• Homo consciens

George Monbiot: ¿Cómo salimos de este lío? con la Política de la Pertenencia



Fuente: The Guardian - 9 de septiembre de 2017

¿Cómo estamos este lío? nos han metido en la cabeza que somos malos por naturaleza? ¿Hay esperanza de un mundo mejor? Sí, pero tenemos que unirnos para contar una historia nueva y más amable que explique quiénes somos y cómo debemos vivir



¿Es razonable esperar un mundo mejor? Si estudiamos la crueldad y la indiferencia de los gobiernos, el desorden de los partidos de la oposición, el deslizamiento aparentemente inexorable hacia el colapso climático, la renovada amenaza de guerra nuclear, la respuesta parece ser no. Nuestros problemas parecen insolubles, nuestros líderes peligrosos, mientras los votantes están acobardados y desconcertados. La desesperación parece la única respuesta racional. Pero en los últimos dos años me han llamado la atención cuatro observaciones. Lo que revelan es que el fracaso político es, en esencia, un fracaso de la imaginación. Me sugieren que lo irracional es la desesperación, no la esperanza. Creo que iluminan el camino hacia un mundo mejor.


La primera observación es la menos original. Es la constatación de que no son los líderes o los partidos fuertes los que dominan la política, sino las poderosas narrativas políticas. La historia política de la segunda mitad del siglo XX podría resumirse como el conflicto entre sus dos grandes relatos: el de la socialdemocracia keynesiana y el del neoliberalismo. Primero una y luego la otra capturaron las mentes de las personas de todo el espectro político. Cuando el relato de la socialdemocracia dominaba, incluso los conservadores y los republicanos adoptaron elementos clave del programa. Cuando el neoliberalismo ocupó su lugar, los partidos políticos de todo el mundo, independientemente de su color, cayeron bajo su hechizo. Estos relatos pasaron por encima de todo: la personalidad, la identidad y la historia del partido.


Esto no debería sorprendernos. Las historias son el medio por el que navegamos por el mundo. Nos permiten interpretar sus complejas y contradictorias señales. Todos poseemos un instinto narrativo: una disposición innata a escuchar para saber quiénes somos y dónde estamos.


Cuando nos encontramos con un asunto complejo y tratamos de entenderlo, lo que buscamos no son hechos consistentes y fiables, sino una historia coherente y comprensible. Cuando nos preguntamos si algo "tiene sentido", el "sentido" que buscamos no es la racionalidad, como la perciben los científicos y los filósofos, sino la fidelidad narrativa. ¿Refleja lo que escuchamos la forma en que esperamos que se comporten los seres humanos y el mundo? ¿Es coherente? ¿Progresa como deberían progresar las historias?


Publicidad

Una serie de hechos, por muy bien atestiguados que estén, no corregirán ni desbaratarán una historia poderosa. La única respuesta que puede provocar es la indignación: la gente suele negar con rabia los hechos que chocan con la "verdad" narrativa establecida en sus mentes. Lo único que puede desplazar una historia es una historia. Los que cuentan las historias dirigen el mundo.


Llegué a la segunda observación, más interesante, con la ayuda del escritor y organizador George Marshall. Es la siguiente. Aunque las historias contadas por la socialdemocracia y el neoliberalismo son totalmente opuestas, tienen la misma estructura narrativa. Podríamos llamarla la Historia de la Restauración. Dice así:


El desorden aflige a la tierra, causado por fuerzas poderosas y nefastas que trabajan contra los intereses de la humanidad. El héroe -que puede ser una persona o un grupo de personas- se rebela contra este desorden, lucha contra las fuerzas nefastas, las vence a pesar de las grandes dificultades y restablece el orden.


Las historias que siguen este patrón pueden ser tan poderosas que arrasan con todo: incluso con nuestros valores fundamentales. Por ejemplo, dos de las narraciones más queridas y duraderas del mundo -El Señor de los Anillos y la serie de Narnia- invocan valores que eran familiares en la Edad Media, pero que hoy se consideran generalmente repulsivos. El desorden en estas historias se caracteriza por la usurpación de los reyes legítimos o de sus legítimos herederos; la justicia y el orden dependen de su restauración. Nos encontramos aplaudiendo la reanudación de la autocracia, la destrucción de la industria e incluso, en el caso de Narnia, el triunfo del derecho divino sobre el poder secular.


Si estas historias reflejaran los valores que la mayoría de la gente profesa -democracia, independencia, "progreso" industrial- los rebeldes serían los héroes y los gobernantes hereditarios los villanos. Pasamos por alto el conflicto con nuestras propias prioridades porque las historias resuenan tan poderosamente con la estructura narrativa para la que nuestras mentes están preparadas. Hechos, pruebas, valores, creencias: las historias lo conquistan todo.


La historia socialdemócrata explica que el mundo cayó en el desorden -caracterizado por la Gran Depresión- debido al comportamiento egoísta de una élite desenfrenada. La captura por parte de la élite de la riqueza mundial y del sistema político provocó el empobrecimiento y la inseguridad de los trabajadores. Al unirse para defender sus intereses comunes, los pueblos del mundo podrían derribar el poder de esta élite, despojarla de sus ganancias mal habidas y reunir la riqueza resultante para el bien de todos. El orden y la seguridad se restablecerían en forma de un Estado protector y paternalista, que invertiría en proyectos públicos para el bien común, generando la riqueza que garantizaría un futuro próspero para todos. La gente común de la tierra -los héroes de la historia- triunfarían sobre quienes los habían oprimido.


El relato neoliberal explica que el mundo cayó en el desorden como resultado de las tendencias colectivizadoras del Estado superpoderoso, ejemplificadas por las monstruosidades del estalinismo y el nazismo, pero evidentes en todas las formas de planificación estatal y en todos los intentos de diseñar resultados sociales. El colectivismo aplasta la libertad, el individualismo y las oportunidades. Los empresarios heroicos, movilizando el poder redentor del mercado, lucharían contra esta conformidad forzada, liberando a la sociedad de la esclavitud del Estado. El orden se restablecería en forma de mercados libres, que ofrecerían riqueza y oportunidades, garantizando un futuro próspero para todos. Los ciudadanos de a pie, liberados por los héroes de la historia (los empresarios que buscan la libertad), triunfarían sobre quienes los habían oprimido.


Entonces -de nuevo con la ayuda de Marshall- me topé con la tercera observación: la estructura narrativa de la Historia de la Restauración es un elemento común en la mayoría de las transformaciones políticas exitosas, incluyendo muchas revoluciones religiosas. Esto me llevó inexorablemente a la cuarta observación: la razón por la que, a pesar de sus múltiples y manifiestos fracasos, parece que estamos atascados con el neoliberalismo es que no hemos conseguido producir una nueva narrativa con la que sustituirlo.


No se puede quitar la historia a alguien sin darle una nueva. No basta con cuestionar un relato antiguo, por muy anticuado y desacreditado que esté. El cambio sólo se produce cuando se sustituye una historia por otra. Cuando desarrollemos la historia correcta, y aprendamos a contarla, infectará las mentes de las personas de todo el espectro político.



Pero lo mejor que ofrecen los principales partidos políticos es una versión en microondas de los restos de la socialdemocracia keynesiana. Hay varios problemas con este enfoque. El primero es que esta vieja historia ha perdido la mayor parte de su contenido y fuerza narrativa. Lo que ahora llamamos keynesianismo se ha reducido a dos escasos capítulos: bajar los tipos de interés cuando las economías están flojas y utilizar el gasto público anticíclico (inyectar dinero público en la economía cuando el desempleo es alto o amenaza la recesión). Otras medidas, como el aumento de los impuestos cuando una economía crece rápidamente, para amortiguar el ciclo de auge y caída; el sistema de tipo de cambio fijo; los controles de capital y un sistema bancario mundial autoequilibrado (una unión internacional de compensación) - todas ellas consideradas por John Maynard Keynes como complementos esenciales de estas políticas - han sido descartadas y olvidadas.


Esto se debe, en parte, a que los problemas que acosaron al modelo keynesiano en los años 70 no han desaparecido. Aunque el embargo de petróleo de 1973 fue el desencadenante inmediato de la combinación letal de alta inflación y alto desempleo ("estanflación") que las políticas keynesianas fueron casi impotentes para contrarrestar, los problemas del sistema habían ido aumentando durante años. La caída de la productividad y el aumento de la inflación por empuje de los costes (los salarios y los precios se persiguen mutuamente al alza) ya estaban empezando a erosionar el apoyo a la economía keynesiana. Lo más importante, quizás, es que el programa se haya doblegado en respuesta a las exigencias políticas del capital.


Las fuertes regulaciones financieras y los controles sobre el movimiento del dinero empezaron a debilitarse en la década de 1950, cuando los gobiernos empezaron a liberalizar los mercados financieros. La decisión de Richard Nixon en 1971 de suspender la convertibilidad de los dólares en oro destruyó el sistema de tipos de cambio fijos del que dependía gran parte del éxito de las políticas de Keynes. Los controles de capital utilizados para evitar que los financieros y los especuladores succionaran el dinero de las economías keynesianas equilibradas se derrumbaron. No podemos esperar que se desaprendan las estrategias desplegadas por las finanzas mundiales en el siglo XX.


Pero quizá el mayor problema al que se enfrenta el keynesianismo residual es que, cuando funciona, choca de frente con la crisis medioambiental. Un programa que pretende mantener el empleo a través de un crecimiento económico constante, impulsado por la demanda de los consumidores, parece destinado a agravar nuestro mayor problema.


Sin una nueva historia propia que los guíe, que les permita mirar hacia un futuro mejor en lugar de hacia un pasado mejor, era inevitable que los partidos que una vez trataron de resistir el poder de la élite rica perdieran su sentido de la dirección. La renovación política depende de un nuevo relato político. Sin un nuevo relato que sea positivo y propositivo, en lugar de reactivo y opositor, nada cambia. Con un relato así, todo cambia.


El relato que construyamos tiene que ser sencillo e inteligible. Para transformar nuestra política, debe atraer al mayor número de personas posible, cruzando las líneas políticas tradicionales. Debe resonar con necesidades y deseos profundos. Debe explicar el lío en el que estamos metidos y los medios para salir de él. Y, como no se gana nada difundiendo falsedades, debe estar firmemente basada en la realidad.


Puede parecer una tarea difícil. Pero creo que hay una Historia de la Restauración clara y convincente que se ajusta a esta descripción.



En los últimos años ha habido una convergencia de hallazgos en diferentes ciencias: psicología, antropología, neurociencia y biología evolutiva. Las investigaciones en todos estos campos apuntan a la misma conclusión: que los seres humanos son, en palabras de un artículo de la revista Frontiers in Psychology, "espectacularmente inusuales en comparación con otros animales". Esto se refiere a nuestro asombroso grado de altruismo. Poseemos una sensibilidad sin parangón hacia las necesidades de los demás, un nivel único de preocupación por su bienestar y una capacidad sin parangón para crear normas morales que generalicen y refuercen estas tendencias.


También somos, entre los mamíferos, los cooperadores supremos. Sobrevivimos a los rigores de las sabanas africanas, a pesar de ser más débiles y lentos que nuestros depredadores y la mayoría de nuestras presas, gracias al desarrollo de una notable capacidad de ayuda mutua. Este impulso de cooperación se ha incorporado a nuestros cerebros a través de la selección natural. Nuestras tendencias hacia el altruismo y la cooperación son los hechos centrales y cruciales de la humanidad. Pero algo ha ido terriblemente mal.


Nuestra buena naturaleza se ha visto frustrada por varias fuerzas, pero quizá la más poderosa sea la narrativa política dominante de nuestros tiempos. Políticos, economistas y periodistas nos han inducido a aceptar una ideología viciosa de competencia e individualismo extremos que nos enfrenta a los demás, nos anima a temer y desconfiar de los demás y debilita los vínculos sociales que hacen que nuestras vidas merezcan la pena. La historia de nuestra naturaleza competitiva y maximizadora ha sido contada tan a menudo y con tanto poder de persuasión que la hemos aceptado como un relato de lo que realmente somos. Ha cambiado nuestra percepción de nosotros mismos. Nuestras percepciones, a su vez, cambian la forma en que nos comportamos.


Con la ayuda de esta ideología, y la narrativa neoliberal utilizada para proyectarla, hemos perdido nuestro propósito común. Esto conduce a su vez a una pérdida de la creencia en nosotros mismos como fuerza de cambio, frustrando nuestro potencial para hacer lo que los humanos hacen mejor: encontrar un terreno común para enfrentarnos a nuestros problemas, y unirnos para superarlos. Nuestra atomización ha permitido que fuerzas intolerantes y violentas llenen el vacío político. Estamos atrapados en un círculo vicioso de alienación y reacción. El mamífero hipersocial se está desmoronando.


Pero si nos unimos para revivir la vida comunitaria, nosotros, los héroes de esta historia, podemos romper el círculo vicioso. Invocando nuestra capacidad de unión y pertenencia, podemos redescubrir los hechos centrales de nuestra humanidad: nuestro altruismo y ayuda mutua. Al revivir la comunidad, construida alrededor de los lugares en los que vivimos, y al anclar nosotros mismos, nuestra política y partes de nuestra economía en la vida de esta comunidad, podemos restaurar los mejores aspectos de nuestra naturaleza.


Donde haya atomización, crearemos una vida cívica próspera. Donde haya alienación, forjaremos un nuevo sentido de pertenencia: a los vecinos, al barrio y a la sociedad. Los proyectos comunitarios proliferarán en una vibrante cultura participativa. Las nuevas empresas sociales reforzarán nuestro sentimiento de apego y propiedad.


Allí donde nos encontremos aplastados entre el mercado y el Estado, desarrollaremos una nueva economía que trate a las personas y al planeta con respeto. La construiremos en torno a una gran esfera económica olvidada: los bienes comunes. Los recursos locales serán propiedad de las comunidades y serán gestionados por ellas, garantizando que la riqueza sea ampliamente compartida. El uso de las riquezas comunes para financiar las prestaciones universales complementará la provisión estatal, garantizando a todos la seguridad y la resiliencia.


Allí donde se nos ignora y explota, reviviremos la democracia y recuperaremos la política de manos de quienes la han capturado. Nuevos métodos y reglas para las elecciones garantizarán que cada voto cuente y que el poder financiero nunca pueda vencer al poder político. La democracia representativa se verá reforzada por una democracia participativa que nos permita afinar nuestras opciones políticas. La toma de decisiones se devolverá a las unidades políticas más pequeñas que puedan llevarla a cabo.


Las culturas fuertes y arraigadas que desarrollemos serán lo suficientemente robustas como para dar cabida a la diversidad social de todo tipo: diversidad de personas, de orígenes, de experiencias vitales, de ideas y de formas de vida. Ya no tendremos que temer a las personas que difieren de nosotros; tendremos la fuerza y la confianza para rechazar los intentos de canalizar el odio hacia ellas.


Al restaurar la comunidad, renovar la vida cívica y reclamar nuestro lugar en el mundo, construimos una sociedad en la que se libera nuestra extraordinaria naturaleza: nuestro altruismo, empatía y profunda conexión. Un mundo más amable estimula y normaliza nuestros valores más amables. Propongo un nombre para esta historia: la Política de la Pertenencia.



Algo de esto puede comenzar sin esperar a un cambio de gobierno: una de las virtudes de una política arraigada en la comunidad es que no se necesita un movimiento nacional para comenzar. Pero otros aspectos de este programa dependen de un cambio político más amplio. Esto también puede sonar como una esperanza improbable, hasta que se empiezan a explorar algunas de las cosas notables que han estado sucediendo en los Estados Unidos.


El modelo de Gran Organización desarrollado por la campaña para elegir a Bernie Sanders como candidato demócrata es potencialmente transformador. En lugar de depender de grandes gastos, grandes datos y un gran personal, utiliza redes de voluntarios, que forman y supervisan a más voluntarios, para llevar a cabo las tareas normalmente reservadas al personal. Mientras la campaña de Hillary Clinton organizaba el dinero, la de Sanders organizaba a las personas. Al final del proceso de nominación, habían reclutado a más de 100.000 personas. Entre ambos organizaron 100.000 actos y hablaron con 75 millones de votantes.


Su candidatura fue un gigantesco experimento en vivo, la mayoría de cuyos métodos se desarrollaron en el campo. Los que lo dirigieron informan de que, cuando dieron con la estrategia que estuvo a punto de ganar, ya era demasiado tarde. Si se hubiera activado unos meses antes, la red de voluntarios podría haber abandonado todas las formas de segmentación y haber contactado con casi todos los adultos de Estados Unidos. Si las técnicas que desarrollaron se utilizaran desde el principio, podrían alterar radicalmente las perspectivas de cualquier campaña por un mundo mejor.


Cuando, tras leer un libro de dos de los organizadores de Sanders, argumenté en un vídeo para The Guardian que este método podría utilizarse para transformar las perspectivas del partido laborista de Jeremy Corbyn, recibí muchas burlas. Pero resultó ser cierto. Al adoptar elementos de la estrategia de Sanders, los laboristas, con el apoyo de Momentum, casi ganaron unas elecciones que se preveían en gran medida como una avalancha conservadora. Y el método que impulsó este cambio está todavía en sus inicios.


Creo que podría llegar a ser aún más poderoso cuando se combine con algunas de las técnicas identificadas por antiguos empleados del Congreso en la "Guía Indivisible para influir en los miembros del Congreso", una "guía práctica para resistir la agenda de Trump" en línea. Estas personas estudiaron los métodos desarrollados por el movimiento del Tea Party y extrajeron las lecciones cruciales. Descubrieron que la clave es utilizar las reuniones locales con los representantes para presionar una sola demanda, filmar y compartir sus respuestas en las redes sociales, y luego escalar constantemente la presión.


El Tea Party perfeccionó esta técnica hasta que sus peticiones se hicieron casi imposibles de resistir. Se puede hacer lo mismo, aunque sin el acoso al que a veces recurría ese movimiento. Apoyados en el modelo de la Gran Organización, utilizando sus proliferantes equipos de bancos telefónicos y de prospección a domicilio, los métodos de Indivisible podrían, en mi opinión, utilizarse para dar la vuelta a los resultados políticos en cualquier nación que se precie de ser una democracia.


Pero nada de esto generará un cambio significativo y duradero a menos que se utilice para apoyar una narrativa política nueva y coherente.


Los que quieren una política más amable saben que, al menos en teoría, tenemos los números de nuestro lado. La mayoría de la gente tiene una mentalidad social, es empática y altruista. La mayoría de la gente preferiría vivir en un mundo en el que todos fueran tratados con respeto y decencia, y en el que no derrocháramos ni nuestras propias vidas ni los dones naturales de los que dependemos nosotros y el resto del mundo vivo. Pero un pequeño puñado, valiéndose de mentiras, distracciones y confusión, ahoga este deseo latente de cambio.


Sabemos que si somos capaces de movilizar a esas mayorías silenciosas, no hay nada que esta pequeña minoría pueda hacer para detenernos. Pero como no hemos comprendido lo que es posible y, sobre todo, no hemos sustituido nuestros cansados relatos políticos por una narrativa convincente de transformación y restauración, no hemos aprovechado este potencial. Cuando reavivamos nuestra imaginación, descubrimos nuestro poder para actuar. Y ese es el punto en el que nos volvemos imparables


Más sobre el tema:

¿Y si la competencia no es tan "natural" como pensamos? - aquí

Cómo la vida se convirtió en una terrible competencia sin fin - aquí

Despertar a la vida - aquí

Pensar globalmente: Una tarea universal - aquí

Thomas Berry: LA ERA ECOZOICA - aquí

Eileen Crist: Sobre las consecuencias de la creencia en la supremacía humana - aquí

Cómo cultivar mundos habitables: Diez pasos (no tan fáciles) para la vida en el Plantropoceno - aquí

¿Y si la competencia no es tan "natural" como pensamos? - aquí

Nunca subestime la inteligencia de los árboles - aquí

Thich Nhat Hanh: Enamorarse de la Tierra - aquí

Thich Nhat Hanh: Más allá del medio ambiente - aquí

INTERSER - aquí

Thich Nhat Hanh: "Interser" es un verbo mucho más adecuado que ser - aquí

¡Aprendamos a aceptar la parte vegetal que hay en nosotros! - aquí


Más de George Monbiot

Destrozar el planeta y esconder el dinero no es una perversión del capitalismo. Es el capitalismo - aquí

Ni ayuda, ni préstamos: lo que se les debe a las naciones pobres son reparaciones - aquí

Extinguir la riqueza extrema: es la única manera de evitar el colapso climático - aquí

Tras el fracaso del Cop26, sólo hay una última esperanza para nuestra supervivencia - aquí

El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí

Los puntos de inflexión de la Tierra podrían estar más cerca de lo que creemos - aquí

¿Por qué la vida en la Tierra vale menos que el beneficio de las empresas de combustibles fósiles? - aquí

Declaremos la muerte del capitalismo -antes de que nos lleve a todos con él - aquí

Es simple. Si no podemos cambiar nuestro sistema económico, estamos perdidos - aquí

El coronavirus es la llamada de atención de la naturaleza a una civilización complaciente - aquí

¿Cansado de este mundo impulsado por el mercado? Deberías estar orgulloso - aquí

El neoliberalismo crea soledad y está destrozando la sociedad - aquí

Celebridades: las caras sonrientes de las corporaciones. - aquí

El regalo de la muerte - aquí

Black Friday: nuestro consumo imparable está destrozando el planeta - aquí

Necesitamos un nuevo derecho humano para las generaciones futuras - aquí

Neoliberalismo - la raíz de todos nuestros problemas - aquí

El golpe maestro de los grandes contaminadores fue culparnos a ti y a mí de la crisis climática. - aquí

Por el bien de la vida en la Tierra, debemos poner un límite a la riqueza. - aquí

El mundo natural puede ayudarnos a salvarnos de la catástrofe climática - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram