top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

¿Basta ya de expertos? La narrativa climática agrícola como conflicto de clases


https://www.businesswire.com/news/home/20230216005362/en/Food-Tech-Leaders-Come-Together-to-Form-the-Precision-Fermentation-Alliance-to-Champion-a-More-Resilient-and-Sustainable-Future
Líderes de la tecnología alimentaria se unen en la Alianza de Fermentación de Precisión "para defender un futuro más resistente y sostenible" Fuente: Bussines Wire

Fuente: Chris Smaje- el 17 agosto, 2023 |

Voy a continuar mi actual mini-tema sobre los conflictos de clase emergentes en torno al localismo agrario con unas palabras sobre las actuales antipatías entre agricultores y "expertos". Esto se me ocurrió durante algunas sesiones del Festival Groundswell, donde se presentó mi nuevo libro.


Una de esas sesiones se titulaba "No hay planeta B: las implicaciones para la alimentación y la agricultura", a cargo del profesor Mike Berners-Lee, de la Universidad de Lancaster, que ha escrito un libro con ese título principal. La sesión puede verse aquí.


Fue una charla interesante, respaldada con muchos datos. El profesor Berners-Lee empezó admitiendo que no era agricultor y que había muchas cosas que no entendía. Creo que dijo muchas cosas sensatas. Pero a los 35 minutos, aproximadamente, se dedicó a hablar con entusiasmo de la producción de macronutrientes en laboratorio como una técnica emergente que, según él, es prometedora porque es entre 10 y 100 veces más eficaz que cualquier cosa que se pueda producir mediante fotosíntesis.


Alrededor del minuto 43 dijo que toda la tierra debe optimizarse para mejorar el suelo, la biodiversidad, la producción de alimentos y el impacto climático. Argumentó que incluso los sistemas ganaderos aparentemente benignos no pueden considerarse sostenibles debido al coste de oportunidad de una mayor productividad de las alternativas vegetales, y a la demanda marginal (desplazada) de productos cárnicos procedentes de sistemas de alto impacto, como la carne de vacuno de la selva brasileña, causada por el enfoque de baja productividad y bajo impacto.


Además, advirtió de los peligros del nuevo método de contabilidad GWP* para comparar el impacto de los gases de efecto invernadero en el clima, que desplaza la carga de la reducción del metano a la del dióxido de carbono, lo cual, dijo, no es útil cuando "ya hemos puesto el pie en el suelo intentando hacer lo que podemos con el CO2".


 

GWP: Global-warming potential -El potencial de calentamiento global, es un término utilizado para describir la potencia relativa, molécula por molécula, de un gas de efecto invernadero, teniendo en cuenta el tiempo que permanece activo en la atmósfera.

 

Volveré sobre las palabras del profesor Berners-Lee dentro de un momento, después de mencionar un par de sesiones más de la conferencia. En una de ellas, retomando el tema del metano, un grupo de ganaderos y agrónomos un poco desanimados se lamentaron (en mi opinión, con razón) de la superficialidad de la narrativa climática contra la ganadería, y abogaron por una mejor medición para mostrar el verdadero alcance de las fuentes y sumideros de gases de efecto invernadero en toda la cadena de suministro de alimentos, de modo que pudieran presentar sus argumentos al gobierno. Señalando al cielo, uno de los ponentes comentó que había un millón de personas volando en ese momento, pero que eran los ganaderos quienes estaban en la línea de fuego de la opinión pública por sus crímenes climáticos.


La otra sesión que quiero mencionar fue este panel, en el que participé junto con Mallika Basu, Sue Pritchard y Catherine Tubb. En mi intervención mencioné que había estudiado los métodos de producción de macronutrientes en laboratorio mencionados por el profesor Berners-Lee (en concreto, la biomasa microbiana -BM derivada de bacterias oxidantes del hidrógeno) y que no creía que fueran energéticamente viables para producir alimentos a gran escala. El Dr. Tubb me rebatió, afirmando que los hechos estaban en mi contra, que las tecnologías MB ya estaban aquí y que podíamos esperar ver instalaciones de producción MB encima de las tiendas de comestibles en el futuro.


