top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Tsunami de basura"ecológica": la energía solar está provocando una inminente crisis medioambiental

Actualizado: 12 abr 2023




Fuente: Por Carolina Flynn para Climaterra - 12 de abril de 2023



Sabemos que la construcción de los paneles solares es altamente intensiva en materiales y combustibles fósiles. Es más, su fabricación presupone desforestación continua porque necesita astillas de madera dura y carbón vegetal, generalmente procedentes de Brasil.


 

Materias primas para fabricar el silicio de grado metalúrgico

Para una tonelada (t) de MG-Si (Kato, et. al) [37]


● Cuarzo 2,4 t

● Carbón 550 kg

● Coque de petróleo 200 kg

● Carbón vegetal 600 kg

● Astillas de madera 300 kg

 

Pero cómo en todas las recetas del greenwashing, estos costos ambientales no se incluyen. Es el caso de los paneles solares: al calcular las emisiones de CO2 de la fundición de silicio, "por común acuerdo", algunos autores EXCLUYEN las emisiones de CO2 procedentes de:

  • fuentes no fósiles (carbón vegetal, astillas de madera),

  • la generación de energía

  • y el transporte de materias primas.


Para añadir más dudas sobre el real impacto de esta tecnología, recientemente una investigación llegó a la conclusión que la instalación masiva de paneles en el desierto, podrían producir un aumento de la temperatura del planeta. Sí, leyó bien. Llenar los desiertos "inservibles" con nuestras maravillas tecnológicas es una de las soluciones favoritas y obvias para los proponentes del cero neto y la transición energética. Pero resulta que no sólo provocaría un impacto ecosistémico en esos lugares, amenazando centenares de especies que ya se encuentran muy presionadas, sino que por el cambio de albedo (los desiertos refractan la radiación solar más que los paneles solares) producirían un incremento de temperatura de la Tierra, modificaría los patrones climáticos mundiales, con la posibilidad de provocar sequías en el Amazonas.


Y otra cuestión de la que no se habla tanto es sobre el impacto de los residuos que se generaran con los paneles solares que caen en desuso y de los deshechos tóxicos que se producen en su fabricación.


Y esto no es menor, cuando la lógica que impregna al sistema no es -por supuesto- detener la destrucción del planeta sino alimentar la maquinaria del crecimiento ilimitado y cuando todos los trucos para mantenerla en marcha se ponen en juego en la industria de los paneles solares: obsolescencia programada, incentivos fiscales, mejoras de eficiencia, trampas en la contabilidad de las emisiones, etc..


En este sentido, un estudio de la Universidad de Calgary señala que estamos a punto de desencadenar un "tsunami" de basura no reciclable a medida que los consumidores cambien sus paneles solares obsoletos por otros mejores.


Las estimaciones de sus modelos -que intenta estimar el tonelaje bruto de paneles solares que llegarán a los basureros en los próximos años- implicarían que:

  • el volumen de residuos solares superará al de las nuevas instalaciones en el año 2031.

  • en 2035, los paneles desechados superarían en 2,56 veces a las nuevas unidades vendidas.


El crecimiento de la capacidad de energía solar instalada

La capacidad de energía solar se ha disparado en los últimos años, impulsada en gran parte por los incentivos de los gobiernos, En 2021 había 940.000 megavatios instalados mundialmente, en el 2000 tan sólo 1200 megavatios.


Capacidad solar fotovoltaica instalada acumulada en todo el mundo de 2000 a 2021 (en megavatios)

Fuente: Statista


Sin embargo, los paneles solares tienen una vida corta y son especialmente inadecuados para el reciclaje. Contienen muy pocos materiales que merezca la pena recuperar y, las voluminosas láminas de vidrio, son caras de transportar a una instalación de reciclaje.


"Por lo que sabemos, no hay consenso sobre una tecnología eficaz de reciclado de paneles de vidrio de más del 90%. Tampoco existe ninguna normativa establecida de forma generalizada", declaró uno de los investigadores - Serasu Duran al National Post. "Cualquiera puede llevar un televisor a un centro municipal de reciclaje, no tanto un panel solar de tejado".


La Agencia Internacional de Energías Renovables (IREA) dio la voz de alarma sobre los residuos solares en 2016, advirtiendo de que en 2050 el mundo tendría que encontrar una manera de hacer frente a hasta 78 millones de toneladas de infraestructura solar obsoleta. Para contextualizar, la ciudad de Nueva York -una de las que más basura produce en todo el planeta- solo produce 14 millones de toneladas de residuos al año.


Figura: escenario de basura solar acumulada al 2050 por la IRENA - Fuente: IRENA

2050 - 78 millones de basura solar global


Sin embargo, la investigación desarrollada en la Universidad de Calgary, considera que la cifra de la IREA está muy por debajo de la realidad, porque supone que la mayoría de los paneles solares existentes en el mundo seguirán atornillados a los tejados durante al menos 30 años.


Dejando de lado la importante cuestión si existen minerales suficientes para seguir con estos niveles de crecimiento y reemplazar finalmente al petróleo, el estudio señala que lo más probable es que millones de personas arranquen sus paneles solares antes de tiempo para instalar otros más baratos y eficientes. En ese caso, para 2030 el volumen de residuos solares podría ser hasta 50 veces superior al previsto por IRENA - International Renewable Energy Agency.


Los investigadores señalan que en 2035, la industria solar podría estar generando 2,5 toneladas de residuos por cada tonelada de panel solar que instale, abrumando a municipios y propietarios de viviendas con los costes de eliminación. "La economía de la energía solar, tan brillante desde el punto de vista de 2021, se oscurecería rápidamente a medida que la industria se hunda bajo el peso de su propia basura", escribieron sus autores en una revisión de su investigación para Harvard Business Review.



Figura: En todos los casos, analice el área sombreada bajo las curvas.

  • La línea verde supone que los paneles solares no fallan y entonces no se reemplazan hasta que cumplen su ciclo de vida de 30 años.

  • La línea azul sigue los cálculos de la IRENA - International Renewable Energy Agency que prevé algunas renovaciones de paneles antes del cumplimiento de su ciclo de vida.

  • La línea roja son proyecciones de basura de paneles solares según el modelo de la Universidad de Calgary.

  • Fuente: Harvard Business Review


Y tengamos en cuenta que la investigación sólo consideró los paneles solares residenciales. Si se añadieran las granjas solares industriales, los costes de sustitución se vuelven mucho mayores.


El estudio comparaba la inminente marea mundial de basura solar con la actual crisis de los residuos electrónicos. El repentino auge de los ordenadores, televisores y teléfonos móviles de rápida obsolescencia ha generado montañas de basura difícil de reciclar, cargada de sustancias químicas nocivas como el plomo y el cadmio. En el peor de los casos, los contenedores llenos de residuos electrónicos del mercado negro acaban en vertederos no regulados de los países en desarrollo.


Africa se ha transformado en el cementerio de la basura electrónica del mundo rico, contaminando suelo, aire y agua.

Lessenich «Para vivir la vida que vivimos tenemos que dañar a otros» - aquí

Del mismo modo que los ordenadores son cada vez más rápidos, los paneles solares son cada vez mejores generando electricidad: aproximadamente un 0,5% más eficientes cada año. Tengamos en cuenta que quedan todavía ganancias de eficiencia a ganar: el límite físico de las células fotovoltaicas de silicio, el límite Shockley-Queisser, es una conversión máxima del 34% de los fotones en electrones; la mejor tecnología fotovoltaica comercial actual supera el 26%.


Los rápidos avances tecnológicos también hacen casi imposible imaginar un mercado sólido para los paneles solares usados, y sobre todo cuando la lógica del crecimiento domina al sector.


Los investigadores también señalan que la energía solar no es el único aspecto de la economía verde con un problema de residuos inminente y sin resolver, y apuntan a una próxima marea de baterías de vehículos eléctricos y turbinas eólicas obsoletas, que tampoco tienen una vía fácil de reciclaje.


Más barato tirar que reciclar

Las plantas de reciclaje solar se limitan a extraer los materiales más valiosos, la plata y el cobre de las células fotovoltaicas. A veces reciclan el vidrio y la carcasa de plástico contaminados quemándolos en hornos de cemento. El proceso es costoso y lleva mucho tiempo, así que es más cómodo tirar los paneles a los vertederos.


Los autores del estudio explican la situación en Harvard Business Review con un ejemplo:

"(...) First Solar es el único fabricante estadounidense de paneles que conocemos con una iniciativa de reciclaje en marcha, que sólo se aplica a los productos de la propia empresa con una capacidad global de dos millones de paneles al año. Con la capacidad actual, se calcula que reciclar un panel cuesta entre 20 y 30 dólares. Enviar ese mismo panel a un vertedero costaría apenas entre 1 y 2 dólares.


Sin embargo, el coste directo del reciclado es sólo una parte de la carga que supone el final de la vida útil. Los paneles son piezas delicadas y voluminosas que suelen instalarse en tejados residenciales. Se requiere mano de obra especializada para desmontarlos y retirarlos. Además, algunos gobiernos pueden clasificar los paneles solares como residuos peligrosos, debido a las pequeñas cantidades de metales pesados (cadmio, plomo, etc.) que contienen. Esta clasificación conlleva una serie de costosas restricciones: los residuos peligrosos sólo pueden transportarse en determinados horarios y por determinadas rutas, etc.


