top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

65 segundos de capacidad de atención: ¿Podemos recuperarla?



Fuente: Irish Times - Por Johann Hari - 9 de enero de 2022

Johann Hari es un escritor británico autor de dos best-sellers sobre drogas y depresión.

Serán necesarias medidas radicales para recuperar nuestra independencia de nuestros dispositivos



Nuestra capacidad de atención y concentración están en caída libre. El estudiante universitario medio sólo se concentra en una tarea durante 65 segundos. El oficinista medio sólo se concentra en una tarea durante tres minutos.


Me preocupó tanto este ácido lento que se está vertiendo sobre nuestra atención que, para mi nuevo libro, pasé tres años investigando las razones por las que esto está ocurriendo, entrevistando a más de 200 de los principales expertos y viajando por todo el mundo en busca de respuestas: de Miami a Moscú, pasando por Melbourne. Aprendí que hemos estado pensando en este problema de una manera demasiado simplista.


Básicamente tenía dos respuestas cuando sentía que mi atención se debilitaba: o me culpaba a mí mismo o culpaba a mi teléfono. Pensaba que era perezoso o que mis dispositivos me habían secuestrado. En realidad, lo que aprendí es que hay 12 grandes causas de nuestra crisis de atención, que están muy arraigadas en nuestra forma de vivir.


Para recuperar nuestro cerebro, llegué a la conclusión de que debemos adoptar dos estrategias paralelas. La primera es protegernos a nosotros mismos y a nuestros hijos, como individuos, en la medida de lo posible, de las fuerzas que nos roban la atención. La segunda es unirnos y enfrentarnos a las fuerzas mayores que invaden nuestra atención, para detenerlas. Ambas cosas son esenciales si queremos rescatar nuestro superpoder como especie: nuestra capacidad de concentrarnos y pensar en profundidad.


Creo que es más fácil ver ambas huellas si nos fijamos en una de las fuerzas que todos podemos ver que está dañando nuestra atención: nuestra relación actual con nuestra tecnología.


Aprendí de Molly Crockett, una destacada profesora de psicología de la Universidad de Yale, que hay una técnica crucial que puedes utilizar cuando quieres refrenarte a nivel personal de hacer algo perjudicial. Se llama "compromiso previo".

Se trata de cuando tienes un objetivo que quieres alcanzar, pero sabes que más tarde podrías bajar la guardia y quebrarte. No quieres comerte las papas fritas. No quieres mirar el móvil cuando estás con tu hijo. Pero lo haces de todos modos. Para evitar que eso ocurra, puedes tomar medidas que limiten tu propia capacidad de tomar una mala decisión en el futuro: puedes "precomprometerte".


Para seguir su consejo, compré algo llamado K-Safe. Es una pequeña caja fuerte de plástico que se abre por arriba. Pones el teléfono dentro, tapas y giras la parte superior para determinar el tiempo que quieres guardarlo. Luego se queda encerrado, así que tendrías que romperlo con un martillo para sacar el teléfono.


También he instalado en mi portátil una aplicación llamada Freedom, que te desconecta completamente de Internet durante el tiempo que le digas. Cuando utilizas estas dos técnicas, evitas que tu yo del futuro se resquebraje, cambie de opinión y haga clic en Twitter.


Estas técnicas me ayudaron mucho; no creo que hubiera podido terminar mi libro sin ellas. Pero hasta ahora, casi todos los libros que hablan de nuestra crisis de atención se centran en soluciones individuales como éstas; han sido, de hecho, libros de dietas digitales.


Creo que tenemos que empezar a acordar con la gente. Las soluciones individuales pueden marcar la diferencia. Estoy totalmente a favor de ellas. Las muchas que he seguido -y que describo en mi libro- han mejorado mucho mi vida. Pero no son suficientes.


Actualmente, vivimos en un entorno que invade sistemáticamente nuestra atención. Los factores que están dañando nuestra atención son muy profundos. Están incluso en los alimentos que comemos y en el aire que respiramos.


Por sí solos, los cambios personales no rescatarán nuestra atención. Tenemos que unirnos y dar pasos más grandes para detener las fuerzas que están destruyendo nuestra atención. Aprendí mucho sobre cómo podríamos hacerlo en Silicon Valley, donde conocí a muchas de las personas que han diseñado aspectos clave de la tecnología a la que nos dedicamos las 24 horas del día.


A lo largo de tres años, entrevisté muchas veces al antiguo ingeniero de Google Tristan Harris, que posteriormente se convirtió en estrella viral del documental The Social Dilemma. Me explicó que cuando se estaba inventando Gmail, le asignaron trabajar en el desarrollo de la aplicación.


Un día, oyó a un ingeniero decir entusiasmado: "¿Por qué no hacemos que suene tu teléfono cada vez que recibimos un correo electrónico? Todo el mundo estaría encantado". Unas semanas más tarde, los teléfonos empezaron a zumbar en los bolsillos y cada vez más gente miraba Gmail muchas más veces al día. Oía esas vibraciones allá donde iba, como una especie de canto de pájaro digital, y se dio cuenta de que él y su equipo habían hecho eso, y estaba ocurriendo en todas partes.


Tristan se dio cuenta de que eran responsables de más de 10.000 millones de interrupciones diarias y de que, una vez que te interrumpen, tardas una media de 23 minutos en volver al mismo nivel de concentración que tenías antes de que te molestaran.


Se lo dijo a un auditorio más tarde: "Quiero que imaginen que entran en una sala. Una sala de control, con un montón de gente, cien personas, encorvadas sobre un escritorio con pequeños diales, y que esa sala de control dará forma a los pensamientos y sentimientos de mil millones de personas". Puede sonar a ciencia ficción, pero es algo que ya existe. Lo sé porque yo trabajé en una de esas salas de control".


Incluso mientras trabajaba en ello, revisaba obsesivamente su propio correo electrónico, lo que le hacía estar menos concentrado.


Un día, su amigo James Williams -otro estratega de Google- se dirigió a una audiencia de cientos de destacados diseñadores tecnológicos y les hizo una sencilla pregunta. "¿Cuántos de vosotros queréis vivir en el mundo que estáis diseñando?". Se hizo el silencio en la sala. La gente miró a su alrededor. Nadie levantó la mano.


Las personas que habían trabajado en el corazón de esta máquina me dijeron que para entender por qué las redes sociales, en este momento, son tan malas para tu atención, necesitas saber una cosa. El hecho de que destroce tu atención no es inherente a las redes en sí. Ocurre por una razón más específica.


Tu distracción es su combustible. Así que aprenden qué es lo que más te atrae, y se centran en ello sin piedad.

¿Por qué no nos podemos despegar del celular? ¿Qué es el diseño "persuasivo"? - aquí

Cada vez que abres Facebook, estas empresas ganan dinero de dos maneras. La primera es obvia: te desplazas por tu feed y ves anuncios. La segunda es más sutil y mucho más valiosa. Cada vez que envías un mensaje o una actualización de estado en Facebook, Snapchat o Twitter, y cada vez que buscas algo en Google, todo lo que dices se escanea, clasifica y almacena. Estas empresas están creando un perfil suyo para venderlo a los anunciantes que quieran dirigirse a usted.


Por ejemplo, a partir de 2014, si utilizas Gmail, Google escaneará toda tu correspondencia privada para generar un "perfil publicitario" exacto para ti. Si, por ejemplo, envías un correo electrónico a tu madre diciéndole que necesitas comprar pañales, Gmail sabrá que tienes un bebé y te enviará directamente anuncios de productos para bebés. Si utilizas la palabra "artritis", intentará venderte tratamientos para la artritis.


Cada vez que sueltas el teléfono, las empresas pierden estas dos fuentes de ingresos. Así que sus productos están diseñados, deliberadamente, para captar y mantener al máximo tu atención. Los ingenieros más inteligentes del mundo se pasan el día pensando cómo hacer que cambies de tarea y te dirijas a su sitio web.


Tu distracción es su combustible. Así que aprenden qué es lo que más te atrae y se centran en ello sin piedad. Te entrenan para que ansíes las recompensas que ofrecen sus sitios. Así que, como Tristan explicó claramente el problema cuando testificó ante el Senado de EE.UU.: "Puedes intentar tener autocontrol, pero hay mil ingenieros al otro lado de la pantalla trabajando contra ti".


La solución más profunda, me dijeron muchas personas que habían estado en el corazón de estas empresas, es ir al corazón del problema: el propio modelo de negocio. Como me argumentó la destacada diseñadora Aza Raskin, no debería permitirse a estas corporaciones invadir tu atención y venderla al mejor postor porque es "antihumano". Debería prohibirse.


Esto sonó drástico cuando lo oí por primera vez, pero recordé que cuando descubrimos que pintar tu casa con pintura con plomo perjudicaba gravemente la atención de los niños, lo prohibimos. Todavía se puede pintar la casa, pero sin los ingredientes que dañan la atención.


Hay modelos de negocio alternativos para las redes sociales que no dependen de descubrir los puntos débiles de tu atención y atacarlos constantemente. Hay varias alternativas viables. Podríamos pagar una pequeña cuota mensual de suscripción. O estas empresas podrían ser propiedad del público, como ocurre con los sistemas de alcantarillado en todo el mundo. Del mismo modo que todos somos propietarios de las tuberías de aguas residuales para evitar brotes de cólera, podríamos querer ser propietarios de las tuberías de información para evitar el equivalente atencional del cólera.


Una vez que cambien los incentivos financieros, las redes sociales podrán diseñarse para curar tu atención, no para piratearla.


Hay muchas formas de hacerlo, pero ninguna se pondrá en marcha hasta que los incentivos sean los adecuados.


Pregúntate a ti mismo: ¿Valoras la atención? ¿Quiere que sus hijos sean capaces de concentrarse?


Por supuesto, estas empresas quieren que sigamos simplemente culpándonos a nosotros mismos, y que juguemos con nuestros hábitos mientras ellas diseñan formas cada vez más inventivas de invadir y robar nuestra atención. Pero no tiene por qué ser así.


"A veces oigo a la gente decir que es demasiado tarde para hacer ciertos cambios en la web o en las plataformas o en la tecnología digital", me dijo James Williams. Pero el hacha, añadió, existió durante 1,4 millones de años antes de que a nadie se le ocurriera ponerle un mango. La web, en cambio, "tiene menos de 10.000 días".


Me di cuenta de que estamos en una carrera. Por un lado, el poder cada vez mayor de las tecnologías invasivas, que descubren cómo funcionamos y acaparan nuestra atención. Por otro, es necesario un movimiento que exija tecnologías que trabajen para nosotros, no contra nosotros.


Por el momento, el movimiento por una tecnología humana está formado por unos pocos valientes. Todos tenemos que decidir: ¿vamos a unirnos a ellos y presentar batalla? ¿O vamos a dejar que las tecnologías invasivas ganen por defecto?


Esto también se aplica a los otros 11 factores que están arruinando nuestra capacidad de atención. Pregúntate a ti mismo: ¿Valoras la atención? ¿Quieres que tus hijos sean capaces de concentrarse? Si es así, tenemos que tomar medidas en nuestras propias vidas, y tenemos que unirnos para luchar por recuperar nuestras mentes.





MAS SOBRE TECNOLOGIA Y LA ADICCIÓN


  • Tu atención no se desplomó. Te la robaron - aquí

  • La multiplicación de pantallas está provocando una descerebración a gran escala - aquí

  • ¿Por qué no nos podemos despegar del celular? ¿Qué es el diseño "persuasivo"? - aquí

  • ¿Está la gente cada vez más adicta, ansiosa y solitaria? - aquí

  • El celular es el cigarrillo de nuestra era, y es igual de difícil de dejar - aquí

  • El ayuno de dopamina es una moda tecnológica que suena tonta, pero que podría funcionar - aquí

  • Tiempo online vs tiempo cara a cara - aquí

  • Pantallas e inteligencia, una relación compleja - aquí

  • Por 1a vez en la historia bajó el coeficiente intelectual de la humanidad: Tiempo de pantalla - aquí

  • Bienvenidos a la era del capitalismo de vigilancia - aquí

  • ¿Qué tienen en común la industria del tabaco y Silicon Valley?: La explotación de la adicción - aquí

  • La lucha por la identidad en una sociedad basada en el mercado - aquí

  • Jacques Ellul: "La propaganda no pretende elevar al hombre, sino hacerlo servir" - aquí

  • La cultura tóxica que nos ofrece una sociedad materialista - aquí

  • La exigencia del éxito causa alienación social y psicológica - aquí

  • China prohíbe jugar a los video juegos hasta altas horas de la noche para combatir la adicción -aquí

  • Por qué la gente exitosa no es más feliz - aquí

  • El neoliberalismo crea soledad y está destrozando la sociedad - aquí



MAS SOBRE PROPAGANDA Y MANIPULACION


  • Cómo nos convertimos en lo que despreciamos. Convirtiendo a Occidente en una nueva URSS - aquí

  • Jacques Ellul: "La propaganda no pretende elevar al hombre, sino hacerlo servir"- aquí

  • ¿Un mundo en el que tu jefe espía tus ondas cerebrales? Ese futuro está cerca - aquí

  • Bienvenidos a la era del capitalismo de vigilancia - aquí

  • Cómo nos convertimos en lo que despreciamos. Convirtiendo a Occidente en una nueva URSS - aquí

  • Sobre la fusión secreta y en curso de Sillicon Valley y las agencias de inteligencia de EEUU - aquí

  • Un sistema en soporte vital: nueva fase capitalista de manipulación y violencia autoritaria - aquí

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí



Más sobre Jacques Ellul, Murray Bookchin e Ivan Illich


  • Jacques Ellul: "La propaganda no pretende elevar al hombre, sino hacerlo servir"- aquí

  • Jacques Ellul: Un profeta para nuestros tiempos saturados de tecnología - aquí

  • Jacques Ellul:¿Cuándo se convirtieron en virtudes ser trabajador, productivo, exitoso y creativo? - aquí

  • Murray Bookchin: Tecnología para la vida - AQUÍ

  • Ivan Illich: Un profeta olvidado al que le ha llegado su hora - AQUÍ

MAS SOBRE GLOBALIZACION Y CORPORACIONES


  • ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard - aquí

  • Blackrock, Vanguard, State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de las empresas armamentísticas? - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - AQUÍ

  • ¿Quiénes son los dueños de la Fed, la fábrica de dólares? Y por qué importa - AQUÍ

  • La descomposición en curso de la modernidad capitalista y la preparación de su relevo autoritario -AQUÍ

  • Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda - aquí

  • Blackrock, Vanguard,State Street: las dueñas de las corporaciones más importantes del mundo - aquí

  • Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial - aquí

  • Bill Gates dice que la pobreza está disminuyendo. No podría estar más equivocado - aquí

  • ¿Quién es más poderoso, los Estados o las empresas? - aquí

Comentários


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page