• Homo consciens

¿Cuál podría ser el papel de la tecnología en la Gran Transición?



Fuente: Resilience - Por Carlos Álvarez Pereira , publicado originalmente por Great Transition Initiative - 2 de marzo de 2022


¿Cuál podría ser el papel de la tecnología en el desarrollo de la Gran Transición? El desarrollo de la tecnología tal y como se produce hoy en día no está contribuyendo a ese cambio hacia un bienestar equitativo dentro de una biosfera saludable. Sin embargo, algunos aspectos de la innovación tecnológica podrían reutilizarse para impulsar una Gran Transición, y los intentos de hacerlo merecen toda nuestra atención y apoyo.


No obstante, el resultado general del actual despliegue de nuevos inventos es simplemente reforzar el marco político y económico bajo el que se están creando las tecnologías. Es difícil imaginar cómo podría ser de otra manera, ya que los esfuerzos de investigación e innovación (I+D) se basan principalmente en dos premisas: (1) que el conocimiento se divide en disciplinas separadas, y (2) que ese conocimiento sólo es útil si puede aprovecharse para obtener mayores niveles de acaparamiento y control (de las personas, los recursos naturales, la propiedad intelectual, el tiempo futuro, etc.), permitiendo el rendimiento financiero de las inversiones.


Esto hace que nuestras actuales instituciones de I+D sean incapaces de plantear las preguntas que serían útiles para abordar nuestros grandes retos. Al mismo tiempo, los sectores público y privado esperan que la I+D proporcione beneficios económicos y mantenga viva la ilusión del capital. Ambas premisas están tan alejadas de lo que se necesita que haría falta un milagro para que la I+D contribuyera de forma significativa a un cambio de nuestra trayectoria.


El desarrollo tecnológico actual no se basa en lo que la ciencia sabe de la Vida, sino en una noción anticuada de la sociedad, originada en los albores de la Modernidad. Sus premisas son el racionalismo, el reduccionismo, el individualismo, la objetividad, la cuantificación, la productividad y la colonización. Esto hace más difícil nuestra reconciliación con la biosfera de la que depende nuestra propia vida. En la Modernidad, esperamos que la naturaleza y los seres humanos se ajusten a nuestros planes de explotación y mecanización. Sabemos que esta expectativa se autoengaña, pero los marcos actuales de las actividades de I+D no permiten una mayor armonía con la Vida.


La transición energética de los combustibles fósiles a las llamadas energías renovables, por ejemplo, se concibe como un reto tecno-económico. Pero si partimos de la base de una cantidad creciente de energía per cápita, la humanidad está condenada sean cuales sean las fuentes de energía, ya que las "renovables" también dependen de recursos no renovables, como los minerales de tierras raras. Los intentos de abordar esta cuestión mediante la "disociación" del consumo del bienestar humano han fracasado, pero mantenemos la misma estrategia con la esperanza de que las renovables ganen tiempo hasta que implementemos alguna otra fuente de energía sin tales limitaciones.


La obsesión de la Modernidad por el materialismo y la maximización de la producción nos hizo ignorar que nuestra salud y nuestro sentido de un propósito no están impulsados por la prosperidad consumista, sino por la calidad de nuestras relaciones con los demás, humanos y no humanos. Este punto crucial nos permite imaginar otras formas de innovar y aprender, en las que las relaciones y las interdependencias desempeñarían el papel dominante.


Consideremos el caso de COVID-19. La respuesta a la tragedia consistió en una mezcla de separación (aislar a las personas entre sí) y soluciones técnicas a nivel individual (vacunación). Para la salud pública, esto era probablemente lo más sensato. Sin embargo, al centrarnos en cómo "reconstruir mejor", evitamos cuestionar el propio paradigma de "desarrollo" subyacente, en el que la destrucción de los ecosistemas ha sido una característica estructural. No es de extrañar que una tragedia de tal magnitud e impacto haya creado una enorme cantidad de "riqueza" privada en sectores impulsados por la tecnología, como la industria farmacéutica y la digital.


La tecnología es la respuesta estándar de la modernidad a cualquier problema. ¿Puede funcionar contra las limitaciones de su propio marco? Basada en una cultura de la separación, la innovación está contribuyendo a la destrucción del tejido social y creando más desigualdad, deshumanización y una mayor distancia entre la creación artificial de riqueza financiera y las realidades sociales y biofísicas. Además, la tecnología está difundiendo la idea de que los humanos son defectuosos. No estamos creando robots como humanos: estamos esperando que los humanos se comporten como robots. El subtexto de la "Inteligencia Artificial" es que las personas son problemáticas y que nuestras creaciones técnicas pueden ser "mejores" que nosotros mismos. La IA nos dice que podemos y debemos deshacernos de los humanos. Las catástrofes ecológicas podrían combinarse con la robotización radical para lograr la destrucción de los ecosistemas y de la humanidad, al mismo tiempo.


Permítanme volver a la ilusión del capital. El concepto de "capital" se basaba originalmente en los procesos vivos: la tierra puede producir constantemente recursos útiles para el ser humano y, por tanto, alimenta la idea de que se pueden esperar rendimientos futuros. Pero para ello es necesario que el sol, el agua, el viento y los materiales del suelo contribuyan (no es casualidad: son los Cuatro Elementos de las antiguas tradiciones). Hoy en día, el capital adquiere formas cada vez más abstractas (por ejemplo, los algoritmos de IA), y las prácticas jurídicas garantizan una serie de privilegios y mantienen viva el aura de los rendimientos futuros, sin ningún fundamento biofísico. Esto es enormemente problemático en lo que respecta a la tecnología: si es buena para la creación de "capital", hay muchas posibilidades de que signifique una mayor desconexión de la biosfera que necesitamos regenerar.


Este proceso de abstracción del capital es, en realidad, una característica de la Modernidad y de sus procesos de I+D. La Modernidad replantea las crisis que crea de forma que conduce a más niveles de abstracción y desconexión de la Vida, y luego a una formulación de "problemas" para los que se pide a la I+D que diseñe "soluciones" evitando un aprendizaje más profundo. Este no es el camino para salir de la "guerra suicida que estamos librando contra la naturaleza" (y por tanto contra nosotros mismos) de la que ha hablado el Secretario General de la ONU, António Guterres.


Si la modernidad sólo es capaz de aprender lo que refuerza sus propios cimientos, nos enfrentamos a un reto de enormes proporciones. ¿Cómo creamos las condiciones para el tipo de I+D y aprendizaje que aborda los puntos ciegos de la Modernidad? Necesitamos aprender en un marco ecosistémico para volver a conectar con nuestra naturaleza fundamentalmente relacional. En lugar de atenernos al marco separatista de la Modernidad, deberíamos empezar a reparar las interdependencias rotas artificialmente, aprender el resurgimiento de las relaciones y regenerar los ecosistemas, y así dar un sentido renovado a lo que ya conocemos.


 

MAS SOBRE EL TEMA

  • Vandana Shiva: Reclamar nuestra casa común - aquí

  • Administración consciente de la Tierra: acostumbrarse a estar a cargo - aquí

  • ¿Es la ecología necesariamente antimoderna? - aquí

  • "Reverencia por la vida" el ecocentrista Fred Hageneder habla sobre nuestro futuro en la Tierra - aquí

SOLUCIONES TECNOLÓGICAS

  • La carrera por el cobalto corre el riesgo de convertirlo de metal milagroso en sustancia mortal - aquí

  • La COP26 fue un fracaso por basarse en la ficción de que la tecnología resolverá el cambio climático - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Los costes ocultos de la energía solar fotovoltaica - aquí

  • Materiales usados para construir un generador de energía eólica - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Por qué usar metales raros para limpiar el planeta es una solución de muy alto precio - aquí

  • La presión sobre el agua, un aspecto olvidado de la transición energética - aquí

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • La crisis climática requiere una nueva cultura y política, no sólo nueva tecnología - aquí

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • Las energías "verdes" para frenar el cambio climático amenazan a la biodiversidad -aquí

  • ¿Cuánto carbono absorben los bosques? - aquí

  • Los árboles reducen la temperatura de la superficie terrestre en las ciudades hasta 12°C - aquí

  • Muchos bosques sobrecalentados podrían pronto liberar más carbono del que absorben - aquí -

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram