• Homo consciens

Vaclav Smil: Vivir como en 1964 no es un sacrificio


Feria Mundial de Nueva York de 1964

Fuente: TheTyee.ca - Por Andrew Nikiforuk - 27 de febrero de 2013

Tenemos que volver a la época de menor consumo, dice el experto Vaclav Smil.


Vaclav Smil, sabe realmente algo de energía, en un mundo que se ha convertido en un gran analfabeto energético, gracias a una dieta ahora amenazada de hidrocarburos baratos.


Durante casi 40 años, Smil, emigrante checo y polímata, ha estudiado los sistemas energéticos del mundo. Creció en la oscuridad del imperio Soviético y ha madurado en el vacío moral de su homólogo estadounidense.


Aunque se le conoce en todo el mundo por sus conocimientos, sigue siendo un gran desconocido en Canadá. Sin embargo, este prolífico académico ha escrito una treintena de libros y 400 artículos sobre cómo el mundo gasta imprudentemente tanto la energía como los valiosos recursos naturales.


Toda la obra de Smil es densa, llena de números, literaria y repleta de historia intrigante. En conjunto, sus escritos sobre la energía transmiten un sobrio mensaje en dos direcciones: Los norteamericanos han engordado y se han vuelto perezosos quemando demasiados combustibles fósiles. Sin embargo, las transiciones energéticas son, por su propia naturaleza, prolongadas, difíciles e imprevisibles.


De la madera al carbón

Aunque las crisis del petróleo y el boom de las ciudades pueden desestabilizar las economías en sólo unos años, las verdaderas transiciones energéticas en las grandes economías mundiales suelen desarrollarse durante décadas, si no generaciones, observa Smil.


Por ejemplo, una de las primeras transiciones energéticas importantes en el mundo fue el paso de la madera al carbón como fuente de calor, dice. Al principio, los aristócratas consideraban el carbón un sustituto asqueroso y humeante de la madera. Pero una escasez de árboles en el norte de Europa e Inglaterra obligó a adoptar el hidrocarburo en el siglo XVII.


Realmente fue necesaria la invención y el despliegue de la máquina de vapor para transformar el carbón en un constructor de imperios. Aun así, el carbón no proporcionó al mundo casi el 90% de su energía primaria hasta 1930, antes de ser sustituido en parte por el petróleo.


Así que las transiciones llevan mucho tiempo. "El siglo XIX fue el de la madera y el XX el del carbón". El petróleo no alcanzó su punto álgido como fuente de energía central hasta la década de los 70 y sigue representando un tercio de las necesidades energéticas mundiales. De hecho, la economía mundial sigue siendo una civilización de combustibles fósiles en toda regla que extrae carbón, petróleo y gas natural para satisfacer la mayor parte de su dieta energética.



Incluso la transición del caballo al automóvil llevó mucho tiempo, añade Smil. En 1885, Gottfried Daimler construyó uno de los primeros motores de combustión del mundo. "Treinta y tres años después, el número de caballos en el mundo alcanzó su punto máximo y entonces la transición fue muy rápida". Pero se necesitaron 50 años para eliminar el caballo de las calles urbanas y de las granjas.


Energizados todo el tiempo

Nuestra abrumadora dependencia de los combustibles fósiles crea otro problema. En 1850, el europeo o norteamericano medio utilizaba la energía de forma intermitente.


Por la mañana se encendía el fuego, se preparaba un caballo o se enrollaban las velas de los barcos, dice Smil. El uso de la energía era orgánico y los cielos nocturnos a menudo se oscurecían.


Hoy, la gente utiliza la energía las 24 horas del día y a niveles fantásticos. Todos los hogares se conectan a un número cada vez mayor de aparatos luminosos, cada uno de los cuales promete más comodidad y entretenimiento que el anterior. "No hay picos ni valles. Lo que ha cambiado no es sólo la calidad, sino la constancia del uso de la energía", explica Smil a cada rato.


No hay que equivocarse con respecto a Smil. Piensa que las sociedades modernas consumen demasiada energía (los norteamericanos consumen el doble que los europeos y, sin embargo, no son el doble de inteligentes o felices, añade con sarcasmo). Además, derrochamos gran parte de ella en la sobreproducción de chatarra barata e innecesaria.


Fuente: euanmearns - 2016


Cree que la transición hacia "un futuro no fósil es un proceso imperativo de autopreservación", además de una necesidad moral. Aprovechar los flujos de energía renovable es deseable e inevitable, añade.


Pero este ingeniero e historiador a la antigua usanza no cree que la transición a formas de energía más limpias vaya a ser fácil, rápida, racional o suave.


Son muchos exajulios

Uno de los primeros obstáculos es precisamente la cantidad de energía fósil cuantificable que hay que sustituir. Según Smil, los norteamericanos consumieron unos seis exajulios (EJ) de energía en forma de madera, energía animal, carbón y algo de petróleo en 1884. (El terremoto y el tsunami de Japón liberaron unos dos EJ de energía).


Hoy los norteamericanos consumen alegremente 100 EJ, de los cuales sólo 7 EJ proceden de energías renovables, como las presas hidroeléctricas. En otras palabras, Estados Unidos tendría que encontrar 85 EJ procedentes de la eólica, la geotérmica o el viento o "casi 30 veces el total de combustibles fósiles que el país necesitaba a mediados de la década de 1880 para completar su cambio de la biomasa al carbón y a los hidrocarburos". Se trata de una tarea ingente que requiere nuevas infraestructuras y una reingeniería masiva.


El segundo problema para Smil es la capacidad. Las energías renovables, como la eólica y la solar, no tienen la misma capacidad de producir energía concentrada que los combustibles fósiles. La capacidad es la constancia de la energía que una central eléctrica puede suministrar realmente, dividida por lo que podría producir si funcionara las 24 horas del día. Ninguna central eléctrica, por supuesto, funciona así.


Las centrales nucleares, si no tienen fugas o están paradas por reparaciones, pueden funcionar el 90% del tiempo. Las centrales de carbón pueden funcionar el 65% del tiempo antes de tener que ser limpiadas y reparadas. Pero una instalación solar sólo puede sacar jugo el 20% del tiempo. Un parque eólico puede generar energía entre el 25% y el 30% del tiempo, o un poco más si se encuentra en alta mar.


Luego viene la densidad de potencia. Es la tasa de flujo de energía por unidad de superficie. Una mina de carbón o un yacimiento petrolífero pueden ofrecer una gran densidad de potencia. También una presa hidroeléctrica. Pero no las renovables. Los combustibles fósiles, a pesar de su calidad decreciente, siguen ofreciendo densidades de energía dos o tres veces mayores en órdenes de magnitud que la eólica, los biocombustibles o la solar.


Smil ofrece entonces un cálculo incómodo. En los primeros años del siglo XXI, la industria de los combustibles fósiles (extracción, procesamiento y canalización) ocupaba 30.000 kilómetros cuadrados, es decir, un área del tamaño de Bélgica. Con las bajas densidades de energía de las renovables, sólo para sustituir un tercio de la demanda de combustibles fósiles, se necesitaría un territorio de 12.500.000 kilómetros para turbinas, paneles solares y líneas de transmisión. Eso es un territorio del tamaño de Estados Unidos e India.


Los retos de las renovables

Para Smil, cada una de las energías renovables o alternativas a los combustibles fósiles ofrece un reto único. En su opinión, la energía solar, de todas las renovables, es la que ofrece el mayor potencial. Es la única alternativa que actualmente proporciona flujos de energía que superan fácilmente la demanda de combustibles fósiles.


Pero capturar y transportar esos flujos a la escala comercial adecuada sigue siendo difícil. "Todavía no tenemos la capacidad de almacenamiento. La energía solar sólo funciona cuando brilla el sol".


La nuclear, dice, está "tan muerta como puede estarlo". Prometió energía barata, pero dio lugar a la fuente de energía menos económica del mundo, así como a persistentes problemas de residuos. Sólo el estado de Alberta, Canadá, quiere construir reactores nucleares para fabricar más betún, una propuesta que califica de "locura encarnada".


La energía eólica requerirá millones de turbinas y una alteración masiva del terreno que puede ser "indeseable desde el punto de vista medioambiental y técnicamente problemática". También es una fuente de energía intermitente que requiere un amplio respaldo, normalmente en forma de centrales de carbón. Y en muchas partes del mundo el viento simplemente no sopla con regularidad.


La biomasa o el cultivo de árboles modificados, de cosechas ricas en azúcar o de algas para alimentar vehículos ineficientes plantea otro problema completamente distinto. La civilización ya se ha apropiado del 40% de toda la actividad vegetal de la Tierra para obtener alimentos, fibras y piensos. Esta apropiación ya ha modificado, reducido y comprometido los ecosistemas hasta "un grado preocupante". Dedicar más suelos preciosos del mundo a producir algo como el etanol, dice Smil, es "estúpido".


Reformar un "supersistema

La conclusión del ingeniero es aleccionadora, aunque no del todo políticamente incorrecta. En los últimos 100 años, el mundo ha gastado billones de dólares en la construcción de la red energética más extensa jamás concebida. Millones de máquinas funcionan ahora esencialmente con 14 billones de vatios de carbón, petróleo y gas natural. La calidad de estos combustibles está disminuyendo, y mantener todo el espectáculo en marcha es cada vez más caro.


Remodelar lo que Smil llama el "supersistema" más costoso del mundo para convertirlo en algo más limpio y sostenible será una tarea gigantesca que requerirá "generaciones de ingenieros".


"Sin embargo, todo el mundo está con problemas económicos. Entonces, ¿Cómo vamos a construir parques solares y eólicos por valor de cientos de miles de millones?"


Para Smil la única respuesta moral sigue siendo una "reducción significativa del uso de combustibles fósiles". El científico propone volver al futuro... o a los años 60, para ser más exactos.


"En los años 60 la gente no tenía garajes para tres coches, ni volaba a Las Vegas para jugar, ni conducía todoterrenos, pero vivía cómodamente", dice Smil. Y lo que es más importante, consumían un 40% menos de energía que la gente de hoy.


"Podemos volver a 1964 sin problemas. Vivir en 1964 no es un sacrificio".


Llegar allí tampoco impondría retos draconianos. El cambio a hornos con un 97% de eficiencia energética (eso significa que queman el 97% del gas en lugar de las variedades más antiguas, que envían el 55% a las chimeneas de ventilación), la obligación de utilizar vehículos de gasóleo y el despliegue de trenes de alta velocidad serían parte de la solución.


"Bombardier fabrica trenes rápidos en este país", declara Smil. "Sin embargo, no hay ningún tren de alta velocidad entre Montreal y Toronto. Canadá no tiene una conexión de alta velocidad significativa. Es increíble".


Tendrá que colapsarse

Smil reconoce que la reducción del uso de la energía aún no se considera deseable o políticamente inaceptable, pero "sustituir preceptos arraigados", añade, nunca es fácil.


A falta de "salidas radicales" de ese statu quo, Smil sólo ve una realidad demasiado humana:


"Todo va a tener que empeorar".

Ese parece ser el curso global en este momento, mientras jurisdicciones dependientes del petróleo como Japón, Norteamérica y Europa fingen que sus "cuentas sobregiradas, economías vacilantes y poblaciones envejecidas" no existen.


Smil, por ejemplo, considera que el ascenso de China como superpotencia industrial y autoritaria es una imitación de los peores excesos de la experiencia energética estadounidense. Para Smil, que se opuso durante mucho tiempo a la presa de las Tres Gargantas, los chinos podrían superar a los estadounidenses en materialismo gratuito.


"China acelerará el día del juicio final y la India será la siguiente", afirma. Llama a las nuevas economías devoradoras de combustibles fósiles "jinetes del apocalipsis". Su ascenso energético no es físicamente posible sin un descenso energético en el mundo desarrollado, explica Smil.


"No faltan los ilusos", añade Smil. "Soy un ingeniero estúpido y anticuado del siglo XIX. Las cosas se mueven lentamente".


De hecho, ninguna sociedad ha iniciado realmente ninguna transición que no sea la del estancamiento económico global colectivo y la aceleración de las inversiones en combustibles fósiles.


"Los estadounidenses están viviendo por encima de sus posibilidades, derrochando energía en sus casas y coches y acumulando a crédito productos de usar y tirar que consumen mucha energía", escribió recientemente en la revista Foreign Policy.


Sin embargo, ningún político estadounidense ha defendido todavía una reducción del uso de energía fósil en un 40%, a pesar de que evitar un cambio climático catastrófico exige ahora esos cambios de comportamiento.


"Nunca actuaremos voluntariamente. Habrá que colapsar. Eso es optimista", bromea.


Y repite: "Vivir como en 1964 no es un sacrificio".


La conversación termina. Otro investigador quiere sacar a Smil para que hable más claro sobre la energía.


Pero quizá su mejor consejo siga siendo la frase final de un artículo de 2011 en American Scientist:


"Ninguno de nosotros puede prever los contornos eventuales de los nuevos acuerdos energéticos - pero ¿podrían los países más ricos del mundo equivocarse al esforzarse por moderar su uso de la energía?"