¿Qué conclusión sacar de todo esto? Para empezar, en lo que respecta a las perspectivas de la Biomasa Microbiana, quiero expresar una opinión contundente: El profesor Berners-Lee y el doctor Tubb se han equivocado. En las próximas décadas no vamos a ver cómo la biomasa sustituye a gran escala a los alimentos cultivados, porque su producción es un proceso que consume mucha energía y utiliza electricidad escasa y baja en carbono en lugar de luz solar gratuita (aunque probablemente veamos muchas aclamaciones en su favor y cómo se echa dinero público en el cuenco de la mendicidad de las empresas). La cuestión no es la eficiencia relativa de los paneles fotovoltaicos sobre las plantas en la captura de fotones, sino el coste total (energético y financiero) de la producción de alimentos por los métodos respectivos, que es mucho mayor en el caso de Biomasa Microbiana. He escrito un breve artículo explicando las bases de esto aquí. Hablé con el profesor Berners-Lee y el Dr. Tubb sobre este tema en la conferencia y les envié a ambos una copia de mi documento hace aproximadamente un mes invitándoles a hacer comentarios, pero hasta la fecha no he recibido respuesta de ninguno de los dos.


El profesor Berners-Lee dijo en su presentación que "cuesta un poco hacerse a la idea" de los alimentos manufacturados, lo cual es bastante cierto. Me pasé un mes leyendo artículos sobre el tema e intercambiando ideas con otras personas. Pero no soy más que un tipo cualquiera en Internet, o, para darme mi honorífico completo y así coincidir lo mejor posible con las ilustres personas de las que hablo aquí, sería Doctor tipo cualquiera en Internet. O Doctor tipo cualquiera de Internet que escribió un libro sobre el tema, para ir al grano.


En cualquier caso, lo que no soy es un catedrático de una universidad con reputación de experto en el recuento de carbono y con numerosas plataformas públicas y privadas de alto nivel para amplificar lo que sea que quiera decir... mientras que lo que yo soy es alguien con un mínimo de educación y conocimientos que fue capaz de darse cuenta con un poco de indagación de la debilidad del caso de los alimentos manufacturados como tecnología salvadora. Así que me molesta que lo que el profesor Berners-Lee está diciendo en algunas de estas influyentes plataformas sea erróneo, o al menos engañoso. Está impulsando otra tecnología defectuosa de engaño que intenta vanamente preservar el no preservable statu quo del sistema alimentario mundial centrado en el consumidor. A largo plazo, este tipo de cosas no hace más que vaciar una o dos gotas más del vaso medio vacío de los abatidos agricultores, a quienes pronto necesitaremos para que asuman el papel de mantenernos alimentados en lugar de preocuparse por cómo van a seguir en el negocio.


Ellos, y un elenco de miles. Porque, como vengo sosteniendo desde hace tiempo en este blog, creo que pronto bastantes personas van a tener que volver a llevar una vida predominantemente rural orientada a proporcionar un sustento material para sí mismas y sus comunidades locales. Lo que me lleva al comentario del profesor Berners-Lee sobre la necesidad de optimizar la tierra para la mejora del suelo, la biodiversidad, la producción de alimentos y el impacto climático. Estoy de acuerdo, con la excepción parcial del impacto climático (donde creo que se hace demasiado hincapié en la importancia del uso de la tierra frente a la importancia de la no utilización de combustibles fósiles), pero creo que la clave aquí es la necesidad de optimizar la tierra a nivel local para obtener esos beneficios y lograr medios de vida y bienestar locales renovables.


Las observaciones del profesor Berners-Lee y su marco de costes de oportunidad operan desde una perspectiva de arriba hacia abajo"experta" más descendente, orientada a satisfacer de forma renovable las demandas de los consumidores globales genéricos mediante la gestión de los paisajes de todo el mundo para equilibrar las necesidades alimentarias y de vida silvestre a través de un dictado centralizado. Yo preferiría que los expertos se pusieran al servicio de las comunidades agrarias locales para ayudarles a determinar las respuestas óptimas a sus propias necesidades y medios de vida en sus propios paisajes. Por ejemplo, puede ser cierto que la carne de bajo impacto y alto coste desplace la demanda de los consumidores marginales hacia la carne de alto impacto y bajo coste. Pero si es así, yo diría que debería llamar nuestra atención sobre los problemas de la demanda de consumo marginal en la economía actual, que va a tener que cambiar radicalmente de todos modos, y no tanto sobre los problemas de la producción de carne de bajo impacto.


Durante el embrollo del Brexit, el ministro del Gobierno Michael Gove dijo notoriamente que "la gente de este país ya está harta de los expertos". Sin duda fue un llamamiento de mala fe a su base y su aversión a la llamada "élite liberal", pero... bueno, he aquí una cosa... cada vez estoy más de acuerdo con Gove en esto.


