top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

La presión corporativa a favor de los alimentos sintéticos



Fuente: Navdanya International - marzo 2022

La presión empresarial a favor de los alimentos sintéticos: Falsas soluciones que ponen en peligro nuestra salud y dañan el planeta



Prólogo de la Dra. Vandana Shiva: La comida artificial es perjudicial para la transición ecológica

¿Cómo podemos sanar nuestra relación con la comida en la era de la comida artificial? En respuesta a la crisis de nuestro sistema alimentario, estamos asistiendo al auge de soluciones tecnológicas que pretenden sustituir los productos animales y otros alimentos básicos por alternativas cultivadas en laboratorio.


Los defensores de los alimentos artificiales reiteran la vieja y fracasada retórica de que la agricultura industrial es esencial para alimentar al mundo. Los alimentos reales, ricos en nutrientes, están desapareciendo gradualmente, mientras que el modelo agrícola industrial dominante está causando un aumento de las enfermedades crónicas y exacerbando el cambio climático.


La noción de que la comida de laboratorio de alta tecnología y "sin granja" es una solución viable a la crisis alimentaria no es más que una continuación de la misma mentalidad mecanicista que nos ha llevado a donde estamos hoy: la idea de que estamos separados de la naturaleza y fuera de ella.


Los sistemas alimentarios industriales han reducido los alimentos a una mercancía, a "cosas" que luego pueden constituirse en el laboratorio. En el proceso casi se ha destruido tanto la salud del planeta como la nuestra.


La agricultura industrial está reinventando su futuro basándose en una "falsa agricultura" con "falsos alimentos", con productos químicos y OMG, drones de vigilancia y programas espía. La agricultura sin agricultores, la agricultura sin biodiversidad, la agricultura sin suelo, es la visión de quienes ya nos han llevado al borde de la catástrofe.


Por eso la carne artificial, en la que invierten los gigantescos magnates de la ganadería industrial, no son alternativas viables. No son más que fuentes adicionales de beneficios para los mismos actores y restan poder político a los agricultores regenerativos y a las comunidades locales.


Estos modos niegan las relaciones simbióticas esenciales entre humanos, plantas, animales y microorganismos y, a su vez, niegan su potencial para mantener y regenerar la red de la vida. La comida es la red de la vida y no podemos separar la comida de la vida. Del mismo modo, no podemos separarnos de la Tierra.


Las soluciones a nuestras crisis globales ya existen y pasan por construir culturas de interconexión y regeneración, así como por sanar nuestras relaciones con los alimentos, la naturaleza y la comunidad. Necesitamos tomar conciencia de las conexiones que nos brindan la oportunidad de regenerar la Tierra, nuestra salud, nuestras economías alimentarias y nuestras culturas alimentarias a través de una agricultura real que cuide de la Tierra y de las personas. Los alimentos de verdad no se crean en un laboratorio, sino que proceden de explotaciones biodiversas que cuidan la tierra adoptando un modelo de agricultura regenerativa.


Por tanto, debemos trabajar activamente para renovar y regenerar el Planeta participando en procesos ecológicos de reciprocidad y restaurando la biodiversidad. Para ello, el acto de comer debe convertirse de nuevo en un acto ecológico, para que las falsas soluciones propuestas por los defensores de la alimentación artificial, que no hacen nada contra la industria agroalimentaria que busca el beneficio, no creen más crisis.


Dra. Vandana Shiva, Presidenta de Navdanya International


La presión empresarial en favor de los alimentos sintéticos

Los alimentos totalmente artificiales son una tendencia cada vez más popular centrada en el desarrollo de una nueva línea de productos alimentarios ultraprocesados y producidos sintéticamente mediante el uso de los recientes avances en biología sintética, inteligencia artificial y biotecnología. Estos nuevos productos pretenden imitar y sustituir a los productos animales, los aditivos alimentarios y los ingredientes caros, raros o socialmente conflictivos (como el aceite de palma). Las empresas de biotecnología y los gigantes de la agroindustria ven la oportunidad de introducirse en este prometedor mercado del consumo "verde" y, de ahí, que estos productos se comercialicen a una nueva generación de consumidores concienciados con el medio ambiente y cada vez más críticos con la cruda realidad de la producción industrial de alimentos. Como resultado, las hamburguesas y salchichas sin carne, así como las imitaciones de quesos, productos lácteos, mariscos y otros, han empezado a inundar el mercado, encontrándose en cualquier lugar, desde cadenas de comida rápida hasta tiendas de comestibles locales.


Aunque estos productos se promocionan a sí mismos como "ecológicos", "saludables" y "sostenibles", no son tal cosa, ya que hacen muy poco para abordar realmente los problemas de fondo de la agricultura industrial y sus consecuencias para el medio ambiente y la salud. Consecuencias de las que se puede culpar en gran medida al mismo círculo de empresarios que hoy financian el desarrollo de esta industria biotecnológica. En cambio, estos productos representan la próxima generación de alimentos basura ultraprocesados que contribuyen a afianzar aún más los modelos de agricultura industrial debido a su dependencia directa de las cadenas globalizadas de productos básicos, los agroquímicos, los OMG, los monocultivos e incluso la producción animal convencional. En otras palabras, los alimentos sintéticos se están convirtiendo rápidamente en el siguiente medio para consolidar aún más el poder y los beneficios en manos de unos pocos gigantes de la alimentación sin afrontar las implicaciones de la devastación ecológica, el empeoramiento de la salud humana y el agravamiento del cambio climático.


Una de las diferencias clave entre los productos de comida basura convencionales y estos nuevos alimentos sintéticos es el uso de nuevas innovaciones tecnológicas como la biología sintética y la ingeniería genética. La biología sintética es un nuevo tipo de biotecnología que está creando organismos y microorganismos totalmente nuevos mediante la modificación genética o la ingeniería de las partes genéticas internas de un organismo para reconfigurarlas de nuevas formas. Mediante la implantación de fragmentos de ADN de otros organismos en microorganismos, o la reconfiguración de la información genética interna, estas nuevas tecnologías provocan que microorganismos, células u otras formas de material genético "fermenten" y se reproduzcan para desencadenar la creación de nuevos ingredientes completamente sintéticos. El uso de la palabra "fermentación" en biología sintética crea así una falsa analogía entre las formas tradicionales de fermentación microbiana natural y estas nuevas biotecnologías completamente artificiales.


Estas nuevas tecnologías son utilizadas actualmente por empresas como Beyond Meat, Motif Foodworks, Ginkgo Bioworks (microbios hechos a medida), BioMilq (leche materna cultivada en laboratorio), Nature's Fynd (alternativas cárnicas y lácteas cultivadas con hongos), Eat Just (sustitutos del huevo elaborados con proteínas vegetales), Perfect Day Food (productos lácteos cultivados en laboratorio) o NotCo.


Empresas como Beyond Meat e Impossible Foods utilizan una secuencia de codificación de ADN derivada de la soja o los guisantes para crear un producto que parece y sabe a carne de verdad. También están empezando a aparecer imitaciones de queso y productos lácteos. Por ejemplo, empresas como Formo utilizan la biología sintética para sintetizar proteínas lácteas mediante fermentación para obtener quesos mozzarella y ricotta sin vacas.


Los ingredientes de relleno de estos productos también siguen dependiendo en gran medida de la transformación extensiva de cultivos convencionales y, en su mayoría, OMG. Por ejemplo, la hamburguesa Impossible Burger se elabora casi en su totalidad con trigo, maíz, soja, coco y patata producidos industrialmente, además de otros ingredientes de bioingeniería. Las proteínas y los hidratos de carbono de estos cultivos convencionales se extraen químicamente, se cuecen y luego se extrusionan mediante máquinas que los mezclan y les dan forma en hebras parecidas a fibras musculares cortas, lo que permite a los fabricantes imitar de manera convincente una serie de productos cárnicos procesados[1].


Carne y lácteos sintéticos de cultivo celular

Los productos cárnicos y lácteos cultivados en laboratorio se comercializan ahora como una alternativa más a los productos de origen animal, y muchas empresas invierten en el cultivo celular o la "fermentación" de alimentos elaborados a partir de células animales reales. En el caso de la carne de origen celular, se toma tejido de una vaca viva y se combina con células madre extraídas para que crezcan fibras musculares en el laboratorio. Una vez obtenidas las suficientes (más de 20.000) de este proceso, se colorean, se pican, se mezclan con grasas y se les da forma de hamburguesas.


Por ejemplo, Upside Foods (antes conocida como Memphis Meats) produce carne con este método, utilizando células animales autorreproducibles. La razón es que este método eliminaría la necesidad de criar y sacrificar una enorme cantidad de animales, con lo que se resolverían muchos problemas éticos y ecológicos a lo largo de la cadena de suministro. Aunque la carne cultivada en laboratorio aún no está a disposición del público, empresas como Upside Foods están invirtiendo mucho en investigación y desarrollo para que sus productos sean económicamente asequibles a largo plazo y puedan competir con las opciones cárnicas comerciales. La empresa canadiense Better Milk, por ejemplo, también está invirtiendo mucho en la producción de leche de vaca a partir de células mamarias bovinas.


Sin embargo, sigue siendo muy dudoso que la ampliación de los alimentos cultivados en laboratorio sea algún día económicamente viable. Un artículo de The Counter reflexiona sobre los límites del potencial transformador de esta tecnología emergente, con especial atención a los numerosos obstáculos a los que se enfrentan las empresas de carne cultivada. A través de una rigurosa revisión de datos científicos, el artículo demuestra que la carne cultivada da lugar a un montón de ineficiencias y limitaciones en la escalabilidad, encarnadas por la necesidad de maquinaria intensiva y sofisticada, limitaciones estructurales en los metabolismos celulares y la inmunidad a contaminantes extraños, y una serie de complejos procesos que ponen todos ellos un estricto límite a la expansión de la producción. Estos factores contribuyen a la falta de competitividad de los costes en comparación con los productos cárnicos convencionales que desean sustituir, ya que la producción de carne cultivada supondría mucho menos que los mataderos convencionales. Sobre todo cuando las instalaciones de cultivo celular a la escala necesaria nunca han sido viables hasta ahora.


Cómo se hace la carne de laboratorio:

  • 1 - Se saca tejido de una vaca viva.

  • 2 - Células madre son extraídas de ese tejido.

  • 3- Las células madres son hechas crecer en fibras musculares en un biorreactor por 6 semanas.

  • 4 - Las fibras musculares son procesadas, cortadas y mezcladas con grasas y se les da la forma de hamburguesas.


¿Quién está detrás del auge de los alimentos falsos y a quién beneficia?

En los últimos dos años, y tras la incesante aparición de nuevas startups, el mercado de alternativas sintéticas y basadas en plantas se ha expandido rápidamente, con un respaldo financiero que se disparó en 2020. El Good Food Institute, un grupo de presión que aboga por la adopción de alternativas a los productos de origen animal, informa de que, en Estados Unidos, el mercado basado en plantas ya ha crecido de 4.900 millones en 2018 a 7.000 millones en 2020, lo que representa un aumento global del 43% en ventas en dólares en los últimos dos años. Del mismo modo, el mercado de la carne de origen vegetal también está en auge, ya que ha alcanzado un valor de 1.400 millones y registra un crecimiento del 72% en 2020. Beyond Meat ha sido uno de las acciones más "calientes" de 2019. Las acciones de la empresa de carne de origen vegetal crecieron la friolera de un 859% durante sus tres primeros meses.


La industria de la biología sintética también está detrás. Ha alcanzado un valor de 12.000 millones de dólares en la última década y se espera que se duplique para 2025, y que alcance los 85.000 millones en 2030. Las empresas especializadas en este campo también se han multiplicado por seis en los últimos diez años.


Está claro que es la agroindustria la que se beneficia de este mercado lucrativo y en rápida expansión. Por lo tanto, no es de extrañar que muchos gigantes de la industria cárnica, como Tyson Foods, JBS, Cargill, Nestlé y Maple Leaf Foods, estén invirtiendo en este floreciente mercado. Además, grandes inversores tecnológicos de alto nivel, como el fundador de Microsoft, Bill Gates, y el fundador de Amazon, Jeff Bezos, también se han sumado a la iniciativa proporcionando un importante respaldo financiero a nuevas empresas y compañías biotecnológicas que persiguen innovaciones en el sector. De hecho, Bill Gates ha invertido ya 50 millones de dólares en Impossible Foods y financia activamente Beyond Meat, Ginkgo Bioworks, BioMilq, Motif Foodworks, C16 Biosciences y Memphis Meats (ahora Upside Foods) a través de su fondo de inversión Breakthrough Energy Ventures.


Otras destacadas empresas de nueva creación financiadas por este multimillonario inversor son Eat Just (sustitutos del huevo elaborados a partir de proteínas vegetales), Perfect Day Food (productos lácteos cultivados en laboratorio) y NotCo (productos animales de origen vegetal elaborados mediante IA), por citar algunas.


Dado el éxito generalizado de la industria basada en plantas, no es de extrañar que grandes empresas de cultivo de plantas como Bayer también vean una gran oportunidad de inversión y expansión en este mercado. Como dice Bob Reiter, jefe de investigación y desarrollo de la división de ciencia de cultivos de Bayer, en referencia a las empresas de carne de origen vegetal: "Se están abasteciendo de diferentes tipos de cultivos y eso también podría crear oportunidades para nosotros, que somos una empresa dedicada al cultivo de plantas".



Figura: Crecimiento del mercado de carne basada en plantas


¿Una opción ecológica o un lobo con piel de cordero?

Numerosos estudios cuestionan la supuesta sostenibilidad de esta industria, que ahora comprende una constelación de nuevas empresas "ecológicas". No es de extrañar que el tremendo auge de los alimentos sintéticos se produzca en un momento en que las preocupaciones éticas vinculadas a la industria cárnica y láctea están cada vez más en el punto de mira. Mientras la industria agroalimentaria se ve amenazada por la apatía de los consumidores, las grandes empresas, que pueden perder importantes beneficios, intentan acceder a un nuevo mercado de consumidores concienciados con el medio ambiente que buscan alternativas. De ahí que la promoción de estos alimentos sintéticos no sea más que una forma inteligente de reorientar los beneficios de nuevo hacia las mismas empresas de siempre, reutilizando las tecnologías destructivas de la Revolución Verde combinadas con las nuevas biotecnologías como una "alternativa sostenible" bien disimulada.


Este refuerzo del modelo de producción de la agricultura industrial se hace evidente al observar los ingredientes que componen estos alimentos sintéticos. Compuestos principalmente por guisantes, patatas, soja, coco y maíz cultivados de forma convencional, estos productos se basan en un procesamiento intensivo, monocultivos, agroquímicos, OMG, deforestación y una cadena de suministro mundial contaminante.


Sin embargo, las empresas se mantienen firmes en sus afirmaciones de que sus carnes de origen vegetal requieren menos agua, menos tierra y producen menos gases de efecto invernadero que sus homólogas, al tiempo que liman asperezas en materia de bienestar animal. De este modo, eluden deliberadamente los efectos de la cadena de suministro industrial tóxica de la que dependen sus productos.


Además, la carne cultivada en laboratorio requiere enormes biorreactores y el uso de equipos estériles de plástico de un solo uso. Para acercarse al consumo actual de carne, por ejemplo, las instalaciones de producción tendrían que contarse por decenas de millones, lo que aumentaría el consumo problemático de plástico y los requisitos energéticos, todo ello sin dejar de depender de los modelos de agricultura industrial globalizada y de las cadenas de suministro.


Lo más significativo es que, para funcionar, estos biorreactores necesitan grandes cantidades de nutrientes para que las células crezcan y se reproduzcan. Dada la limitada producción mundial de formulas individuales de aminoácidos adecuadas para el cultivo celular, una esperanza es utilizar la soja para obtener el perfil completo de aminoácidos necesario para el crecimiento celular. Esto sólo serviría para afianzar aún más el ya destructivo cultivo de soja.


De forma espantosa e irónica, otras partes del caldo nutritivo utilizado para cultivar células también proceden directamente de la actual producción industrial animal, ya que algunas de ellas se elaboran con sangre fetal de vaca obtenida de vacas preñadas sacrificadas de forma convencional. Las células madre necesarias para la reproducción celular durante el proceso de cultivo celular también proceden de fetos de vacas. Sin la abundancia masiva de fetos de vacas sacrificadas, ¿puede ampliarse la producción de carne de cultivo celular? Entonces, ¿puede considerarse que la carne cultivada en laboratorio resuelve el problema del bienestar animal y la degradación medioambiental si depende por completo de ingredientes que proceden de la producción industrial de carne de vacuno? Esta truculenta realidad dice lo contrario.


Los análogos de la carne y las carnes a partir del cultivo celular son también mucho más intensivas en carbono de lo que nos hacen creer. Un estudio reciente ha demostrado que la energía de combustibles fósiles necesaria para la producción de carne de laboratorio no es sostenible y podría superar con creces la producción de ganado como cerdos y aves de corral.


La producción de alimentos sintéticos requiere enormes cantidades de energía. Ésta incluyen varios pasos que consumen mucha energía, como el funcionamiento de los biorreactores, los controles de temperatura, la aireación y los procesos de mezcla. Así pues, basándose en estos indicadores, el sector no está en condiciones de afirmar que la producción de carne sintética sea intrínsecamente más sostenible que los sistemas de producción tradicionales. Estudios como éste demuestran que el aumento de la producción de carne sintética no es el camino hacia una sociedad sin emisiones de carbono, sobre todo si tenemos en cuenta el aumento necesario para igualar los niveles actuales de consumo de los productos que esta industria intenta sustituir.


¿Son más sanos los alimentos vegetales? No si están ultraprocesados

Ya es de sobra conocido cómo el procesado industrial puede hacer que los alimentos sean menos nutritivos y, por tanto, perjudiciales para la salud humana, y según un informe reciente, la última generación de alimentos sintéticos basura no es una excepción. Para fabricar sus productos, se utilizan proteínas aisladas extraídas químicamente de cultivos básicos como la soja, los guisantes y las patatas, y se mezclan con aromas añadidos, aditivos alimentarios y, ahora, lo que quizá sea más peligroso, ingredientes artificiales manipulados genéticamente para intentar aproximarse al sabor y la textura de los productos animales reales. Como resultado, estos alimentos ultraprocesados suelen contener altos niveles de sodio, grasas y potenciadores alimentarios artificiales para ser apetecibles, lo que los sitúa en las mismas categorías que la comida basura.


Además, los alimentos ultraprocesados se elaboran a partir de ingredientes refinados, lo que significa que carecen de muchos de los nutrientes que se encuentran en los productos animales tradicionales, como el zinc, el hierro y la vitamina B-12. Así pues, estos nutrientes y fortificantes deben añadirse como ingredientes independientes en la carne sintética, pero no pueden absorberse con la misma eficacia que a partir de alimentos enteros y pueden causar interferencias perjudiciales con otros nutrientes. En consecuencia, nuestro organismo puede obtener de ellos menos beneficios para la salud y, por tanto, no deberían formar parte de una dieta nutritiva y respetuosa con el medio ambiente.


Qué hay dentro de una hamburguesa a base de plantas?

OMGs

Concenrado de proteína de soja

Maíz hidorlizado o proteína de soja

Extracto de levadura

Proteína aislada de guisante y soja

Leghemoglobina de soja

Aditivos químicos

Tertiary butylhydroquinone: Preservante sintético que previene la decoloración de los alimentos procesados. La FDA limita las cantidades debido a su relación con el cáncer.

Maltodextrin: Resaltador del sabor

Methylcelulose: Aditivo económico para mejorar la textura de los alimentos procesados sin adicionar ningún beneficio nutricional. A menudo encontrado en los laxantes.

Potassium chloride: Usado para dar volumen y extender el vencimiento de los alimentos procesados. Puede causar subidas de ll azúcar en sangre y subir el riesgo de salmonela.

Magnesium carbonante: mantiene el color y usado también para componentes que permiten la extinción de incendios.

Fosfato de hierro: usado para fortificar los alimentos y como pesticida para matar caracoles y babosas.

Y muchos más!

La seguridad de los nuevos ingredientes y aditivos utilizados también es motivo de preocupación. Por ejemplo, para que la Impossible Burger parezca "sangrar" como la carne de verdad, se le añade una molécula "hemo" producida sintéticamente que procede de la leghemoglobina de soja, un colorante producido en levaduras modificadas genéticamente. La adopción de este nuevo ingrediente patentado ha sido muy controvertida. Según el Centro para la Seguridad Alimentaria, la FDA no realizó pruebas adecuadas a largo plazo antes de aprobar el aditivo en 2019, y tras un ensayo a corto plazo con ratas, se detectaron varios efectos adversos potenciales como cambios en el aumento de peso, cambios en la sangre que pueden indicar inflamación o enfermedad renal, alteraciones en el ciclo reproductivo y posibles signos de anemia. A pesar de la falta de pruebas de que el aditivo sea seguro, los productos de Impossible Foods que contienen hemo modificado genéticamente se venden ahora en supermercados de todo Estados Unidos, lo que ejemplifica la falta de pruebas y de regulación de estos nuevos productos y tecnologías.


También se ha encontrado glifosato altamente tóxico en las hamburguesas de Impossible Burger, en cantidades más que suficientes para tener una serie de efectos negativos para la salud, sin mencionar los efectos sinérgicos que esto podría tener con la variedad de aditivos alimentarios tóxicos que estas empresas mezclan para enmascarar los sabores, y los efectos desconocidos para la salud de los aditivos producidos por synbio.


Patentes lucrativas

Los alimentos sintéticos simbolizan otra máquina lucrativa utilizada por multimillonarios y grandes empresas para sacar provecho de la tecnología patentada y aumentar su control sobre los recursos mundiales. Esto se refleja en la incesante búsqueda de patentes por parte de las empresas para cualquier cosa, desde nuevos procesos de biología sintética, ingredientes modificados genéticamente como la leghemoglobina de soja, procesamiento de texturización de proteínas e incluso la patente de materiales genéticos utilizados como materias primas. Como se muestra en el informe de Navdanya International Gates to a Global Empire, se han asignado 27 patentes a Impossible Foods, con más de 100 patentes adicionales pendientes para otros sucedáneos de carne falsa, desde pollo hasta pescado.


La lógica de las patentes que subyace al movimiento de los alimentos sintéticos considera a los animales y a la naturaleza como elementos desechables que pueden ser sustituidos simplemente por tecnologías más eficientes, como los productos creados en laboratorio. Esta peligrosa forma de pensar reduce a los animales a meros insumos en un sistema de producción, ignorando así por completo nuestra relación con la naturaleza y creando aún más una brecha que separa a los humanos de la naturaleza y a los alimentos de la vida.


Entregar el control de nuestros alimentos a un puñado de empresas multinacionales no sólo nos hace cada vez más dependientes de ellas, sino que también puede tener consecuencias perjudiciales para los sistemas alimentarios locales y erosionar la soberanía alimentaria de los agricultores ecológicos.


Apetito internacional por los alimentos ultraprocesados

Además de conquistar nuestros platos y dietas, los alimentos sintéticos empiezan a apoderarse poco a poco de los ámbitos de gobernanza a varios niveles. Esto quedó patente en la Cumbre de la ONU sobre Sistemas Alimentarios del año pasado, así como en la COP26. Ambas sirvieron como foros para mostrar las verdaderas intenciones de la agroindustria y los gigantes de la alimentación, a saber, mantener el sistema sin cambios. Como se preveía, ambas cumbres supusieron otro intento fallido de abordar los desequilibrios de poder en el sistema alimentario, en el que las prácticas agrícolas sostenibles, como la agroecología, sólo desempeñaron un papel marginal. Así pues, las cumbres fueron recibidas con una sonora reacción de rechazo por parte de las asociaciones ecologistas y las organizaciones de la sociedad civil.


En los temas y propuestas de ambos eventos internacionales se reflejó la voluntad de mantener el statu quo y seguir confiando en el fracasado modelo de agricultura industrial, permitiendo que los grandes actores dicten las condiciones. Por ejemplo, tanto durante la UNFSS como durante la COP26 se promovieron explícitamente los alimentos artificiales y ultraprocesados de origen vegetal, bajo el lenguaje de lograr la "diversificación proteínica" y las "dietas sostenibles". Durante la COP26 se promovió el "Tratado basado en plantas", respaldado por todos los actores mencionados, y durante la UNFSS se promovieron iniciativas similares en la Vía de Acción 2, liderada por Nestlé, Danone y la controvertida organización EAT.


¿Qué futuro hay para nuestra alimentación?

Existen muchos peligros asociados a la entrada de los discursos mencionados en la arena de la gobernanza mundial. Especialmente si significan una mayor consolidación de políticas que desvían la atención y los recursos de los agricultores ecológicos y los mercados locales hacia un puñado de empresas biotecnológicas. A pesar de las afirmaciones de los defensores de la alimentación de que la proliferación de alternativas sintéticas a los productos animales puede resolver las preocupaciones sobre el bienestar animal y solucionar muchas de nuestras crisis actuales, la etiqueta "a base de plantas" significa muy poco si se basa en modelos industriales, monocultivos, OMG, pesticidas y otras prácticas agrícolas destructivas que conducen a la pérdida de biodiversidad, la degradación ecológica y el empeoramiento de la salud.


Así pues, la alimentación sintética no es más que una falsa solución que pretende sustituir productos sin cuestionar las estructuras de poder que subyacen al modelo agrícola corporativo. Además, ignora por completo las soluciones que ofrece el creciente movimiento de la agricultura regenerativa y desprecia por completo el papel de los pequeños productores y las comunidades alimentarias en la configuración de nuestros sistemas alimentarios. Esta mentalidad explica por qué pronto veremos hamburguesas "Más allá de la carne" en los menús vegetales de McDonald's, cuando deberíamos centrarnos en la necesidad de una verdadera agricultura regenerativa y de un cambio sistémico para proteger la naturaleza y la salud de las personas.


Lo que necesitamos es comida de verdad

Al final, estos alimentos artificiales y sintéticos desmantelan nuestra conexión con la naturaleza y, al hacerlo, ignoran por completo el papel de los procesos naturales y las leyes de la ecología que están en el corazón de la producción real de alimentos. Al promover la ilusión de que vivimos fuera de los procesos ecológicos de la naturaleza, esta nueva tecnología sólo servirá para aumentar el control corporativo sobre la alimentación y la salud, acelerar el colapso de las economías alimentarias locales y destruir aún más la democracia alimentaria. La verdadera solución a la crisis medioambiental y sanitaria debería basarse en un rejuvenecimiento y regeneración activos del planeta trabajando con los procesos ecológicos a través de prácticas agrícolas agroecológicas y regenerativas.


Contrariamente a lo que afirman la agroindustria y las empresas de tecnología alimentaria, los alimentos no pueden reducirse a una mercancía que se elabora mecánica y artificialmente en laboratorios y fábricas. Los alimentos son la moneda de la vida y contienen la contribución de todos los seres implicados en todas las fases de la producción. Afirmar lo contrario sería negar los conocimientos indígenas locales y las culturas pastoriles que han evolucionado junto a diversos ecosistemas a lo largo de los siglos para regenerar la biodiversidad y contribuir a la diversidad de los sistemas agrícolas.


Los animales, los humanos y la naturaleza siempre han vivido en relaciones interconectadas y simbióticas que, a su vez, regeneran todos los sistemas que sustentan la vida. Esta sinergia es vital para la renovación de la fertilidad del suelo, la creación de hábitats para la biodiversidad y el rejuvenecimiento de los ciclos del agua, el carbono y los nutrientes de la Tierra. Aunque la preocupación por la industria cárnica es legítima, los animales integrados en un sistema agroecológico biodiverso pueden constituir una alternativa viable a un sistema agrícola basado en la explotación y la destrucción del medio ambiente. Los animales siempre han desempeñado una función central en los sistemas agroecológicos, ya que cuando se alimentan de hierba, plagas y malas hierbas, a su vez fertilizan el suelo, mejoran la biodiversidad a todos los niveles y ayudan a retener carbono en la tierra. Los animales en relaciones simbióticas y equilibradas con las plantas, los suelos y los seres humanos también han formado parte central de la reproducción cultural y agrícola durante milenios, contribuyendo a mucho más que la producción de carne.


Por otro lado, la cría industrial de animales a través de CAFOs (Concentrated Animal Farm Operations) que son alimentados a la fuerza con granos y soja cultivados industrialmente, contribuyen a la expansión de la agricultura industrial emisora de GEI, causando una mayor liberación de metano y la contaminación del aire y las fuentes de agua. Es importante destacar que estos dos sistemas no son en absoluto iguales, ya que el consumo de carne per se no es el problema, sino que es el modelo de producción industrial de carne de la mano del modelo de agricultura industrial el responsable de la mayoría de las emisiones de GEI, del sufrimiento animal y de la degradación medioambiental. Por lo tanto, la verdadera solución no reside en crear sustitutos de los alimentos, sino en comprender las necesidades de los ecosistemas en los que estamos inmersos y sanar nuestra conexión con la naturaleza.


Los alimentos de verdad producidos mediante una agricultura de verdad son el resultado directo de un proceso de cuidado de la tierra, los animales y los seres humanos que celebra la conexión entre la comida y la vida. Protege la vida de todos los seres de la Tierra a la vez que nutre nuestra salud y bienestar. Los alimentos artificiales son una manifestación directa de años de imperialismo alimentario y colonización que han negado nuestros diversos conocimientos alimentarios, culturas alimentarias y despreciado la biodiversidad de la tierra y sus ecosistemas.


La esperanza no reside en perseguir innovaciones tecnológicas como los alimentos sintéticos cultivados en laboratorio, que ven la naturaleza como una tecnología muerta e imposible de mejorar, sino en participar y rejuvenecer los procesos naturales de la tierra. La cuestión de qué comemos, cómo cultivamos los alimentos que comemos y cómo los distribuimos se ha convertido en un imperativo de supervivencia para la especie humana y todos los seres que componen la red de la vida. Cuando cultivamos con conocimientos reales sobre cómo cuidar la Tierra y su biodiversidad, cuando comemos alimentos reales que nutren la biodiversidad de la Tierra, nuestras culturas y nuestro microbioma intestinal, estamos participando en economías reales y vivas que regeneran el bienestar de todos. En todo el mundo, los pequeños agricultores y horticultores ya están preservando y desarrollando sus suelos y sus semillas mediante la práctica de la agroecología. Están alimentando a sus comunidades con alimentos sanos y nutritivos a la vez que rejuvenecen el planeta.



MAS SOBRE ALIMENTOS SINTETICOS Y EL PROBLEMA AGRICOLA CLIMATICO


Digamos NO a un mundo sin granjas: crítica al libro de George Monbiot - aquí

Lo que debemos preguntarnos sobre los alimentos sintéticos - aquí

Revuelta de los agricultores - aquí

El activismo medioambiental como caballo de Troya capitalista y "el factor Bill Gates" - aquí

¿Basta ya de expertos? La narrativa climática agrícola como conflicto de clases - aquí


AGROINDUSTRIA VS AGROECOLOGÍA


  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • La soberanía alimentaria puede detener el cambio climático y alimentarnos a todos - aquí

  • La agroindustria se lo lleva todo - aquí

  • Los sistemas alimentarios del mundo están en crisis, y el agronegocio está en el centro - aquí

  • ¿Qué sentido tiene la carne cultivada en laboratorio cuando podemos simplemente comer más vegetales? - aquí

  • ¿Quién nos alimentará? La agroindustria o la red alimentaria campesina - aquí

  • Cuidado con los efectos en el clima de la agricultura que fomenta Bill Gates y sus aliados - aquí

  • El aumento de las emisiones de CO2 de los alimentos causado principalmente por las corporaciones - aquí

  • El óxido nitroso de los fertilizantes más dañinos para el clima que el CO2 - aquí

  • Por qué las emisiones de óxido nitroso deben tenerse en cuenta en la mitigación del cambio climático - aquí

  • La escorrentía de los fertilizantes agrícolas contribuye al calentamiento global - aquí

  • Es necesario reformar el sistema alimentario para prepararse para el cambio climático - aquí

  • Dejar la carne vacuna liberaría el territorio combinado de EE.UU, Canadá y China - aquí

MAS SOBRE Vandana Shiva


  • El activismo medioambiental como caballo de Troya capitalista y "el factor Bill Gates" - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - aquí

  • Vandana Shiva destroza el concepto de neutralidad de carbono - aquí

  • Buscar la verdad y salvar el planeta: entrevista con Vandana Shiva - aquí

  • Vandana Shiva: Un virus, la humanidad y la Tierra - aquí

  • Vandana Shiva: Reclamar nuestra casa común - aquí

  • Vandana Shiva: Resalvajizar los alimentos, resalvajizar nuestra mente y resalvajizar la Tierra - aquí

  • Captura de carbono: 2 visiones del mundo, 2 paradigmas tecnológicos, 2 sistema económicos, 2 futuros - aquí

  • Vandana Shiva: Los alimentos artificiales son perjudiciales para la transición ecológica - aquí GLOBALIZACION - CORPORACIONES

  • Los barones de la alimentación mundial - aquíAcuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquíBill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquíTECNOLOGÍA: Los gigantes tecnológicos del mundo, comparados con el tamaño de las economías - aquí¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - aquí


Entradas Recientes

Ver todo

1件のコメント


Juan
Juan
2023年11月01日

Todo organismo fuera de su ámbito natural, se vuelve patológico. Nos quitaron de la tierra y la gran mayoría vivimos unos arriba de otros en ciudades atestadas de asfalto y cemento. Intermedian entre la naturaleza y el ser humano con su industrialización de los alimentos. Nos separan de nuestro prójimo con sus productos tecnológicos y sus políticas de grieta. todo eso solo sirve a la extinción del ser humano. Quien les baja línea a estos multimillonarios? Que intereses hay detrás? No tengo la respuesta pero de algo estoy seguro: son enemigos de la humanidad.

いいね!

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page