top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Las élites han fracasado


Revueltas en Chile - octubre de 2019

Fuente: Vox - Por Sean Illing - el 27 de marzo de 2021,

Hemos perdido la fe en las élites y las instituciones públicas. El problema es que nada ha ocupado su lugar.



Uno de los mayores retos a los que se enfrentan las sociedades democráticas del siglo XXI es la pérdida de fe en las instituciones públicas.


Internet ha sido un invento maravilloso en muchos sentidos, pero también ha desatado un tsunami de desinformación y ha desestabilizado sistemas políticos en todo el mundo. Martin Gurri, antiguo analista de medios de comunicación de la CIA y autor del libro La revuelta del público, se adelantó mucho a este problema.


 

La Revuelta del Público - y la crisis de autoridad en el nuevo milenio.

Síntesis: Todas las sociedades están gestionadas por una clase de élite que basa su poder y autoridad en el control del flujo de información y de la formación de narrativas explicativas sobre el mundo y la política. En las sociedades modernas, se trata de una vaga coalición de académicos, periodistas y políticos de carrera. La visión de Gurri, ex analista de la CIA, es que Internet ha hecho estallar la capacidad de la élite para gestionar el flujo de información, de modo que el público de diversas sociedades es ahora capaz de formar nuevas narrativas del mundo y la política a voluntad y según los principios que elijan, socavando la confianza de la población en la credibilidad de científicos, periodistas y expertos gubernamentales. Pero lejos de crear un grupo unificado cómo imaginaron los utópicos de la tecnología en los años 90, el público se fractura en un mosaico de comunidades de nicho de interés. Esto hace que sea incapaz de sustituir a la élite como gestora de la sociedad, y el resultado no es más que una constante desestabilización de las instituciones sociales.


 

Gurri pasó años estudiando el panorama informativo mundial. Alrededor del cambio de siglo, observó una tendencia: A medida que Internet daba lugar a una explosión de información, se producía al mismo tiempo un aumento de la inestabilidad política. La razón, supuso, fue que los gobiernos perdieron el monopolio de la información y, con él, su capacidad de controlar la conversación pública.


Una de las muchas consecuencias de esto es lo que Gurri llama una "crisis de autoridad". A medida que la gente estaba expuesta a más información, su confianza en las principales instituciones -como el gobierno o los periódicos- empezó a derrumbarse.


El libro de Gurri se convirtió en una especie de favorito de culto entre la gente de Silicon Valley cuando salió a la venta y sus ideas no han hecho más que cobrar relevancia desde entonces. De hecho, he estado pensando cada vez más en su tesis tras las elecciones de 2020 y el asalto al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero. Hay muchas razones por las que se produjo la insurrección, pero una de ellas es la realidad de que millones de estadounidenses creían -realmente creían- que las elecciones presidenciales habían sido robadas, a pesar de la total falta de pruebas. Una encuesta de Politico realizada poco después de las elecciones reveló que el 70% de los republicanos pensaban que las elecciones habían sido fraudulentas.


Así es como se ve una "crisis de autoridad" en el mundo real.


Y es crucial distinguir esta crisis de lo que a menudo se denomina "crisis epistémica" o problema de la "posverdad". Si Gurri tiene razón, la cuestión no es sólo que la verdad haya perdido importancia de repente, sino que la gente ha dejado de creer en las instituciones encargadas de comunicar la verdad. Dicho de otro modo, las instituciones encargadas de velar por la verdad perdieron su poder para decidir qué es lo que el público considera verdad.


¿Y dónde nos deja eso?


Me puse en contacto con Gurri para explorar las implicaciones de su tesis. Hablamos de lo que significa para nuestra sociedad que millones de personas rechacen cualquier afirmación procedente de una institución dominante, de por qué un fenómeno como QAnon es fundamentalmente una "pose de rechazo" y de por qué cree que tendremos que "reconfigurar" nuestras instituciones democráticas para el mundo digital en el que ahora vivimos.


A continuación, una transcripción ligeramente editada de nuestra conversación.


Sean Illing: ¿Han perdido las élites -políticas, empresariales, mediáticas y culturales- el control del mundo?


Martin Gurri: Sí y no. Es una respuesta vaga, pero es una realidad.

Habrían perdido completamente el control del mundo si el público que se revela tuviera un programa claro o una organización o liderazgo. Si fueran más como los bolcheviques y menos como QAnon, hubieran tomado el control del Capitolio. Empezarían a aprobar leyes. Derribarían el régimen.

Pero lo que tenemos es esta colisión entre un público que está en modo de repudio y estas élites que han perdido el control hasta el punto de que ya no pueden enarbolar estas promesas utópicas sobre nosotros porque nadie les cree, pero todavía están actuando como élites zombis en instituciones zombis. Siguen teniendo poder. Todavía pueden llevarnos a la guerra. Todavía pueden lanzar a la policía, y la policía podría dispararnos, pero no tienen autoridad ni legitimidad. Van dando tumbos como zombis.


Sean Illing: A usted le gusta decir que los gobiernos han perdido la capacidad de dictar las historias que una sociedad cuenta sobre sí misma, sobre todo porque el entorno mediático está demasiado fragmentado. ¿Por qué eso es tan importante?

Martin Gurri: Cuando analizas las instituciones que hemos heredado del siglo XX, descubres que son muy verticalistas, como pirámides. Y la legitimidad de ese modelo depende absolutamente de tener un semimonopolio sobre la información en todos los ámbitos, que es lo que tenían en el siglo XX. No había Internet y había un número bastante limitado de fuentes de información para el público. Así que nuestras instituciones gobernantes tenían autoridad porque disponían de un bien muy valioso: la información.

Así que yo era un analista de la CIA que observaba la información abierta en todo el mundo, los medios de comunicación globales. Y puedo decirles que era como un goteo comparado con toda la información que había. Si un presidente, aquí o en otro lugar, pronunciaba un discurso, la cobertura del mismo se limitaba a los grandes medios o a las cadenas de televisión. Pero cuando llegó el tsunami de la información con el cambio de siglo, la legitimidad de ese modelo entró instantáneamente en crisis porque ahora se producía el efecto contrario. Había una sobreabundancia de información, y eso creó mucha confusión y anarquía.


Sean Illing: Tengo curiosidad por saber cómo sopesas la importancia de los factores materiales en esta historia. No se trata sólo de que haya más información, también hemos asistido a una letanía de fracasos en el siglo XXI: desde el huracán Katrina hasta las guerras eternas, pasando por la crisis financiera y un largo etcétera. Básicamente, una década de instituciones que fallan y engañan a los ciudadanos, además de la profundización de la desigualdad, las muertes por desesperación, el hecho de que a esta generación de estadounidenses le va materialmente peor que a las anteriores. ¿Qué papel ha desempeñado esta serie de fracasos en el colapso de la confianza?

Martin Gurri: Yo diría que lo que importa no son tanto los factores materiales que mencionas como la percepción que el público tiene de ellos. Empíricamente, en casi todos los aspectos, estamos mejor hoy que en el siglo XX, pero el público está mucho más enfadado y desconfía más de las instituciones gubernamentales y de las élites que las gestionan. Esa diferencia de percepción surge directamente de los cambios radicales en el panorama de la información entre el siglo pasado y el nuestro.

Con pocas excepciones, la mayoría de las democracias de mercado se han recuperado de la crisis financiera de 2008. Pero el público no se ha recuperado de la conmoción de ver a supuestos expertos y políticos, las personas que se presentaban como los sabios pilotos de nuestra prosperidad, sonar y actuar totalmente despistados mientras la economía ardía. En el pasado, cuando las élites controlaban el flujo de información, el colapso financiero podría haberse retratado como una especie de desastre natural, una tragedia que deberíamos unificar en torno a nuestro liderazgo para superar. En 2008, eso ya era imposible. El público en red percibió la crisis (creo que con razón) como un fracaso del gobierno y de las élites expertas.

Debería ser una perogrullada que las condiciones materiales importan mucho menos que las expectativas. Eso fue cierto durante la Gran Depresión y lo es hoy. El despotrique en la red se alimenta de expectativas extremas - cualquier imperfección en la economía será tratada como una crisis y una verdadera crisis será vista como el Apocalipsis. (Nota de Climaterra: hay que considerar que las condiciones materiales de las clases medias y bajas han empeorado en las últimas décadas - ver gráfico)


Porcentaje de ingresos de la clase media estadounidense han bajado desde 1970

Tomemos el ejemplo de Chile. Durante 40 años, tuvo un alto crecimiento económico, ascendiendo a las filas de las naciones más ricas. Durante este tiempo, Chile disfrutó de una democracia sana, en la que los partidos políticos de izquierda y derecha se alternaban en el poder. Todos se beneficiaron. Sin embargo, en 2019, con muchos muertos y mucha destrucción material, la opinión pública chilena se echó a la calle para rebelarse contra el orden establecido. Sus expectativas materiales se habían visto profundamente frustradas, a pesar de los éxitos económicos y políticos del país. (Nota de Climaterra: acá es importante darse cuenta que los indicadores de éxito económico y político, son definidos -justamente- por las elites en el sistema actual este indicador es el PBI -producto bruto interior, que cómo dice el economista Dirk Philipsen mide sólo "el bienestar del capital, no de las personas ni del ambiente".)


Sean Illing: Para que quede claro, cuando habla de este "tsunami" de información en la era digital, no se refiere a más verdad, ¿verdad?

Martin Gurri: Como señaló Nassim Taleb, cuando se produce una gigantesca explosión de información, lo que explota es ruido, no la señal.

En cuanto a la verdad, es un tema delicado, porque muchas élites creen, y mucha gente cree, que la verdad es una especie de forma platónica. No podemos verla, pero sabemos que está ahí. Y a menudo lo sabemos porque lo dice la ciencia.

Pero la verdad no funciona así. La verdad es esencialmente un acto de confianza, un acto de fe en alguna autoridad que te está diciendo algo de lo que no podrías darte cuenta por ti mismo. ¿Qué es un quark? Crees que hay quarks en el universo, probablemente porque te lo han dicho personas que probablemente saben de lo que hablan. Crees a los físicos. Pero nunca has visto un quark. Yo nunca he visto un quark. Lo aceptamos como verdad porque hemos aceptado la autoridad de la gente que nos ha dicho que es verdad.


Sean Illing: Empiezo a odiar la expresión "posverdad" porque implica que hubo un periodo en el que vivimos en la verdad o en el que la verdad era predominante. Pero eso es engañoso. La diferencia es que las instituciones elitistas de control no pueden poner límites a la conversación pública y eso significa que han perdido la capacidad de determinar lo que pasa por verdad, así que ahora estamos en el Salvaje Oeste.

Martin Gurri: Es una forma muy acertada de decirlo. Sin embargo, yo diría que hubo un momento brillante en el que todos teníamos la verdad. En eso tienen razón. Si la verdad es realmente una función de la autoridad, y si en el siglo XX estas instituciones tenían realmente autoridad, entonces teníamos algo parecido a la verdad. Pero si entonces hubiéramos tenido la información que tenemos hoy, si hubiéramos tenido todo el ruido que tenemos hoy, nada nos habría parecido tan cierto porque nos habría faltado fe en las instituciones que intentaban decírnoslo.


Sean Illing:¿Qué significa para nuestra sociedad que no sea posible una "narrativa oficial"? Porque en eso estamos, ¿no? Millones de personas nunca creerán ninguna historia o relato que provenga del gobierno o de una institución dominante.

Martin Gurri: Mientras nuestras instituciones sigan como están, no cambiará gran cosa. Lo que eso significa es más de lo mismo: más inestabilidad, más turbulencias, más teorías conspirativas, más desconfianza en las autoridades. Pero no hay ninguna ley de hierro de la historia que diga que tenemos que mantener estas instituciones como están. Muchas de nuestras instituciones se construyeron a principios del siglo XX. No eran tan igualitarias ni democráticas. Eran como grandes pirámides.

Pero podemos tomar nuestro marco constitucional y reconfigurarlo. Ya lo hemos hecho una vez, y podríamos hacerlo de nuevo teniendo en cuenta el ámbito digital, entendiendo que la distancia que una vez tuvimos entre los que están en el poder y los ciudadanos de a pie ha desaparecido para siempre. Simplemente ha desaparecido. Así que necesitamos personas en el poder que se sientan cómodas en la proximidad con el público, cosa que muchas de nuestras élites no son.


Sean Illing: Al menos quiero señalar una aparente paradoja. Como has dicho, gracias a Internet, ahora hay más voces y más perspectivas que nunca y, sin embargo, al mismo tiempo se produce un enorme "efecto rebaño", como resultado del cual hay más gente hablando de menos temas. Y eso explica en parte que millones de personas converjan en algo como QAnon.

Martin Gurri: Sí, y eso es muy misterioso para mí. No habría esperado ese resultado. Pensaba que nos dirigíamos a islas de información cada vez más dispersas y que eso crearía una fragmentación en las creencias individuales. Pero en lugar de eso, he observado una tendencia al conformismo y a la cristalización de muy pocos temas. Parte de esto es simplemente una falta de voluntad para decir ciertas cosas porque sabes que si las dices, Internet va a ir a por ti.

Pero creo que Trump tuvo mucho que ver. La cantidad de atención que recibió fue absolutamente sin precedentes. Todo giraba en torno a él. La gente estaba en su contra o a su favor, pero él siempre era el tema. Luego vino la pandemia y simplemente perdió la capacidad de absorber y manipular la atención. La pandemia le descentró por completo. Nunca se recuperó.


Sean Illing: Pero estamos en una situación en la que las ideas, ya sean cosas de QAnon o cualquier otra cosa, se están volviendo más huecas y más virales al mismo tiempo - y eso parece realmente malo de cara al futuro.

Martin Gurri: No soy tan pesimista. Se pueden encontrar todo tipo de cosas maravillosas escritas sobre prácticamente todos los aspectos de la sociedad actual por personas que ven las cosas con claridad y cordura. Pero sí, están rodeados de una montaña de basura viral. Y sin embargo, estamos en los primeros días de esta transformación. No tenemos ni idea de cómo va a desarrollarse.

Siempre ha habido un montón de basura viral circulando, y siempre ha habido gente que cree cosas locas, sobre todo cosas locas que no afectan a sus vidas inmediatas. Los partidarios de la Tierra plana siguen subiendo a los aviones, ¿verdad? Si eres de los que creen en la Tierra plana, no lo eres tanto como para no subirte a un avión y alterar tu vida personal. No es realmente una creencia, es básicamente enseñarle el dedo al establishment.


Sean Illing: Es una pose.

Martin Gurri: Sí, es una pose de rechazo. QAnon es una pose de rechazo. Hay muchos tipos, pero lo que tienen en común es que todas estas ideas que tienes y todos los hechos que me estás metiendo en la cara son un apoyo para los poderosos y yo los rechazo.


Sean Illing: Es un punto importante porque muchos de nosotros tratamos QAnon como si fuera una especie de problema epistemológico, pero en realidad no es eso en absoluto. En realidad es mucho más difícil que eso. E incluso si dejamos de lado QAnon, el hecho de que la gran mayoría de los republicanos todavía crean que las elecciones de 2020 fueron fraudulentas habla de la amplitud del problema.

Martin Gurri: Cierto, es un problema de autoridad. Cuando la gente no confía en los encargados de transmitir la verdad, no la aceptan. Y en algún momento, como he dicho, tendremos que reconfigurar nuestra democracia. Nuestros políticos e instituciones van a tener que adaptarse al nuevo mundo en el que el público no puede ser amurallado ni controlado. Los líderes ya no pueden estar en lo alto de las pirámides y hablar a la gente desde arriba. La revolución digital lo ha aplanado todo. Tenemos que aceptarlo.

Realmente tengo esperanzas de que esto ocurra. Los boomers que crecieron en el viejo mundo y no pueden superarlo van a morir, y los jóvenes ocuparán su lugar. Eso planteará otras cuestiones y desafíos, por supuesto, pero habrá un cambio de guardia y deberíamos acogerlo con satisfacción.


MAS SOBRE MANIPULACION, PROPAGANDA Y CONTROL DE LA INFORMACION

  • La desaparición del Estado-Nación - aquí

  • Sobre la fusión secreta y en curso de Sillicon Valley y las agencias de inteligencia de EEUU -AQUÍ

  • Cómo nos convertimos en lo que despreciamos. Convirtiendo a Occidente en una nueva URSS - AQUÍ

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Prolegómenos hacia un capitalismo franciscano - aquí

  • Un sistema en soporte vital: nueva fase capitalista de manipulación y violencia autoritaria - aquí

  • Economía senil: la ontología de la burbuja y la atracción de la gravedad - aquí

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

  • Las ficciones de Yuval Harari - AQUÍ

  • Bienvenidos a la era del capitalismo de vigilancia - AQUÍ

  • ¿Un mundo en el que tu jefe espía tus ondas cerebrales? Ese futuro está cerca - aquí



MAS SOBRE LAS ELITES

  • Filantro-washing: Los filantrocapitalistas duplicaron sus fortunas en la última década - AQUÍ

  • ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí

  • Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de las empresas armamentísticas? - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - aquí

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí

  • Bill Gates y el complejo de Mesías - aquí

  • Los multimillonarios acumulan tierras en Estados Unidos - aquí

  • La élite acaparadora de tierras debería pagar alquiler al resto de los mortales - aquí

  • Los periodistas guardianes de Bill Gates - aquí

  • Cuidado con los efectos en el clima de la agricultura que fomenta Bill Gates y sus aliados - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - AQUÍ

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí

  • Blackrock, Vanguard,State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí

  • ¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí

  • TECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí

  • ¿Un mundo en el que tu jefe espía tus ondas cerebrales? Ese futuro está cerca - aquí



Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page