El conjunto de estos costes imprevistos, según el estudio, podría acabar con la competitividad de la industria. Si trazamos las futuras instalaciones según una curva de crecimiento logístico con un tope de 700 GW para 2050 (el techo estimado por el IRENA para el mercado residencial estadounidense) junto con la curva de sustitución temprana, vemos que el volumen de residuos superará al de las nuevas instalaciones en el año 2031. En 2035, los paneles desechados superarían en 2,56 veces a las nuevas unidades vendidas. A su vez, esto catapultaría el LCOE (coste nivelado de la energía, una medida del coste global de un activo productor de energía a lo largo de su vida útil) hasta cuatro veces la proyección actual. La economía de la energía solar, tan brillante desde el punto de vista de 2021, se oscurecería rápidamente a medida que la industria se hundiera bajo el peso de su propia basura."


Los residuos tóxicos de la fabricación de paneles solares

Otro aspecto que no se tiene en cuenta es el de lo que implica la fabricación de los paneles en materia de deshechos tóxicos.


Cómo menciona el minero John Lee Pettimore, "La transformación del silicio metalúrgico en polisilicio genera un compuesto muy tóxico, el tetracloruro de silicio. Por cada tonelada de polisilicio se generar de 3 a 4 toneladas de este componente.


Los equipos para reprocesarlo cuestan decenas de millones de dólares. Así que algunas fábricas se limitan a tirar el subproducto. Cuando se expone al agua y se vierte casualmente, el tetracloruro de silicio libera ácido clorhídrico, que es un químico cáustico y altamente corrosivo, lo que significa que ocasiona daño grave e inmediato a los tejidos, y acidifica el suelo.


El especialista en minería añade, que "Un nuevo proceso que se está utilizando son las tecnologías de capa fina que utilizan teluro de cadmio y un competidor más reciente, el seleniuro de cobre, indio y galio (CIGS). Pero cada una de estas tecnologías utiliza compuestos que contienen el metal pesado tóxico cadmio (es uno de los metales más tóxicos que existen) , que es a la vez un carcinógeno y una genotoxina, lo que significa que puede causar mutaciones hereditarias.



En conclusión, nos encontramos con la extraña paradoja que nadie quiere discutir: que la solución preferida por el sistema para abordar la crisis climática, la tan mentada transición energética a energía solar y eólica (y ahora a hidrógeno) efectuada indiscriminadamente y continuando con la lógica de la religión del crecimiento, no sólo no ayudaría a la vida en el planeta sino que podría agravar la crisis ecológica (contaminando el agua, el suelo y la atmósfera y retroalimentando la crisis de biodiversidad) y agravaría la crisis climática contribuyendo a más emisiones de carbono y por ende a más calentamiento.


Más sobre el tema:

  • Basura electrónica: países contaminados y millones desperdiciados - aquí

  • La sociedad del desperdicio: ¡y nos decimos racionales! - aquí


MAS SOBRE FALSAS SOLUCIONES TECNOLÓGICAS y Greenwashing

  • Los parques solares en los desiertos podrían elevar las temperaturas en todo el planeta - aquí


  • Haciéndonos "los verdes" hasta la extinción - aquí

  • ¿Por qué quemamos carbón y árboles para hacer paneles solares? - aquí

  • La política verde de Europa perjudica el medio ambiente de otras naciones - aquí

  • Otra paradoja "verde": deforestar la Amazonia para obtener energía eólica en el Norte Global - aquí

  • La captura empresarial de la biodiversidad mundial antes de la Cumbre - aquí

  • Esta roca de 1 tonelada tiene de 6 a 10 kg de cobre. Y así se extrae: - aquí

  • La imagen verde de los coches eléctricos se ennegrece bajo el capó - aquí

  • Palabras de un minero: "Destruiremos la Tierra en nombre de la energía verde" - aquí

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí

  • "Minas, minerales y "energía verde": una revisión de la realidad" - aquí

  • "Golpe de realidad a la transición energética: el coste material de la "tecnología limpia" - aquí

  • "Una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales" - aquí

  • Los costos ocultos de la minería para la transición energética - aquí

  • El mito de la desmaterialización de la economía - aquí

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí

  • Vaclav Smil: "La descarbonización rápida es una fantasía" - aquí

  • VACLAV SMIL: Que hay de cierto en las constantes promesas hacia un futuro energético brillante - aquí

  • La modernidad no puede existir sin estos 4 ingredientes. Todos ellos requieren combustibles fósiles - aquí

  • Las zonas de sacrificio: Myanmar soporta el coste de la energía verde - aquí

  • ¿Hay suficiente metal para sustituir al petróleo? - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Abordar el cambio climático no "salvará el planeta" - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí

  • Otra paradoja "verde": deforestar la Amazonia para obtener energía eólica en el Norte Global

Crecimiento verde – Desarrollo Sostenible - Greenwashing

  • Los problemas del "crecimiento verde o ecológico" - aquí

  • ¿Existe el crecimiento verde? - aquí

  • El Índice de Desarrollo Sostenible: lo cambia todo! - aquí

  • El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí

  • Crecimiento verde: el fin del mito ¿el comienzo de las posibilidades? - aquí

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí




Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page