top of page
  • Homo consciens

Abordar el cambio climático no "salvará el planeta"



La triste realidad es que la energía verde no salvará el complejo entramado de la vida en la Tierra, sino el modo de vida particular de una especie dominante.


Fuente: The Intercept - Por Christopher Ketcham - 3 de diciembre de 2022,


LA BIOLOGÍA DE LA CONSERVACIÓN SE ENCUENTRA hoy en un lugar aterrador, testigo de la extinción masiva, impotente para detener la marcha del Homo sapiens industrial, el saqueo del hábitat, la pérdida de tierras salvajes y el empobrecimiento de los ecosistemas. Muchas de sus figuras destacadas están desesperadas. "Llevo 40 años en la biología de la conservación y puedo decir que estamos perdiendo mucho, que nos están pateando el culo", me dijo hace poco Dan Ashe, director del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos bajo la presidencia de Barack Obama. "Casi no hay razones para ser optimistas".


Esto podría explicar el desesperado acercamiento de la disciplina al movimiento climático. El clima, después de todo, es la causa medioambiental del momento, eclipsando todas las demás preocupaciones sobre sostenibilidad, cada vez más atractiva como grito de guerra para un público que la ha canonizado como una de las principales cuestiones políticas, sociales y económicas de nuestro tiempo. La corriente principal del activismo climático, del tipo de Bill McKibben, apunta hacia un final grandiosamente esperanzador dentro de los confines de un discurso capitalista aceptable: la descarbonización de la economía mundial, con tecnologías impulsadas por empresas con ánimo de lucro subvencionadas por los gobiernos. Enarbolando este estandarte de optimismo, el movimiento ecologista se ha convencido a sí mismo, y ha intentado convencer al público, de que con un desarrollo mundial de los sistemas de energías renovables, la humanidad impulsará su dinámica civilización industrial con máquinas ecológicas generadoras de empleo, al tiempo que -de alguna manera- rescatará a innumerables especies del borde del abismo.


"Pero resulta que es mentira", me dijo Ashe. "La mentira es que si abordamos la crisis climática, también resolveremos la crisis de la biodiversidad".


A través del ojo de una aguja: Una perspectiva eco-heterodoxa de la transición a energías renovables - aquí

Un grupo de conservacionistas abordó la cuestión del clima y las extinciones el año pasado en la revista Conservation Letters, advirtiendo de que "las amenazas a la biodiversidad se ven cada vez más a través de la única lente miope del cambio climático". Los autores, que titularon su artículo "Una inconveniente idea equivocada: El cambio climático no es el principal impulsor de la pérdida de biodiversidad", incluían a Joel Berger, biólogo de la fauna salvaje de la Universidad Estatal de Colorado; el biólogo evolutivo Andrew Dobson, profesor en Princeton; y Tim Caro, ecólogo evolutivo de la Universidad de California en Davis. "Se asume", observaron, "que el cambio climático es ahora el 'jinete del apocalipsis de la biodiversidad' más importante", a pesar de que esto es "en el mejor de los casos, prematuro".


Cuando se trata de los efectos sobre la vida salvaje, el cambio climático se parece más a una mula, lento y pesado. Sí, se prevé que el calentamiento de la atmósfera sea un factor importante en la crisis de extinción en las próximas décadas, pero lo que está destruyendo las especies hoy en día es la fragmentación y pérdida de hábitat, la caza excesiva y la sobreexplotación, la expansión agrícola, la contaminación y el desarrollo industrial. Según un estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza publicado este año, no es el cambio climático el causante de la pérdida del 69% de las poblaciones totales de fauna silvestre entre 1970 y 2018. La causa es el número excesivo de personas que exigen demasiado de los ecosistemas, o el rebasamiento humano de la capacidad de carga biofísica de la Tierra. (Nota de Climaterra: nótese que la causa principal de la destrucción de la vida, es que un número significativamente chico consume mucho - léase "Población y medio ambiente: lo que hacemos en el shopping importa más que lo que hagamos en la cama")

Las armas y los tractores "amenazan la biodiversidad más que el clima" - aquí

El rebasamiento es producto tanto del exceso de población como del aumento de la riqueza. El acceso a las cosas que crean lo que llamamos calidad de vida, como la iluminación interior y los controles de temperatura, especialmente el aire acondicionado; una dieta más variada, sobre todo la carne; y un mayor acceso al transporte, especialmente el aéreo: todos ellos signos de aumento de la riqueza, todos ellos deliciosos si eres un ser humano, pero todos ellos exigen más energía e insumos materiales que implican arrasar y denudar más tierras silvestres y hábitats animales para alimentar, vestir, albergar y dar energía a la floreciente humanidad.


