top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

El creciente coro de los escépticos de las energías renovables


La extracción de cobalto en el Congo "retrotrae a la humanidad a una época en la que los pueblos de África sólo se valoraban por su coste de reposición"

TheTyee.ca - Por Andrew Nikiforuk - 7 de abril de 2023

Dicen que el sueño tecnológico verde es tan destructivo que "tenemos que idear un plan diferente"

.


"En algún momento de este siglo, es muy probable que el agotamiento mundial de los recursos naturales obligue a una reorganización completa de las estructuras sociales y económicas, quizá de forma violenta". - Walter Youngquist, 'Nuestro planeta saqueado'


Vamos a tener que reducir drásticamente el sueño de un futuro en el que sustituyamos una infraestructura de combustibles fósiles de 150 años de antigüedad por "energía limpia" para 2050.


Ese es el mensaje de una serie de importantes informes y libros recientes. Subrayan una serie de problemas con la ilusión de las energías renovables, como la complejidad de la tarea, la toxicidad de la minería de tierras raras y la escasez de minerales críticos.


Estos realistas con fundamentos, entre los que se encuentran el periodista francés Guillaume Pitron y el geólogo australiano Simon Michaux, tienen tres mensajes básicos:


  • El crecimiento tiene límites dramáticos.

  • La verdad y la realidad no son lineales.

  • Y el mundo necesita un plan mejor para evitar el colapso que no sea sustituir un sistema insostenible de combustibles fósiles por otro de minería intensiva alimentado por energías aún más extremas. En otras palabras, electrificar el Titanic no derretirá los icebergs a su paso.


Por razones principalmente ideológicas, muchos verdes y "transicionistas" han presentado la transición a las energías renovables como un camino llano y sin baches.


Al hacerlo, han ignorado gran parte de la geología básica, la física energética e incluso la geopolítica. Como consecuencia, muchos imaginan la construcción de millones de baterías, molinos de viento, paneles solares, líneas de transmisión y tecnologías asociadas, pero restan importancia a la intensificación necesaria de la extracción de cobre, níquel, cobalto (y aquí) y minerales raros de los que probablemente nunca hayas oído hablar, como el disprosio y el neodimio.


Una de las grandes mentiras de la sociedad tecnológica moderna es la de la abundancia inagotable de minerales. Los consumidores urbanos, que apenas conocen las realidades energéticas que sustentan su existencia, se han tragado la idea de que los artilugios digitales y la automatización desvincularán de algún modo a la sociedad del mundo físico y nos permitirán hacer más con menos, lo que conducirá a una desmaterialización de la sociedad.


Pero se trata de una ficción desmentida desde hace tiempo por ecologistas de la energía como Vaclav Smil y el geólogo Walter Youngquist. El ciudadano norteamericano medio no sólo consume 1,3 millones de kilogramos de minerales, metales y combustibles a lo largo de su vida, sino que no tiene ni idea de dónde proceden ni a qué coste.

  • Vaclav Smil: "La descarbonización rápida es una fantasía" - aquí

  • VACLAV SMIL: Que hay de cierto en las constantes promesas hacia un futuro energético brillante - aquí

  • Vaclav Smil: Vivir como en 1964 no es un sacrificio - aquí

  • Vaclav Smil: "Menos es más": Ese debería ser el mantra de la adaptación masiva" - aquí

La huella minera mundial actual ya es "insostenible", si es que a esa palabra plástica le queda algún significado. En su libro Extraction to Extinction, el geólogo británico David Howe señala amablemente que las operaciones mineras actuales se han convertido en su propia fuerza geológica, raspando, clasificando y recogiendo cada año más suciedad, rocas y sedimentos que los ríos, el viento, la lluvia y los glaciares del mundo. Pero no se pueden construir paneles solares, molinos de viento o coches eléctricos sin extraer más cobre, litio, hierro y aluminio, junto con los metales de tecnología de tierras raras que sólo aparecen en pequeñas concentraciones. Eso significa un raspado y una excavación mucho más destructivos de los fondos oceánicos, las selvas tropicales y las tundras a una escala inconcebible para la mayoría de los ecologistas.


La máquina industrial global que sirve a nuestra cultura de comprar hasta reventar ya ha desenterrado más materiales y metales que la biomasa viva total del planeta. En otras palabras, nuestras máquinas, teléfonos móviles, edificios, coches, carreteras de asfalto, hormigón, plástico, grava y ladrillos empezaron a superar a las plantas, hongos, animales y bacterias del mundo en 2020. Si seguimos por este camino extractivo, la pila de materiales extraídos por el hombre en este planeta que gime triplicará la biomasa mundial en 2040.

El físico estadounidense Tom Murphy se pregunta en un ensayo reciente si realmente importará que alcancemos las emisiones netas cero extinguiendo los últimos restos de biodiversidad en el proceso. Considera peligrosa la receta actual para frenar el cambio climático con un auge de la minería en apoyo de una producción industrial de tecnologías renovables.


"Es redoblar la apuesta equivocada: apuntalar y acelerar la máquina que se está comiendo vivo el planeta. Impulsar las energías renovables es lo último que votarían las criaturas de la Tierra, y se consideraría una de las decisiones más perturbadoras que podríamos tomar".


Murphy no es ni mucho menos el único. Después de que la escéptica estadounidense de las renovables Alice Friedemann tabulara los costes de la extracción de minerales de tierras raras necesarios para las renovables, incluyendo enormes balsas de residuos, aguas subterráneas envenenadas, residuos radiactivos y geopolítica volátil, concluyó rotundamente: "Nuestra búsqueda de un modelo de crecimiento más ecológico ha dado lugar a una intensificación de la minería de la corteza terrestre para extraer el ingrediente central -los metales raros-, con un impacto medioambiental que podría resultar mucho más grave que el de la extracción de petróleo."


Hacer una pila

Hace años, el historiador y crítico tecnológico estadounidense Lewis Mumford sostenía que la dependencia de la civilización de la minería intensiva había cambiado drásticamente los valores. A medida que el negocio de la extracción se hacía más importante para los imperios, contaminaba el pensamiento económico con un ethos dedicado a hacer un montón en contraposición a ganarse la vida. En la minería, el fin siempre justifica los medios. Y en una sociedad tecnológica, ahora todo está minado, desde los suelos hasta el comportamiento de las personas en Internet.


En 1934, Mumford describió lo que implicaba esta ética destructiva: "El minero trabaja, no por amor ni para alimentarse, sino para 'hacer su pila'". La clásica maldición de Midas se convirtió quizá en la característica dominante de la máquina moderna: todo lo que tocaba se convertía en oro y hierro, y a la máquina sólo se le permitía existir allí donde el oro y el hierro podían servir de cimientos".


Así que, cuando se quitan todos los eufemismos y las afirmaciones infladas, lo que se encuentra en el entusiasmo por una nueva era de energías renovables es la perspectiva de hacer otro montón. En Canadá, las empresas mineras ya se están relamiendo con más de 50 proyectos de extracción de tierras raras. La Asociación Minera de Canadá declara sin un ápice de ironía que "existe una sinergia natural entre la minería" y la llamada "tecnología limpia". Sin embargo, ni la minería ni la tecnología son ecológicas ni limpias.


En Australia, los geólogos afirman ahora sin pudor que "necesitaremos más minas para salvar el planeta". Pero más minas tendrán el efecto contrario. Más paisajes destruidos, cuencas degradadas y comunidades rurales desplazadas. Todo para sostener nuestra dependencia tecnológica de los minerales.


El teléfono inteligente medio contiene al menos 40 elementos de la tabla periódica, entre ellos cobalto y seis minerales de tierras raras que hacen brillar la pantalla. El coche eléctrico medio utiliza seis veces más minerales críticos que un coche de combustión. Una central eólica terrestre necesita nueve veces más recursos minerales que una central de gas equivalente. Una e-bike consume más minerales que una bicicleta normal. Y así sucesivamente. Las energías renovables no sólo no han acelerado la demanda de minerales de tierras raras, sino de una serie de metales básicos como el cobre, la plata y el cobalto.


Cada vehículo eléctrico contiene unos 75 kilogramos de cobre, es decir, tres veces más que un vehículo convencional. Una sola turbina eólica suele contener 500 kilogramos de níquel. Para refinar ese níquel se necesitan 100 toneladas de carbón siderúrgico. Y cada panel solar de silicio cristalino contiene 20 gramos de pasta de plata. Se necesitan 80 toneladas métricas de plata para generar aproximadamente un gigavatio de energía solar. (En términos de potencia, eso equivale a 9.000 Nissan Leaf).


Se prevé que la demanda aumente en espiral. Un reciente informe del Reino Unido sobre minerales críticos estimaba: "Se prevé que la demanda mundial de minerales para baterías de vehículos eléctricos (litio, grafito, cobalto, níquel) aumente entre 6 y 13 veces para 2040 según las políticas establecidas, lo que supera el ritmo al que se están desarrollando actualmente nuevas fuentes primarias y secundarias".


Calculando verdades incómodas

Simon Michaux es un geólogo nacido en Australia que ahora trabaja para la Sociedad Geológica de Finlandia. En los últimos dos años, Michaux ha elaborado una serie de exhaustivos trabajos que cuestionan la suposición de que hay suficiente energía y minerales para sustituir los motores de combustión por otros eléctricos y los combustibles fósiles por otras formas de energía "verde".


Recientemente, Michaux ha realizado un importante cálculo sobre lo que se necesitaría para sustituir un sistema alimentado por combustibles fósiles por otro "renovable", basándose en las cifras de consumo de 2019. La magnitud del asunto es alucinante. Sólo para sustituir 46.423 centrales eléctricas de petróleo, carbón, gas y energía nuclear sería necesario construir 586.000 centrales eólicas, solares y de hidrógeno. Esto es 10 veces más que el sistema actual, debido a la baja densidad de potencia de las energías renovables.

  • ¿Hay suficiente metal para sustituir al petróleo? - aquí

La construcción de estas infraestructuras requerirá un volumen increíble de metales y minerales de tierras raras y una explotación minera a gran escala. No es de extrañar que los multimillonarios hablen de explotar asteroides, Marte y el fondo de los océanos.


Desde el año 400 a. C., diversas civilizaciones han extraído 700 millones de toneladas de metales (desde bronce hasta uranio) antes de 2020. Pero la llamada transición verde exigirá extraer otros 700 millones de toneladas sólo hasta 2040, calcula Michaux. El cobre cuenta aquí la historia más sombría. (Las reservas actuales de cobre ascienden a 880 millones de toneladas). Eso equivale aproximadamente a 30 años de producción. Pero la industria necesitará 4.500 millones de toneladas de cobre para fabricar una sola generación de tecnologías renovables, estima Michaux. Eso es seis veces el volumen de cobre extraído a lo largo de la historia.


Después de esa generación vendrán muchas más, y antes de lo que se imagina. Por término medio, un molino de viento y un panel solar tienen que sustituirse cada 25 años, y por eso el crítico energético Nate Hagens los ha llamado "reconstruibles" en lugar de renovables.


Las reservas mundiales de metales para baterías, como el litio de América Latina, que consume mucha agua, y el cobalto del Congo, extraído con mano de obra esclava, presentan aún más problemas. Representan menos del 5% de lo que la sociedad necesita para una transición energética. Por eso, como subraya Michaux en su investigación, la sociedad tendrá que desarrollar materiales para baterías distintos del litio. "El mensaje aquí", afirma secamente en una presentación, "es que tenemos que idear un plan diferente".


La disminución de la calidad del mineral complica este panorama. La maquinaria industrial mundial ya ha explotado las reservas de metal más fáciles de extraer. Como resultado, el volumen de roca procesada para extraer oro aumentó entre un 20% y un 50% entre 2000 y 2009, mientras que la producción disminuyó un 11% o no varió. Los costes, por su parte, aumentaron significativamente. La disminución de la rentabilidad persigue a toda la industria de la minería metálica.


Pagar más por menos conlleva unos costes energéticos extremos. A medida que disminuye la calidad del mineral, la industria debe utilizar más energía para extraerlo. Estudios recientes muestran que la ley media del mineral de las minas de cobre ha disminuido alrededor de un 25% en sólo 10 años. Eso significa que hay que quemar más combustibles fósiles para transportar y triturar más roca. Como resultado, el consumo total de energía en la minería del cobre ha aumentado a un ritmo superior al de la producción.


La creciente intensidad energética se traduce en mayores emisiones a cambio de menores beneficios. Si a esto añadimos el problema del agotamiento de la calidad del mineral de otros metales esenciales para las energías renovables, nos encontramos ante una grave crisis mundial en ciernes. Michaux calcula que la huella de carbono de la industria minera mundial podría superar pronto a la de la agricultura industrial.


El objetivo de destetar al mundo de los combustibles fósiles con energías renovables tropieza con otro problema geológico. La minería no es una aplicación que se pueda descargar de la noche a la mañana. De 1.000 yacimientos potenciales, sólo uno o dos se convierten en minas económicas. Por término medio se tarda entre 10 y 20 años en desarrollar un yacimiento viable. Además, las condiciones cada vez más volátiles del mercado cierran dos de cada 10 minas en funcionamiento.


Estimación de necesidades vs reservas existentes - Fuente Counterpunch


La extracción de metales tecnológicos es también un asunto de alta energía y altas emisiones. Incluso la Agencia Internacional de la Energía admitió recientemente en su informe sobre minerales: "La producción de minerales de transición energética puede provocar importantes emisiones de GEI. Estos minerales suelen requerir mucha más energía para producirse por unidad de producto que otras materias primas, lo que se traduce en una mayor intensidad de emisiones".


En respuesta al trabajo de Michaux y al informe de la AIE, un grupo de académicos sin formación en geología escribió recientemente un artículo en la revista Joule en el que afirmaban que la gente no tenía de qué preocuparse. "Históricamente, los mercados de minerales se han ajustado para adaptarse a la creciente demanda a lo largo del tiempo".


Por desgracia, el artículo pretende que el agotamiento, la corrupción, las guerras, la escasez de agua y la geopolítica no existen en los mercados mineros mundiales. Además, deja fuera los minerales necesarios para las baterías y sólo aborda una décima parte de la demanda necesaria para una transición energética.


La realidad de las tierras raras

Ahora añadamos más complejidad a este panorama y examinemos el caso único de los elementos de tierras raras -ETR, que ocupan 17 lugares en la tabla periódica. Estos llamados metales tecnológicos se encuentran en la corteza terrestre en pequeñas cantidades, lo que significa que la industria tiene que utilizar más energía para extraer más mineral y obtener menos cantidad del producto deseado para refinar.


Esto explica por qué los elementos de tierras raras -ETR- necesarios para las "tecnologías de energía limpia", así como la mayoría de los sistemas militares, generan 2.000 toneladas de residuos tóxicos por cada tonelada producida, incluida una tonelada de residuos radiactivos.


Líquido de descarga de tierras raras fluye desde una tubería a un "lago de tierras raras" cerca del pueblo de Xinguang el 29 de noviembre de 2010 en Baotou, China.

Los japoneses se refieren a los elementos de tierras raras como "las semillas de la tecnología" porque poseen propiedades catalíticas, metalúrgicas, nucleares, eléctricas, magnéticas y luminiscentes únicas. El neodimio y el praseodimio, por ejemplo, se utilizan para fabricar imanes permanentes esenciales para motores eléctricos y turbinas eólicas. Los vehículos convencionales no necesitan estos minerales, pero los eléctricos sí: alrededor de un kilogramo por vehículo.


Los metales de tierras raras son sucios de extraer y de procesar. Un reciente estudio medioambiental canadiense destacaba que los elementos de tierras raras son cualquier cosa menos ecológicos, señalando que "la contaminación radiactiva y la toxicidad de los minerales de tierras raras son riesgos potenciales únicos en comparación con otros tipos de minas". Y añadía: "Estos riesgos potenciales son crípticos y de alto riesgo para la salud pública porque hay pocas estrategias de mitigación probadas y apropiadas para Canadá para reducir o minimizar sus impactos adversos."


Para que conste en acta, no existen normas ni directrices federales canadienses sobre la calidad del agua en relación a los metales de tierras raras.


Fuente: Motorpasion


Una de las razones por las que la mayoría de los consumidores digitales y muchos ecologistas saben poco sobre las destructivas prácticas mineras necesarias para suministrar elementos de tierras raras -ETR a sus teléfonos y coches eléctricos se reduce a la política china.


Hace décadas, este Estado autoritario tomó la decisión estratégica de concentrarse en la producción de ETR como parte de sus ambiciones imperiales. Para dominar los mercados mundiales (y lo ha conseguido), el Gobierno ignoró en gran medida los terribles costes medioambientales, escribe Guillaume Pitron en The Rare Metals War: The Dark Side of Clean Energy. Como consecuencia, China ha suministrado los ETR necesarios para los artilugios tecnológicos que los norteamericanos emplean sin descanso en su vida cotidiana. Las distantes cadenas de suministro y la falta de transparencia de China ocultaron los costes medioambientales en la China rural y los consumidores asumieron erróneamente que sus coches y teléfonos eléctricos eran producto de una concepción inmaculada.



Pitron expone los resultados en su libro. "Ocultar los dudosos orígenes de los metales en China ha dado a las tecnologías verdes y digitales la brillante reputación de que gozan. Esta podría muy bien ser la operación de lavado verde más asombrosa de la historia". También se ha instalado otra ceguera: "en contraste con la economía del carbono, cuya contaminación es innegable, la nueva economía verde se esconde tras virtuosas afirmaciones de responsabilidad por el bien de las generaciones futuras".


Así que esto es lo que realmente parece la revolución verde. Si has tenido un teléfono móvil o un ordenador en los últimos 25 años, probablemente tus aparatos se ensamblaron con minerales de tierras raras procedentes de Bayan Obo, el mayor yacimiento de minerales de elementos de tierras raras del mundo. Antaño una montaña sagrada de Mongolia, el gobierno chino redujo su geografía a la ruina como parte de su estrategia para dominar los mercados de tierras raras.


Northern Rare Earths, el mayor proveedor de tierras raras de China.

En un periodo de 10 años, la población de la región, plagada de cáncer, ha descendido de 2.000 a 300 habitantes. "Primero enfermaron los animales, luego los niños y después todos los demás", rezaba el refrán local. Un pueblo cercano a la balsa de residuos radiactivos y ácidos de la mina era conocido como "el pueblo de la muerte" porque 60 de sus habitantes murieron de cáncer cerebral o pulmonar entre 1993 y 2005. Los residuos radiactivos, los fluoruros y el arsénico han contaminado las cadenas alimentarias y el agua potable.


Incluso los reticentes científicos chinos advierten ahora de que "la prospección geológica intensiva de yacimientos de ETR... causa daños extremos al medio ambiente". También les "preocupa ahora que se generalicen las instalaciones de estériles concomitantes con graves contaminaciones" debido a la creciente demanda de las "industrias verdes de alta tecnología".


El camino hacia una economía baja en carbono parece igual de feo y destructivo en la República Democrática del Congo, donde hombres, mujeres y niños extraen cobalto. Alrededor del 72% del suministro mundial de cobalto procede de gigantescas minas de propiedad china o de los llamados mineros artesanales que se afanan en la búsqueda de mineral en un infierno colonial.

En su libro Cobalt Red, el investigador británico Siddharth Kara detalla los bosques arrasados, las cuencas contaminadas, las comunidades empobrecidas y el legado de robos. Pregunte a cualquier minero del Congo y le dirá que la cara de la revolución renovable no es virtuosa ni limpia. Concluye Kara: "La continua explotación de los más pobres del Congo por parte de los ricos y poderosos invalida los pretendidos cimientos morales de la civilización contemporánea y arrastra a la humanidad a una época en la que los pueblos de África sólo se valoraban por su coste de reposición".


Añadamos otra brutal realidad sobre la geopolítica de los recursos minerales tecnológicos del planeta. Suelen concentrarse en América Latina, África, Asia Central, Norteamérica y el norte de Europa. Los yacimientos se encuentran a menudo en jurisdicciones corruptas, con problemas de agua o muy vulnerables a los fenómenos climáticos. De hecho, la industria minera ostenta uno de los índices de corrupción más elevados del planeta.


Tanto China como Rusia se han dado cuenta de que las tecnologías que impulsan la vida moderna requieren minerales de tierras raras, y están luchando por monopolizar estos recursos en África y otras regiones. Estos tiranos se dan cuenta de que un propietario y refinador mundial de estos minerales preciosos tendrá más poder que un comprador mundial como Europa. Rusia no sólo invadió Ucrania por los delirios de grandeza de Putin; Ucrania es uno de los lugares más ricos en recursos de Europa.


Olivia Lazard, experta en ecología política de los conflictos, subrayó recientemente estos oscuros acontecimientos en una presentación de TED y en una entrevista posterior: "Si nos lanzamos a una carrera por los minerales de tierras raras (y ese proceso ya ha comenzado), varios gobiernos y corporaciones podrían saquear lo que queda del planeta, así como el lecho marino y asteroides lejanos en el tan cacareado camino hacia la descarbonización", señaló Lazard. "En realidad, podríamos perder el futuro de la humanidad intentando salvarlo en nombre del clima. Y esta es la última ironía, ¿verdad?".


La última ironía es también el último infierno. Dado que el "camino hacia una economía baja en carbono" requiere un auge minero tóxico e insostenible, los expertos llevan años alertando en voz baja. El Centro Kleinman de Política Energética, por ejemplo, advirtió en 2021 que "la transición hacia una energía limpia exigirá una movilización económica a una escala no vista desde la revolución industrial, y pondrá a prueba la producción mundial de silicio, cobalto, litio, manganeso y otros muchos elementos críticos".


El centro añadió que no evitar las realidades tóxicas de China y el Congo "pondría en peligro la sostenibilidad de las tecnologías de energías renovables que utilizan REEs y podría contrarrestar parcialmente sus beneficios en materia de emisiones."


He aquí el problema básico, tal y como lo resume elocuentemente Michaux.


A lo largo de 150 años, la civilización ha construido un complicadísimo sistema industrial basado en combustibles fósiles baratos. El abaratamiento de esos combustibles creó un sólido sistema bancario y un sistema agrícola industrial. Impulsó la urbanización y la globalización. Además, la energía barata sostuvo la ilusión de que los recursos son inagotables.


Ahora que las emisiones de combustibles fósiles han calentado el clima y diezmado la diversidad biológica, nuestros intrépidos dirigentes quieren sustituir todo ese sistema por otro más intensivo en minerales y más complejo.


Quieren hacerlo en un momento en que los flujos económicos se han ralentizado debido al aumento del coste de los combustibles fósiles extremos, como el gas de esquisto fracturado y el betún extraído. Se supone que todo el proceso de sustitución de un sistema en declive por una empresa más compleja basada en la minería tiene lugar ahora con un sistema bancario frágil, democracias disfuncionales, cadenas de suministro rotas, escasez crítica de minerales y una geopolítica hostil.


Mientras tanto, los fenómenos climáticos destruyen infraestructuras y producen grandes oleadas de emigrantes sin hogar procedentes de Estados en decadencia.


Todas estas realidades incontestables ponen de manifiesto que nuestros sueños de un auge de la energía renovable son ilusorios. Necesitamos una conversación diferente a la de seguir como hasta ahora con los combustibles fósiles o a la de un Nuevo Pacto Verde.


Michaux ha ofrecido algunos puntos de partida. "Necesitamos un debate sincero sobre los minerales que creemos que necesitamos frente a los que tenemos", dijo en una excelente entrevista con Nate Hagens en su podcast The Great Simplification. "Y entonces nos daremos cuenta de que lo que tenemos no funcionará con el plan existente".


Fundamentalmente, tenemos que hablar de un futuro de menos en lugar de un futuro de más.


La sociedad tendrá que construir productos sencillos que duren y que puedan reciclarse fácilmente. "Reduciremos nuestras necesidades y nuestra sociedad se simplificará", añade Michaux.


Esa es la conversación que deberíamos tener ahora. La que seguimos evitando.



MAS SOBRE GREENWASHING

  • El mito de la energía renovable - aquí

  • Haciéndonos "los verdes" hasta la extinción - aquí

  • Las energías "verdes" para frenar el cambio climático amenazan a la biodiversidad - aquí

  • Abordar el cambio climático no "salvará el planeta" - aquí

  • A través del ojo de una aguja: Una perspectiva eco-heterodoxa de la transición a energías renovables - aquí

  • Las armas y los tractores "amenazan la biodiversidad más que el clima" - aquí

  • Las energías "verdes" para frenar el cambio climático amenazan a la biodiversidad - aquíCómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

  • Ciencia ficción para continuar con el sistema - aquí

  • Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - Por James Dyke - aquí

  • NO CERO: Cómo los objetivos de 'cero neto' disfrazan la inacción climática - aquí

MAS SOBRE FALSAS SOLUCIONES TECNOLÓGICAS y Greenwashing


  • Otra oferta de nuestros amos tecnológicos: una solución al cambio climático sin sacrificios - aquí

  • Tsunami de basura"ecológica": la energía solar está provocando una inminente crisis medioambiental - aquí

  • ¿Por qué quemamos carbón y árboles para hacer paneles solares?- aquí

  • Otra paradoja "verde": deforestar la Amazonia para obtener energía eólica en el Norte Global - aquíLa captura empresarial de la biodiversidad mundial antes de la Cumbre - aquí

  • Esta roca de 1 tonelada tiene de 6 a 10 kg de cobre. Y así se extrae: - aquí

  • La imagen verde de los coches eléctricos se ennegrece bajo el capó - aquí

  • Palabras de un minero: "Destruiremos la Tierra en nombre de la energía verde" - aquí

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí

  • "Minas, minerales y "energía verde": una revisión de la realidad" - aquí

  • "Golpe de realidad a la transición energética: el coste material de la "tecnología limpia" - aquí

  • "Una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales" - aquí

  • Los costos ocultos de la minería para la transición energética - aquí

  • El mito de la desmaterialización de la economía - aquí

  • ¿Reducir, reutilizar y reciclar minerales? No hay salida de la dependencia de la minería - aquí

  • Vaclav Smil: "La descarbonización rápida es una fantasía" - aquí

  • VACLAV SMIL: Que hay de cierto en las constantes promesas hacia un futuro energético brillante - aquí

  • La modernidad no puede existir sin estos 4 ingredientes. Todos ellos requieren combustibles fósiles - aquí

  • Las zonas de sacrificio: Myanmar soporta el coste de la energía verde - aquí

  • ¿Hay suficiente metal para sustituir al petróleo? - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí


Crecimiento verde – Desarrollo Sostenible - Greenwashing


  • Los problemas del "crecimiento verde o ecológico" - aquí

  • ¿Existe el crecimiento verde? - aquí

  • El Índice de Desarrollo Sostenible: lo cambia todo! - aquí

  • El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí

  • Crecimiento verde: el fin del mito ¿el comienzo de las posibilidades? - aquí

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí


MAS SOBRE FALSAS SOLUCIONES TECNOLÓGICAS


  • La COP26 fue un fracaso por basarse en la ficción de que la tecnología resolverá el cambio climático - aquí

  • Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí

  • Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí

MAS SOBRE COMPENSACIONES DE CARBONO


  • Las compensaciones de carbono ofrecen una fantasía de capitalismo sin crisis - aquí

  • Las compensaciones de carbono deberían ponerte nervioso - aquí

  • ¿Las compensaciones de carbono compensan el carbono? NO - aquí

  • La mayor máquina del mundo para absorber carbono se enciende en Islandia - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • Las compensaciones de carbono compensan el carbono? NO - aquí

  • No podemos dejar que los mercados decidan el futuro de la eliminación del carbono de la atmósfera - aquí


AGROINDUSTRIA VS AGROECOLOGÍA


  • Vandana Shiva desenmascara la agenda multimillonaria: "Todos vs el 1%" - aquí

  • Los barones de la alimentación mundial - aquí

  • La soberanía alimentaria puede detener el cambio climático y alimentarnos a todos - aquí

  • La agroindustria se lo lleva todo - aquí

  • Los sistemas alimentarios del mundo están en crisis, y el agronegocio está en el centro - aquí

  • ¿Qué sentido tiene la carne cultivada en laboratorio cuando podemos simplemente comer más vegetales? - aquí

  • ¿Quién nos alimentará? La agroindustria o la red alimentaria campesina - aquí

  • Cuidado con los efectos en el clima de la agricultura que fomenta Bill Gates y sus aliados - aquí

  • El aumento de las emisiones de CO2 de los alimentos causado principalmente por las corporaciones - aquí

  • El óxido nitroso de los fertilizantes más dañinos para el clima que el CO2 - aquí

  • Por qué las emisiones de óxido nitroso deben tenerse en cuenta en la mitigación del cambio climático - aquí

  • La escorrentía de los fertilizantes agrícolas contribuye al calentamiento global - aquí

  • Es necesario reformar el sistema alimentario para prepararse para el cambio climático - aquí

  • Dejar la carne vacuna liberaría el territorio combinado de EE.UU, Canadá y China - aquí

Comentários


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page