jeff es el dueño de todo. Pero él es mucho, mucho más que un simple monopolista.


Jeff no es dueño de las fábricas que producen lo que venden en su plataforma los capitalistas tradicionales, que tienen que utilizarla para ejercer su oficio. Lo que sí posee es más importante: Jeff es dueño del algoritmo que decide qué productos ves y cuáles no, el mismo algoritmo que tú has entrenado para que te conozca a la perfección, de modo que te une con un vendedor, al que también conoce perfectamente, con vistas a maximizar la probabilidad de que cada emparejamiento, transacción, genere, para Jeff, la mayor renta que Jeff pueda cobrar al vendedor por lo que compras: ¡hasta el 40% de lo que pagas se lo embolsa Jeff, el nubista!


La mente se rebela ante la enormidad pero también la radical novedad de este tipo de explotación: El mismo algoritmo que ayudamos a entrenar en tiempo real para que nos conozca al dedillo, ese mismo algoritmo modifica nuestras preferencias y administra la selección y entrega de los productos que satisfarán esas preferencias.


Si usted y yo escribiéramos "bicicletas eléctricas" o "prismáticos" en Amazon.com, obtendríamos recomendaciones totalmente distintas. En un mercado tradicional o en un centro comercial sería como si tú y yo camináramos uno al lado del otro, con la vista dirigida en la misma dirección, hacia el mismo escaparate, pero viéramos cosas diferentes en función de lo que el algoritmo de Jeff quiere que veamos cada uno.


Todo el mundo que navega por Amazon.com -excepto Jeff Bezos, por supuesto-, todo el mundo en Amazon.com deambula en un aislamiento construido algorítmicamente, como en un panóptico en el que, incapaces de vernos unos a otros, sólo vemos el algoritmo que todo lo ve de Jeff o, más exactamente, sólo lo que su algoritmo nos permite ver con vistas a maximizar su renta en la nube, que es, por supuesto, la versión actual de la renta del suelo que los señores feudales solían extraer de sus vasallos y sus campesinos.


Esto no es capitalismo. Señoras y señores, ¡bienvenidos al tecnofeudalismo!


¿Cómo mató el capital nube al capitalismo? ¿Cómo se levantó? ¿Quién lo pagó?

El capitalismo, no lo olvidemos, tenía dos pilares: los mercados y el beneficio. Por supuesto, los mercados y el beneficio siguen siendo omnipresentes. Sin embargo, el capital nube ha desalojado tanto a los mercados como al beneficio del centro de nuestro sistema socioeconómico, empujándolos hacia sus márgenes y sustituyéndolos:


Los mercados, el medio del capitalismo, han sido sustituidos por feudos en la nube: plataformas de comercio digital como Amazon.com o Alibaba que, como hemos visto, parecen mercados, pero no lo son.


¿Y el beneficio? ¿El combustible del capitalismo? Pues ha sido sustituido por su predecesor feudal: la renta. Pero, en concreto, una nueva forma de renta, una renta en la nube que hay que pagar por acceder a esos feudos en la nube o plataformas digitales.

Pero, ¿cómo surgió el capital-nube? Comenzó a gestarse a finales de los noventa, cuando la Internet original, que era un procomún -funcionaba como una zona libre de capitalismo-, esa Internet original, la Internet 1.0 si se quiere, fue privatizada por las emergentes Big Tech.


¿Quién pagó los billones que costó fabricar y acumular tan rápidamente el capital de la nube en manos de tan pocos nubistas? La sorprendente respuesta es: Los bancos centrales de los países del G7, ¡en su mayoría! ¿Cómo ha ocurrido? Pues por accidente o, para ser más precisos, por... ¡crisis!


Tras el colapso del sector financiero de 2008, nuestros banqueros centrales imprimieron hasta 35 billones de dólares para rescatar a los banqueros en un momento en que los gobiernos estaban sometiendo a nuestros pueblos a una dura austeridad. Los capitalistas fueron lo suficientemente listos como para prever que muchos estarían demasiado desamparados como para comprar sus cosas. Así que, en lugar de invertir, llevaron el dinero del banco central a la bolsa y a los mercados de bonos, donde compraron acciones, bonos - junto con yates, arte, bitcoin, NFTs cualquier "activo" al que pudieran echar mano. Los únicos capitalistas que realmente invirtieron en capital fueron los propietarios de Big Tech. Por ejemplo, ¡9 de cada 10 dólares que se invirtieron en la creación de Facebook provenían del dinero de estos bancos centrales! Así es como se financió el capital de la nube y cómo los nubistas se convirtieron en nuestra nueva clase dominante.


Como resultado, el poder real hoy en día no reside en los propietarios de maquinaria, edificios, redes ferroviarias y telefónicas, robots industriales. Estos anticuados capitalistas terrestres siguen extrayendo plusvalía del trabajo asalariado, pero ya no mandan, como antes. Se han convertido en vasallos en relación con los propietarios del capital-nube, de los nubistas. En cuanto al resto de nosotros, hemos vuelto a nuestra antigua condición de siervos, contribuyendo a la riqueza y al poder de la nueva clase dominante con nuestro trabajo no remunerado, además del trabajo asalariado que realizamos, cuando tenemos la oportunidad de hacerlo.


Pero seguramente, dirá alguien, esto sigue siendo capitalismo, ¿no?


¿Sigues sin estar convencido? Lo sé, es difícil separarse del término, de la palabra, capitalismo. No sólo los liberales consideran el capitalismo como los peces consideran natural el agua en la que nadan. También los socialistas necesitan sentir que nuestro propósito en la vida, la razón por la que aterrizamos en esta Tierra, es derrocar al capitalismo. La noticia que traigo de que el capital se nos adelantó, y ahora tenemos algo peor en lugar del capitalismo, esa noticia es difícil de aceptar. De hecho, son sobre todo mis amigos de izquierdas los que intentan disuadirme, convencerme de que, sí, el capital en la nube puede ser importante, pero "esto sigue siendo capitalismo, colega".


Llamémoslo capitalismo rentista o capitalismo monopolista, sugieren. Pero eso no es suficiente. El alquiler de la nube no es como el alquiler del suelo, porque requiere una inversión masiva en nuevas tecnologías. Y tampoco es una renta de monopolio, porque Bezos y Zuckerberg, en lugar de monopolizar los mercados para vender sus manufacturas (como hicieron Ford y Eddison), Bezos y Zuckerberg han sustituido los mercados y no tienen ningún interés en fabricar nada (a diferencia de Henry Ford y Thomas Eddison).


¿Qué le parece el capitalismo de vigilancia? De nuevo, no. Los nubistas no se limitan a utilizar algoritmos para lavarnos el cerebro en nombre de los anunciantes en un entorno capitalista. No, el capital de la nube se reproduce a través de nuestro trabajo libre, explota directamente el trabajo asalariado y exprime las rentas de la nube de los capitalistas vasallos en plataformas comerciales que no son mercados. Esto no es capitalismo, amigos. Ningún tipo de capitalismo.


Pero, ¿qué hay de la observación de que el tecnofeudalismo es parasitario del sector capitalista que lo integra? Sí, es cierto. Si los capitalistas convencionales se extinguieran, los "nubistas" perecerían, incapaces de extraer rentas de la nube a los fabricantes. ¿Y qué? Después de que el capitalismo derrocara al feudalismo, los capitalistas también eran parásitos de los terratenientes, en el sentido de que, sin tierras privadas que produjeran alimentos, el capitalismo se marchitaría. Lo mismo ocurre ahora: Mientras que el sector capitalista tradicional alimenta el tecnofeudalismo, son el capital en la nube y la renta en la nube los que dominan.


¿Importa si lo llamamos tecnofeudalismo o alguna forma de capitalismo?


Llegados a este punto, es importante recordar la máxima de Marx de que no se trata de interpretar, sino de cambiar el mundo. Entonces, ¿importa si esto sigue siendo capitalismo o si lo llamamos tecnofeudalismo? Yo creo que sí.


Reconocer que nuestro mundo se ha vuelto tecnofeudal nos ayuda a comprender la enormidad de lo que será necesario para organizar a las víctimas del poder exorbitante, los explotados que, ahora, incluyen no sólo a los trabajadores asalariados, sino también a las hordas de siervos de las nubes que están reproduciendo el mismo capital de las nubes que los mantiene en un estado de precariedad cada vez mayor.


El concepto de tecnofeudalismo pone de manifiesto que la organización de los trabajadores del automóvil y las enfermeras, aunque sigue siendo esencial, es insuficiente. Esclarece lo que se necesita para organizar los movimientos contra el cártel de los combustibles fósiles cuando nuestros medios de comunicación funcionan con capital-nube preparado para envenenar a la opinión pública. Explica cómo el cambio a los coches eléctricos causó la desindustrialización alemana, ya que los beneficios debidos a la ingeniería mecánica de precisión están siendo sustituidos por los alquileres extraídos por los propietarios del capital-nube que vigilan las rutas de los conductores y sus hábitos en la cabina. La decisión de Elon Musk de comprar Twitter de repente tiene mucho más sentido. Twitter es para Musk una interfaz entre sus acciones de capital mecánico en Tesla y SpaceX y el capital-nube. La Nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y China, especialmente tras la guerra de Ucrania, se explica como la repercusión de un enfrentamiento subyacente entre dos tecnofeudalismos, uno cuyas rentas de la nube se denominan en dólares y el otro en yuanes.


¿No es alucinante? ¿Se han necesitado avances científicos alucinantes, redes neuronales fantásticas y programas de inteligencia artificial que desafían la imaginación para lograr qué? Crear un mundo en el que, mientras la privatización y el capital de riesgo acaparan toda la riqueza física que nos rodea, el capital en nube se dedica a acaparar nuestros cerebros. Para poseer nuestras mentes individualmente, debemos poseer el capital en nube colectivamente. Una vez que hayamos recuperado nuestras mentes, podemos ponerlas en común para encontrar la manera de crear un nuevo patrimonio común de capital-nube. Será muy difícil. Pero es la única manera de que nuestros artefactos basados en la nube dejen de ser un medio producido para modificar el comportamiento y se conviertan en un medio producido para la colaboración y la emancipación humanas.


Siervos de la nube, proles de la nube y vasallos de la nube del mundo, ¡uníos! No tenemos nada que perder, salvo nuestras cadenas nube-mente.


MAS SOBRE ESTE TEMA:


  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ 

  • Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí 

  • ¿Quiénes son los dueños de las empresas armamentísticas? - aquí 

  • ¿Quién maneja la publicidad, el motor del sistema? - aquí 

  • Filantro-washing: Los filantrocapitalistas duplicaron sus fortunas en la última década - aquí 

  • ¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí 


  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ 

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - AQUÍ  

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ 

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí  

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí 

  • TECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí  


MAS SOBRE ISABELLE STENGERS

  • Isabelle Stengers: "Cultivar la deslealtad hacia quienes nos gobiernan" - aquí

  • Stengers "Las políticas neoliberales consiguieron convertir a los científicos en rebaños" - aquí

  • Isabelle Stengers: "El Estado está al servicio de lo que deberíamos resistir" - aquí

  • ¿Quiénes se benefician con las "energías verdes"? La Tierra NO. aquí

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page