MAS SOBRE DECRECIMIENTO

Dirk Philipsen: "El PBI mide el bienestar del capital, no de las personas ni del ambiente" - aquí

Vaclav Smil: "Menos es más": Ese debería ser el mantra de la adaptación masiva" - aquí

La permaeconomía: la vida nos ayudará si la ayudamos a ayudarnos - aquí

El statu quo es: nosotros -aquí en la rica Europa, Norteamérica y Australia- consumimos el mundo" - aquí

Zoom en la Redirección Ecológica: el método que nos invita a abandonar las tecnologías zombi - aquí

MIT: El progreso tecnológico no frenará el uso de recursos - aquí

La "economía de usar y tirar" frustra los objetivos climáticos: informe - aquí

¿Es usted terrícola o marciano? argumentos a favor de una economía permacircular - aquí

Serge Latouche: ¿Sería Occidente más feliz con menos? El mundo a escala reducida - aquí

El engaño del crecimiento económico infinito - aquí

El decrecimiento definirá cómo viviremos en el futuro - aquí

Intenté creer que el capitalismo y el planeta pueden coexistir, pero he perdido la fe - aquí

Post-capitalismo: la vida dentro de los límites ambientales - aquí

Nuestro mundo está muriendo porque no valoramos el des-hacer cosas - aquí

Se necesitan nuevos modelos climáticos que tengan en cuenta la necesidad de un post-crecimiento - aquí

"Crisis climática: "Debemos aprender a desinnovar"- aquí

Dormidos a bordo del avión del "crecimiento” - aquí

Crecimiento económico: ¿nuestra religión de hoy? - aquí

Decrecimiento: respuestas a las críticas más usuales - aquí

Es simple. Si no podemos cambiar nuestro sistema económico, estamos perdidos - aquí

Decrecimiento: "Sólo queremos pasar del goce del tener al goce del ser"- aquí

Un futuro globalizado alimentado por energía solar es irreal, y la razón es nuestra economía - aquí

El plan radical para salvar el planeta trabajando menos - aquí

La Tierra nos dice que debemos repensar nuestra sociedad del crecimiento - aquí

Postcapitalismo por diseño, no por desastre - aquí

El ecosocialismo es el horizonte, el decrecimiento es el camino - aquí

Guía del decrecimiento: El movimiento que prioriza el bienestar para evitar el cataclismo climático - aquí

El crecimiento económico y el cambio climático - aquí

Declaremos la muerte del capitalismo -antes de que nos lleve a todos con él - aquí

¿Pasaremos del crecimiento al colapso? - aquí

Dormidos a bordo del avión del "crecimiento” - aquí

El manifiesto de una "vida simple" y cómo podría salvarnos - aquí

La semana laboral de cuatro días reduciría la huella de carbono - aquí

Una vida simple tiene beneficios para todos - aquí

Decrecimiento: nuevas raíces para la economía - aquí

¿A quién beneficia el crecimiento del PBI? - aquí

El colapso de la civilización es el resultado más probable - aquí

l nuevo peso del lobby del "decrecimiento" - aquí

"Estamos destruyendo el planeta para alimentar nuestros egos" - aquí

Greta contra el crecimiento - aquí

Advertencia de los científicos sobre la riqueza - - aquí

Límites planetarios: Guiando el desarrollo humano en un planeta cambiante - aquí

Cuando el crecimiento no hace a los países más felices - aquí

El Índice de Desarrollo Sostenible: lo cambia todo! - aquí

Límites del Crecimiento. Estudios muestran que estamos cerca del colapso - aquí

La vida en una economía de "decrecimiento" ¡y por qué la disfrutarías! - aquí

La alternativa del decrecimiento - aquí

¿Es usted terrícola o marciano? argumentos a favor de una economía permacircular - aquí

El modelo nórdico es un desastre para el medio ambiente - aquí

Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico - aquí

El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí

Crecimiento verde: el fin del mito ¿el comienzo de las posibilidades? - aquí

Límites planetarios: Guiando el desarrollo humano en un planeta cambiante - aquí

Del Acuerdo de París al Antropoceno y los Límites Planetarios: entrevista con Will Steffen - aquí

“La sociedad moderna necesita crecer para permanecer igual” - aquí

Los hippies estaban en lo cierto respecto a la felicidad - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram