top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Haciéndonos "los verdes" hasta la extinción


Minas de cobalto en la República Democrática del Congo que alimentan a Apple, Tesla y más empresas de la "transición verde".

Fuente: Al Jazeera - Por Vijay Kolinjivadi es becario posdoctoral en el Instituto de Política de Desarrollo de la Universidad de Amberes. -Publicado el 29 de enero de 2023

Los inversores del Apocalipsis nos imponen falsas soluciones climáticas que empeoran el cambio climático.



Hace más de una década, los expertos en inversiones James Altucher y Douglas Sease escribieron un libro para el Wall Street Journal titulado La Guía del Wall Street Journal para Invertir en el Apocalipsis. Sostenían que el fin del mundo es una oportunidad rentable para quienes sepan "desvanecer el miedo", mientras todos los demás entran en pánico. Sostenían que cuando se produce un desastre, los inversores deben abordarlo con la lógica de que "por muy mal que parezcan las cosas, en realidad no son tan malas".


Mucho antes de la pandemia de COVID-19, aconsejaban invertir en grandes empresas farmacéuticas como estrategia para obtener dividendos de las pandemias mundiales. (Nota de Climaterra: Bill Gates convirtió su inversión de 55 millones de dólares en vacunas en BioNTech, socio de Pfizer, en más de 550 millones de dólares en poco menos de dos años. Evidentemente alguna información temprana tenía, porque la inversión la realizó en septiembre de 2019).


También en el libro animaban a invertir dinero en sistemas de energías renovables mientras se incrementaba la producción de petróleo.


Hoy, parece que muchos han seguido el consejo de Althucher y Sease. Bajo el pretexto de tomar medidas contra la pandemia, se han invertido miles de millones de dólares en las grandes farmacéuticas, en lugar de en salud pública y en políticas destinadas a prevenir otro brote mundial. La supuesta transición energética que se ha emprendido ha visto aumentar la producción de energías renovables, pero no ha habido indicios de que el petróleo y el gas estén siendo sustituidos y, en última instancia, eliminados.


La matriz energética mundial no se ha modificado prácticamente en su composición en los últimos 50 años: la proporción entre combustibles fósiles y no fósiles es casi la misma,

Y lo que es peor, gobiernos y empresas se han aliado para convertir el apocalipsis en una oportunidad de hacer dinero. Se han apresurado a proponer falsas soluciones a la crisis climática: desde la presión para sustituir los vehículos con motor de combustible por otros eléctricos, pasando por la llamada agricultura climáticamente inteligente, hasta las zonas protegidas para la conservación de la naturaleza y los proyectos masivos de plantación de árboles para compensar las emisiones de carbono.

Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

Todas estas artimañas se denominan "ecologismo" y están diseñadas para sacar provecho de los temores climáticos, no para detener el cambio climático. Al tiempo que garantiza grandes beneficios, este engaño equivale al genocidio de los cientos de millones de personas que perecerán por los efectos del cambio climático en el próximo siglo, porque las cosas están así de mal.



Bomberos con lanzallamas

Así describe el escritor sobre el clima Keton Joshi a los mayores contaminadores del mundo que proponen soluciones climáticas. De hecho, lo que gobiernos y empresas han impulsado en los últimos años en materia de acción climática son políticas que no hacen sino empeorar la situación.


Juego Monopoly

Por ejemplo, las compensaciones de carbono, el epítome de la "ecologización". Actuando como auténticos billetes al estilo del juego Monopoly de "Pase y cobre 200 dólares", permiten a algunos de los mayores criminales climáticos seguir contaminando mediante una farsa de planes de plantación de árboles. La lógica que subyace es que no podemos detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero de inmediato porque eso "perjudicaría a la economía", así que en su lugar podemos plantar árboles que las absorban y hacer crecer la economía a través de los mercados de carbono: una supuesta situación en la que todos salimos ganando.


Pero esta falacia ha quedado al descubierto en repetidas ocasiones. Por un lado, las organizaciones que supuestamente certifican que se han plantado suficientes árboles carecen de las herramientas necesarias para verificar que las emisiones declaradas serán definitivamente absorbidas. Otro problema es que muchas actividades de compensación en realidad no compensan nada.


Una investigación reciente sobre la mayor norma de carbono del mundo descubrió que el 94% de sus créditos de compensación de la selva tropical no contribuían realmente a la reducción de carbono. Peor aún, exageraba la amenaza que se cernía sobre los bosques incluidos en sus proyectos, mientras que sus actividades de conservación -que dieron lugar a algunos de estos créditos- implicaban graves violaciones de los derechos humanos, incluidos desalojos forzosos y demoliciones de viviendas de la población local.


(Nota de Climaterra: Más artículos sobre el tema de las compensaciones de carbono, al final de la nota).

Luego está la fatal confusión entre eficiencia y ecología. Nos engañan haciéndonos creer que comprar productos más "eficientes energéticamente" o "ecológicos" puede salvar el planeta. Ya se trate de un nuevo coche eléctrico, de un apartamento "ecológico", de una pajita de papel en lugar de una de plástico o de un megayate con forma de tortuga propulsado por energía solar, todos son calificados de soluciones ecológicas porque supuestamente son más eficientes desde el punto de vista energético o material que la alternativa estándar.


Lo que a menudo se esconde tras estas etiquetas "verdes" es la gran huella de carbono que genera su producción. Además, las soluciones tecnológicas "verdes" a menudo sólo trasladan el daño medioambiental que causan a otro sector o a un lugar lejano.


Por ejemplo, la creciente industria de los vehículos eléctricos puede ayudar a reducir las emisiones de carbono, pero también provocará un aumento masivo de la demanda de litio y otros minerales. Los científicos ya están advirtiendo del grave impacto medioambiental que puede tener la fiebre por extraer litio, incluida la contaminación y pérdida de agua, los vertidos de residuos tóxicos, la pérdida de biodiversidad y la contaminación del suelo.


"Los vehículos eléctricos más grandes pueden tener un ciclo de vida de emisiones de gases de efecto invernadero más alto que los vehículos convencionales más pequeños".


Además de empeorar el cambio climático, estas "soluciones" también perjudican desproporcionadamente a los grupos marginados y a los pueblos indígenas, como ha advertido recientemente el relator especial de la ONU Tendayi Achiume. Los impactos del colapso ecológico no sólo son más graves para quienes se enfrentan diariamente al racismo, sino que la extracción de los minerales necesarios para las tecnologías "inteligentes" y las energías renovables expone a estas mismas personas a la contaminación, la violencia y el desplazamiento.

Palabras de un minero: "Destruiremos la Tierra en nombre de la energía verde" - aquí

El argumento de que las soluciones "verdes" proporcionan empleo también descansa sobre cimientos débiles, especialmente si se tiene en cuenta la calidad del trabajo. Como ha señalado la OIT, una gran parte del empleo de las llamadas "soluciones basadas en la naturaleza" es informal, está mal remunerado, es temporal y está expuesto a riesgos, como condiciones de trabajo inseguras, trabajo infantil y falta de seguridad social.



La mayor apropiación de tierras de la historia

La conservación de la naturaleza también ha sido presa del engaño de la "ecologización". Desde hace años, las grandes organizaciones conservacionistas y sus patrocinadores corporativos impulsan la idea de que hay que cercar grandes extensiones de tierra y bosques para proteger la biodiversidad y contribuir a mitigar los efectos del cambio climático.


Al igual que los sistemas de compensación de las emisiones de carbono, esta política no es más que otra forma de permitir que los grandes contaminadores sigan contaminando diciendo: "Estamos haciendo algo por el planeta". También permite a algunos -sobre todo en los sectores del turismo y la construcción- beneficiarse del llamado turismo "de naturaleza", en el que los ricos pagan mucho dinero para acceder a parques vallados y "experimentar" la naturaleza virgen mientras se alojan en proyectos inmobiliarios de lujo.


Y al igual que otras estrategias de "ecologización", este tipo de conservación de la naturaleza da lugar a grandes injusticias humanas. Pueblos indígenas de todo el mundo han sufrido desalojos, desposesión e incluso asesinatos al verse obligados a abandonar sus tierras para dejar paso a proyectos de conservación de la naturaleza.


En la República del Congo, el pueblo indígena baka ha sido brutalmente oprimido por los guardas de un proyecto de conservación apoyado por el PNUD, WWF, la UE, Estados Unidos y empresas madereras y de aceite de palma. Una investigación del PNUD descubrió que los miembros de la comunidad recibían palizas de forma rutinaria, algunos eran encarcelados, torturados o violados.


En la vecina República Democrática del Congo, los guardas de un parque nacional financiado por los gobiernos estadounidense y alemán también han protagonizado violentos ataques contra los indígenas batwa que viven en su territorio. Un informe de 2022 de Minority Rights ha aportado pruebas de que al menos 20 miembros de la comunidad han sido asesinados y al menos 15 mujeres violadas durante las campañas de desalojo forzoso.


Hay innumerables historias de horror como éstas; según las estimaciones, unos 14 millones de personas han sido desalojadas de esta manera sólo en África. Por eso, la noticia de la aprobación de un nuevo plan de conservación en la conferencia de la ONU sobre biodiversidad (COP15) celebrada en Montreal en diciembre fue recibida con gran consternación por los pueblos indígenas de todo el mundo.


El nuevo Marco Global de Biodiversidad -también llamado objetivo 30×30- pretende convertir el 30% del planeta en áreas protegidas para 2030. En una carta dirigida a los participantes en la COP15, los pueblos indígenas afirmaron que esta política "puede suponer la mayor apropiación de tierras de la historia y amenazar aún más la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas de todo el mundo".


Dado que los pueblos indígenas residen en territorios que albergan el 80 por ciento de la biodiversidad mundial, es seguro que las tierras de propiedad indígena entrarán en el plan 30×30. Desalojarlos de tierras en las que han vivido desde tiempos inmemoriales no es una solución ecológica.


Una solución mucho mejor sería abordar la principal causa de la pérdida de biodiversidad: la agricultura a escala industrial. Destruye el suelo, aumenta la desertización, libera enormes cantidades de gases de efecto invernadero y está vinculada a la deforestación.

Las armas y los tractores "amenazan la biodiversidad más que el clima" - aquí
El óxido nitroso de los fertilizantes más dañinos para el clima que el CO2 - aquí

El 30×30 no frenaría los daños de la agricultura industrial. Si no cambia el modelo económico que la permite, puede incluso empeorar su impacto. Restringir el uso de la tierra podría elevar los precios de los alimentos, inflar artificialmente el valor de la tierra y fomentar un mayor uso excesivo de productos químicos y prácticas nocivas de cultivo y cría de ganado para aumentar la producción. Esto tendría consecuencias devastadoras para los pequeños agricultores, que producen más del 30% de los alimentos del mundo y suelen utilizar prácticas más sostenibles que las explotaciones industriales.



Justicia reparadora, no "ecologismo

Quizá el mayor problema de las inversiones apocalípticas y su engaño "ecologista" es que dominan la conversación mundial sobre el cambio climático y la biodiversidad en los foros oficiales (como la COP15) y se presentan al público como "avances" en cuestiones medioambientales.


También tenemos a personas como el multimillonario Bill Gates que dicen ser "muy optimistas" sobre el futuro. Por supuesto que lo son. Desde 2020, el 1% más rico ha reunido casi dos tercios de toda la riqueza nueva, mientras el mundo se enfrenta a una pandemia mortal y a desastres masivos relacionados con el cambio climático.


Figura: La inequidad global.


El optimismo de los ricos y las falsas soluciones climáticas que se nos imponen son muy eficaces para convencer a la gente de que el cambio climático se abordará. Esto se debe a que nos dan la seguridad de que no tendremos que renunciar a las comodidades de las que disfrutamos y a que también nos dan a nosotros, los consumidores, "la opción" de ser "ecológicos" o no. De hecho, ahora podemos elegir entre un megayate renovable o uno con forma de tortuga propulsado por petróleo.


La opción "verde" nos da la satisfacción de estar "haciendo algo" contra el cambio climático. Pero conducir un coche eléctrico, meter los productos ecológicos en una bolsa y bajar un grado la calefacción o el aire acondicionado no va a salvar el planeta. Tengamos el valor de afrontar este hecho.


Lo que cambiaría las cosas es desarrollar el transporte de masas y reducir sustancialmente la propiedad de automóviles; cerrar las minas de carbón y poner fin a la exploración de petróleo y gas; promover sistemas de energía renovable descentralizados y gestionados por la comunidad; acabar con la agricultura de monocultivo a escala industrial; y apoyar los sistemas agroecológicos dirigidos por pequeños agricultores e indígenas que han demostrado mejorar la nutrición, la biodiversidad y la calidad de vida.


Por supuesto, el sistema que tenemos ahora favorece a los inversores del apocalipsis, que harían todo lo posible por resistirse a una acción climática real. Por eso, como ha señalado elocuentemente la activista sueca Greta Thunberg, "no podemos salvar el mundo siguiendo las reglas, porque hay que cambiar las reglas".


Tenemos que enfrentarnos a la manipulación de falsas soluciones, desacreditarlas y pasar a cambiar las reglas basadas en sacar provecho del apocalipsis.


La justicia reparadora es un enfoque para cambiar el sistema actual. Adoptar la justicia reparadora significa devolver el poder a la gente para que invierta en las necesidades de sus comunidades apoyando la organización autónoma y los esfuerzos de ayuda mutua para conseguir viviendas asequibles, producción de alimentos, energía y sistemas de transporte.


El mundo según su responsabilidad por las emisiones


La justicia reparadora para reducir las emisiones de carbono significa exigir que las empresas y los gobiernos históricamente responsables del cambio climático paguen por los daños que han causado. Las víctimas actuales y futuras del cambio climático deberían poder decidir colectivamente cómo se gastan estas reparaciones.


La justicia reparadora también significa apoyar la práctica agroecológica y restaurar las diversas culturas de cultivo de alimentos que han sido borradas o perdidas debido a la agricultura industrial de monocultivo.


Responsabilidad histórica del cambio climático


La justicia reparadora también significa que la pérdida de biodiversidad se abordaría garantizando el estatus de los pueblos indígenas como administradores de su tierra y capacitándolos para protegerla basándose en sus conocimientos, sabiduría espiritual y tradiciones.


Conseguir todo esto no será fácil y tendremos que enfrentarnos al poder de los gobiernos y las empresas: los inversores del apocalipsis. Pero mediante la solidaridad humana y la acción colectiva, podemos contraatacar e invertir en nuestra supervivencia.



MAS SOBRE COMPENSACIONES DE CARBONO


  • Las compensaciones de carbono ofrecen una fantasía de capitalismo sin crisis - aquí

  • Las compensaciones de carbono deberían ponerte nervioso - aquí

  • ¿Las compensaciones de carbono compensan el carbono? NO - aquí

  • La mayor máquina del mundo para absorber carbono se enciende en Islandia - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • Las compensaciones de carbono compensan el carbono? NO - aquí

  • No podemos dejar que los mercados decidan el futuro de la eliminación del carbono de la atmósfera - aquí


MAS SOBRE GREENWASHING


  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

  • Ciencia ficción para continuar con el sistema - aquí

  • Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - Por James Dyke - aquí

  • NO CERO: Cómo los objetivos de 'cero neto' disfrazan la inacción climática - aquí


MAS SOBRE FALSAS SOLUCIONES TECNOLÓGICAS


  • La COP26 fue un fracaso por basarse en la ficción de que la tecnología resolverá el cambio climático - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí


AGROINDUSTRIA VS AGROECOLOGÍA


  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • La soberanía alimentaria puede detener el cambio climático y alimentarnos a todos - aquí

  • La agroindustria se lo lleva todo - aquí

  • Los sistemas alimentarios del mundo están en crisis, y el agronegocio está en el centro - aquí

  • ¿Qué sentido tiene la carne cultivada en laboratorio cuando podemos simplemente comer más vegetales? - aquí

  • ¿Quién nos alimentará? La agroindustria o la red alimentaria campesina - aquí

  • Cuidado con los efectos en el clima de la agricultura que fomenta Bill Gates y sus aliados - aquí

  • El aumento de las emisiones de CO2 de los alimentos causado principalmente por las corporaciones - aquí

  • El óxido nitroso de los fertilizantes más dañinos para el clima que el CO2 - aquí

  • Por qué las emisiones de óxido nitroso deben tenerse en cuenta en la mitigación del cambio climático - aquí

  • La escorrentía de los fertilizantes agrícolas contribuye al calentamiento global - aquí

  • Es necesario reformar el sistema alimentario para prepararse para el cambio climático - aquí

  • Dejar la carne vacuna liberaría el territorio combinado de EE.UU, Canadá y China - aquí



GLOBALIZACION - CORPORACIONES


Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí


Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí


¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí


TECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí


¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí


¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - aquí


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page