Según los coautores del artículo de Conservation Letters, estamos "ignorando peligrosamente" esta realidad y, en su lugar, nos reafirmamos en la "distorsión" de que la mitigación del cambio climático es lo único que importa para proteger la vida salvaje. En los últimos 30 años, la proporción de artículos científicos que relacionan estrechamente el cambio climático y el calentamiento global con cambios en los patrones de biodiversidad ha "aumentado constantemente", según su análisis. La cobertura mediática del cambio climático en relación con la biodiversidad ha seguido el mismo camino, repitiendo y agravando el error. El resultado neto de este "enfoque erróneo sobre el cambio climático" ha sido el debilitamiento de la ciencia de la conservación "como disciplina científica basada en pruebas". Como me dijo Dobson: "Si los biólogos de la conservación no analizan las pruebas de forma equilibrada, no pueden afirmar que se basan en ellas".


El quid del problema es que los ecologistas dominantes han aislado el cambio climático como un fenómeno aparte de la huella ecológica humana, aparte de la deforestación, el pastoreo excesivo, la extinción de la megafauna, el colapso de las pesquerías, la desertización, el agotamiento del agua dulce, la degradación del suelo, los giros oceánicos de basura, la toxificación de las lluvias con microplásticos, etc., los innumerables efectos biosféricos del crecimiento vertiginoso. El cambio climático no es "más que un síntoma de un sistema medioambientalmente disfuncional de crecimiento constante de las economías y las poblaciones", me dijo el ecologista William Rees, profesor emérito de la Universidad de Columbia Británica.


"El metaproblema al que debemos prestar atención", dijo Rees, es el sobregiro ecológico. La cultura tecnoindustrial moderna, escribe, "está consumiendo sistemáticamente -incluso con entusiasmo- la base biofísica de su propia existencia". Rees lo describe como un proceso maligno, la humanidad como un cáncer.


Rees no es el único en su dura evaluación del statu quo. En la carta más reciente de "advertencia de los científicos del mundo", un aviso semestral al público, 12 expertos en ciencias de la vida, dinámica de sistemas globales y ecología señalaron que "la mayoría de los límites planetarios que regulan el estado de la Tierra están más allá de su espacio seguro". Por tanto, el cambio climático no es un problema aislado. Forma parte de un problema sistémico mayor de rebasamiento ecológico".


Los autores añadieron la observación de sentido común de que la humanidad "no puede sostener un crecimiento ilimitado en un mundo finito", una ley física de la vida en la Tierra que ignoramos por nuestra cuenta y riesgo.



PUEDE QUE resolver la crisis climática, con tecnologías audaces para mantenernos en sobregiro -en lugar de practicar la humildad y la moderación con la vista puesta en la contracción de la empresa humana- acelere las extinciones, debido a las demandas de espacio y minerales para impulsar las tecnologías. Para generar energía solar y eólica a la escala necesaria para descarbonizar los sectores de servicios públicos y transporte de Estados Unidos, por ejemplo, se requiere un uso del suelo a gran escala.

La solar y la eólica ocupan una superficie mucho mayor que el petróleo y el gas, y requieren redes de carreteras y corredores de servicios públicos, transporte y capacidad de transmisión que no existen hoy en día. El abogado medioambiental Michael Gerrard, fundador y director del Centro Sabin de Derecho sobre el Cambio Climático de la Facultad de Derecho de Columbia, calcula que Estados Unidos necesita triplicar o incluso cuadruplicar la capacidad de transmisión -frente a los 160.000 kilómetros de líneas eléctricas de alta tensión actualmente en funcionamiento- para trasladar toda la nueva energía verde a los consumidores, que en su mayoría se encuentran en las ciudades, desde los remotos lugares donde se cosecha.


Un informe de la Brookings Institution afirma que la energía eólica y la solar requieren 10 veces más terreno por unidad de energía producida que las centrales eléctricas de carbón o gas natural, cifra que tiene en cuenta la tierra arrancada y el hábitat destruido para perforar, bombear y transportar combustibles fósiles. "La producción de energía renovable", afirma el informe con naturalidad, "tendrá lugar en zonas que no han conocido el desarrollo energético".


También hay que tener en cuenta la escala mundial de la minería necesaria para extraer y procesar el litio, el níquel, el cobalto, las tierras raras y otras necesidades para la infraestructura de las energías renovables. El resultado neto: La descarbonización provocará probablemente una enorme fragmentación de la tierra, en Estados Unidos y en el extranjero, sobre todo en China, rica en minerales, y en el "sur global". Y no sólo se verá afectada la vida salvaje: Las "aldeas de la muerte" en torno a la mina de Bayan Obo en China, fuente del 70% de las tierras raras del mundo, son testimonio del coste sanitario de la minería de tecnología verde, que sólo va a acelerar su ritmo y escala.


Las energías "verdes" para frenar el cambio climático amenazan a la biodiversidad - aquí

Pensemos en la destrucción ecológica del hábitat que se está produciendo en el desierto de Mojave, en California y Nevada, donde la prisa por construir instalaciones solares industriales es catastrófica para la flora y la fauna autóctonas. "La energía solar a escala industrial es tan perjudicial como la urbanización y el desarrollo", dijo Patrick Donnelly, que trabaja en el Centro para la Diversidad Biológica investigando los efectos medioambientales de la fiebre de las energías renovables en el Oeste americano. "El resultado es que el Mojave tiene graves problemas".


Empezando por las especies de plantas específicas del Mojave, como el tricorner milkvetch y el white-margined beardtongue, preciosas flores raras endémicas sólo de ciertos valles y cuencas. Con los parques solares a gran escala, estas especies desaparecerán. A partir de ahí, el panorama no hace más que empeorar, con la probable desaparición de enormes extensiones de hábitat para el amplio conjunto de la fauna del Mojave: zorros, halcones, tejones, conejos y, sobre todo, la tortuga del desierto, la especie clave del Mojave, cuya construcción de extensas madrigueras proporciona hogar a al menos una docena de otras especies. "Si no hubiera tortugas del desierto para excavar nuevas madrigueras", afirma un manual del Servicio de Pesca y Vida Silvestre sobre la especie, se produciría "la desaparición del ecosistema".


"Lo peor que hacen estos proyectos solares masivos es causar una pérdida directa de hábitat para la tortuga y sus amigos", me dijo Donnelly. El sombrío futuro que el desarrollo solar desenfrenado promete para la fauna del Mojave ya se ha puesto de manifiesto en lugares donde los pasos migratorios de las tortugas se han visto comprometidos por la energía solar existente. Los modelos de cambio climático nos dicen que el rango óptimo de temperatura para la tortuga se está moviendo constantemente hacia el norte, por lo que la tortuga buscará el camino hacia el norte para sobrevivir. Los pasos críticos para esta migración esperada han sido cortados. Ivanpah Valley, un cuello de botella entre el este de Mojave y el norte de Mojave, está ahora cortado por la energía solar. El valle de Pahrump, otro paso hacia el norte, está programado para la energía solar que tendrá un efecto de bloqueo similar. Hay decenas de miles de acres en el desierto de Mojave que contienen lo que la Oficina de Administración de Tierras de EE.UU. llama "poblaciones de alta densidad" de tortugas del desierto que ahora se están desarrollando para la energía solar, con el resultado esperado, de acuerdo con Donnelly y otros vigilantes, que las tortugas se marcharán.


Unos 60.000 acres de terreno BLM adyacente al casi prístino Parque Nacional del Valle de la Muerte han sido propuestos para la energía solar industrial. Uno de los emplazamientos es Sarcobatus Flat, un lugar salvaje en el que no habita ningún ser humano, lo cual es un valor en sí mismo, ya que la fauna salvaje necesita grandes espacios abiertos libres de la intromisión del Homo sapiens. Situado en la zona de transición entre la Gran Cuenca y el Mojave, Sarcobatus es un vasto valle de árboles de Josué, eucaliptos y matorrales. El árbol de Josué, cuya protección por la Ley de Especies en Peligro de Extinción está estudiando el Servicio de Pesca y Vida Silvestre, está en vías de extinción, y los bosques de árboles de Josué son uno de los ecosistemas más amenazados del Oeste americano. El proyecto solar de Sarcobatus Flat mataría, arrasaría y apilaría en montones de madera entre 50.000 y 70.000 de estos árboles, según una estimación de campo realizada por la organización sin ánimo de lucro Basin and Range Watch.


Mientras tanto, el desierto de la Gran Cuenca, al norte, sigue estando prácticamente libre del régimen tecnoindustrial. Pero eso se está acabando con la llegada de nuevos proyectos de transmisión eléctrica a estas zonas más remotas de Nevada, un proyecto llamado Greenlink que financia el proveedor de electricidad y gas natural Nevada Energy. Está previsto que Greenlink North, pendiente de aprobación, discurra a lo largo de la autopista 50, la famosa carretera más solitaria de América, desde Reno hasta Ely, atravesando algunas de las parcelas de terreno público más salvajes del Estado, y hábitat privilegiado del urogallo común, especie en peligro de extinción. Esta ave que anida en el suelo, al igual que la tortuga del desierto, es una especie indicadora de la salud del paisaje.


El propósito de la línea de transmisión, como ha dejado claro Nevada Energy, es hacer que la energía solar sea económicamente viable en esos remotos paisajes ricos en sol. Se prevé que Greenlink North, junto con los campos solares asociados que hará posibles, devastará algunos de los últimos reductos del urogallo de las salvias en el centro-norte de Nevada, ya que las aves son exquisitamente sensibles a la luz y el ruido del desarrollo.


Es posible que la sociedad global pueda alcanzar un cierto grado de sostenibilidad en términos climáticos, pero en un planeta que ha sido despojado de criaturas como la tortuga y el urogallo, despojado de su agencia natural, reducido a un indigente biológico, sus últimos espacios naturales ocupados para el mayor bien del gigante industrial. Seremos una especie de Arca de Noé metálica y reluciente que transporta pocos animales y mucha gente.


Reflexionando sobre estas cuestiones, Dan Ashe había llegado a una revelación que equivalía a la peor pesadilla de un biólogo de la conservación. "Me he hecho a la idea de que gran parte de la diversidad de la vida en la Tierra puede ser incompatible con las ambiciones y aspiraciones humanas. Por otro lado", me dijo, "puedo ser muy optimista sobre el clima porque, en última instancia, la humanidad va a tener que hacer frente a la contaminación por carbono. Es un problema para nuestro bienestar. Podemos resolverlo construyendo máquinas y ganando dinero. Eso es obvio en la Ley de Reducción de la Inflación. ... Pero la crisis de la biodiversidad, no se puede resolver con máquinas, e implica limitaciones a la hora de ganar dinero. Y la historia demuestra que no se nos dan muy bien las restricciones".


Ashe sugiere que los biólogos de la conservación se dejen de afirmaciones vacías sobre "salvar el planeta" con la mitigación del cambio climático y empiecen a decir la verdad: actualmente no existe ningún plan, en ningún país, en ningún lugar, a escala mundial o nacional, para hacer frente a las extinciones, la caída de la biodiversidad y la pérdida de hábitats. La triste realidad es que, con una construcción ecológica, no estaremos salvando la compleja red de la vida en la Tierra, sino el modo de vida particular de una especie dominante privilegiada que depende para su éxito de una red de maravillas tecnológicas que devasta la naturaleza. Sólo cuando se comprenda esta verdad podrán tomarse decisiones honestas sobre el tipo de mundo que la humanidad desea habitar en la era del desorden ecológico.


MAS SOBRE FALSAS SOLUCIONES TECNOLÓGICAS y Greenwashing

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí

  • "Minas, minerales y "energía verde": una revisión de la realidad" - aquí

  • "Golpe de realidad a la transición energética: el coste material de la "tecnología limpia" - aquí

  • "Una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales" - aquí

  • Los costos ocultos de la minería para la transición energética - aquí

  • El mito de la desmaterialización de la economía - aquí

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí

  • Vaclav Smil: "La descarbonización rápida es una fantasía" - aquí

  • VACLAV SMIL: Que hay de cierto en las constantes promesas hacia un futuro energético brillante - aquí

  • La modernidad no puede existir sin estos 4 ingredientes. Todos ellos requieren combustibles fósiles - aquí

  • Las zonas de sacrificio: Myanmar soporta el coste de la energía verde - aquí

  • ¿Hay suficiente metal para sustituir al petróleo? - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí

Crecimiento verde – Desarrollo Sostenible - Greenwashing

Los problemas del "crecimiento verde o ecológico" - aquí

· ¿Existe el crecimiento verde? - aquí

· El Índice de Desarrollo Sostenible: lo cambia todo! - aquí

· El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí

· Crecimiento verde: el fin del mito ¿el comienzo de las posibilidades? - aquí

· ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

· Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page