top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

¿Quiénes se benefician con las "energías verdes"? La Tierra NO.



Por Carolina Flynn para Climaterra - Enero de 2024


Uno de los mantras todo terreno que repiten los medios, los políticos, las corporaciones y ciertos billonarios es que la solución a la crisis climática está a la vuelta de la esquina, sólo hace falta una cosa: decisión. Y esa solución es la de reemplazar los combustibles fósiles por las llamadas "energías renovables". Obviamente es una "solución" muy beneficiosa para determinados actores, no precisamente para la Madre Tierra.

No decimos que estas energías "verdes" no tengan un rol en la construcción de una civilización ecológica, pero sí podemos afirmar que la promesa de la transición energética total, a escala industrial como la que se propone, en un modelo económico de crecimiento perpetuo e infinito (y aquí), y en un planeta con los límites ecológicos ya rebasados, es sí, una promesa hueca.



Día de Sobregiro: Es el día en que el consumo de recursos de la humanidad excede la capacidad del planeta para regenerar esos recursos, señalando un déficit ecológico.


Uno no nace sabiendo, y pueden pasar algunos años estudiando estas cuestiones para darse cuenta.


Vamos primero a repasar algunos de los problemas de estas falsas soluciones (¡sólo algunos!) y al final del artículo se enumeran algunas corporaciones y fondos de inversión que se benefician directamente con estas falsas soluciones que en realidad pueden empeorar la situación ambiental de la Tierra y así vamos a poder entender por qué tanta presión e interés por ponerlas en marcha.


1 - La "transición" a "energías verdes y renovables"

Después de cincuenta años insistiendo con estas soluciones, y de un crecimiento importante de las "renovables" el tan mentado reemplazo de los combustibles fósiles no ha sucedido. Y es que los milagros no existen: si el uso de energía continúa creciendo al ritmo del crecimiento económico -y no, también es una fantasía la posibilidad de desacoplar el crecimiento económico del uso energético (aquí, aquí, aquí, aquí) y del uso de materiales- el consumo de combustibles fósiles -y las emisiones de CO2 que vienen asociadas- siguen creciendo. Y mucho. (Gráfico 1).


Gráfico 1 - Consumo de combustibles fósiles por tipo en el mundo

De la matriz energética mundial de 2017 (Gráfico 2), sólo el 10.6% de toda la energía consumida a nivel mundial era provista por las renovables "modernas" (es decir no incluyendo la leña). Y de ese 10.6%, las energías solares, eólicas, geotérmicas, biomasa y mareomotriz representaban sólo 2% de la matriz energética. Sí, sólo 2%, y tengamos en cuenta que este 2% incluye:


Gráfico 2 . Participación de las energias renovables sobre el total de energía consumida - 2017

El resultado de lo que venimos diciendo es que la matriz energética mundial se mantiene bastante estable desde hace 50 años (Gráfico 3). De transición energética nada. De renovables nada (bueno, hay que renovar los paneles y los aerogeneradores cada 20/25 años).


Gráfico 3 :Consumo de combustibles fósiles, energía nuclear y renovables mundialmente - 1965-2022

Además hay que tener en cuenta que en palabras del especialista en energía, Vaclav Smil "la descarbonización rápida es una fantasía" (aquí, aquí) y hay una imposibilidad fáctica de que esa transición sea completa (es decir de que realmente podamos descarbonizar totalmente la economía) porque hay materiales indispensables (por lo menos para este momento de la civilización) como los plásticos, el cemento, el acero y los fertilizantes que no podrían producirse sin combustibles fósiles. De lo que no se habla mucho, tampoco, es que descarbonizar la economía implica mineralizarla. Y cómo todos sabemos, la minería no es una actividad particularmente ecológica ni limpia.



2 - Destrozando el planeta en nombre de la energía "verde"

Para que tengamos una idea de lo que significa, en cantidad de minerales, la transición a "energías limpias", se calcula que en los próximos 30 años necesitaremos extraer más minerales de los que el ser humano ha extraído en los últimos 70.000 años.


¿Por qué? porque los países que representan más del 70% del PIB y de las emisiones mundiales se han comprometido a una política de "cero emisiones netas" (otra falsa solución de la que puede investigar aquí, aquí, aquí, aquí). Este compromiso implica una aceleración masiva del despliegue de "energías renovables ". Más allá que los países nunca han cumplido ninguna de los compromisos de reducción de emisiones (de hecho el 50% de las emisiones se produjeron en los últimos 30 años), cuando se acoplan estos compromisos con la posibilidad de beneficios económicos para algunos sectores, lo más probable es que las posibilidades de negocios se cumplan, y las emisiones sigan subiendo.


Gráfico 4 - Emisiones de Co2 anuales

Fuente: BBC


Y cómo ya lo dijimos un sistema energético alimentado por tecnologías de "energía limpia" necesita muchos más minerales que una economía que funciona a combustibles fósiles. ¿Cuáles son los minerales que se necesitan para la transición?

  • Litio, níquel, cobalto, manganeso y grafito para las baterías

  • Elementos raros terrestres para turbinas eólicas y motores de vehículos eléctricos

  • Cobre, silicio y plata para la energía solar fotovoltaica

  • Cobre y aluminio para las redes eléctricas



Gráfico AIE: Alcanzar los objetivos climáticos va a turbo-incrementar la demanda de minerales:

Gráfico 5 - Agencia Internacional de Energía

Gráfico de la Agencia Internacional de Energía: La demanda de minerales esenciales se disparará en las próximas dos décadas, a medida que el mundo se fije objetivos de emisiones netas cero; Las necesidades globales se multiplicarán por 6, pero en el caso del litio se multiplicarán por 42, el grafito por 25, el cobalto por 21, el niquel por 19 y las tierras raras por 7. Fuente: IEA


En el escenario denominado por la Agencia Internacional de Energía SDS (de Desarrollo Sostenible), escenario que reduce las emisiones un 23% respecto a 2017, la agencia calcula que los requerimientos de minerales para 2040 respecto a 2020 se van a multiplicar:

  • Por 42 para el litio

  • Por 25 para el grafito

  • Por 21 para el cobalto

  • Por 19 para el niquel

  • Por 7 para las tierras raras


La primer pregunta que deberíamos hacernos es si hay suficientes minerales para sustituir al petróleo. Un estudio reciente  del doctor Simon Michaux, del Servicio Geológico de Finlandia pone en entredicho las perspectivas de eliminar los combustibles fósiles en favor de las energías renovables: "La cantidad de metal necesaria para fabricar una sola generación de unidades tecnológicas renovables que sustituyan a los combustibles fósiles es mucho mayor de lo que se pensaba. La producción minera actual de estos metales ni siquiera se acerca a la demanda. Las reservas minerales actuales tampoco son suficientes en tamaño. Lo más preocupante es el cobre, que es una de las carencias señaladas. La exploración para obtener más en los volúmenes requeridos será difícil...".



No es de extrañar entonces, la proliferación de proyectos que pretenden hacer minería en el fondo del mar o en los asteroides. Ya no alcanza con haber destrozado la superficie continental del planeta, necesitamos ahora arrasar y expoliar el suelo marino e ir al espacio. Recientemente Noruega, uno de los países más ricos del mundo gracias a los combustibles fósiles se convirtió en el primero en aprobar la minería marina.



Pero ¿Se reducen realmente las emisiones pasando a una economía intensiva en minerales?


a) El caso del auto eléctrico

Para que tengamos una idea, un auto eléctrico típico requiere seis veces más insumos minerales que un coche convencional.


Gráfico: Minerales utilizados para el transporte: coche eléctrico vs coche convencional

Gráfico 6: Minerales usados en determinadas tecnologías energéticas

Pero no es sólo que el requerimiento mineral se multiplica por 6. Hay que tener en cuenta que, por la ley del mineral, para obtener una cantidad determinada de mineral se necesita procesar muchísima más cantidad de materiales: según un estudio del Manhattan Institute, una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales. Veamos como se llega a este número:


Materiales que componen una batería de litio tipo que pesa alrededor de 1.000 libras :

  • 25 libras de litio,

  • 30 libras de cobalto,

  • 60 libras de níquel,

  • 110 libras de grafito,

  • 90 libras de cobre,

  • unas 400 libras de acero, aluminio y varios componentes de plástico.


Si se observan las leyes del mineral, se puede estimar la cantidad típica de roca que debe extraerse de la tierra y procesar para obtener los minerales puros necesarios para fabricar una sola batería:

  • - Las salmueras de litio suelen contener menos del 0,1% de litio, por lo que hay que extraer unas 25.000 libras de salmueras para obtener las 25 libras de litio puro.

  • - El mineral de cobalto contiene una media del 0,1%, por lo que se necesitan casi 30.000 libras de mineral.

  • - La ley del mineral de níquel es de un promedio de 1%, por lo tanto, cerca de 6.000 libras de mineral.

  • - El mineral de grafito suele ser del 10%, es decir, unas 1.000 libras por batería.

  • - El cobre está presente en el mineral en un 0,6%, por lo que hay unas 25.000 libras de mineral por batería.

En total, obtener estos cinco elementos para producir una batería de 1.000 libras requiere la extracción de unas 90.000 libras de mineral. Para contabilizar adecuadamente toda la tierra movida, que es relevante para la huella medioambiental global y el uso de energía de la maquinaria minera, hay que calcular la sobrecarga, es decir los materiales que se excavan primero para llegar al mineral. Dependiendo del tipo de mineral y la ubicación, la sobrecarga oscila entre 3 y 20 toneladas de tierra para acceder a cada tonelada de mineral.

Esto significa que para acceder a unas 90.000 libras de mineral se requiere excavar y mover entre 200.000 y más de 1.500.000 libras de tierra, una media aproximada de más de más de 500.000 libras por batería. La cifra exacta variará para las diferentes formulaciones químicas de las baterías, y para las distintas regiones que tienen una gran variedad de minerales. Cabe destacar que esta huella total de material no incluye las grandes cantidades de materiales y químicos utilizados para procesar y refinar los distintos minerales. Tampoco en estudio del Manhattan Institute se contabilizó el impacto ambiental de otros materiales utilizados en el auto eléctrico, como la sustitución de acero del auto convencional por aluminio para compensar el peso de la batería, o la cadena de suministro de elementos de tierras raras en los motores eléctricos (por ejemplo, neodimio, disprosio).


Pero ¿cuánto se reducen las emisiones al cambiar un auto convencional por uno eléctrico? ¿se reducen realmente? La contabilidad es dudosa, y depende de algunas cuestiones, pero hay informes detallados, como el desarrollado también por el Manhattan Institute que sostienen que "Nadie sabe en qué medida disminuirán las emisiones de CO2, si es que lo hacen, a medida que aumente el uso de los vehículos eléctricos. Porque cada afirmación de que los autos eléctricos reducen las emisiones es una estimación aproximada o una conjetura basada en promedios, aproximaciones o aspiraciones. Las variables e incertidumbres de las emisiones derivadas de la minería y el procesamiento de los minerales utilizados para fabricar las baterías de los vehículos eléctricos, que consumen mucha energía, son un gran comodín en el cálculo de las emisiones. Estas emisiones compensan sustancialmente las reducciones derivadas de evitar la gasolina y, a medida que se dispare la demanda de minerales para baterías, las reducciones netas se reducirán, pueden desaparecer e incluso podrían provocar un aumento neto de las emisiones. La producción de energía para las estaciones de recarga de los vehículos eléctricos presenta incertidumbres similares en cuanto a las emisiones. (Puede leer el informe completo aquí).


En el mismo sentido, un artículo del Finantial Times del año 2017, en base a datos del MIT, daba cuenta que cuando se evalúan las emisiones de carbono de un auto convencional a combustibles fósiles, el modelo Mirage de Mitsubishi, a lo largo de todo su ciclo de vida -desde la adquisición de los componentes y el combustible hasta el reciclado de sus piezas-, puede resultar un coche más ecológico que un modelo de Tesla.


Los datos del MIT corroboran un estudio de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología del año pasado: "Los vehículos eléctricos más grandes pueden tener un ciclo de vida de emisiones de gases de efecto invernadero más alto que los vehículos convencionales más pequeños".


Pero a pesar de esto, los responsables políticos están empujando a la industria automovilística hacia un cambio global con la pretensión de ayudar a resolver el tema climático, pero "ni Europa, ni Estados Unidos, ni China han creado realmente el aparato regulador adecuado para diferenciar entre vehículos eléctricos y juzgar sus méritos medioambientales."



Hoy es difícil ver artículos en los medios masivos poniendo estos temas de relieve. Y es difícil que eso suceda, porque hay mucho en juego para el sector automovilístico. Se estima que para el 2030 el mercado del auto eléctrico va a ser de 952 billones de dólares.



b) Energía solar y eólica

La situación es similar cuando analizamos no ya los autos eléctricos sino la generación de energía "renovable": una planta eólica marina requiere trece veces más recursos minerales que una central eléctrica de gas de tamaño similar.


Gráfico: Minerales utilizados para la generación de energía: eólica offshore y continental, paneles solares, nuclear, carbón y gas natural.


Materiales usados para construir un generador de energía eólica


Las cantidades de materiales para la construcción de un generador de energía eólica de 3 megavatios y 150 metros de altura es:

- 1 toneladas de concreto;

- 335 toneladas de acero;

- 4,7 toneladas de cobre;

- 3 toneladas de aluminio;

- 2 toneladas de tierras raras;

- Otros materiales: zinc y molibdeno


Y esto sin considerar la ley del mineral y toda la tierra que hay que impactar para conseguir esas cantidades.


Además la energía eólica, tanto marina como terrestre, genera muchos impactos ambientales en la fauna no sólo aves (sólo en España se estima que acaba con la vida de entre 2 y 4 millones de aves y murciélagos) sino a los grandes mamíferos marinos (y aquí).


Y si analizamos la situación de requerimiento de materiales de los paneles solares, la situación no es mucho mejor. Estamos quemando carbón y talando árboles para producirlos.


Obrero colocando carbón en un horno para la fabricación de silicio.

Materias primas para una tonelada (t) de silicio (Kato, et. al) [37]

● Cuarzo 2,4 t

● Carbón 550 kg

● Coque de petróleo 200 kg

● Carbón vegetal 600 kg

● Astillas de madera 300 kg


Y para producir carbón vegetal hay que quemar muchos árboles de madera dura, lo mismo que para las astillas de madera.


Cómo afirma el periodista de investigación francés Guillaume Pitron en el libro "La guerra de los metales raros": "En pocas palabras, la energía limpia es un asunto sucio. Sin embargo, fingimos ignorancia porque nos negamos a hacer balance del ciclo de producción de principio a fin de las turbinas eólicas y los paneles solares (...) Ocultar el dudoso origen de los metales en China ha dado a las tecnologías verdes y digitales la brillante reputación de la que gozan. Esta podría muy bien ser la operación de lavado verde más asombrosa de la historia".


Ya vimos que no hay en realidad una transición energética sino una adición de "renovables" a la matriz energética mundial existente, vimos también que el nombre de "renovables" no hace justicia a la enorme cantidad de materiales no renovables necesarios y para colmo hay que reconstruirlas periódicamente.


Y en cuanto si son limpias es evidente que es difícil poder calificarlas así con su alta dependencia a una actividad extractiva tan contaminante y destructiva como la minería.


Otra cuestión de la que no se habla tanto es sobre el impacto de los residuos que se generaran con los paneles solares y palas de aerogeneradores que caen en desuso y de los desechos tóxicos que se producen en su fabricación.


En este sentido, un estudio de la Universidad de Calgary señala que estamos a punto de desencadenar un "tsunami" de basura no reciclable a medida que los consumidores cambien sus paneles solares obsoletos por otros mejores. Los investigadores señalan que, en 2035, la industria solar podría estar generando 2,5 toneladas de residuos por cada tonelada de panel solar que instale, abrumando a municipios y propietarios de viviendas con los costes de eliminación.


Las estimaciones de sus modelos -que intenta estimar el tonelaje bruto de paneles solares que llegarán a los basureros en los próximos años- implicarían que:

  • el volumen de residuos solares superará al de las nuevas instalaciones en el año 2031.

  • en 2035, los paneles desechados superarían en 2,56 veces a las nuevas unidades vendidas.


Otra falsa solución: Los biocombustibles y sus terribles efectos en la biodiversidad y seguridad alimentaria


El economista y antropólogo Jason Hickel, twitteó "Para conciliar los objetivos de París con el continuo exceso de uso de energía en el Norte global, los escenarios climáticos proponen plantaciones masivas de biocombustibles, hasta 3 veces el tamaño de la India. Pregúntese: ¿de dónde se sacará esa tierra? ¿A quién se despojará? ¿A quién se sacrificará?"


Los biocombustibles a escala industrial es una de las más peligrosas de las "soluciones" de lavado verde capitalistas. Amenazan un espacio vital para los ecosistemas y la biodiversidad, amenazan a miles de especies, sin los cuales la biosfera no podrá adaptarse y estabilizar nuestro sistema de soporte vital.


En una investigación reciente se concluyó que el reemplazo de ecosistemas naturales por cultivos para la bioenergía en todo el planeta será considerablemente perjudicial para la biodiversidad, esto se debe que la bioenergía presiona aún más a la desforestación que ya está en niveles muy preocupantes, sigue promoviendo el monocultivo y el uso de agroquímicos. Actividades que también son generadoras de emisiones de CO2 que retroalimentan el cambio climático.


En un mundo en donde casi el 10% de la población mundial sufre hambre y el 30% padecen inseguridad alimentaria, el 18% de la producción mundial de aceite vegetal, apto para consumo humano, se destina al biodiésel. Europa, por ejemplo, sigue transformando 10.000 toneladas de trigo -el equivalente a 15 millones de barras de pan (750gr)- en etanol para su uso en los automóviles. Además, quema más de 17.000 toneladas de aceite de colza y girasol cada día el equivalente a 19 millones de botellas. Como si fuera poco, el 50% del de aceite de palma que se consume en Europa (culpable del 40% de la desforestación de Borneo) y el 32% del de soja es para alimentar sus coches y camiones.


Fuente: France 24 - El número de personas que padecen inseguridad alimentaria severa ha ido creciendo hasta alcanzar los 2.300 millones de personas en 2021, casi el 30 % de la población mundial.


El consumo de biocombustibles en Europa ya requiere una superficie equivalente al 5% del total de sus tierras de cultivo. Habría que duplicar esta superficie para sustituir sólo el 7% de las importaciones de petróleo, gasolina y gasóleo de la UE procedentes de Rusia por biocombustibles cultivados en Europa. Si todas estas importaciones se sustituyeran por biocombustibles europeos, esto supondría que cerca del 80% de toda la superficie agrícola del continente se dedicara a alimentar coches y camiones.

En fin, podríamos seguir ahondando en el simulacro verde, pero el objetivo de este post es ver porqué tanta presión e interés por instalar estas "soluciones". (Al finalizar el post hay una serie de links sobre el tema)



¿Quiénes son los beneficiarios de esta política global?

En un ejemplo de cinismo y perversión a la que ya estamos acostumbrados en esta etapa de capitalismo tardío, el libro "La Guía del Wall Street Journal para invertir en el Apocalipsis" los autores James Altucher y Douglas R. Sease ofrecen a los inversores "una guía provocativa y esencial que les permitirá aprovechar las lucrativas oportunidades de inversión que inevitablemente surgirán cuando se produzca el desastre".


Podríamos decir que esta es la dinámica general que anima al simulacro verde. Subidos al caballo del desastre medioambiental y climático hay un sector muy poderoso que aprovecha para vender falsas soluciones que los enriquecen aún más.


Y los gobiernos, cooptados mayormente por gigantes financieros y corporativos, tienen políticas que alientan este tipo de soluciones. Tengamos en cuenta que las inversiones en renovables cuentan con importantes subsidios gubernamentales en los países centrales. Así en la Unión Europea por ejemplo, alcanzaron los 87 mil millones de euros en 2022. Pero para que vislumbremos la magnitud del "simulacro verde" al mismo tiempo que se pregona la necesidad de la transición energética, los subsidios a los combustibles fósiles se dispararon en 2023 hasta alcanzar un monto histórico de USD 7 billones. Según el FMI "están costando el equivalente al 7,1% del producto interno bruto mundial. Es un porcentaje superior al que los gobiernos asignan anualmente a la educación (4,3% del ingreso mundial) y en torno a dos tercios de lo que destinan a la atención sanitaria (10,9%)."


A continuación, veremos los sectores que se están beneficiando con el "apocalipsis" y nos daremos cuenta que, como en un gran círculo perfecto, los pirómanos se reconvierten en bomberos.


Así tenemos que uno de los sectores que más invierte en las "energías renovables" son las grandes compañías de combustibles fósiles, es decir los grandes responsables de las emisiones de CO2.


1 - Las empresas de combustibles fósiles, las mismas que causaron la crisis climática, ahora dedican parte de sus operaciones a "energías renovables":



BP - British Petroleum - es una de las principales compañías petroleras internacionales, con actividades de producción de petróleo y gas; oleoductos y terminales; y refinerías en todo el mundo.


Los 3 grandes de los fondos de inversión (State Street, Vanguard, Blackrock) tienen por lo menos un 14% de las tenencias accionarias de BP (pero como estos gigantes invierten entre ellos (por ejemplo Blackrock tiene el 27,59% de State Street y Vanguard y State Street tienen el 18,46% de Blackrock y son accionistas mayoritarios de otros accionistas de BP (como Bank of America, Morgan Stanley, etc.), este porcentaje es bastante mayor.


La petrolera británica no quiere perderse las posibilidades de subisidios y beneficios que surgen con las imposiciones gubernamentales con la excusa climática y está aumentando significativamente sus inversiones en la transición del 3% del total en 2019 al 30% en 2022.


Está invirtiendo en cinco categorías de transición:


Bioenergía: pretende producir más biocombustibles.

Carga de vehículos eléctricos: invierte en infraestructura de recarga de VE.

Energías renovables: invierte en energía solar y eólica.

Hidrógeno y Captura de Carbono: otras falsas soluciones de las que puede conocer aquí, aquí, aquí. aquí


Obviamente, en un sistema económico que se concentra cada vez más en unas pocas manos, esto ha implicado la absorción por parte de BP de empresas menores: a finales de 2022, BP aceleró y amplió su negocio de bioenergía con la adquisición de Archaea Energy (también propiedad de uno de los grandes tres, State Street). Archaea es uno de los principales productores estadounidenses de gas natural renovable (GNR) y tiene una cartera de proyectos en desarrollo que podría quintuplicar su producción para 2030.


La empresa acordó adquirir TravelCenters of America en 2023, uno de los principales operadores de paradas para camiones en viaje. Aporta oportunidades en comercios de conveniencia, recarga de vehículos eléctricos, biocombustibles/GNR y, posiblemente, hidrógeno.


En cuanto a energías renovables, su objetivo es construir 20 gigavatios (GW) de capacidad de energía renovable para 2025 y 50 GW para 2030. Está construyendo proyectos de energía eólica y solar en tierra. Además, tiene una empresa conjunta al 50% con Equinor (EQNR -1,24%) para construir instalaciones de energía eólica marina en Estados Unidos.



Enbridge es una empresa canadiense en energía, cuyo segundo accionista mayoritario es Vanguard con 5,80% de las acciones. Desarrolla cuatro actividades principales: oleoductos, gasoductos, opera la mayor compañía de gas natural de EE.UU.


Enbridge, no quiere perderse el nuevo negocio "verde" y al mismo tiempo que libera CO2 con sus actividades petroleras, explota parques eólicos terrestres e instalaciones de energía solar en EE.UU. y una creciente plataforma eólica marina en Europa. También busca "oportunidades" en otras falsas soluciones como el hidrógeno y la captura de carbono.


Enbridge también ha acelerado su cartera de inversiones en energías renovables mediante adquisiciones. A finales de 2022, adquirió Tri Global Energy, empresa líder en proyectos de energías renovables en tierra. A principios de 2023, adquirió una participación en la empresa líder en infraestructuras de GNR Divert.


La empresa ve el potencial de invertir miles de millones de dólares cada año en proyectos de "energías renovables" y nuevas energías. Pero "también espera seguir creciendo en su negocio de combustibles fósiles" (¡no es cuestión de perderse nada!). Cree que "una estrategia equilibrada le permitirá apoyar los combustibles de hoy y, al mismo tiempo, posicionarse para las fuentes de energía del futuro".


Obviamente la "estrategia equilibrada" de Enbridge también le permitirá generar mucho flujo de caja estable para financiar sus pagos de dividendos. Enbridge ofrece una alta rentabilidad por dividendo (6,5% a mediados de 2023), lo que la convierte en uno de los principales valores de dividendos petroleros. Mientras tanto, sus inversiones en energías renovables podrían convertirla con el tiempo en uno de los principales valores de dividendos de energías renovables.


TotalEnergies: "quiere ser una empresa energética responsable". Invierte en desarrollos petrolíferos, en captura de carbono, es uno de los tres mayores productores mundiales de gas natural licuado (GNL) y, por supuesto, está invirtiendo en energías verdes. Su objetivo es ser uno de los cinco mayores productores de energías renovables. Invierte en biocombustibles, biogás, hidrógeno y combustibles sintéticos.


Para 2030, TotalEnergy espera que su producción total de energía crezca un 30%. La producción de productos petrolíferos disminuirá un 30%, mientras que la de GNL se duplicará y la de electricidad se triplicará.


La empresa ha realizado varias inversiones notables para impulsar su crecimiento en renovables. Y acá, obviamente, juega un papel importante su política de adquisiciones. Es el accionista mayoritario del fabricante de paneles solares SunPower cuyos accionistas mayoritarios son, por supuesto, Blackrock, State Street y Vanguard con un 22,82% de las acciones (y recordemos que ese porcentaje es mayor por la tenencias cruzadas).


Total Energies adquirió también, una participación del 50% en Clearway Energy Group, la quinta empresa estadounidense de energías renovables (el 31,08% de las acciones son propiedad de Blackrock y de Vanguard).


La empresa también compró Core Solar en 2022, que cuenta con una amplia cartera de proyectos solares a escala comercial y de almacenamiento de energía en desarrollo.




Figura: Capitalización de las empresas petroleras e inversiones en energía renovable:

  • BP, British Petroleum - Bionergía, carga de vehículos eléctricos, energía renovable, hidrógeno, captura de carbono.

  • Enbridge, eólica marina en Europa y EEUU, energía solar y eólica terrestre.

  • Total, renovables, biomasa, hidrógeno.


Shell - Para 2025, Shell pretende que alrededor de la mitad de sus inversiones totales se destinen a productos y servicios con bajas o nulas emisiones de carbono. La mayor parte se destinará a segmentos como los biocombustibles y el hidrógeno, la energía, la captura y el almacenamiento de carbono y la venta al por menor, incluida la recarga de vehículos eléctricos. En 2022, Shell espera que los gastos en productos y servicios bajos o sin carbono representen aproximadamente un tercio de sus gastos de capital totales.


En 2022, Shell concluyó la compra por 1.550 millones de dólares del promotor indio de energías renovables Sprng Energy, lo que le permitió triplicar su oferta en "renovables". Hasta la fecha, tienen una capacidad contratada acumulada de 3.000 MWp, de los cuales 2.502 MWp son solares y 497 MW eólicos.


Shell USA, adquirió en 2023 Volta Inc., una de las principales empresas de recarga de vehículos eléctricos de EE.UU.


También adquirió Ubitricity, compañía europea líder en infraestructura móvil de carga inteligente para vehículos eléctricos Los usuarios pueden llevar consigo los SmartCable y SimpleSockets de la empresa y utilizarlos en múltiples lugares para cargar los vehículos.


Shell Petroleum completó, también, este año la adquisición del 100% de las acciones de Nature Energy Biogas, que produce gas a partir de deshechos biológicos.


Adquirió en octubre de 2022 Daystar Power, empresa nigeriana que ofrece instalaciones de sistemas solares para empresas y consumidores.


En noviembre de 2023 compraron las empresas británicas MIDEL y MIVOLT, reforzando su cartera de productos para los sectores de la energía y las energías renovables


Shell adquirió Next Kraftwerke para reforzar su posición en el comercio de energías renovables.


Repsol - según define en su página "El negocio de generación baja en carbono es uno de los pilares de la estrategia de Repsol para ser cero emisiones netas en 2050. En España, contamos con 12 centrales hidroeléctricas, 2 ciclos combinados de gas y 1 parque eólico. Además, estamos desarrollando cinco proyectos renovables: dos eólicos (Delta 2 y PI) y tres fotovoltaicos (Valdesolar, Kappa y Sigma). También contamos con activos renovables de energía eólica y energía solar en Chile".


Energía Renovable - Repsol

En cuanto a su composición accionaria, a julio de 2023, en el sitio de Repsol se informa:


Pero en enero de 2024 se anunció que Blackrock, compró Global Infrastructure Partners (GIP posee y opera empresas de energía, transporte, agua y residuos) por 12.500 millones de dólares. Esta adquisición será la mayor operación en una década para Blackrock, lo convertirá en el tercer mayor accionista de Naturgy y, con ello, en el gran 'dueño' de las energéticas españolas, con presencia en casi todas las ramas de actividad del sector. Blackrock es ya el primer accionista de Repsol, con el 5,475% del capital y el segundo de Iberdrola, con el 5,395%.


Entre las adquisiciones de Repasol destaca la compra de Asterion Energiescompañía de renovables con una cartera de 7,7 gigavatios en Europa.



Segundo sector beneficiado con la "transición verde": El sector minero global


Ya que la transición energética implica una mineralización de la economía global, analicemos quiénes son las mayores empresas mineras del mundo que se benefician con el incremento de la demanda de minerales.



El mayor gestor de activos del mundo, BlackRock, obviamente no iba a perder la oportunidad y tiene un fondo de inversiones exclusivo de minería, el BGF Mining Fund de BlackRock, que gestiona cerca de 7.000 millones de dólares en activos e invierte principalmente en valores mineros mundiales. Las mayores posiciones del fondo son BHP, Glencore, Vale SA, Rio Tinto y Freeport.


BGF Mining Fund de BlackRock - Inversiones en %



A continuación, analizamos el análisis de las tenencias accionarias de las empresas mineras, pero aclaramos que se dificulta debido a que cotizan en diversas bolsas.


Glencore:


Es la mayor compañía de recursos naturales del mundo medida por ingresos, con 220 billones de dólares anuales. Glencore controla el 50 % del mercado mundial de cobre, el 60 % de zinc, el 38 % de alúmina, el 28 % de carbón para centrales térmicas, el 45 % de plomo. Tiene segmento de negocios en energía y agricultura también. Está presentes en los 6 continentes y en 35 países. Tiene 140 mil empleados.


¿Quiénes son los accionistas? el accionista principal es un empresario sudafricano Ivan Glasenberg, con 9.8%, seguido por Qatar Holding con 8.52% y Blackrock 8.2%, Vanguard 4.64%, State Street tiene un 0.47%. Mas 3.51% de fondos mutuos de Vanguard. Con lo cual los tres gigantes de inversión cuentan con el 16.82% de la propiedad accionaria del gigante minero (aclaramos, es un cálculo de mínima sin considerar las participaciones cruzadas y las participaciones en los demás accionistas).


Fuente: Glencore 2018 - Glencore 2022


BHP Billiton

Es también una de las compañías mineras más grandes del mundo. Se generó con la fusión de la compañía australiana Broken Hill Proprietary (BHP) y la compañía británica Billiton.


BHP opera una amplia gama de operaciones mineras en 25 países, incluyendo hierro, diamantes, manganeso, carbón (coque y térmico), cobre, níquel, petróleo y bauxita. La fuerza de trabajo global es del orden de 40.000 personas.




Vale

Vale S.A.: Companhia Vale do Rio Doce, es una empresa multinacional brasileña que opera en los sectores de minería, logística, energía siderúrgica y petróleo. Es la segunda compañía minera más grande del mundo,​ y el mayor productor mundial de hierro​ y segundo en níquel.​


La empresa es responsable de las dos mayores tragedias ambientales de Brasil, con la rotura de la presa del poblado minero de Mariana en 2015 y la de Brumadinho en 2019, donde murieron por lo menos 165 personas y desaparecieron otras tantas.​



Rio Tinto

La Empresa se dedica a la extracción de mineral de hierro, cobre, carbón, talco, dióxido de titanio, sal, aluminio e incluso diamantes a través de varias divisiones a lo largo del planeta. La participación de Vanguard es de 1,40% aproximadamente.





Tercer sector beneficiado con la "transición verde": la industria automovilística

En una economía que crece a base de deuda y emisión monetaria, y que sin crecimiento colapsa, que desde los organismos internacionales y lo gobiernos impulsen el recambio a autos eléctricos de un porcentaje de los 1.470 millones de vehículos que circulan en el planeta, no parece un mal empujón para movilizar la economía.


Hoy el mercado mundial está dominado por BYD, empresa China y Tesla.












Conclusión

Bajo el paradigma que domina nuestra civilización, que es posible crecer infinitamente en un planeta finito, hemos depletado la biosfera de la Tierra poniendo en riesgo la supervivencia de las futuras generaciones. En esta carrera acelerada en pos de la prosperidad material, además del incremento de la destrucción ambiental, otra cosa que se ha producido paralelamente es una profunda inequidad en la distribución de la riqueza.


Hoy 8 billonarios tienen la misma cantidad de riqueza que la mitad de la población mundial (4000 millones). No es raro entones que, con este nivel de poder económico, este grupo ejerza un poder desmedido en todas las instituciones internacionales y en los gobiernos nacionales.


Estos mismos poderosos al mando de fondos de inversión gigantes, empresas petroleras o empresas automovilísticas han capturado el tema ambiental proponiendo "soluciones" que, o amenazan aún más a la biosfera (como la implantación a escala industrial de las energías renovables) o son ficciones tecnológicas que se repiten por décadas y que nunca pudieron ser implementadas a la escala propuesta (captura de carbono, hidrógeno verde, aquí, aquí, aquí). Y hay veces que van más allá y proponen, nada más ni nada menos que modificar el clima planetario con la geoingeniería (que pondría aún más en riesgo a la humanidad y el planeta).


Es importante darnos cuenta, antes de que sea tarde, que los estados y nuestros gobernantes están al servicio de todo aquello a lo que deberíamos resistir (el poder financiero internacional, la industria fósil) y que no tienen como objetivo el bienestar de la humanidad ni del planeta. Debemos estar atentos a que no se nos impongan medidas desde esa elite global responsable de la situación en la que estamos, medidas que sólo profundizan una sociedad de amos y esclavos, de unos pocos que pueden gozar de sus libertades en sus jets y yates mientras que las grandes masas quedan confinadas en pequeños espacios urbanos, andando en bicicleta, comiendo comida sintética. Elites libres y masas viviendo el slogan del Foro de Davos "No tendrás nada, pero serás feliz".


¿Cuál es "la" solución? creo que no queda más que tratar de ir construyendo desde abajo hacia arriba un sistema paralelo en las grietas que se van generando en el sistema actual. Un sistema que sí o sí debe gestarse desde un paradigma regenerativo (y aquí). Ya no alcanza con la sustentabilidad, hay que reparar lo dañado dado el rebasamiento de los límites planetarios, la crisis de biodiversidad y climática ), donde recuperemos autonomías (alimentaria, sanitaria, financiera), donde cobre fuerza lo cooperativo, lo comunitario, voluntario y solidario. Donde podamos empezar a sentir y experimentarnos no cómo seres separados, individualistas y egoístas, sino como interconectados con la Tierra y con todos los seres que nos acompañan en esta experiencia que llamamos vida.


¿Que no hay tiempo? ¿qué es muy utópico? respondo a esto con palabras de Manuel Castells, "¿Utópico? Lo que es utópico es pensar que el poder destructivo de las actuales instituciones pueden dejar de reproducirse en nuevas instituciones creadas a partir de la misma matriz".



Greenwashing - Simulacro Verde

  • Desenmascarando el engaño climático de las falsas soluciones - aquí

  • Vandana Shiva: La estafa financiera del "cero neto"y del mercado de carbono - aquí

  • NO CERO: Cómo los objetivos de 'cero neto' disfrazan la inacción climática - aquí 

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí 

  • Ciencia ficción para continuar con elsistema - aquí

  • Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - Por James Dyke - aquí

  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí 


MAS SOBRE FALSAS SOLUCIONES TECNOLÓGICAS y Greenwashing


  • ¿Vehículos eléctricos para todos? El sueño imposible - aquí 

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí  

  • "Minas, minerales y "energía verde": una revisión de la realidad" - aquí 

  • "Golpe de realidad a la transición energética: el coste material de la "tecnología limpia" - aquí 

  • "Una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales" - aquí

  • Los costos ocultos de la minería para la transición energética - aquí 

  • El mito de la desmaterialización de la economía - aquí 

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí 

  • Vaclav Smil: "La descarbonización rápida es una fantasía" - aquí 

  • VACLAV SMIL: Que hay de cierto en las constantes promesas hacia un futuro energético brillante - aquí 

  • La modernidad no puede existir sin estos 4 ingredientes. Todos ellos requieren combustibles fósiles - aquí

  • Las zonas de sacrificio: Myanmar soporta el coste de la energía verde - aquí 

  • ¿Hay suficiente metal para sustituir al petróleo? - aquí 

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido     - aquí 

  • Abordar el cambio climático no "salvará el planeta" - aquí 

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí 

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí 

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí 

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí 

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí 

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí 

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí 

Crecimiento verde – Desarrollo Sostenible - Greenwashing


  • Los problemas del "crecimiento verde o ecológico" - aquí 

  • ¿Existe el crecimiento verde? - aquí 

  • El Índice de Desarrollo Sostenible: lo cambia todo! - aquí 

  •  El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí 

  • Crecimiento verde: el fin del mito ¿el comienzo de las posibilidades? - aquí 

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí 

  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí 


Más sobre BIOCOMBUSTIBLES:

  • Los biocombustibles son un riesgo para la seguridad alimentaria y para la biodiversidad - AQUÍ

  • Los terribles efectos de los biocombustibles en la biodiversidad - AQUÍ

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - AQUÍ

  • Europa usa 19 millones de botellas de aceite de girasol y colza por día en los autos - AQUÍ

  • Crisis alimentaria: Europa quema el equivalente a 15 millones de barras de pan por día en los coches - AQUÍ

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page