No discuto que haya ciertos hechos y conocimientos de expertos que no pueden ni deben dejarse de lado irreflexivamente apelando a la "gente de este país". Sin embargo, creo que necesitamos construir nuevos tipos de sociedad a partir de las especificidades del lugar, y el tipo de experiencia desplegada por gente como el profesor Berners-Lee, con su atracción fatal por cosas como la Biomasa Microbiana, puede no estar a la altura de esa tarea. En palabras del difunto David Fleming: "Los expertos pueden conducir el coche, pero no conocen el camino". El futuro está más seguro en las sucias manos de lunáticos inofensivos", mientras que los expertos "generalmente son fiables para respaldar instituciones establecidas, defender el paradigma del momento y abogar por tecnologías a gran escala y procedimientos estándar" (Lean Logic, p.153).


No es mi intención destacar especialmente al profesor Berners-Lee. Ha escrito cosas muy buenas en las que me he basado para mis propios escritos en el pasado. Sin embargo -nota para mí mismo- el hecho de que un experto en el recuento de carbono abrace tan despreocupadamente una tecnología tan defectuosa que está impulsada por agendas corporativas ha mermado un poco mi inclinación a confiar en los conocimientos de los expertos o en las estadísticas relativas a los sistemas alimentario y energético. Lo mismo diría de gran parte del debate sobre la biomasa y otras tecnologías como la electricidad renovable en la literatura académica, que en mi opinión peca demasiado poco de escepticismo académico y demasiado de exaltación exagerada.


Pero hablando de señalamientos, creo que un grupo que no debe ser señalado como culpable del cambio climático es el de los agricultores, en particular los campesinos, pero también los ganaderos británicos y los agricultores en general. Hay varias razones para ello. Por razones de justicia, nosotros -es decir, la sociedad en general- hemos pedido a los agricultores que produzcan alimentos en abundancia para satisfacer una demanda a menudo lujosa, a bajo coste y con un mínimo de mano de obra. La responsabilidad de los paisajes ecocidas resultantes de la agricultura contemporánea recae tanto en nosotros, la sociedad en general, como en ellos. Y en aras del propio interés, vamos a necesitar toda la experiencia agrícola acumulada a nuestra disposición -que se gana con esfuerzo y se pierde con facilidad, aunque haya que adaptarla a las nuevas circunstancias- para capear la crisis actual. Y lo que es más importante, la tendencia del ecomodernismo de "resetear la alimentación" a descartar la agricultura como método intrínsecamente problemático y ecocida de producción de alimentos y a favorecer tecnologías de alta energía como la Biomasa Microbiana nos está llevando por mal camino. En lugar de centrar nuestros esfuerzos en la agricultura renovable como base necesaria para una civilización en marcha, estamos perdiendo el tiempo con improbables soluciones tecnológicas que prometen "salvar" la actual civilización urbana moderna sustituyendo en gran medida o totalmente a la agricultura. No necesitamos sustitutos de la agricultura. Necesitamos más de lo auténtico y menos de los compromisos que le impone el afán modernizador de sobreproducción y precios bajos.


Por eso, en lo que respecta a la contabilización del metano, puede ser positivo que los ganaderos reduzcan el número de rumiantes (dependiendo de las consecuencias ecológicas y económicas). Pero no tenemos, como afirma el profesor Berners-Lee, "el pie en el suelo" para hacer lo que podamos con el CO2. Puedo comprar un litro de gasolina por lo mismo que una barra de pan y hacer más o menos lo que quiera con sus 34,5 millones de julios de energía. O por el precio de unas veinte barras de pan puedo comprar un billete de avión hasta el último rincón de Europa, sin hacer preguntas.


Cuando los ganaderos se quejan de estas frivolidades frente a la exigencia pública de que pongan orden en sus asuntos, se les suele descalificar por sus alegatos particulares, por su palabrería o por repetir como loros los discursos de la industria cárnica. Los comentarios del profesor Berners-Lee sobre el GWP* son un buen ejemplo de ello, aunque afortunadamente más sotto voce que muchos otros. Sin embargo, como he argumentado, por ejemplo, en esta breve serie de ensayos, todos estos argumentos de "súplica especial" o "con los pies en el suelo" son básicamente desviaciones de la necesidad de reducir los combustibles fósiles y, en su lugar, construir localismos agrarios de bajo consumo energético.


Así que estoy con los agricultores abatidos que intentan cambiar la narrativa, pero no estoy seguro de la tracción que obtendrán en sus llamamientos a enfoques gubernamentales más sabios de la agricultura frente a los expertos que abogan por "tecnologías a gran escala y procedimientos estándar". Mientras tanto, lo siento de veras por los ganaderos -especialmente, en el Reino Unido, por los ganaderos de las tierras altas- cuyos intentos reflexivos de conciliar el sustento local con las necesidades de la vida salvaje se topan con tanto desdén ignorante sobre la destructividad inherente a la agricultura.



Puede que la narrativa de Monbiot sobre el "naufragio de las ovejas" de los días de "Salvaje" iniciara un debate que merece la pena sobre la gestión de la tierra -nadie ni ningún ganadero está por encima de las críticas-, pero parece haber derivado en un esfuerzo concertado por desposeer a los ganaderos y avanzar en el cerco corporativo que suponen los alimentos manufacturados, las compensaciones de carbono y todo lo demás. Este podría ser otro ámbito en el que el diálogo está a punto de terminar y en el que nos dirigimos hacia el terreno del conflicto de clases, sin duda un conflicto desigual prefigurado por siglos de esfuerzos gubernamentales y corporativos de arriba abajo y de expertos para "mejorar" la agricultura a expensas de la población rural y las ecologías locales, enfrentando los restos del agrarismo rural y la cultura contra la máquina modernista y sus modos de extracción de valor. De ser así, se trata de un conflicto de clases que nos vendría muy bien ahora que nos dirigimos hacia un futuro incierto en el que el localismo agrario va a ser tan crítico.


Independientemente de cómo se desarrolle el conflicto, una cosa parece bastante segura: las tiendas individuales no tendrán sus propias instalaciones locales de fabricación de Biomasa Microbiana. La replicación local descentralizada de los sistemas de producción es la forma en que funcionan las pequeñas sociedades agrícolas, pero no es la forma en que funcionan los sistemas de fabricación modernos.


MAS SOBRE ALIMENTOS SINTETICOS Y EL PROBLEMA AGRICOLA CLIMATICO

Digamos NO a un mundo sin granjas: crítica al libro de George Monbiot - aquí

Lo que debemos preguntarnos sobre los alimentos sintéticos - aquí

Revuelta de los agricultores - aquí

El activismo medioambiental como caballo de Troya capitalista y "el factor Bill Gates" - aquí


AGROINDUSTRIA VS AGROECOLOGÍA

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • La soberanía alimentaria puede detener el cambio climático y alimentarnos a todos - aquí

  • La agroindustria se lo lleva todo - aquí

  • Los sistemas alimentarios del mundo están en crisis, y el agronegocio está en el centro - aquí

  • ¿Qué sentido tiene la carne cultivada en laboratorio cuando podemos simplemente comer más vegetales? - aquí

  • ¿Quién nos alimentará? La agroindustria o la red alimentaria campesina - aquí

  • Cuidado con los efectos en el clima de la agricultura que fomenta Bill Gates y sus aliados - aquí

  • El aumento de las emisiones de CO2 de los alimentos causado principalmente por las corporaciones - aquí

  • El óxido nitroso de los fertilizantes más dañinos para el clima que el CO2 - aquí

  • Por qué las emisiones de óxido nitroso deben tenerse en cuenta en la mitigación del cambio climático - aquí

  • La escorrentía de los fertilizantes agrícolas contribuye al calentamiento global - aquí

  • Es necesario reformar el sistema alimentario para prepararse para el cambio climático - aquí

  • Dejar la carne vacuna liberaría el territorio combinado de EE.UU, Canadá y China - aquí

MAS SOBRE Vandana Shiva

  • El activismo medioambiental como caballo de Troya capitalista y "el factor Bill Gates" - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - aquí

  • Vandana Shiva destroza el concepto de neutralidad de carbono - aquí

  • Buscar la verdad y salvar el planeta: entrevista con Vandana Shiva - aquí

  • Vandana Shiva: Un virus, la humanidad y la Tierra - aquí

  • Vandana Shiva: Reclamar nuestra casa común - aquí

  • Vandana Shiva: Resalvajizar los alimentos, resalvajizar nuestra mente y resalvajizar la Tierra - aquí

  • Captura de carbono: 2 visiones del mundo, 2 paradigmas tecnológicos, 2 sistema económicos, 2 futuros - aquí

  • Vandana Shiva: Los alimentos artificiales son perjudiciales para la transición ecológica - aquí GLOBALIZACION - CORPORACIONES

  • Los barones de la alimentación mundial - aquíAcuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquíBill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquíTECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - aquí




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page